Play

” LA PALABRA DE DIOS ESCASEABA” – PASTOR ARTURO MUÑOZ

1 Samuel 2:30 Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.
2:31 He aquí, vienen días en que cortaré tu brazo y el brazo de la casa de tu padre, de modo que no haya anciano en tu casa.
2:32 Verás tu casa humillada, mientras Dios colma de bienes a Israel; y en ningún tiempo habrá anciano en tu casa.
2:33 El varón de los tuyos que yo no corte de mi altar, será para consumir tus ojos y llenar tu alma de dolor; y todos los nacidos en tu casa morirán en la edad viril.
2:34 Y te será por señal esto que acontecerá a tus dos hijos, Ofni y Finees: ambos morirán en un día.
2:35 Y yo me suscitaré un sacerdote fiel, que haga conforme a mi corazón y a mi alma; y yo le edificaré casa firme, y andará delante de mi ungido todos los días.
2:36 Y el que hubiere quedado en tu casa vendrá a postrarse delante de él por una moneda de plata y un bocado de pan, diciéndole: Te ruego que me agregues a alguno de los ministerios, para que pueda comer un bocado de pan.

3:1 El joven Samuel ministraba a Jehová en presencia de Elí; y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días; no había visión con frecuencia. 

Aquí esta una sentencia para el Sacerdote Elí y Dios le estaba diciendo a él que las consecuencias de que él no había puesto a Dios primero en su casa, eran terribles. Hermanos, cuando nosotros no ponemos a Dios primero en nuestra casa las consecuencias son terribles, ahora, Elí era un sacerdote de Dios, y sí, seguramente el iba allá en el templo, predicaba la Palabra de Dios y enseñaba la Palabra de Dios, pero el hecho que él no lo estaba enseñando en su casa tenía consecuencias terribles, Dios les dice ahí en el versículo 30 “yo honraré a los que me honran” y el primer lugar donde necesitamos honrar a Dios es en nuestro hogar, en nuestra casa, el lugar de reunión aquí en la iglesia es bonito, ¿por qué? Porque podemos convivir con los hermanos, podemos escuchar palabra de Dios, podemos agradar a Dios y cantar y exaltar a Dios con nuestras voces, con nuestros himnos, con nuestros cantos, pero hermanos, lo estamos “trayendo” a Dios a la iglesia, pero estamos dejando vacías nuestras casas , y por eso, esa era la razón que la Palabra de Dios  escaseaba.

* La Palabra de Dios va a escasear cuando nosotros olvidamos de predicar la palabra de Dios en nuestra casa.

No es verdad de nada más venir y escuchar, o que llevemos unos folletos, o que nos pongamos en una esquina y prediquemos, ¡Debemos de predicar la Palabra de Dios en nuestras casas! No tengo que ser yo un predicador, un misionero, o tener un título de un Instituto Bíblico, no tengo que haber ido a un seminario, ¡Tengo que tener la Palabra de Dios y predicarla en mi hogar.

Salmo 74:9 No vemos ya nuestras señales;
No hay más profeta,
Ni entre nosotros hay quien sepa hasta cuándo.

Hermanos, hay algo triste en nuestros días, lo triste es que se están multiplicando los musulmanes, se están multiplicando los testigos de Jehová, se están multiplicando los mormones,  se están multiplicando los metafísicos, se están multiplicando los metalocos, se están multiplicando los agnósticos, se están multiplicando los ateos, se están multiplicando los homosexuales y la Palabra de Dios está escaseando en nuestros días.

Amos  8:11 He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová.

Hermanos, hay gente que está hambrienta y quiere escuchar la Palabra de Jehová, el problema es que escasea la Palabra de Jehová. Allá con Samuel, en aquellos días escaseaba la Palabra de Dios.

Mateo 9:36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.

Hay gente hoy en día que está desamparada, que ha estado escuchando de iglesia, en iglesia, poquito, y poquito y no ha escuchado realmente la Palabra de Dios, hay personas que están desamparadas aún dentro de las iglesias, ¿Cómo es eso? Gente que está yendo a las iglesias y que ni siquiera son salvos.

Estábamos ayer hablando con una muchacha, y a lo mejor ella tiene algo de escusa porque dice que estaba pequeña, pero  dice que ella iba a una ” iglesia cristiana” y le pregunté si era salva, y ella dijo: “No, ni siquiera sé que es eso” , y le hablamos de Cristo y ella fue salva.

Platicamos con alguien que desde hace años iba a una iglesia cristiana Bautista y le preguntamos si era salva, y ella dijo “Sí”, y le preguntamos: ¿Por qué? y dijo: “Porque me bautice en la iglesia “Bautista” , pero hermanos, el Bautismo NO TRAE SALVACIÓN. De tal manera que hay ovejas desamparadas como que no tienen pastor, aún dentro de las iglesias Cristianas.

No por el hecho de que alguien va a una Iglesia Cristiana es Salvo, ¡Amén! Debemos asegurarnos que hemos sido salvos a través de Jesucristo.

La Palabra de Dios escaseaba. ¿Por qué escaseaba? Por algo bien sencillo, porque:

* Elí no enseñó a sus hijos a Temer a Jehová.

No había una correlación de lo que Elí predicaba y de lo que estaba pasando en el hogar, y eso pasa muchas veces entre nosotros, cuando queremos que nuestros hijos amen a Dios y nosotros venimos a la iglesia y estamos cantando, y con toda una sonrisa, pero si en la casa no hay Palabra de Dios, ¿sabe lo que va a pasar? Vamos a tener iglesias huecas con familias huecas y no queremos eso. Cuando queramos que esos hijos vayan y sean misioneros, o pastores, y que Dios los use como tremendos ganadores de almas, no va a haber, porque  están huecos desde que eran niños

1.  FALTAN IGLESIAS QUE SEAN COMENZADAS ALREDEDOR DEL MUNDO

En estos días la Palabra de Dios está escaseando y necesitamos orar que haya iglesias, que Dios pueda traer iglesias a esta ciudad, debemos orar por Puebla, por esta ciudad, ponernos de rodillas y decirle al Señor: “Te pedimos por esta ciudad tan dura que no  quiere aceptar, que no quiere creer, que están llenos de religiosidad, que están llenos de falsas doctrinas. Necesitamos orar para que Dios traiga a gente a nuestra ciudad, debemos orar por nuestro estado

Hechos 1:pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Entonces debemos de orar para que Dios nos traiga gente a nuestro estado, necesitamos tener una lista y decirle: “Señor, te pedimos que traigas gente a San Martín, a Tehuacán, que traigas Pastores, Misioneros, a nuestro estado para que nuestro estado conozca de Cristo.

Hacen falta Iglesias comenzadas a rededor del mundo, debemos orar por nuestro país, orar por cada estado de la República Mexicana, “Dios, te pedimos por Baja California Norte, por Baja California Sur, por Chihuahua, por Sonora, por Sinaloa, por Durango, por Tamaulipas, por Nuevo León, por Jalisco, por Colima, por Michoacán, por Guerrero, y llegar hasta Quintana Roo”, “Señor, necesitamos que haya Iglesias”. ¡No hay iglesias! y la Palabra de Dios escasea porque no estamos Orando, no estamos orando diciéndole: “Dios necesitamos un avivamiento en nuestro país”.

Estábamos platicando con alguien que nos estaba diciendo: ” Mi papá nos enseñó que antes de conocer otro país, debíamos amar y conocer nuestro país” y yo les dije: “¿Cómo es eso, cómo le hicieron?”, nos contaba: “Nosotros queríamos pedirle a Papá un viaje a E.U.A., a Europa, pero él nos decía que debíamos amar nuestro país, y  para amar a nuestro país lo debemos de visitar. Y mi papá nos llevaba cada año a un estado diferente de la República Mexicana, y el día que él murió habíamos visitado 26 o 27 estados, y nos faltaron 4 o 5 estados por visitar”.

Dios quiere que de la misma manera oremos por otros países, pero ¿Qué estamos haciendo por nuestro país?, ¿Qué estamos haciendo por nuestro estado?,  ¿Estamos amando a nuestra ciudad? No la estamos amando porque no la conocemos. Salga y dese unas vueltas, no nada más vaya al cine, vaya y dese cuenta que hay una gran necesidad. Por eso dice la Palabra de Dios:

Mateo 9:36  Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.

Necesitamos que la Palabra de Dios sea predicada, especialmente en el mundo en que vivimos.

Hebreos 10:25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Y hermanos, el día del Señor se acerca, por la razón de que hay más pecado allá afuera, ¡No lo nieguen! ¡No podemos negar que hay más pecado allá afuera! y ¡Aún hay más pecado en nuestras casas que debemos de sacar! y debemos decir: “Señor, ¿cómo es posible?” Allá en los Estados Unidos (y todo lo que pasa allá, pasa acá) ya ni siquiera se pueden ver comerciales en la T.V. Allá hay comerciales durante el día, donde muestran sitios de internet de “¿Quieres casarte y tener tu pareja?, ¡Ve a este sitio!”, o hay comerciales que dicen: “¿Eres homosexual? ¡Puedes llegar a casarte con otro homosexual, conocerse y convertirse en una pareja, ser novios! y eso en comerciales de la T.V. ¡Imagínense hasta donde estamos llegando! Porque NO estamos enseñando a nuestros hijos a temer a Dios, necesitamos empezar desde nuestra casa para que la Palabra de Dios en el futuro no escasee.

Faltan iglesias en muchos lugares, misioneros mexicanos a muchas partes, tal vez hayan salido unos 10 o 15 a varios países. De los misioneros mexicanos que conocemos, que bendición sería que estuvieran en 100 países, 200 países, pero nada más en 10 o 15. En China, en Israel, en Ucrania, 3 o 4 en Sudamérica, en Europa, en África 1 o 2, ¡No está cubierto todo!, está escaseando la Palabra de Dios, y ¿Sabe quién puede hacer algo? ¡USTED Y YO podemos hacer algo!

A lo mejor pensamos: “¿Qué puedo hacer yo?”. Miren, ésta semana estábamos leyendo la historia de Sara Baker, tremenda mujer, y ella ni siquiera era cristiana, o si lo era no lo relataba su biografía. Ella nació en 1873 en pobreza, a un lado del río, de un hospital, y todas las enfermedades que por ahí había, iban en el río y su papá y su mamá se murieron de tifoidea cuando ella tenía 6 años, y ella dijo: “Yo quiero hacer algo para que en mi país y en mi ciudad es se elimine esta enfermedad”. Se fue a estudiar, y fue una de las primeras mujeres que se fue a estudiar medicina, sacó los mejores honores en la universidad, que hasta la ciudad de N.Y. le dijo: “queremos que te quedes de encargada de una sección en la delegación de N.Y. En su delegación morían 4500 personas cada mes, de todas las enfermedades. Una tercera parte eran de bebes, 1500 bebes nacían y se morían en menos de unas semanas. Y ella dijo: “Yo tengo que hacer algo”, y empezó ella a ir de casa en casa, tocando puertas diciendo a las personas: “Señora, su hijo está mal, tiene fiebre, tiene tifoidea, báñense, antes de comer laven sus manos, necesitan ciertas vacunas, y hay varias cosas que ustedes pueden hacer para que dejen de morir, se están muriendo en todo este lugar, deben de dejar de morir”.

Ella estaba yendo de casa en casa, subiendo edificios de 10, 15 o 20 pisos, ¿Por qué? Porque se preocupaba por su ciudad. Ella no quería que ellos sufrieran lo ella sufrió cuando su papá y su mamá murieron. Y una universidad la invita a ser maestra ahí en el Posgrado de la universidad, y ella dijo: “O.K. voy, pero si ustedes me permiten que yo tome clases para hacer mi maestría y mi doctorado. Y el rector de la Universidad le dijo: “No, aquí se admiten solamente hombres” y le dijeron a ella: “No se pude”. Entonces dijo ella: “Pues, yo tampoco puedo enseñar”. Ellos pensaron: “¿Le vamos a dar mucho dinero y se va a hacer famosa?” y ella dijo: “Si no me van a dejar ir a estudiar, yo no voy a ir a enseñar”. Y unas semanas después, por el año 1910, el rector habló con ella, y en esos años ella entró como estudiante, y muchos más entraron a esa universidad  y ella empezó a abrir más puertas para universidades en donde las mujeres entraran. Luego ella empezó en su delegación, en su área ahí en N.Y., a analizar que los niños estaban llegando desnutridos, y en las primarias empezaron a tener receso y les daban de comer a los niños. Ella fue la que introdujo eso, introdujo varias vacunas, se aseguró que fueran a las casas a vacunarse. ¡Ella estaba haciendo algo por su comunidad!

Hermanos, si alguien como Sarah Baker, dijo: “si yo puedo hacer algo por mi ciudad, por mi colonia, para que dejen de morir, dejen de enfermarse, para que haya más salud y vivan”, nosotros como cristianos podemos hacer algo, no solamente como familia, no solamente como colonia, ¡podemos hacer una diferencia por este mundo!

2. FALTAN HOMBRES QUE COMIENCEN ÉSTAS IGLESIAS

Debemos crecer, debemos orar, debemos tener una visión, ¡Señor, manda misioneros a nuestra iglesia porque la Palabra de Dios escasea!

Que bendición sería que vayamos un día con uno de nuestros jóvenes, a llevarlo a China, y a otros cuantos llevarlos a Turquía, a Europa, a Sudamérica,  a Uruguay, Paraguay, África, (unos ya tienen el color, nada más falta la decisión) llevarlos para que prediquen la Palabra de Dios. ¡Qué bendición sería que el Pastor vaya con ellos! ¡Aquí me ganas mil almas al día!

Romanos 10:14-15  ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?
10:15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!

¡Dice la Palabra de Dios que cómo van a creer, cómo van a ir si alguien no va y predica la Palabra de Dios!

Isaías 6:8 Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí. 

Y ahí estaba Isaías dispuesto para predicar la Palabra de Dios. ¡Se necesitan personas que comiencen esas iglesias! ¡Se necesitan predicadores! Necesitamos orar por esos pueblos, por nuestra ciudad, por nuestro país, por nuestro mundo y por que haya predicadores.

Allá en el instituto Bíblico donde Dios me permitió estudiar, en las conferencias de misiones, maestros del instituto oraban: “Señor, manda a alguien a las Filipinas” y mi maestro Dock Season se rindió para ir a las Filipinas. Había otro que decía: “Señor, manda a alguien más a México” y mi maestro Waine Porter se rindió siendo maestro, para ir a México. La hermana Wite que tenía ochenta y tantos años!. Esta hermana llegó y estudió en el Instituto oraba: “Señor, manda a alguien” y ella se fue de misionera a su edad, y dijo: “Hubiera hecho esto cuando yo tenía 20 o 30 años”.

Usted dice: “No, yo ya no puedo hacer nada”, pues váyase con el hermano Rubén Castillo, ¡Amén!, les puede ayudar para los niños que va a tener. Yo ya le di la noticia a su esposa Keisi: “Hermana, allá tienen hijos de a docena, no es barato, así que prepárese”.

Necesitamos orar por misioneros, por evangelistas, por pastores de Jóvenes, por maestros de escuela dominical, por gente que esté dispuesta a predicar el evangelio en esas iglesias

3. FALTAN GANADORES DE ALMAS EN LAS IGLESIAS

La Palabra de Dios escasea porque faltan ganadores de almas en las iglesias. Pensamos que la responsabilidad de ganar almas es de alguien más, pensamos que la responsabilidad de ganar almas para Cristo es del Pastor, “¡Que él salga, yo no!”

Si su casa se está incendiando ¿A usted le gustaría que alguien fuera y le dijera? Si un día ud se muere y allá en el cielo le pregunta a su vecino “¿Oye, vecino, porqué no nos dijiste que la casa se estaba incendiando? y que él le responda “es que yo no soy bombero” Usted va a decir: “No importa, aunque no hayas sido bombero  tu me pudiste haber dicho que mi casa se estaba incendiando”. Hermano va a haber gente en el infierno que nos van a decir: “¿Porqué no me hablaste de Cristo?” y le vamos a decir: “Es que yo no era Pastor, ni misionero, ni evangelista”. ¡No es una excusa! Nuestra responsabilidad como cristianos es hablar y compartir con la gente el evangelio.

4. FALTAN HOMBRES QUE PREDIQUEN EN SUS CASAS LA PALABRA DE DIOS

¿Cuál era el problema con Elí? Yo me imagino que Elí, para poder tener hijos debió haber estado casado. Pero muchas veces no es suficiente que la esposa esté enseñándole a sus hijos la Palabra de Dios, nosotros los que decimos ser hombres, debemos predicar en nuestras casas .

Deuteronomio 6:6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;
6:7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

¿Quiénes son los primeros que deben escuchar Palabra de Dios? Nuestros hijos. A los primeros que somos responsables es a  nuestra familia, de tal manera que no esperen escuchar Palabra de Dios nada más en la iglesia. Nosotros debemos hacer algo en nuestras casas. Elí iba y predicaba tremendos sermones allá en la iglesia: “Arrepiéntanse  pecadores, amen a sus esposas, sean diezmadores “, pero en su casa veía en sus dos hijos Ofni y Finees la vida perversa que llevaban porque no les enseñó las siguientes 3 cosas: Temer a Dios, ser Obedientes y que sean Salvos.

Sus hijos no van a Temer a Dios viniendo una sola vez a la iglesia, cuando allá en la casa se la pasan 8 o 10 horas  viendo T.V. llegando a ser hasta 100 hrs a la semana viendo T.V. Caricaturas que enseñan pecado tras pecado, homosexualidad, vicios. No se le va a quitar a tu hijo lo que ahí ven viniendo a la iglesia nada más  1 o 2 hras. Porqué mejor no lo trae 80 veces a la iglesia, y le deja ver la T.V. sólo una hr a la semana. No deje ver a sus hijos “Los Simpsons”, debemos hacer conciencia de que falta la Palabra de Dios, y está escaseando porque no estamos empezando en nuestras casas.

¿Cuándo fue la última vez que tuvo un altar familiar? Como familia sentarse, leer la Biblia. Mire, no tienen que ser 2 o 3 hrs, todo aburrido,  “Hijos, no la hemos leído en todo el año, la vamos a leer hasta que la acabemos” No, en un mes se te van a engarrotar tus hijos. No es nada más  de llegar y  querer meterles la Biblia y “Aprende niño, eres muy sonso” o darle golpes con la Biblia, ¡Menos van a aprender! Debemos predicar la Palabra de Dios en casa. Con el radio a todo volumen, ¿Cree que van a aprender la Palabra de Dios?

Ayer estábamos ganando almas y había una musiquita bien pegajosa, ya hasta la estaba cantando en la noche,( mire que fueron como 5 minutos que la escuché),y  hay algunos que se la pasan 5 o 6 horas, hay otros que tienen 2 cajas llenas de C.D’s. ¿Sabe cuánto dinero se gastó un muchacho en C.D’s piratas, cuando no era salvo? $50,000.00 en puros discos piratas, si hubieran sido legítimos… El muchacho me dijo “Pastor, me ahorre mucho dinero, hubieran sido como $250,000.00 pesos.

Deuteronomio 4:9 Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos. 4:10 El día que estuviste delante de Jehová tu Dios en Horeb, cuando Jehová me dijo: Reúneme el pueblo, para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán, para temerme todos los días que vivieren sobre la tierra, y las enseñarán a sus hijos; 

¿Vamos a enseñar la Palabra de Dios allá en la iglesia, en la colonia? No, en nuestra familia, en nuestro hogar. Nuestros hijos deben aprender a Temer a Dios cuando en nuestra casa se enseña la Palabra de Dios, sino, será muy difícil que nuestros hijos teman a Dios. Si no es como la Religión (no quiero decir Católica porque algún hermano se vaya a ofender) pero cuando uno es religioso piensa: “No digas una sola palabra, no hay que ver a las muchachas” porque piensan, cuando están en misa, que ahí está Dios”. Si en nuestra casa tuviéramos, y enseñáramos la Palabra de Dios todos los días, nuestros hijos van a pensar: “No hay que portarnos mal, porque Dios nos ve en todo lugar”.

Deuteronomio 11:19 Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes, 

Génesis 18:19 Porque yo sé que mandará (Abraham) a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.

Porque tenemos a nuestro hijito de 8 años y le preguntamos: “Hijito, ¿quieres ir  a la iglesia” y el hijito: “Mamá, tengo mucha tarea en la primaria” , “OK. hijito, quédate pues” Y ahí está el hijo viendo las lucha en T.V.

Me decía un hermano que ahorcó solo “un poquito” a su esposa (porque se estaba portando mal, lo hacía jugando) y que se avienta su hijo sobre ellos a contar 1, 2, 3. ¡Por ver la lucha libre! Ya no vea tantas luchas hermanitos, ¡Amén!

¿Por qué pregunta a su hijo si quiere ir a la iglesia, y no le pregunta el lunes temprano si quiere ir a la escuela? ¿Porqué a la escuela SÍ lo manda y  a la iglesia no? “Abraham mandará a sus hijos”¡Dios le da a usted la autoridad para que mande a sus hijos! ¡Qué  noticia!, no se asombre pero usted tiene dominio sobre su hijo.

Me recuerda mucho a mi hijo David, no se quería sentar, pero ¿quién está más fuerte? Pues ni modo, agárrelo y siéntelo porque Dios le dio la autoridad.

Éxodo 12:26  Y cuando os dijeren vuestros hijos: ¿Qué es este rito vuestro?,
12:27 vosotros responderéis: Es la víctima de la pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas. Entonces el pueblo se inclinó y adoró.

¡Hermanos, hacían algo año tras año para recordar cómo Dios les había traído libertad.!

Éxodo 13:14 Y cuando mañana te pregunte tu hijo, diciendo: ¿Qué es esto?, le dirás: Jehová nos sacó con mano fuerte de Egipto, de casa de servidumbre; 

Ahora preguntan nuestros hijos: “¿Qué es esto? y los padres responden: Es una pantalla de 42”, “¿Qué es esto? Ah, es una Computadora con internet, o “ah, esto es una pistola”, pero nunca ven la Biblia, o piensan que es “un libro cualquiera”. ¡Pero no, es la Palabra de Dios!

Salmos 78:4 No las encubriremos a sus hijos,
Contando a la generación venidera las alabanzas de Jehová,
Y su potencia, y las maravillas que hizo.

Hermano, no encubra lo que Dios ha hecho en su vida, no deje de contar cómo Dios lo salvó, no deje de hablarle a sus hijos las historias de la Palabra de Dios. ¡Debemos de empezar a predicar en nuestras casas, que nuestros hijos sepan la palabra de Dios, y para enseñar la Palabra de Dios usted debe de aprender la Palabra de Dios.

Antier me salió un Señor al ganar almas y me dijo: “No, yo soy católico y todos los domingos voy a misa” , no me dejó platicar con él, pero yo le quería preguntar: “¿Usted va a la iglesia todos los domingos? ¿Usted sabe quién es Gedeón?, ¿Sabe quiénes son Ofni y Finees?, ¿Usted sabe quién fue Eli?,  ¿Roboam y Jeroboam? ¿Sabe quien fue el último rey de Israel y de Judá?, ¿Sabe cuántos años estuvo cautivo Israel en Egipto?, ¿Sabe quien fue Jefte?, ¿Sabrá usted quien fue Ezequías?, ¿Sabe usted cuántos hermanos tenía Jesús, y que Jesús tenía hermanos? … ¿Sabe que creo yo que me hubiera respondido? QUE NO SABÍA NADA.

A veces también nosotros nos parecemos a ellos, venimos a la Iglesia, y pensamos: “Estuvo divertido, estuvieron buenos los chistes”, pero la predicación ¡Nada! Debemos estudiar la Palabra de Dios, predicarla en nuestras casas, buscarla y enseñarla a nuestros hijos.

Ayer en mi casa tuvimos un devocional sobre Jueces 15, cuando Sansón fue seducido por Dalila, ahí muchas palabras le tuve que cambiar, pero mis hijos pudieron aprender un poquito de la Palabra de Dios.

Efesios 6:4 Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

¿Y sabe lo que la mayoría de los padres hace? Provocan a ira a sus hijos, la mayoría lo hace. Esperece a que tenga 15 años. ¿Cuándo se empieza a criar a alguien? ¿Cuando ya tenga 15 años que parece que tienen atole en las venas? Hágalo en disciplina y amonestación del Señor. Se empieza a criar desde chiquitos, desde bebés.

Nosotros teníamos unos pollitos que nos encontramos en la calle hace años, allá en Culiacán Sinaloa, y los trajimos a la casa para criarlos, pero de repente, mi hermana Aglaeé pasó y el pobre pollito quedó aplastadito, y ya no se podía ni cocinar porque estaba bien aplastadito. Y mi mamá lo tomó y le empezó a echar alcoholito, y no sé si se murió de borrachera o de que lo aplastaron.

En fin, debemos criar a nuestros hijos en disciplina y amonestación del Señor. Allá en 1 Samuel , la palabra de Dios escaseaba, el joven Samuel ministraba porque su mamá le enseñó a temer a Dios, a ser obediente y a ser salvo. Cuando Jehová vino, Samuel ministraba a Jehová en presencia de Eli y la Palabra de Jehová escaseaba en aquellos días, no había visión con frecuencia, porque faltan hombres en sus casas que hablen y prediquen la Palabra de Dios, y empiecen a apagar el radio, la T.V. , empiecen a sacar un montón de cosas que hay en nuestras casas y empezar a tener un hogar cristiano.

¡No deje que en el futuro, este país de México, digamos: “Hay menos iglesias en Puebla” por causa de nosotros.

Vista 16.378 veces. El día de hoy 21 veces.