Play

LOS REQUISITOS BIBLICOS PARA SER PASTOR

  1. Irreprensible. 1 Timoteo 3:2; Tito 1:7
  2. Buen testimonio. 1 Timoteo 3:7
  3. Decoroso. 1 Timoteo 3:3
  4. Sobrio. 1 Timoteo 3:3; Tito 1:8
  5. Dueño de sí mismo. Tito 1:8
  6. Prudente. 1 Timoteo 3:2
  7. Justo. Tito 1:8
  8. Santo. Tito 1:8
  9. Amante de lo bueno. Tito 1:8
  10. Hospedador. 1 Timoteo 3:2; Tito 1:8
  11. Amable. 1 Timoteo 3:3
  12. Apacible. 1 Timoteo 3:3
  13. No iracundo. Tito 1:8
  14. 14.  No pendenciero. 1 Timoteo 3:3; Tito 1:7
  15. No codicioso de ganancias deshonestas. 1 Timoteo 3:3; Tito 1:7
  16. No avaro. 1 Timoteo 3:3
  17. No soberbio. Tito 1:7
  18. No dado al vino. 1 Timoteo 3:3; Tito 1:7
  19. Que gobierne bien su casa. 1 Timoteo 3:4
  20. Marido de una sola mujer. 1 Timoteo 3:2
  21. Hijos en sujeción con toda honestidad. 1 Timoteo 3:4
  22. Hijos creyentes. 1 Timoteo 3:4
  23. Hijos no acusados de disolución 1 Timoteo 3:4
  24. Hijos obedientes 1 Timoteo 3:4
  25. Retenedor de la palabra fiel tal y como ha sido enseñada. Tito 1:9
  26. Aptos para enseñar. 1 Timoteo 3:2
  27. Capaz de exhortar y convencer. Tito 1:9
  28. No un neófito. 1 Timoteo 3:6

 

LOS REQUISITOS BIBLICOS PARA SER PASTOR

La biblia nos da una lista de 28 requisitos para el pastor. Necesitamos examinarnos a nosotros mismos para saber si calificamos para este trabajo. 1 Timoteo 3:2-7; Tito 1:6-9.

 1.     Irreprensible  (1 Timoteo 3:2)

Esto quiere decir una conducta incuestionable, irreprochable. Yo encuentro que hay muchos pastores que están utilizando eso como una bandera de protección para vivir una vida pecaminosa. No que vamos a ser perfectos, pero hay un gran abismo entre querer vivir una vida que agrada a Dios y una vida que simple y sencillamente poco le interesa agradar a Dios. Estas preguntas sirven de autoexamen, para examinar su corazón delante de Dios.

Nos escandalizamos cuando un pastor cae en pecado.  Yo he sabido de tantos y Dios conoce mi corazón que me da tristeza cuando yo me entero de un pastor, un siervo de Dios, que ha caído en algún pecado que lo descalifica para seguir adelante en el ministerio. En realidad eso no ocurre de la noche a la mañana. Eso es un proceso que empieza en algún momento y que poco a poco nosotros vamos permitiendo que ese pecado, esa forma de vida pecaminosa, sucia, vil, forme parte de nosotros mismos. Cuando al fin se descubre nuestro pecado nos damos cuenta de que en realidad no fue algo ocasional, fue un proceso que ya tenía mucho tiempo.

Estas preguntas son para autoexaminarse en este requisito bíblico para ser pastor.

¿Alguien comúnmente tiene causa para acusarte de mal proceder?

Desde que ha sido salvo, ¿Alguien te ha denunciado o te ha acusado judicialmente por algo? Hay acusaciones falsas que nos hacen pero que tragedia cuando son verdaderas.  

 ¿Ha sido culpado en los últimos tres años de una violación al reglamento de tránsito, o alguna ofensa criminal? Parece que este es el pecado favorito de los pastores. Algunos hasta la licencia les quitan de por vida. Tenemos que examinarnos.

 ¿Eres un buen ejemplo para tus hijos, tu esposa, y tu iglesia?

 ¿Piensas que alguien en tu iglesia se ofendería o tropezaría si tú fueras pastor? ¿Quién? Hay personas que su opinión no tiene peso, pero hay personas que definitivamente aman al Señor y quieren vivir para Dios y definitivamente tienen algo que señalarnos.

 ¿Has estado en banca rota? Algunos ahí viven siempre. Creo que uno de los problemas que tenemos es que somos malos administradores. Muchos pastores no llevan un presupuesto. ¿Cómo podemos enseñarle a los miembros de nuestra iglesia a ser ordenados en sus finanzas, si nosotros mismos no somos ordenados en nuestras finanzas? Como usted maneja su dinero así va a manejar el dinero de la iglesia. Tenemos que aprovechar cada centavo que tenemos al menos que usted tenga un manantial de dinero y si lo tiene dígame ¿Dónde está? para ir a ayudarle a recoger un poquito porque siempre andamos en necesidad. Tengo que empeñar algunos ujieres y algunos diáconos y no sé si me den algo por ellos. Pero que tragedia que algunos pastores no son nada ordenados en sus finanzas.

¿Haces promesas que no cumples? Y como nos encanta a los pastores, prometer y prometer y nunca cumplir. Eso se llama mentira. La biblia dice que un requisito bíblico es ser irreprensible. Los hermanos de la iglesia cuando escuchan al pastor hablar dicen: Ya lo sabemos nunca se va a  hacer. ¿Usted es así?

¿Exageras? ¿Mientes? Irreprensible. Eso quiere decir que nadie tiene que poner un dedo para señalarnos diciendo yo te escuche, yo te vi, yo te oí. Estamos en esa batalla, todos estamos en esa batalla. Pero que terrible es cuando un pastor definitivamente ya esta yendo cuesta abajo y ya no le importa, y su justificación es díganme: ¿Quién es perfecto?, díganme ¿Quién no peca? Si esa es nuestra justificación entonces se vale que los hermanos vivan como quieran. ¿Para qué estamos predicando? ¿Para qué nos decimos siervos de Dios? Mejor vamos a dedicarnos a vender tamales o terrenos en los panteones a la mejor eso es mas negocio. Irreprensible, ese es el primer requisito.

2.     Buen Testimonio (1 Timoteo 3:7)

Esto se refiere a gente fuera de la iglesia ¿Tenemos buen testimonio? Las  preguntas nos deben de servir para saber cómo andamos. Este es como un termómetro. Como ir al doctor y saber cómo andamos de buen testimonio.

¿Cómo es tu testimonio en la comunidad? Excelente – bueno –  Recto  – Pobre

Cualquier no creyente ¿Tiene queja legitima contra ti? Eso sería una verdadera tragedia. Usted mismo se está descalificando de ser pastor. Nadie más lo está descalificando, solo usted. Esto es lo que sucede, un día Dios permite que esa vida desordenada que estamos llevando salga a la luz, Dios se encarga de sacarla a la luz y que todo el mundo se entere de la clase de persona que somos y entonces vienen los lamentos.

Cuantas veces he tenido que hablar con pastores que han quedado descalificados. Pero cuando empezamos a averiguar su vida, nos damos cuenta que es un proceso que ha seguido y termina un día explotando, haciendo crisis. Por eso que bendición que hay predicaciones donde nos señalan nuestro pecado, donde nos pisan los callos, donde nos hacen sentir incómodos, nos sentimos medio molestos, algunos hasta parece que tienen almorranas no pueden estarse quietos. Eso quiere decir que Dios quiere usarnos. Dios quiere bendecirnos, Dios nos está diciendo; hijo mío, a ti te estoy hablando, arregla ese problema que tienes en tu corazón antes de que ese pecado te descalifique. Porque Dios lo sabe, ¿Cree que Dios no sabe cómo vivimos? ¡Claro que lo sabe!

Estaba predicando en una ciudad de nuestro país y le pedí a un pastor que me diera permiso de checar mi correo electrónico en su computadora. La computadora estaba en su misma casa. Cuando oprimí la tecla que se oprime para ver las páginas que se habían visitado haber si estaba la página donde yo podía entrar a mi correo electrónico. Me quede espantado, nada más por el título de las páginas yo sabía que eran puras páginas pornográficas. Casa de un pastor, recamara de un pastor, computadora de un pastor, no de un miembro de una iglesia, que tampoco se justificaría. ¿Se imagina? Yo quiero pensar que él no había consultado esas páginas pero ¿Por qué permite que en su computadora? Si alguien checara su computadora ¿Qué encontraría? Hay no pastor yo me encargo de borrar las páginas. Puede ser que usted las borre pero Dios sabe perfectamente bien.

Vienen una serie de preguntas para que examine con cuidado. Hágaselas a usted mismo y honestamente contéstelas. No se trata de impresionar a nadie. Estamos sirviendo al Señor quien nos conoce perfectamente bien y él se va a encargar de ese pecado que nosotros estamos tratando de disfrazar, salga un día a la luz y entonces vamos a sufrir la vergüenza y el dolor de no solamente quedar descalificados del ministerio, pero probablemente perder todo lo que Dios nos ha dado. Examínense constantemente por su propio bien. No me hace ningún daño a mí, se lo hace a usted.

3.     Decoroso (1 Timoteo 3:2)

Vivir en una forma modesta, sin extravagancias. ¿Vive usted en una forma modesta? Hay algunos pastores que luego luego se ve donde está su interés. Una casonona de no sé cuantas recamaras y la iglesia amolada, apenas subsistiendo.

4.     Sobrio (1 Timoteo 3:2)

Literalmente significa lo contrario a lo que produce el alcohol. Pensamientos vagos, no ágiles, etc. usted sabe cómo andan los borrachos. Esto es lo contrario a una persona tomada a un borracho.

5.      Dueño de sí mismo (Tito 1:8)

Que fácilmente pierden el dominio propio algunos pastores. Control de sí mismo en todos los aspectos, mente, emociones, temperamento. ¿Es usted dueño de sí mismo?

6.     Prudente (1 Timoteo 3:2)

Esto quiere decir que es de una mente sana, centrada, buen juicio.

7.     Justo (Tito 1:8)

Dentro y fuera de la iglesia, honesto, equitativo.

8.      Santo  (Tito 1:8)

Separado de prácticas mundanas y dudosas. Consagrado a Dios para hacer el bien.

9.      Amante de lo bueno (Tito 1:8)

Esto quiere decir promotor y compañero de lo bueno. Sano, justo. Nadie puede ver lo que hay en nuestro corazón. Pero un día lo que hay en nuestro corazón va a salir a flote tarde o temprano. Por eso tenemos que cuidar nuestro corazón y por eso están estos requisitos bíblicos. Dios quiere usarnos. Dios quiere bendecirnos. Dios quiere prosperar lo que hacemos pero a veces el obstáculo somos nosotros.

10.      Hospedador  (1 Timoteo 3:2; Tito 1:8)

Esto significa hospitalario, dispuesto, no forzado. Hay algunos que dicen pues ni modo lo tengo que recibir pues que le hago. Tiene que ser hospitalario y si usted no es hospitalario ni es hospedador ¿Cómo espera que los miembros de su iglesia lo sean? Tarde o temprano vamos a necesitar que los miembros de nuestra iglesia hagan algo en este sentido.

11.       Amable  (1 Timoteo 3:3)

Esto quiere decir ser cortés con todas las personas. Dicen por ahí que lo amable no quita lo valiente. Lo Cortés no quita lo Cuauhtémoc. Hay que ser amables.

12.      Apacible (1 Timoteo 3:3)

Un promotor y seguidor de la paz. Estos son los requisitos bíblicos para ser un pastor. Yo no los puse. Fue Dios el que los puso. Si usted no los llena. Usted mismo se está descalificando, no es Dios el que lo está descalificando, es usted, su manera de vivir. Por su propio bien, más vale que constantemente esté examinando estos requisitos bíblicos y trate de sujetarse a ellos.

13.      No iracundo (Tito 1:7)

Hay algunos pastores que les dicen el cerillo, porque con nada se prenden. Predecible, estable, lo contrario de un peleonero. Hay algunos pastores que les encanta andar metiéndose en broncas, pleitos que ni siquiera son de ellos ahí están metidos.

14.      No pendenciero (Tito 1:7)

Que interesante que la biblia habla en los requisitos de un pastor tanto de esto. Habla de su carácter, su temperamento. Esto significa una persona mansa, apacible, que no busca y no se mete en pleitos pero hay algunos que les encanta andarse metiendo en pleitos hasta parece que andan buscando donde hay un pleito que quiero estar ahí.

15.     No codicioso de ganancias deshonestas (Tito 1:7)

No conseguir dinero mediante trampas o engaños por medios ilícitos. Hay algunos pastores que tienen su video club y tienen su video club de películas.

16.     No avaro (1 Timoteo 3:3)

Si usted es avaro debería dejar el ministerio porque va a tener muchos problemas. Esto quiere decir no un materialista, no un asalariado. El que no es avaro no tiene ningún problema con el dinero. El que es avaro esta dependiendo nada más de lo que le dan. Y es por eso que muchos pastores no quieren predicar lo que la palabra de Dios enseña porque se le va el hermano que siempre le trae un regalito, el que más lana tiene. No importa que viva en una forma desordenada el tiene más dinero, entonces vamos a apapacharlo. Entiendo si es que es nuevo ese hermano, recién convertido, tiene que pasar por el proceso de crecimiento. Pero si ya tiene cinco, diez años ahí en la iglesia y sigue igual de mañoso usted se está convirtiendo en cómplice de él. Como dice el dicho: Que tanto peca el que mata la vaca, como el que le agarra la pata. Hay un montón de pastores agarrándole la pata a la vaca y no nada más a la vaca.

17.        No soberbio (Tito 1:7)

Un pastor debe ser humilde, desinteresado de su propio beneficio, sujeto a Dios.

18.        No dado al vino (Tito 1:7)

No dado al vino, ni a la marigüana, ni a la cocaína, ni a la heroína, El pastor no debe ser un alcohólico pero tampoco uno que ande tomando o promoviendo el abuso del vino o bebidas embriagantes. Ahí está en la biblia. Estos son requisitos bíblicos. No los puso una iglesia, los puso Dios.

19.        Que gobierne bien su casa (1 Timoteo 3:4)

Cada aspecto de su hogar y su familia. Finanzas, casa, hijos, esposa.

20.       Marido de una sola mujer (1 Timoteo 3:2)

No tener una mujer por turno. Si no una sola mujer para siempre. Ahí está en la biblia. Ahora se está acostumbrando que los pastores bautistas fundamentales se están divorciando y se están volviendo a casar y están queriendo pastorear. Ese es el problema.

21.        Hijos en sujeción con toda honestidad (1 Timoteo 3:4)

Si no puede controlar a sus hijos ¿Cómo enseñara a los padres a controlar a los suyos? ¿Cómo andan sus hijos hermano pastor? Yo se que llegan a una edad donde ya nosotros no podemos controlarlos y en cierta forma ya no somos responsables de ellos. Si deciden tomar un mal camino será decisión de ellos. La tragedia es que están en la casa del pastor, viviendo bajo el techo del pastor y viven una vida desordenada.

22.        Hijos creyentes (Tito 1:6)

Si no puede ganar a sus propios hijos ¿Cómo los tendrá en sujeción?

23.        Hijos no acusados de disolución

Hijos inmolares y rebeldes, mundanos y carnales. Disolución significa que disuelve, destruye. Que destruye el hogar, la iglesia. ¿Qué autoridad puede tener el pastor para pararse a predicar la palabra de Dios cuando sus hijos se comportan de esta forma? Estos son requisitos bíblicos. No los puse yo, no los puso una organización, los puso Dios. Debemos de sujetarnos a estos requisitos.

24.        Hijos obedientes

Aunque el pastor no debe poner a su familia como ejemplo. Debe ser un ejemplo. No cometa el error de algunos pastores de estar hablando siempre de sus hijos. Que son los mejores y que usted tiene unos excelentes hijos. Usted está poniendo una carga tremenda sobre sus propios hijos. No lo haga por su propio bien y el de sus hijos. No es justo para ellos.

25.        Retenedor de la palabra fiel tal y como ha sido enseñada (Tito 1:9)

El pastor tiene que saber lo que cree, ¿Por qué lo cree? y encontrarlo en la biblia. Si usted no puede encontrar lo que predica en la biblia no lo predique.

26.         Apto para enseñar

Yo sé que no todos tenemos el don de la enseñanza. Algunos tienen el don, se les da. ¿Qué es lo que tenemos que hacer entonces? Prepararnos, estudiar. No hay predicador que si se prepara no pueda predicar un buen mensaje o no pueda ir mejorando en su predicación. Pero si no estudia, no lee, es perezoso, no pasa tiempo con Dios, ahí está el problema.

Capacitado, preparado y preparándose continuamente para enseñar las verdades bíblicas. No lo sabemos todo. Algunos creen que por estudiar en un instituto bíblico ya son Juan Camaney. Ya yo la hago fácilmente. No es así, pobrecito de los pastores que creen que lo saben todo. Por eso repito que bueno es tener predicaciones como estas. No solo Dios nos redarguye, si no que vamos aprendiendo, vamos mejorando, vamos viendo diferentes aspectos de nuestra propia necesidad

27.         Capaz de exhortar y convencer

Dios capacita a sus siervos, pero el pastor debe preparase todo lo humanamente posible para amonestar, animar y reprender todo lo que dice la vida.

28.         No un neófito (1 Timoteo 3:6)

Esto quiere decir no un principiante o una persona inmadura sin disciplina sin carácter. Y yo le animo a que constantemente  examine cada uno de estos requisitos bíblicos a la luz de estas preguntas y luego sea honesto, si hay que hacer cambios en su vida hágalos porque de otra manera puede terminar con problemas.

Vista 103.788 veces. El día de hoy 16 veces.

Agrega tu comentario: