5 Regalos que Dios nos da

Pastor Carlos Ramos

2 Timoteo 4:16

“En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta.”

 

A todos nos gustan los regalos, sin embargo a veces Dios nos da cosas en las cuales nosotros no prestamos mucha atención, termina el año y contamos las bendiciones netamente materiales, lo que recibimos tangible, lo que veo, físico, lo que puedo contabilizar; y se nos olvida que las cosas que se ven dice la Biblia en 1 Corintios 4:17 que las cosas que se ven son temporales pero las que no se ven son eternas.

Te quiero hablar acerca de regalos que nuestro Salvador nos da, regalos para los cual debemos dar gracias.

 

Sabe hermano, cuando el Señor usó al apóstol Pablo para escribir esta carta, de hecho esta es la última carta que escribió y si este es el último capítulo entonces estamos hablando que es el último capítulo de la última carta que él escribió; él estaba preso en Roma, estaba esperando un juicio, estaba esperando una sentencia y según unos historiadores piensan que cuando Roma fue destruída Pablo murió allí, eso no lo podemos comprobar si es lo que dicen algunos de los estudiosos de la historia y de la Biblia, pero lo cierto es que esta es la última carta que él escribió.

 

Él dice que en su última defensa, es decir cuando él estaba en ese juicio, en ese preliminar, todos lo abandonaron, no está hablando cualquier persona, sino el apóstol Pablo, está hablando aquel al que al menos 27 iglesias fueron fundadas bajo su ministerio, estamos hablando de aquel quien escribió la mayoría de los libros del Nuevo Testamento, estamos hablando de aquel apóstol a los gentiles, del cual deberían de estar agradecidos no solamente en ese tiempo pero aún en este tiempo de cómo Dios usó a este hombre; y sin embargo aquel hombre que escribió que inclusive con lágrimas “día y noche”, a veces cuando yo leo esto, creo que la inspiración plenaria, verbal, literal de la Biblia, si lo dice así es porque así fue, no es una exageración, no es una figura retórica, pero dice que “día y noche exhortaba a cada uno”.

 

Hace que uno como pastor se sienta pequeñito, este era una persona dedicada, dedicada a las personas, a la familia, a las iglesias, y cuando más les necesitó no estaba allí nadie, es lo que dice; ¿puede imaginarse usted siendo Pablo?, nadie estaba allí, sin embargo él dice “No les sea tomado en cuenta”. ¿Sabe que la diferencia entre un cristiano maduro y uno inmaduro? Es que el cristiano maduro tiene sus ojos donde debe ponerlos, “Puestos los ojos en Jesús” ¿Por qué vino usted esta noche a la iglesia? Espero que haya sido por Jesús; la diferencia es que el cristiano inmaduro pone sus ojos en las personas. No sé si sucede aquí pero seguramente sí, en Venezuela hermanos dejan de asistir a la congregación y uno le dice “¿hermano/a qué pasó?” “Pastor no le quiero decir pero vi cosas, vi gente, hay cosas que no me parecieron en las cuales no estoy de acuerdo, actitudes”, sabe hermano, esto determina, eso que hace es una evidencia de nuestra madurez como cristiano o nuestra inmadurez; él dijo “no les sea tomado en cuenta” no importa, yo los perdono.

 

Y versículo 17-18 comienza a mencionar esos 5 regalos

 

2 Timoteo 4:17

“Pero el Señor estuvo a mi lado,”

  1. Su presencia

El primer regalo que Dios nos da es Su presencia; dice la Biblia Mateo 28:20 “he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Josué 1:5 “ Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. ” Salmos 23:4 “Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;”

 

Y lo sabemos, y lo leemos muchas veces, sin embargo, hay muchos cristianos que dicen que se sienten solos, que se sienten solas, hay muchos cristianos deprimidos, hay muchos cristianos pasando por momentos en donde se sienten como que nadie les apoya.

Esto es lo que yo he visto al leer la Biblia y en la vida cristiana y yo estoy cumpliendo por la gracia de Dios 25 años desde que acepté a Cristo, y le daba a Dios gracias en esta mañana, por todas sus bendiciones, victorias o batallas pero son bendiciones. Sabe hermano, lo que yo he visto es que Dios permite que a veces así sea, *No Pastor, Dios tiene que darme siempre bendiciones y Dios tiene qe colmarme de bendiciones porque soy hijo del Rey de reyes, soy la niña de los ojos del Señor* no, está hablando como carismático, como pentecostal.

 

Esas iglesias pseudocristianas quieren tomar a Dios como el genio de la lámpara, que les conceda sus deseos y a veces hasta sus caprichos. El Dios de la Biblia a veces permite problemas, el Dios de la Biblia permite, es más, nos pasa por pruebas, *No Pastor yo no creo en un Dios así* entonces usted no cree en el Dios de la Biblia. Dios nos hace pasar por pruebas y a veces permite que pasen cosas para madurarnos, para ayudarnos a cereces; una de esas cosas que Dios permite es so.

 

¿Cuándo sentimos la presencia de Dios más cerca? En los momentos en que estamos decimos en mi país en Venezuela “guapo y apoyado” o cuando nos sentimos solos, cuando estamos realmente solos, cuando estamos en estrecho y nadie está allí. Le digo siempre a la iglesia “hermanos, yo quiero y trato y oro para tratar de ser un servidor de ustedes y poder estar con ustedes, pero yo no soy omnipresente, soy imperfecto, a veces le voy a fallar, a veces no voy a estar allí, su servidor quiere y está aquí, ha estado por años sirviendo y su ministerio quiere ser de bendición a ti” pero a veces Dios va a permitir que su pastor no esté en el ministerio en algunos momentos, no me mal interprete, no es que lo esté haciendo adrede; pero a veces Dios los va a permitir para que usted ponga su mirada solamente en Cristo, para que usted pueda experimentar la presencia de Dios, para que usted no diga *yo estoy bien si el pastor me visita, si el Pastor me saluda*.

 

Así me pasó a mí hace años, cuando una hermana estaba molesta y no fue a la iglesia, entonces la fui a visitar, me dijo “es que yo pasé y usted no me saludó” y yo le dije “¿usted pasó y me saludó? no porque yo esté esperando que usted me saludara, pero ¿se imagina que yo no hubiera ido a predicar porque usted no me saludó?” No sé si me entienden hermano; debemos dejar esas inmadureces y pensar que lo más preciado, lo más precioso que tenemos es Su presencia.

 

Hermanos esa presencia la apreciamos cuando nadie está allí, cuando estamos pasando por crisis y cuando no tenemos fuerzas. No solamente Él nos da Su presencia.

 

2 Timoteo 4:17

“Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas,”

2. Su poder

 

Así que el Señor no solamente nos da Su fuerza, sino también nos da Su poder; Él da esfuerzo al cansado y multiplica la fuerza al que no tiene ninguna.

Decía el hermano Agustín, un hermano de Barquisimeto, él es ingeniero y experto en construcción y me dijo “Pastor mire, todo número multiplicado por 0 da 0 según las matemáticas ” tú multiplicas cualquier número por 0 y da 0 entonces me decía “¿cómo es eso de que da fuerza al cansado y multiplica las fuerzas al que no tiene ninguna, si no tiene ninguna es 0, entonces según la matemática está mal eso?” tuve que mirarlo y decirle “No hermano es que esto no es matemática, esto es teología” sabe, el Señor desafía toda lógica.

 

Cuántas veces un cristiano, una cristiana dice “ya  no puedo más” en su hogar, su matrimonio, con sus hijos, con un pecado el cual está batallando, una lucha, injusticias y a veces dice  “ya  no puedo más”, es decir tiene 0 de fuerza; allí es donde Dios trabaja, allí es donde Dios te da la fuerza dice “dos veces he oído esto, que de Dios es el poder” Salmos 62:11 “luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí.” Colosenses 1:29 Cristo en mí es la esperanza de gloria Colosenses 1:27  y aquel versículo que todos conocemos “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Filipenses 4:13

 

Usted dice *Pastor yo quería que este año Dios me diera un televisor nuevo, un teléfono nuevo* ¿Por qué no da gracias por Su poder? ¿Por qué no da gracias a Dios por Su presencia?

 

Pero sabe otro regalo que Dios le ha dado del cual a veces no echamos mano, le damos gracias y lo utilizamos. ¿Qué pensaría usted que usted regalara algo y la persona no siquiera se lo ponga o no lo aprecie? Déjeme darle una ilustración que me sucedió hace años.

 

Estaba en los Estados Unidos, creo que en ese año fue la primera vez que fui a los Estados Unidos, llegué, presenté la obra en Venezuela, prediqué y una persona, un empresario se me acercó y cuando ya yo me estaba yendo, un hermano me había prestado un carro y me dijo “Pastor quiero darle esto” emocionado, y me dió un lapicero; la verdad es que yo lo vi muy sencillo y yo le dije “Gracias hermano” y lo puse allí, y la cara del hermano era como *oh este no sabe* y yo seguí hablando con él, y él me dijo “Pastor cuide ese lapicero oyó” y yo le dije “claro hermano” y ya se me había ido el lapicero por el asiento del copiloto, después se fue y yo le dije llegando a un hermano, “hermano ¿qué es este lapicero?”, cuando lo vio un lapicero de marca cross que valía $300 dólares el lapicero. Yo creo que a veces Dios nos da regalos que no apreciamos.

 

Ese tercer regalo es la predicación

3. La predicación

 

Pablo decía

 

2 Timoteo 4:17

“ Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen.”

 

Él estaba diciendo *yo doy gracias a Dios por lo que Dios me permitió, y es dar testimonio, predicar* dice la Biblia que el predicar es algo que quisieran, que anhelan hacer los ángeles; los ángeles en el cielo están así como de *yo quisiera dar testimonio de nuestro Dios, del que salvó a la humanidad* pero Dios dio ese regalo a la iglesia, a usted y a mí, no es una carga. Hermano cuando usted ve el predicar, el regalar un folleto, el decirle a una persona “Cristo te ama” e invitarlo a la iglesia y usted ve eso como una carga, como algo que le molesta, perdone la expresión, que le fastidia, debe checar su corazón; usted está botando y menospreciando por ignorancia o por lo que sea un regalo de más de $300 dólares y mucho más.

 

El valor de un alma; porque esta navidad quizá dice usted, *quería darle un buen regalo a mi abuelo, a mi madre o a mi padre, a mi tío, a mis primos que los voy a ver* ¿por qué no les dices: quiero regalarle el evangelio? “Quiero darles eso, Dios me lo dió a mí, la oportunidad de predicar y quiero darlo a otros”.

 

2 Timoteo 4:17

“Así fui librado de la boca del león.”

 

La primera vez que yo leí esta frase yo me quedé pensando, ¿qué quiere decir eso? Dije, le voy a preguntar allá en el cielo a Pablo, a propósito, allá vamos a ver a la gente de la Biblia, si no lo va a ver en el cielo entonces va a ver a otra gente en el infierno. Pero esto es algo que le quiero preguntar a Pablo, porque me puse a leer unos comentarios y tampoco saben, él dice “Así fui librado de la boca del león.” quiero preguntarle a qué se refería ¿estás hablando metafóricamente, estás hablando literalmente, que Dios te salvó de algún peligro o de la boca del león, es decir, te iban a echar al circo romano donde ponían a los cristianos, a los condenados a que se los comieran las bestias?

 

Pero sea literal o simbólico hay algo que Dios nos ha dado, evidencia de eso y gracia de eso es que usted está mirándome y tiene salud, y es Su protección.

4.  Su protección

 

A veces pienso en los testimonios que damos muchas veces la iglesia, y qué bendición, muchas veces se han acercado hermanos; hace poco uno de los autobuses de la iglesia venía de una conferencia, venía lleno de hermanos y se reventó un caucho, se dañó una pieza, uno ve el autobús y uno dice *hubo algo, hubo quizás heridos graves, o quizás hasta fallecidos* no, Dios los guardó a todos.

 

Y yo he escuchado testimonios, *mire el carro se volcó y dio 4 vueltas y se fue por un barranco y aquí estoy* y uno dice wow qué tremendo, y sí allí se ve claramente la mano protectora de Dios; pero hay una mano invisible que te protege día a día y que no damos a veces gracias a Dios. A veces hay cosas que quizás en el cielo nos vamos a enterar, Dios no está obligado a decirnos todo lo que nos iba a suceder en la tierra pero de algunas cosas que Dios te guardó y Dios te cuidó y a lo mejor ni supiste. “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende.” Salmos 34:7, el Salmo que conocemos Salmos 91:1 “El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente.”

Y tantos y tantos versículos que nos prometen Su protección.

 

Sabe hermano a veces queremos ser de *no, es que de qué me sirve que me proteja, que me provea* hermano si Dios te ha protegido es con un propósito, dele gracias a Dios. A veces lo tomamos como que es un derecho, la vida no es un derecho, es un regalo por gracia; si fuera por lo que merecemos, merecemos el infierno, por nuestros pecados, por ser seres caídos, pero Dios nos ha dado la salvación y aquí en la tierra nos ha dado una vida, ¿por qué no le damos gracias a Dios? ¿por qué no viene el final de este año 2017 y vemos a nuestros hijos y damos gracias a Dios, vemos a nuestro esposo/a y damos gracias a Dios?

 

A veces cuando esas cosas se pierden es donde muchas veces decimos “nunca di gracias a Dios por eso”. Recuerdo a esa hermana cuando murió su esposo, 28-29 años un accidente y murió y estaba el amigo y su pastor predicando y ella levantó la mano, todos nos quedamos viendo y dijo “yo quiero decir algo también, quiero decir que yo no aprecié a mi esposo, quiero decir que yo no di gracias a Dios por él, y no di gracias a Dios y ahora que no lo tengo, ahora me lamento, ahora estoy triste por eso, así que animo a que vivamos agradecidos de lo que tenemos”  

5. Su preservación

 

2 Timoteo 4:18

“Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.”

 

El Señor no solamente te protege de cosas malas, de eventos catastróficos pero dice la Biblia que también Él es poderoso para guardarnos sin caída, no es de que te tropieces y te caigas, está hablando obviamente de guardarte del pecado, yo creo que todos nosotros deberíamos decir “Señor dame ese regalo, ya que es un regalo y no lo merezco pero dame ese regalo” dice la Biblia que no nos ha venido ninguna tentación que no se humana pero fiel es Dios que no nos dejará ser tentados más de lo que podamos resistir sino que dará juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

 

Pero dice también que el Señor nos preservará para su reino celestial, yo pienso que solamente este regalo ya debería hacernos saltar de gozo. *oh pastor, no me fue tan bien este año, no me dieron los aguinaldos que yo esperaba, estoy aguitado* hermano, Dios te dio el cielo, hay un lugar esperándote, estamos sentados ya posicionalmente en los lugares celestiales, ya estamos.

 

Tenemos de parte de Dios una promesa de que un día estaremos allá

Juan 14:2 “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.” y ese regalo que Dios te dio a ti y me dio a mí, iglesia, hay otros que necesitan saberlo, hay otros que no lo tienen, no lo saben, lo desconocen, lo ignoran; no es justo hermano que usted se quede con un regalo que es para todos, debe compartirlo, debemos enseñarlo, debemos orar al Señor, no se trata de hacer las cosas para el ojo humano, se trata de hacerlo para Dios, para llenar el cielo ¿se imagina hermano?.

 

La Biblia dice que todas la promesas son en Él sí y amén ¿sabe qué significa eso? Que si Él dice “sí”, así es. A veces es lamentable, usted y yo no cumplimos nuestras promesas pero Dios siempre cumple lo que dice, si Él dice que vamos a estar un día en el cielo así estaremos, así hermano. ¿Se lo ha imaginado hermano? Yo me lo he imaginado muchas veces, como ese himno que dice “respirar un aire que es celestial y ver una mano, la mano de Dios” y ver allí a los santos, no solamente de Venezuela, de Barquisimeto y Arisawa, de Estados Unidos, de México, de Puebla; verles un día, porque Dios no es un Dios de muertos sino de vivos, Dios cumplirá Su promesa.

 

Sabe hermano, el Señor me permitió guiar a Cristo a un joven hace unos años; toqué esa puerta y me abrió su padre, bien demacrado, bien triste y me dijo “¿usted es creyente de la Biblia, es hombre de Dios?” “sí, estamos predicando la Palabra” “Pásele por favor, háblenos de lo que quiera pero también ore por mi hijo” y allí estaba en su cama, Leusemia, eso es cáncer en la sangre, no produce los elementos necesarios para que la sangre tenga los componentes necesarios para que tenga vida; y allí estaba, 17 años el muchacho, sus uñas estaban tan blancas, era impresionante y todo demacrado. Yo me le acerqué y le prediqué y Giancarlo fue salvo, pero no solamente fue salvo, Dios le dio el regalo después de la vida hermano. Ahora, Dios no promete que toda persona que esté enferma va a sanar, pero lo hizo con Giancarlo; yo dije “Giancarlo vamos a orar” y después empezaron a llevarlo al médico, “no sé qué sucede, no si si esto fue de que anteriormente…” sabe cómo hablan los médicos, por aquí por allá; si usted es creyente me va a entender, dicen “seguramente hubo un dato incorrecto aquí” pero otros tuvieron que ver la mano de Dios y decir “hubo un milagro”.

 

Y ese muchacho empezó a venir a la iglesia, se puso su corbata, quería servir, su padre, toda su familia venía a la iglesia emocionados, pero su mamá dijo “yo me quedo con mi religión, en mi religión” no solamente viendo la mano de Dios, sino la salvación de su hijo, pero lo que Dios hizo con su hijo, no quería; pareciera más bien que hasta le molestaba cuando Giancarlo ahora sano quería ir a la iglesia, y un día me dijo “Hermano Carlos yo daría todo, yo daría hasta mi vida por ver a mi mamá salva” ¿y sabe qué? Dios le cumplio su petición, como dos años después comenzó a enfermarse y le dijeron “La Leucemia volvió” y allí está, estaba en la cama, al Hermano Elías yo iba después de mis compromisos a visitarle y lamento tanto no haber llegado a tiempo, pero cuando yo llegué el hermano Elías estaba con un rostro, su padre que con tanta alegría que yo dije “Dios lo hizo de nuevo” y él me miró y dijo “partió” y yo no entendía hermano. Él dijo “partió pero sucedieron dos cosas maravillosas; primero la cara de mi hijo cuando estaba partiendo, estaba allí mirando y me dijo “papá ¿tú escuchas la música que yo escucho? ¿papá tú estás viendo lo que yo estoy viendo?” yo pensé que estaba delirando por lo que estaba pasando, pero su rostro era un rostro de paz, de gloria, porque Dios cumpre Sus promesas, pero la segunda cosa  que vió fue caer de rodillas a Cristo y pedirle perdón, y aceptarlo”

 

Sabe hermano, nosotros tenemos regalos de parte de Dios; a lo mejor ha sido un buen año para ti, a lo mejor no ha sido un buen año materialmente hablando, eso poco importa, porque las cosas que se ven son temporales, las que no se ven son eternas; las que se ven no solamente son temporales sino que se corrompen, se corroen porque nada hemos traído a este mundo y sin duda nada podremos sacar, pero las cosas que no se ven son eternas.

Lo que Dios nos prometió, estos 5 regalos; su presencia, su poder, su predicación, su protección y su preservación hermano estén contigo, te acompañen y puedas darle gracias a Dios por esos regalos que Dios te ha dado; no en navidad nada más, en toda tu vida.

 

Si no eres salvo, si no has aceptado a Cristo, si estás empezando a venir pero todavía n has abierto tu corazón al Señor ¿por qué no aceptas eso? Vamos a decir que estos 5 regalos viene dentro de un regalo más grande que se llama la salvación. La paga del pecado es muerte, mas la dádiva, el regalo de Dios es vida eterna en Cristo Jesús.

 

  • Su presencia
  • Su poder
  • Su predicación
  • Su protección
  • Su preservación
Vista 1.307 veces. El día de hoy 21 veces.