Una buena conducta

Santiago 3:13-18

13 “¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.

14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad;

15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica.

16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.

17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.

18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.”

Santiago 3:13 dice “¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.” Esta es una pregunta que Santiago hace y está diciendo “Si tú eres entendido, levanta tu mano y entonces muestra por tu buena conducta buenas obras”.

¿Cuántas veces en la escuela el maestro o la maestra te dio una calcomanía o te puso en tu cuaderno “Buena Conducta”? Los maestros se daban cuenta a través de nuestra buena conducta que buenos niños eramos. Algunos no recibieron esa calcomanía, y vergüenza les debería de dar.

Nuestra buena conducta es la bandera de confianza que tenemos para que otros se acerquen a Cristo. Nuestra buena conducta es la base de nuestro testimonio de que hemos creído en Cristo y que él es nuestro Salvador. Nuestra buena conducta trae gloria al nombre de Cristo y es algo que le agrada al Señor, pero al contrario una mala conducta es algo que trae vergüenza al nombre de Cristo.

Dios quiere que de la manera en que nosotros nos comportamos siempre como cristianos busquemos a través de una sabia mansedumbre una buena conducta. Quizás no somos orgullosos, ni mentirosos, pero en ocasiones lo exterior va a aprobar nuestra buena conducta. En otras palabras van a haber situaciones en donde el diablo va a querer meter el pie y hacernos tropezar para ver nuestra reacción y ver si hay una buena conducta o no.

Una de las cosas que a mí me hacen enojar muchísimo es cuando estoy en un semáforo y vienen los muchachos que limpian los parabrisas y quieren limpiar el mio y yo les digo que no y aun así lo limpian. Una vez un muchacho se acercó y le dije que no y lo comenzó a limpiar cinco segundos antes de que cambiara el semáforo de rojo a verde y hay carros atrás y no me puedo esperar y casi mato al pobre muchacho y el Señor a través de mi esposa me dijo: “Eso esta mal.” Y entonces dice la Palabra de Dios “en sabia mansedumbre, ¿qué quiere decir esto? que cuando algo pasa en nuestra vida que a través de una sabia mansedumbre aprendamos a tener una buena conducta, nuestra conducta es dirigida a través del Espíritu Santo de Dios, es aprendida a través de su Palabra por eso dice Santiago 3:17 “Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.” El diablo va a venir y va a meterte el pie y te va a querer agarrar y hacer que pierdas tu buena conducta y que no reacciones bien, ni con paciencia, ni siendo pacifico, ni siendo amable y lleno de misericordia. Dios quiere que cada uno de nosotros mostremos a este mundo una buena conducta.

1. Una buena conducta ayuda

Una buena conducta ayuda a que tengamos tres cosas: 

  • Una conciencia sin ofensa. 

Dice la Palabra de Dios en Hechos 24:16 Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres. De tal manera que Pablo estaba buscando su conducta en la manera en que él actuaba y que al final de todo cuando él se portaba bien, cuando estaba haciendo bien las cosas y actuando con sabia mansedumbre eso le ayudaba a tener una conciencia sin ofensa. Y una conciencia sin ofensa es cuando dentro de nosotros hay algo que nos dice “Estuvo bien” o “estuvo mal” Y entonces esa buena conducta nos ayuda de una manera interior. 

Una mala conducta nos va a presentar ante el Señor y nos va decir “Lo que acabas de hacer esta mal y tienes que arrepentirte”. Una buena conducta nos va a ayudar a tener una buena conciencia. Busca a través de una sabia mansedumbre, reaccionar bien.

  • A tener buenas obras

Dice Santiago 3:13 “¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.” Nos ayuda a hacer buenas obras, a reaccionar con paciencia, a tener frutos y nos ayuda a no ser hipócritas. Dios quiere que tengamos buena conducta y que estemos levantando esa bandera para que otros se acerquen a Cristo y cuando el diablo nos hace perder nuestro testimonio no vamos a tener buenas obras. 

  • A glorificar al Señor

Cuando a través de ser puesta a prueba nuestra conducta, nuestro testimonio y nuestro carácter reaccionamos a través de una sabia mansedumbre no solamente vamos a poder tener buenas obras, sino que vamos a glorificar al Señor. Dice Mateo 5:16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. 

De tal manera que una buena conducta ayuda a una conciencia sin ofensa ante Dios y los hombres, a que tengamos buenas obras y a que agrademos al Señor y la gente glorifique al Señor.

2. Una buena conducta se adquiere

Santiago habla acerca de una sabiduría que viene de lo alto, pero también habla de una sabiduría terrenal, diabólica y animal y esa sabiduría es la que venimos llevando y es necesario que a través de la gracia de Dios, adquiramos el carácter de Cristo para actuar bien. 2 Corintios 1:12 dice: Porque nuestra gloria es esta: el testimonio de nuestra conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros. Pablo dice que la manera en que nos hemos conducido en este mundo no es través de lo que este mundo ofrece, no es a través de una sabiduría humana o yendo a lugares donde enseñan a solo tener una buena conducta moral, porque Dios no busca a una persona que viva moralmente bien sino que viva espiritualmente bien, que viva una vida apartada del mundo y cerca de Dios. Entonces es por la gracia de Dios que nosotros podemos conducirnos bien en este mundo.

Es a través de la gracia de Dios que nos ayuda a reaccionar bien, que cuando queremos responder mal y queremos vivir una vida alejada de Dios, es la gracia de Dios que nos trae otra vez y por eso debemos de pedir de su gracia y su poder. Pablo le dijo a Dios que quitara ese aguijón pero Dios le dijo “Bástate mi gracia”. Pablo dijo: “Por la gracia de Dios soy lo que soy”. Por la gracia de Dios es que él nos ayuda a conducirnos bien. ¿Sabes cuando nos conducimos y actuamos mal? Cuando estamos alejados de la gracia de Dios, cuando queremos hacer las cosas por nosotros mismos, cuando nos olvidamos que debe de ser Dios quien nos debe de controlar. Debemos de pedirle de su gracia para que podamos ver nuestra mala conducta, porque de nada sirve tener su gracia si no nos damos cuenta de nuestra mala conducta. No es que Dios vaya a venir y ponernos una tacha en nuestro cuaderno sino que es su Espíritu Santo el que nos trae convicción, y nos dice “Mira, le gritaste a aquel, no estuvo bien”; “Lo miraste feo, no estuvo bien” y que Dios nos ayude a tener una buena conducta.

3. Una buena conducta agrada a Dios

1 Timoteo 4:12 dice: Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Nuestra conducta es una bandera la cual nosotros levantamos para que otros se puedan acercar a Cristo, es la manera en que reaccionamos y Dios quiere que reaccionemos con una buena conducta.

Si Dios tuviera un cuaderno en el cual él nos pusiera buena o mala conducta ¿Cuál sería tu conducta? Al final del año, ¿pudiera Dios decir 300 días tuviste buena conducta y 65 días mala conducta; 200 días fuiste un buen hijo 165 días fuiste un mal hijo; 180 días fuiste un buen esposo y 185 días fuiste un mal esposo? Dios está buscando que tengamos una buena conducta.

4. Una buena conducta ayuda a otros

Dice 2 Timoteo 3:10 Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, Pablo está diciendo a Timoteo en su primera carta ”Asegúrate de que eres ejemplo de buena conducta” y en la segunda carta le dice que Timoteo ha seguido sus doctrinas y enseñanzas pero también ha seguido la conducta de Pablo. De tal manera que lo que hacemos, cómo nos comportamos y reaccionamos es algo que otra persona va a ver y va a servir de ejemplo, y cada uno de nosotros podamos verlo o no, estamos siendo líderes de una siguiente generación de niños pequeños, que quizás no están viendo al pastor Arturo Muñoz pero quizás están viendo a un joven o a una señorita y tú no lo sabes, pero estás llevando direccion y siendo ejemplo y si tu conducta es mala va a ser de tropiezo.

Pablo habla acerca de cómo podemos ser de tropiezo a otros. Hebreos 13:7 dice: Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe.No puedes mirar mi fe pero si puedes mirar mi conducta y si cuando quizás me dan malas noticias y actuó sin fe, quizás robaron mi casa, me dieron una mala noticia de salud y me enojo y tiro las cosas, mi conducta va a ser un reflejo de mi fe, pero si a través de esas malas noticias  yo reacciono de una buena manera y me pongo a orar y digo: “Vamos a seguir siguiendo al Señor, no importa esas malas noticias, quizás Dios está haciendo esto con un propósito. La Biblia dice que todas las cosas suceden para bien para aquellos que aman al Señor y vamos a seguir creyendo en Dios” y esa buena conducta, la manera en que reacciono, que me conduzco y hablo hago que otros sigan adelante y eso va a influir tanto, por eso dice Acordaos de vuestros pastores. Los pastores también tenemos que tener una buena conducta.

No solamente tenemos que tener esta buena conducta porque otros están alrededor pero tenemos un Dios en el cielo que está viendo nuestra conducta.

5. Una buena conducta alcanza a otros

Esto es lo mejor. A través de buenas obras podemos ser luz a la gente que no tiene a Cristo. Dice 1 Pedro 3:1 Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, Hay quienes no creen a la palabra, hay esposos que aún no han sido salvos y hay esposas que no han sido salvas, hay padres que son salvos y lo hijos no o al revés, y dice la Biblia que si tienes alguien así que no cree a la palabra que sean ganados a través de la conducta. Dice la Palabra de Dios que la esposa puede ganar a su esposo a través de su conducta y necesitamos de la gracia de Dios para conducirnos bien, necesitamos de la sabiduría que es de lo alto para conducirnos bien, necesitamos del poder del Espíritu Santo para conducirnos bien. 

Dice el versículo 2 considerando vuestra conducta casta y respetuosa. No solamente Dios quiere que tengamos una buena conducta pero nuestra buena conducta puede influir en aquellos quienes no son salvos a través de esas buenas obras, de esa limpia conciencia, de que estamos agradando al Señor para que la gente que está viendo nuestra conducta pueda decir: “¡Wow! Tiene algo que yo necesito, reacciona, habla, se conduce diferente…” y es Cristo viviendo en nuestro corazón, por eso dice Gálatas 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.En otras palabras, ya no reaccionamos nosotros sino Jesús en nosotros,

Si tú has recibido a Cristo vive con una buena conducta dile al Señor que quieres tener esa estampita de buena conducta porque una buena conducta es una bandera con la cual estamos diciendo: Soy cristiano y quiero que tu lo seas.

Vista 94 veces. El día de hoy 1 veces.