Pablo (5 Ejemplos De Humildad) – Pastor Alvarado Castro

Pablo (5 Ejemplos De Humildad) – Pastor Alvarado Castro

Pablo: 5 Ejemplos De Humildad

Pastor Alvarado Castro

Cuanta falta hace que los creyentes vivamos una vida en humildad, cuanta falta hace que los creyentes vivamos humillado al señor para que el señor pueda hacer en nosotros lo que quiere hacer. Nos encontramos con creyentes en la Iglesias que muchas veces no están humillados, que muchas veces no están siendo humildes “Una persona humilde nunca es humillado” puesto que ya vive una vida de humillación o vive una vida de humildad pero aquellas personas que su soberbia, su orgullo, les hace sentirse o creerse más de lo que no son; cuando alguien los menosprecia o los hace menos se sienten humillados, ¡debemos vivir humillados para el señor! debemos de vivir una vida sometida a Él, siguiendo su precepto, siguiendo su palabra y la Biblia es el mejor guía que podemos tener y siempre nos enseña que debemos de vivir vidas en humildad y cuando hablo de humildad no me refiero a ese contraste que la mayoría de las personas cree o la mayoría de las personas piensan que la pobreza y la humildad son sinónimos ¡de ninguna manera! hay personas con muchísimo dinero que son personas humildes y hay personas que no tienen ni que comer  pero son las más orgullosas del mundo entonces no a que confundir la gimnasia con la magnesia

1 Corintios 4:1

Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios.

El apóstol Pablo empieza hablando aquí acerca de la cuestión de ser un servidor, la palabra servidor que encontramos aquí se refiere a una persona que rema en un barco, esta palabra siervo sirviente o servidor en el idioma griego lo encontramos como “Juperetes” y esa palabra literalmente se puede traducir como un remero, una persona que rema en un barco. En la antigüedad no existían los motores de combustión, no había gasolina, no había diésel, no había combustible ni siquiera máquinas de vapor, cuando el apóstol Pablo hace referencia a esta palabra el se identifica como un servidor.

En Marcos 10:45,”Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” y Lucas 14:11 (nos habla de vivir humillados) “Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido.” parece que es todo lo contrario lo tu o yo humanamente pensamos “pero yo porque me tengo que humillar a pedirle perdón a un persona; pero yo porque me tengo que humillar a hacerle caso a este hombre o mujer” el que se humilla es enaltecido. Es mejor para nosotros que vivamos humillados porque cuando estamos sometidos el señor nos levanta pero cuando estamos enaltecidos el señor nos quebranta, la Iglesia el cuerpo de Cristo presente en esta ciudad necesita vivir en esa vida de humildad unidos todos con un mismo sentir en un propósito de humildad, no siendo o no sintiendo, sintiendo ser unos más que otros; todos somos un cuerpo en Cristo.

El apóstol Pablo nos enseña cinco cosas:

I. Estaba contento con el servir.

Que bendición es servir en la Iglesia, — Yo desde los baños, ujier, guardería y cantidad de ministerio, director del coro, director del servicio; no cantaba muy bien pero cantaba, después aprendí a tocar el piano y ahí estaba de pianista, capitán de ruta, abrimos una misión en casa y ahí así abrimos una ruta de la Iglesia y uno se siéntete contento, gozoso de ser útil en las manos del señor.Hay quienes no quieren servir, hay quienes no quieren rebajarse a recoger los papeles en el templo “A Mí póngame a hacer algo importante”; recoger papeles en el templo no es tan importante, hay quienes no se quieren humillar a cuidar bebés que no son suyos “ya cuide mucho tiempo a mis niños, no voy andar cuidando a niños ajenos, latosos, traviesos” ¡así pasa!. Servir al señor en cualquier área del ministerio es una bendición y es un gozo que uno sea tomado en cuenta, hay hermanos en las Iglesias multifuncionales que hacen de todo y hay hermanos que se las pasan señalando los multifuncionales diciendo: mira ni barrio bien, ni limpio las ventanas, ni cuido bien los niños y porque no los haces tu también en vez de estar nada apuntando.

Los servidores somos como los remeros aquellos esclavos, aquellos hombres que eran secuestrados o comprados en los mercados de esclavos y eran metidos en unos galeones o en unos barcos antiguos donde ellos día y noche tenían que remar y ese era toda su vida, un remero no duraba más de un año porque o se moría de una enfermedad o se moría de hambre o lo mataba el capataz a golpes porque no quería remar. Ser remero no era un buen trabajo, ser remero no llegaba usted con una aplicación, una solicitud decía: vengo con el puesto de remero ¡no!, nadie quería ser remero, estaba escondido en un barco húmedo o maloliente, oloroso y ahí la sal del mar, imagínate el agua dentro del barco en el fondo del barco y las personas con el calor tan intenso todos mojados, salados y todavía tener que ir remando con unas cadenas en sus tobillos o en sus cuellos. Habían muchos barcos de guerra que tenían remeros y los barcos se movían a la velocidad del remo es decir si el capitán quería más velocidad mandaba al capataz que apurara los remeros y empezaba a sonar un tambor en el fondo del embarcación y el capataz lo golpeaba y conforme sonaba el tambor los remeros movían sus manos. Cristo es el capitán, el pastor es el capataz y todos los demás somos los remeros.

Imaginemos por los regular un bote tiene nos remos ¿sabes para que? para que al ir remando puede remar primero derecha y luego izquierda o ambos a la vez, para que si solamente rema con un solo lado nada más va a girar; si nada más reman los de la derecha que va a pasar con la Iglesia que es el barco nada más va a estar dando vueltas; si nada más reman los de la izquierda que va a pasar ? nada más va a dar vueltas de un solo lado, ahora imagínate que alguien diga: no quiero remar “por la tabla lo pasaban” quiere decir que lo arrojaban a los tiburones; por eso izquierda y derecha debe de estar coordinada remando al ritmo que el capataz está marcando, el capataz no esta mandando a los remeros a remar porque el tenga ganas de mandarlos, el capataz está mandando a los remeros a remar porque está recibiendo la orden del capitán que el barco se tiene que mover y el trabajo del capataz es decirle a los remeros ¡remen!¡remen!; tu diras que fácil estar ahí al frente y decir: ¡remen!, vez buscando un barco donde tu seas el capataz, Cristo sea el capitán y busque su tripulación de remeros para que te ayuden a remar tu barco porque este barco ya está ocupado (la Iglesia).

Que alegría es servir a la Iglesia —Veo al hermano que está cantando aquí y digo: que tremendo que si todos los directores de cultos tuvieran ese gozo cuando pasan aquí, las Iglesias estuvieran avivadas pero hay algunos directores que ni prendiéndoles fuego se prende, ni con nada, ni una inyección de adrenalina — Me gozaba dando le clase a los niños, hacia mis títeres, hacía mis diálogos disfrutaba con ellos la clase que iba a dar. El apóstol Pablo estaba contento con ser un servidor porque no se estaba sirviendo así mismo si no le estaba sirviendo a Cristo el apóstol Pablo estaba contento con el juicio que de él se tenía.

 

II. Estaba contento con el juicio.

1 Corintios 4:3-4, “Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo.4 Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor.” El apóstol Pablo estaba contento, la gente decía: que no era apóstol se decía que era un falso predicador ¡hablaban cantidad de cosas del apóstol Pablo! las mismas Iglesias que él había fundado, las mismas Iglesias que él había levantado, ahora se levantaban en contra de él para atacar lo, para señalar lo, para decir que no era un verdadero apóstol. Los corintios como lo trataron, los gálatas como fueron en contra de él siendo que el fundo esas Iglesias ¡va a haber crítica! por lo que hagas, si lo haces bien algunos te van a criticar, si los haces mal la mayoría te va a criticar. El apóstol Pablo decía: no me preocupo que me juzguen, el que me va a juzgar es Dios.

Viene alguien y te juzga tal vez y lo mandó Dios para que te tenga humillado porque no falta que diga: no se dieron cuenta lo bonito que barri este piso; dice la escrituras “siervos inútiles somos” y lo que tenemos que hacer ¡hacemos! “no se fijaron que bonito cante el especial” “no se fijaron que bonito dí la clase” a veces queremos el reconocimiento de las personas, Dios es el que te va a juzgar ¡estás sirviendo a Dios! no a los hombres, no te creas, no te envanezcas, no pienses más de ti de lo que no eres dice la biblia en Gálatas 1:10,” Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.”.

Me imagino ese barco encerrado y toda la gente los remeros enojados, molestos con el capataz, todas las críticas hacía el capataz, todas las murmuraciones, todos los chismes hacía el capataz; pero el capataz está siguiendo los órdenes del capitán, hay autoridad y Cristo es la cabeza de la Iglesia él instituyó un pastor y tu como oveja, como servidor debe de servir, el pastor no se quiere alabar así mismo y enseñoreará de ti, quiere ayudarte a agradar a Dios y eso es lo que hacemos pero la gente nos critica, nos juzga, muchas veces la gente piensa que estamos aquí para quedar bien con ellos; nosotros estamos aquí para quedar bien con Dios y quedamos bien con Dios y con ustedes aunque algunos se molestan, algunos no les gusta, algunos juzgan de diferente manera

 

III. En su ministerio pastoral se encontraba contento con el servir.

El apóstol Pablo se encontraba con el juicio que de él se tenía pero también se encontraba con el comparativo que de él se hacía.

— Yo llegue tome una Iglesia donde había un pastor que lo empezó por tres años y luego lo tomó y ocho años después todavía hay algunos hermanos que dice: como extraño al otro pastor, el otro pastor nos hablaba bien bonito, el otro pastor no nos regañaba, no nos gritaba; si uno nos humilde uno puede sentirse humillado, no soy mejor que nadie, no soy mejor predicador que el otro pastor, no soy mejor que el otro pastor. Pero hay gente que viene de otra Iglesia: es que en mi otra Iglesia se hacía de esta manera, si pero esta Iglesia es totalmente diferente de todas las Iglesias que están en el mundo. El apóstol Pablo estaba contento en 1 Corintios 4:6, “ Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros.” “creo que el hermano Abraham canta mejor que el hermano Hugo; de pronto se quiere enojar el hermano Hugo” que bendición que te comparen con alguien más, que bendición que nos comparen eso quiere decir por lo menos estamos haciendo algo, Pablo y Apolos eran todo tiempo señalados en 1 Corintios 3:5, “ ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor.” el Pastor es un servidor y todo los pastores son servidores, muchas veces la gente es lo que causa ese problema, no que los pastores hagan eso sino que la gente empieza a tener esa actitud ¿qué es Apolos? ¿que es Pablo? sino servidores de Cristo, todos somos servidores de Cristo, si la hermana da una clase, si el hermano cuida los carros allá afuera, si el hermano está en el sonido, en la grabación, en cualquier parte ¡todos somos servidores de Cristo! “este hermano no sabe hacer bien las cosas”, estás haciendo lo que puedes, es un trabajo voluntario, el señor nos habla voluntariamente y nosotros respondemos a eso en 1 Corintios 3:21-23, “Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro:

22 sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro,

23 y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios.” Si me comparas gloria a Dios y si no me comparan mucho mejor.

Dice la Biblia que ninguno tengamos alto concepto de sí mismo más del que deba de tener, no puedo compararme con otro pastor, con otra Iglesia, las circunstancias son diferentes, la gente es diferente, la ciudad es diferente, la economía es diferente, la cultura es diferente, educación es diferente, solamente una persona soberbia es aquel que pretende decir: yo soy mejor que x pastor, que otra Iglesia; ¡no! hay diferencias de circunstancias, cada uno debemos de recordar que tanto uno como otro ¡somos servidores! ¡el que rema un barco!. El apóstol Pablo también estaba contento con el sufrimiento.

IV. Estaba contento con el sufrimiento.

1 Corintios 4:11-13, “Hasta esta hora padecemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados, y no tenemos morada fija.

12 Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos.

13 Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos.

Los metales como el oro y la plata cuando somos fundidos empiezan a soltar una escoria, una basura que no sirve de nada y es quitada del horno de fundición y es echada en un lugar para desechos, para basura; lo que sirve, lo que vale es el oro que está ahí, la plata pura que ahí, la escoria no sirve de nada ¿Usted compraría un collar de escoria hermana para presumirlas sus amigas? “mira que bonito collar de escoria me compre; bien barato, porque la escoria no vale nada ” ¡no haría eso!; de oro tal vez o plata. La escoria es un desecho ¿a donde va la el desecho? a la basura ¡ya no sirve!, el apóstol Pablo estaba contento con el sufrimiento que él tenía, la Biblia nos enseña que el sufrió de persecución, de azotes, sufrió de cárceles, su de naufragios, sufrió de mordeduras de serpientes, sufrió una muerte cruel y todo fue por causa de Jesucristo.

El apóstol Pablo siempre vivió esa vida de humillación siempre vivió humillado —Eh tenido serios problemas con hermanos que vienen y me dicen: pastor quiero hablar con usted — ando mal y quiero que hable conmigo, regáñame, disciplíname — y le digo explícame — y me dicen la razón por la cual — y cuando viene la disciplina las cosas no van bien y cuando alguien viene y me dice eso le digo — no me diga lo que yo tengo que hacer explícame lo que has hecho y — yo voy a decir lo que va a merecer conforme a la palabra de Dios, si usted merece disciplina conforme a la biblia yo lo voy a disciplinar; pero si tu vienes y dice: disciplíname y lo disciplino y tu te molesta  y después le pregunto porque se molesta — es que me trato muy feo — si usted está diciendo que quiere que lo discipline; así actuamos muchas veces las ovejas porque no estamos humillados.

No necesita ni que el pastor lo discipline, tu mismo te humillas y esa es tu disciplina; A veces creemos que somos los numero uno, a veces creemos que somos los mejores, una de las cosas que nadie quiere pasar es el sufrimiento a nadie le gusta sufrir, no hicieron una Iglesia “pare de sufrir” para que la gente y la gente va porque no quiere sufrir. El apóstol Pablo estaba contento él sufría con gozo es decir el lloraba pero de alegría ¡que bonito se siente llorar de alegría!.

 

V. Estaba contento con el prestigio que se le daba.

1 Corintios 4:9, Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles como postreros, como a sentenciados a muerte; pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres.” y el versículo 13, “Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos.—Escuche a un joven decir en mi Iglesia: yo voy a ser pastor para no hacer nada; el pastor no es psicólogo pero siempre está ahí escuchando todos los problemas que tu tienes, el pastor no es un arquitecto pero te está ayudando, diseñando una hermosa vida a ti y a tu familia con la palabra de Dios, el pastor no es bombero pero siempre llega a apagar el fuego de los problemas que hay en tu casa, el pastor no es un administrador, no es un contador público pero te ayuda con tus finanzas enseñándote que diezmando y ofrendando el dinero si multiplica mucho más ¡aunque algunos no están de acuerdo! y pudiera decir de lo que el pastor no es pero sin embargo hacen la Iglesia; el pastor no es taxista pero cuántas veces ha sido el chofer. El pastor hace muchas cosas en la Iglesia pero muchos creen que porque no sabe hacer otra cosa es pastor, como no acabo ni la escuela entonces se metió de pastor, como es un fracasado de la vida se metió de pastor ¡noo! el señor nos escogió tal vez es cierto somos lo vil y menospreciable de este mundo el apóstol Pablo dice: no tengo un gran prestigio para el mundo, solamente soy un servidor de Cristo ¡es todo lo que soy yo!; el decía que todo lo que era en un pasado lo tenía como basura.

Habremos pastores que estudiamos, otros no estudiaron o no estudiamos, tenemos carrera, tenemos profesión y pudiéramos ganarnos la vida mejor en otro lugar, en otras áreas y podrías mantener mejor a nuestra familia,  no menospreciando lo que Dios hace por nosotros pero si el nos llamo a servir, nosotros tenemos que servir y si me puso a hacer capaz de aquel que nada está dando golpes al remo para que los demás remen y uno no quiere pero Dios lo pone ahí  —Cuando llegue a la Iglesia no sabía que iba a hacer pastor; es Dios el que ve los corazones humillados, es Dios el que ve a las mujeres, hombres humillados viviendo en humillación, una vida de humildad pero una vida de humildad espiritual sincera dentro del corazón, no en apariencia solamente, es Dios el que le da sabiduría el pastor para que el barco se vaya dirigiendo de una mejor manera, el prestigio de Pablo poco le importaba, a él no le interesaba que lo llamaran como quisieran, el era un siervo de Cristo “usted a que se dedica” ¡soy pastor!  mm no se hace nada así dice la gente, usted es de los que no trabaja y se vive no más quitando dinero a las personas.

—Un día mi esposa y yo fuimos a hacer un trámite para seguro popular  y le pregunta a la enfermera —Ocupación de su esposo — es pastor, —sin trabajo; bien pudiéramos hacer un cambio usted venga a pastorear a la Iglesia y yo me voy hacer lo que usted hace y se va dar cuenta que no es sencillo ser el que golpea el tambor ¡no es sencillo! solamente es con la gracia y el poder de Dios dice la Biblia en 1 Corintios 5:6, “No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa?” lo aprendió del señor Jesucristo; el señor Jesucristo dijo: que poquita levadura leuda toda la masa refiriéndose a los fariseos, los fariseos eran hombres orgullosos altivos, altaneros, soberbios en gran manera, no eran hombres humildes.

Vivamos humillados que no se nos suba nada a la cabeza, todos somos en diferentes medidas unos más otros menos todos somos servidores de Cristo, que ese sea nuestro mayor gozo, que ese sea nuestro mayor galardón, yo solamente soy siervo de Cristo; hay algunos que les gusta que les digan licenciados, algunos les encanta que les digan doctor, abogado, arquitecto; que el señor nos ayude a vivir vidas humilladas, no tiene que ver nada la pobreza con la humildad; hay pobres tan orgullosos que no se come la despensa que les da prospera porque no les gusta lo que les da prospera. — Me traen todo lo que PROSPERA les da, no les gusta la sardina ¡lo traen!, no les gusta ciertas cosas que vienen ahí (avena) y tipo de cosas y les digo: porque no se lo comieron esto ustedes —Es que no me gusta la sardina.

  1. Servir al señor en cualquier área del ministerio es una bendición.
  2. No me preocupo que me juzguen, el que me va a juzgar es Dios.
  3. El Pastor es un servidor.
  4. El pastor no es un arquitecto pero te está ayudando, diseñando una hermosa vida a ti y a tu familia con la palabra de Dios
Vista 512 veces. El día de hoy 1 veces.
2018-10-11T12:57:54+00:00 abril 4th, 2018|Pastor Arturo Muñoz|0 Comments

Leave A Comment