Un verdadero amigo

Juan 15:11-17

11 “Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.

12 Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado.

13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.

15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.

16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.

17 Esto os mando: Que os améis unos a otros.”

El amarnos unos a otros no es una opción. No es si quiero o no quiero sino que es un mandamiento como dice el versículo 17. De tal manera que cuando llegan el odio, la amargura, el estar enojado con alguien más no viene de Dios. Dios quiere que estemos en paz los unos con los otros, pero más que eso, él quiere que nos amemos unos a otros.

1. Un verdadero amigo ama

Juan 15:12 dice, “Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado.”  Dice la Palabra de Dios que el Señor Jesucristo no ha amado. El ya nos ha mostrado su amor. El mostró su amor a pesar de que lo acusaron falsamente, le dijeron cosas abominables, lo calumniaron pero Jesús no tuvo nada contra ellos. Él nos amó. Él bien pudo haberse bajado de esa cruz y pudo haber dicho “a este mundo lo he amado, he hecho tantas cosas por ellos y ¿así me pagan?” y muchas veces alguien nos ofende, daña, nos dice barbaridad y media, nos calumnia y entra el rencor, el dolor y queremos nosotros vengarnos, queremos hacerle algo malo y dice Dios “yo os he amado a ustedes y quiero que ustedes hagan lo mismo.” De tal manera que un verdadero amigo ama, pero no solo ama a su amigo, ama a su enemigo. Es lo que Dios nos dijo porque él dijo que qué beneficio es de que si alguien es bueno contigo y tu seas bueno con él, ¿no hacen así los incrédulos? 

La gente de afuera quien le hace bien ella también le hace bien, si la aman ella también pero Dios quiere que aun amemos a nuestros enemigos y ¿cómo vamos a amar a nuestros enemigos si ni siquiera podemos amar a nuestros propios amigos? Nuestro mejor amigo es nuestros Señor Jesús. Dice un corito “Amigo hallé que no tiene igual” y hay otro que dice “Yo tengo un amigo que nos ama.” Tenemos un amigo que nos ama y uno que hemos hallado, no hay nadie como él. Increíblemente el quiere ser mi amigo. y un amigo ama. Jesús no solo es nuestro salvador, también es nuestro amigo. Proverbios 17:17 dice, “En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia.”  Si el Señor Jesús es nuestro amigo, no podemos dejarlo de amar. Si estamos en tiempo de angustia no podemos dejarlo, no podemos darle la espalda sino un buen amigo ama en todo tiempo. Debemos recordar el amor que él dio por nosotros como dice en Juan 3:16 y el Señor Jesús cuando estaba dispuesto y apunto de morir él no dijo “ellos no se lo merecen.” Gracias a Dios que él es nuestro amigo y nuestros buenos amigos deberían de ser de la iglesia de la familia de Dios. Si aun tienes buenos amigos afuera asegúrate de que los vas a traer a la iglesia, háblales de Cristo. Si yo amo a mi amigo que está allá afuera no voy a dejar que se vaya al infierno, no voy a dejar que muera sin Cristo y que un día me acuse diciendo “él era cristiano y nunca lo supe, nunca me hablo ni compartió y ahora estoy en el infierno, ¿Qué tipo de amigo es ese? siempre iba al trabajo, en la escuela con él y nunca me habló y decía que era mi buen amigo.” Tal vez piensas que no quieres ofenderlo porque es tu buen amigo, tal vez no quieres que él piense que por el hecho de que tu seas cristiano van a dejar su buena amistad, ¡No! ese es un mal pensamiento, por la buena amistad háblale de Cristo, porque un buen amigo ama.

Hace algunos años encontré el anuario de secundaria de mi esposa. Ella fue salva a los 15 años. En la parte de atrás del anuario tiene firmas de sus amigos y la mayoría de las firmas decían “Nicole, gracias por hablarme de Cristo,” “Nicole gracias porque me insististe tanto.” Esa es una verdadera amistad, es el que dice “este es mi amigo y le voy a compartir porque no hay mayor amor que hablarle del amor de Cristo.”

 

2. Un verdadero amigo Sacrifica

Dice Juan 15:13 “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.”  El Señor Jesucristo estuvo dispuesto aún a sacrificar su vida por nosotros, él dio su vida y la entregó por nosotros, él no lo tenía que hacer pero aun asi lo hizo. ¿Qué hacemos por Cristo? Deberíamos estar dispuestos a sacrificar y realmente reconocer y decir que Jesús es nuestro amigo y que vamos a sacrificar y dar nuestro tiempo, nuestra vida para ir a Nepal o África. Si el quiere que hagamos algo deberíamos de estar dispuestos, pero ¿qué estamos dispuestos a sacrificar? A veces no queremos sacrificar otros 30 minutos de sueño, y decimos “Ah bueno, no puedo llegar a la escuela dominical, voy a llegar a las once de la mañana.” El se sacrificó, se dio por mí y ciertamente necesitamos amar tanto como para dar nuestra vida. 

Una de las personas que yo creo que deberíamos de amar tanto y dar nuestra vida es por nuestra esposa. Si la esposa estuviera en las vías del tren atada por los bandidos ¿qué diríamos? “Que bueno, que pase el tren, ya estoy cansado de ella, ya no la aguanto más” o decir “la voy a rescatar, y voy a dar aun mi vida por ella.” No hemos crecido y madurado en nuestro matrimonio cuando no reconocemos que en el matrimonio la única amiga debería de ser su esposa. Un hombre no debería de tener amigas. ¿Estás dispuesto a sacrificar por tu esposa? y esposa ¿estarías dispuesta a sacrificar por tu esposo? y por nuestro mejor amigo, Jesús ¿que estás dispuesto a sacrificar? si él te pide algo ¿estás dispuesto a sacrificar y dejar todo y hacer lo que él te pida? Un buen amigo es aquel que pone su vida por sus amigos.

 

3. Un verdadero amigo cuida su amistad

Dice el versículo 14 de Juan 15 “Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.” No se trata de decirle a la esposa que es su mejor amiga y le mandas muchas cosas, porque somos bien convenencieros, pero un amigo cuida su amistad. Dice Cristo “si eres mi amigo debes de hacer lo que yo te mando,” para poder cuidar nuestro compañerismo, nuestra relación con Dios, debo de estar dispuesto a obedecer. Cuando no le obedecemos estamos quebrando esa bella relación. Cuando un hijo no obedece a su papá, él está descuidando su relación. Debemos de cuidar nuestra relación con Dios. Como cristianos a la primer persona que debemos de amar es a Dios, después si estamos casados a nuestra esposa o esposo, luego a nuestros hijos, luego a los demás y al final a uno mismo. En ocasiones tenemos todo esto al revés. A Dios le damos lo último, lo último de las migajas, de mi vida, de mi tiempo pero el primero en mi vida, la primera relación que debo de cuidar es Dios.

Proverbios dice 27:9, “El ungüento y el perfume alegran el corazón, Y el cordial consejo del amigo, al hombre.” Si yo veo que mi amigo está haciendo algo que no conviene le digo que eso no lo haga, porque yo quiero el bienestar de mi amigo. Jesús quiere nuestro bienestar y si obedecemos sus mandamientos nos va a ir bien pero si no los obedecemos nos va ir mal. El Señor Jesucristo no impone cargas que no podemos llevar, todo lo que nos manda es por nuestro bien. y por eso dice la Palabra de Dios “vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando” pero si Dios dice que hagamos algo y nosotros decimos “y ¿tu quien eres?” él es nuestro Padre, nuestro amigo, el quiere lo mejor para nosotros. Cuando entramos a un lugar y huele a carne asada y respiramos y eso alegra a nuestro corazón. Cuando la esposa se acerca al esposo y huele bien, eso alegra el corazón y un cordial consejo alegra y da gozo al corazón. A veces damos consejos que no son tan cordiales, no son de buena manera, pero un consejo debe de ser cordial y alegra al amigo y él nos dice, “¡Gracias!” ¿tienes amigos? Da buenos consejos pero no les impongas los consejos. Hay gente afuera que sabe que eres cristiano y va a ir por un consejo, dale un buen consejo y los buenos consejos son los que tienen su base en la Palabra de Dios. Un buen amigo cuida su amistad. Debemos de cuidar nuestra amistad con nuestro Salvador.

 

4. Un verdadero amigo tiene confianza de su amigo

Juan 15:15 dice,Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.Esto no se trata de chisme, un buen amigo tiene confianza de su amigo, por eso dice el Señor Jesús que tiene confianza en nosotros y por eso todas las cosas que oyó de su Padre las ha dado a conocer, lo que el Padre quiere nos la ha dado a conocer y una de esas cosas fue que él dijo que va a haber terremotos, guerras, hambres y cuando toso esto suceda, vendrá el fin. Un verdadero confía y no tenemos mayor amigo que nuestro Señor Jesucristo. Si él tiene confianza en nosotros, debemos nosotros confiar en él y un buen amigo no miente, no traiciona, no le da una puñalada en la espalda a su amigo. Sé un buen amigo. Si Jesús es mi buen amigo, no lo voy a traicionar, él está confiando en mí, yo debo de confiar en él. El nos dice que somos sus amigos, no sus siervos porque él nos ha dado a conocer las cosas que oyó de su Padre, y tal vez digas, “y ¿cuales cosas?  si no has leído Apocalipsis, ahí hay muchas cosas. Pablo dijo, “Grande es el misterio de la piedad” y entonces él nos compartió el misterio. Dice 1 Timoteo 3:16 “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu,  Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.” Hay muchos que niegan esto, y la mayoría de las sectas van a caer a pie de este versículo, pero Dios nos ha compartido que Jesús es Dios, él es quien nos justifica, el que nos salva, él debe ser predicado y creído y un día va a regresar por nosotros. 

De tal manera que él es nuestro amigo, él confía en nosotros ¿Confías en él o le das la espalda? y lo traicionamos cuando nos salimos, cuando nos descarriamos, cuando nos vamos al mundo y mejor hacemos amistades con el mundo pero si hacemos eso, entonces somos enemigos de Dios. 

Debemos de cuidar nuestra amistad con él, ¿eres un verdadero amigo? El es un verdadero amigo. Que Dios nos ayude a ser buenos amigos con él, que le amemos, que no le demos la espalda, que cuidemos nuestra amistad y estemos dispuestos a sacrificar porque tenemos un buen amigo. 

Vista 101 veces. El día de hoy 1 veces.