Recuperando La Imagen De Dios

Génesis 1:25-31

25 “E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.

26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.

30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.

31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.”

Hay un video que como americanos nos marca de los soldados de la segunda Guerra Mundial, que después de hacer su entrenamiento básico en EEUU subieron un barco enorme con miles de otros soldados y cruzaron el mar atlántico para llegar a Inglaterra para hacer sus últimos preparativos para la invasión a los alemanes en Francia. Es conmovedor, porque se ven miles de hombres en el cénit de su vida, siendo jóvenes y bajando unos cincuenta escalones y abajo de los escalones está la foto de Adolfo Hitler y cada soldado pisa la imagen de Adolfo Hitler y eso revela algo a nosotros: cuando alguien es tu enemigo no tienes problema pisotear su imagen. 

Satanás odia a Dios, detesta su gloria, su santidad, su poder, y por eso Satanás que no puede vencer a nuestro Dios, fue arrojado a la tierra e inmediatamente llega con la meta de arruinar, de lesionar la imagen de Dios en la tierra, y la imagen de Dios no son los árboles, no son las nubes, son los hombres. ¿Qué hace hoy en día Satanás para lesionar la imagen de Dios en los hombres? Hace un montón de cosas. Nos convence como hombres que no somos necesarios como esposos y padres, también intenta a través de muchas enseñanzas y de la falsa ideología que se llama del género, masculinizar a las niñas, y feminizar a los niños y trata de remover toda la masculinidad correcta y bíblica de la tierra.

Estamos en una crisis de masculinidad, por eso tenemos que considerar este tema: Recuperando la imagen de Dios. Vivimos en un mundo anti hombre porque es anti Dios y escuchando las mentiras de Satanás y si tienes entre 40 y 60 años de edad, literalmente en tu vida has visto el mundo trastornarse con respecto a lo que son los dos géneros.

Por ejemplo, en 1976 ganó la medalla de oro en las olimpiadas un hombre llamado Bruce Jenner. Él compitió en el decatlón que es un deporte riguroso compuesto de diez eventos y él rompió récord en muchos de esos eventos, y en ese año regresó a los EEUU y ganó el premio al ser el atleta hombre del año. A través de los años, se convenció de que ya no era hombre, sino mujer, y en 2015 se convirtió en Caitlyn Jenner. Ahora, eso no quita la testosterona en su cuerpo, todavía es hombre, pero vestido de mujer, y en una cultura tan confundida, en contra de Dios, y en cuestión de lo que es un hombre y una mujer, en 2015 cuando salió a la luz en su plataforma de millones de seguidores lo declararon la mujer del año. Y hay dos cosas cuando veo esto: Una sociedad anti Dios siempre estará en confusión, y la número dos, ningún hombre es una buena mujer. 

En medio de una sociedad tan perversa, tan confundida, es el trabajo no del gobierno, no de la sociedad, no del PAN o PRI enseñarnos que es hombría, es el trabajo del pueblo de Dios, en la casa de Dios, con la palabra de Dios definir nuestros roles y distinguir que es masculinidad bíblica.

David dice en Salmos 8:4 Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? Esa es la gran pregunta que debemos hacernos. El mundo intenta contestar a su forma. Hay muchos científicos con la teoría del big bang y ellos contestan que el hombre es un arbitrario producto de una explosiosn hace millones de años y el hombre está escuchando ese mensaje de la evolución porque se están comportando como animales y no tienen ningún sentido en su vida, pensando “¿por qué existo? si todo es arbitrario, mi vida no tiene ningún significado”, pero está el otro lado puesto el humanismo que dice: Tu eres Dios.

Quiero decir que si somos producto de una explosión arbitraria entonces nada, ni nadie tiene significado. Pero si hay un Dios y si llevas su imagen, todos y todas las cosas que hacemos y decimos importan porque no somos Dios y Dios nos va a juzgar algún día y nos presta atención, piensa en nosotros, tiene memoria de nosotros. 

En un mundo que dice soy accidente y por otro soy Dios, ¿Dónde necesitamos recuperar la imagen de Dios en nuestra vida? Necesitamos buscar dentro de los parámetros de la palabra de Dios y poder encontrar masculinidad correcta y bíblica dentro de las páginas sagradas de nuestra Biblia.

Gracias a Dios la Biblia nos da la respuesta. La Biblia está llena de textos que nos enseñan qué somos y si sabemos qué somos, sabremos cómo vivir, si no sabemos qué somos no sabremos cómo vivir como hombres.

Génesis 1:26 es un texto donde específicamente vemos por qué existimos y cuál es el propósito como hombre. “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,” ¿Cuántos somos buenos para perder las cosas? La mujer es una gloria en nuestras vidas porque yo perdí cosas desde mayo 2016 y si le pregunto a mi esposa, sabe donde están. Los hombres somos desordenados por naturaleza, perdemos cosas, pero tristemente aunque es vital encontrar la  cartera las llaves y otras cosas, hemos perdido nuestra masculinidad, nuestro propósito y hombría y es vital que lo encontremos como nunca antes, en necesario que encontremos nuestra masculinidad y seamos los hombres que Dios diseñó y gracias a Dios el dador de nuestra hombría nos dio un bendito libro “Santa Biblia para mí, eres un tesoro aquí. Tú contienes con verdad la divina voluntad, tú me dices lo que soy, a quién vine y a quien voy.” 

La Biblia es un libro de hombría, nos conecta con nuestro Dios. 

Dos cosas que no somos:

1. No somos animales

El mensaje aquí es muy diferente a lo que enseña la escuela pública. A mí me enseñaron que empezó con un charco de quien sabe que, que explotó por accidente y de ahí salió una hormiga, y luego una araña, la araña se convirtió en un sapo, el sapo en un oso, el oso en un chango y después nosotros llegamos. Esa es la idea del hombre y así contestan la pregunta y hoy en día, montón de hombres que hemos escuchado ese mensaje por una generación estamos comportándonos como animales, estamos viviendo un principio sin temor de Dios y tenemos que definir algo: No somos animales.

La Biblia dice:E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. Dios hizo los animales, cerró esa creación del reino animal y luego hay algo espectacular que ocurrió en el versículo 26 que divide con una línea bien marcada entre animales y seres humanos Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, El versículo 26 es una declaración y la acción está en el versículo 27Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Encontramos una distinción. Dios creó animales y luego dice: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; Dios creó al hombre con testosterona y a la mujer con estrógeno.

Dios creó a los animales con cuatro patas, se diseñaron por Dios para enfocar en la tierra desde donde Dios los subsiste y cuida, pero el animal no tiene ninguna capacidad, tiene un instinto de supervivencia y de procreación, de comer y reproducirse, pero él no puede pasar más allá, no puede entrar a niveles de moralidad, espiritualidad y de conciencia porque es un animal. Hay animales en la Biblia pero no pueden entender la Biblia porque no fueron creados por Dios para hacerlo. Entonces cuando tu gato muere no hagas un funeral diciendo que está en un mejor lugar porque no está en ningún lugar. Los animales no tienen la oportunidad de conocer a Dios, pero el hombre es muy distinto. Dios no nos hizo con cuatro patas, sino con dos pies para que estemos parados, pero con los ojos en el cielo.

Dios nos dio una conciencia, una moralidad, que podemos distinguir entre lo bueno y lo malo, nos hizo para oír su voz, para platicar con él y a través de su Palabra todas nuestras decisiones, sentimientos pueden ser guiados por su Espíritu, somos manejados y juzgados diferentes porque no somos animales.

Tenemos una conciencia. Esto nos hace diferentes, nos coloca a parte de todos los animales, porque Dios dio a los animales un instinto de procrear, pero no les dio reglas para seguir el proceso. Por ejemplo, un perro no está pensando “Necesito estudiar, trabajar y rentar un departamento y casarme con una y tener cachorros con ella, y criarlos toda la vida hasta que la muerte nos separe.” El perro no vive de ese nivel, el perro va de hembra en hembra, reproduciéndose y sin ninguna conciencia de que lo que está haciendo es bueno o malo, pero nosotros no somos así. No somos animales y por eso cada vez que ves a un hombre astutamente coqueteando con una mujer convenciendole en el bar, en la calle o  donde sea, que le dé su cuerpo aunque él no tenga ningún pacto matrimonial con vida, es malo cada vez. Ser mujeriego no te hace mas hombre, te hace más animal y tristemente para cada hombre perverso hay mujeres dispuestas a regalarle lo más precioso que es y que tiene.

Aparte de eso, los animales consumen, muerden y devoran unos a otros, también son muy inestables y van de lugar en lugar. Hay algo malo de nuestro machismo aquí en México que trata de convencernos como hombres que consumiendo más se hacen más hombres, portándose más como animales se hacen más hombres y eso es una mentira total. No somos más masculino por robar herramientas de nuestro jefe, no somos más masculinos siendo mujeriegos, diciendo más maldiciones, fumando diez cigarros, y consumiendo diez cervezas, eso no nos hace mas hombres, sino como un animal porque nuestras decisiones no son filtradas por la palabra de Dios. El pecado nos hace más inestables.

No podemos vivir exitosamente según nuestros impulsos. Eso es imposible porque no somos animales. Los animales tienen impulsos, de supervivencia, de comer, de procrear, pero no tienen ningún principio de Dios para manejar el uso de esos impulsos, pero los hombres sí.

La sociedad de hoy nos miente diciendo: Sigue tus impulsos malos, estás llegando a ser hombre,  los más cigarros que puedas fumar, las más cervezas que puedes tomar, pero la Biblia está probando que lo más que nos portamos sin principios, según nuestros impulsos, estamos portándonos más como animales.

No voy a insultarte pero si esto te pega fuerte es que no estás viviendo según los principios de la palabra de Dios, sino tus impulsos y eres como un animal en muchas maneras, peligroso, irresponsable, negligente y los que sufren son las mujeres y los niños.

Hay versículos en la Biblia que cuando los hombres siguen sus impulsos necios, Dios los asemeja a animales que nunca fueron diseñados para ser. Proverbios 7 es una historia de dos personas que nos enseñan a que no hacer. Hay un encuentro de noche en una esquina de la calle, una relación de adulterio entre un joven necio y una mujer casada astuta, cuyo esposo está en un viaje de negocios y se encuentran juntos y es una mezcla venenosa de dos vidas en una vida, no tienen un pacto juntos, no conocen sus nombres, pero terminan en la cama juntos y la Biblia dice que este joven es un necio y en muchos casos los jóvenes que no tienen ningún principio tienen mil hormonas pero ninguna neurona. Si tú no lees la Biblia y eres un fonicario viendo pornografía, tienes cero neuronas y mil hormonas y eres un peligro en esta sociedad, y vas a embarazar y no cuidar y ser otra generación, otro ciclo vicioso de niños que no conocen a su papá y la Biblia dice el versículo 23 Como el ave que se apresura a la red, Y no sabe que es contra su vida, Hasta que la saeta traspasa su corazón. Este hombre ve la belleza de la mujer, escucha sus palabras, y joven cuando una mujer empieza a hablar de perfumes y cama es tiempo de correr, tiempo de ir a otra parte, esa mujer no te conviene, estás pidiendo placer por un momento y lamentos y recuerdos malos por el resto de tu vida y este hombre tristemente no cita el séptimo mandamiento en su mente “no cometerás adulterio” sino que se apresura cual ave al árbol, al nido, a la red; y hay algo de las aves que debemos entender cuando leemos este versículo. Dios les dio dos alas, deben estar volando en otra nivel, pero lo que los casaba ponían carnadas abajo y cuando no están cumpliendo el propósito de volar por lo cual Dios los hizo, siempre se encontraba abajo y se atrapaban en redes y luego los mataban.

Amigo mío, en medio de una sociedad tan perversa, la sociedad no se está moralizando, se está empeorando todos los días y lo triste es que este joven es un necio que se porta como un animal y en medio de eso debemos ser avisados como hombres casados y no casados, jóvenes y viejos, debemos decir como Job: “He hecho pacto con mis ojos, ¿por qué he de mirar a una doncella?” Si mi ojo derecho me es ofensa, debo quitarlo porque mejor me es entrar en vida, siendo persona con un solo ojo, que ser echado al infierno con un cuerpo completo. 

Hay hombres que se jactan de sus conquistas sexuales, pero la inmoralidad nunca te hace prosperar en tu masculinidad, siempre te reduce, te hace una persona con más lamento, culpa y vergüenza el resto de tu vida. ¿Qué hace un hombre fuerte? Ora por la mujer que le interesa, dice: “Voy a pedir la mano de su papá, no la voy a robar de su casa, no me voy a unir en unión libre.” Un hombre fuerte es paciente y hace algo que se llama boda, espera en el Señor y hace lo correcto, no se porta como un animal.

Hay tantos hombres débiles de mente, de voluntad, débiles espirituales que no pueden vencer esos momentos en su vida porque regalaron su masculinidad con un montón de mujeres y siguieron sus impulsos. No somos animales.

Si lees Romanos 1, Gálatas 5 siempre que Dios menciona las listas largas de impulsos que destrozan a cristianos siempre empieza con adulterio o fornicación. No te hace mas hombre fornicar y adulterar, te hace más hombre casarte y criar hijos con una sola mujer con algo llamado pacto.

Si no dirigimos nuestra vida con principios de la Biblia podemos convertirnos en un tipo animal Proverbios 26:11 Como perro que vuelve a su vómito, Así es el necio que repite su necedad. Así somos cuando volvemos a pecados anteriores. Algunos hombres van al bar cada viernes y en ocho minutos gastan todo el dinero que ganaron en ocho días, y son como perros volviendo al vómito, y esos hombres llegan a tener 40 años y no tienen ningún centavo en el banco por tanto alcohol que han consumido.

Endeudarse constantemente no es sabio, es necio, ¿no lees tu Biblia? La Biblia dice “no debáis a nadie nada,” pero ¿cuántos deben a medio mundo? Al tío, a la tía y al vecino, a cada miscelánea en tu pueblo y no te quieren ver, ni tú los quieres ver a ellos, y nunca te ha entrado que eso no es correcto. Comprar una motocicleta Harley Davidson que vas a estar pagando hasta 2036 cuando están las compañías llamándote que te van a cortar tu luz, no es sabio. Algunos son adictos a las compras y eso es necio.

Trabajar los domingos en vez de ir a la casa de Dios es necio. Usar la excusa del Covid para no ir a la casa de Dios es necio porque vas al super, al trabajo y a todo lugar menos a la iglesia ¿Cuando vamos a madurar hombres? ¿Cuándo vamos a agarrar una Biblia y ser hombres?

¿Cuándo vas a empezar a trabajar? Dice la Biblia: El perezoso en su necedad es más inteligente que mil, dice hay un león en la calle, está muy frío y lo único que el hombre perezoso necesita es una mujer más necia que lo sostenga. Es tiempo de disciplinarte. De levantarte en la mañana, leer tu Biblia antes, ir al trabajo, trabajar unas ocho horas y regresar a casa con la misma mujer y los mismos hijos, con la misma Biblia e ir a la iglesia cada semana. 

Mensajear a ex novias por facebook es necedad. Ser amigo de una ex es necedad. ¿Dónde está tu cerebro? ¿Cómo que eso no afecta a tu esposa? Y ahí andas con tu celular y con contraseña siempre porque así eres. Tú eres una sola carne con tu esposa. Mi esposa y mi esposa tienen todo el derecho de decirnos: “Enséñame en este momento todos los mensajes de whats y en toda red social que tienes” y si no lo haces, eso me revela algo, ¿tiene buen sabor ese vómito? ¿Tiene buen sabor llegar a casa cada día y que la esposa y los niños no te respeten porque no eres un hombre respetable?

Gracias a Dios donde hay hombres quebrantados, hay un hombre sano; donde entran hombres pecadores en la historia, hay un héroe, un Mesías, un hombre glorioso llamado Jesús, y un hombre que nos vio en la cantina, en el crucero, con una aguja metida en el brazo viéndonos destrozando nuestras vidas y la de nuestras esposas e hijos y vino con gracia. El mismo Dios que hizo ese hueco en tu corazón, es el mismo Dios que es amor que puede llenar ese hueco. Dice la Biblia en Mateo 9:36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.

Y eso es exactamente donde muchos están. Muy ocupados, pero con cero propósito sin ningún significado, sin ninguna dirección en su vida y estoy hablando de hombres estudiados, han graduado con honores, han estado en universidad, han construido casas pero no tiene la menor idea de donde van espiritualmente, y ¿por qué? porque tú fuiste hecho por Dios para conocer la voluntad de Dios y andar en ella pero no lo hacemos, y la Biblia dice que somos ovejas que no tienen pastor y por eso tienes 40, 50 o 60 años y te levantas todos los días, te rascas la cabeza y dices: ¿Qué estoy haciendo? Me recuerda a un actor famoso y millonario que se quitó la vida y dijo: “Me cansé de tratar de llenar 24 horas al día con quehaceres mejor es matarme”

Y cuántos hombres perdidos en adicciones sin ningún rumbo, sin ningún destino, sin ningún propósito y pensado “el mundo sería mejor sin mí” y tengo un último mensaje para ti: Hay un buen pastor, Cristo Jesús. Él es el hombre verdadero que puede llenar tu vida y corazón con propósito y amor. Él perfectamente sabe ayudarte a la voluntad de Dios porque él mismo caminó en esa misma voluntad, Jesús dijo: “No vine para hacer mi voluntad sino la voluntad de aquel que me envió” y esa voluntad no le encaminó hacia un palacio o un lugar de confort, sino a una cruz donde fue colgado por seis horas y entregó la vida por hombres y mujeres como nosotros. En Cristo Jesús tú encuentras tu propósito 

Jesús no está buscando hombres buenos, religiosos, o morales para tomarlos como parte de su redil, sino que está buscándote en tu quebrantamiento, con tus tatuajes, con las drogas, con el pecado; tú puedes venir a Jesús y él como un gran hombre puede perdonarte y convertirte en el hombre que nunca pensabas que ibas a ser.

2. No somos mujeres 

No es un insulto ser mujer, es un insulto ser un hombre y querer ser una mujer, porque las únicas personas buenas para ser mujeres son las mujeres.

Una mujer es algo glorioso. Notaste que Dios hace todo y dice es bueno y hace la mujer y dice es muy bueno y estoy de acuerdo. Viví 32 años sin mujer y estoy de acuerdo, la mujer es muy buena, estoy contento de tener una bisabuela, abuelas, mi mamá y mi esposa y tengo tres hijas. Las mujeres son algo glorioso, llevan la imagen de Dios. No son inferiores. Es como la mano derecha y la mano izquierda, igual pero diferente y las dos son útiles. Ninguno va a decir que la mano derecha es mejor que la izquierda, tienen diferentes funciones, pero son iguales en diferentes aspectos.

El aspecto que nos iguala está en el versículo 27 de Génesis 1 creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Les colocó su imagen, y la Biblia menciona primero al hombre no porque sea superior, sino porque él es responsable delante de Dios por las condiciones de su relación.

No somos mujeres, pero Dios nos dio la responsabilidad de proteger a las mujeres. Cada mujer y cada niño necesita que le proteja de dos cosas: violencia y pobreza. Nosotros con nuestra valentía estamos listos para morir o matar por nuestra esposa y protegerlas de pobreza con nuestro trabajo y responsabilidad de administración

No somos mujeres. Hay cosas que solo las mujeres saben hacer. No poseemos su gentileza, su paciencia. Hombres, lo que el Señor nos ha dado es fuerza física y la motivación de trabajar y lograr algo sobre la tierra, la iniciativa de conquista algo es natural en nosotros los hombres. No fueron mujeres que abolieron la esclavitud, no fueron mujeres quienes escribieron la Biblia y cuando Dios encarnado vino, no vino en forma de mujer, sino de un gran y valiente hombre, llamado Jesucristo, que nació y murió y resucitó con gloriosa hombría para que todo el mundo lo viera. 

¿A quien se le apareció primero nuestro Señor Jesucristo? A María Magdalena que llegó en su tristeza y la primera cosa que hizo fue llamarle por su nombre: María. Y hermana, Dios te conoce por tu nombre, él protegió a las mujeres en su senda de violencia y violencia del infierno, protegió a las mujeres en su vida y así debemos de hacerlo. No fuiste creado para ser un flojo mantenido por una mujer necia.

En mi país hay un grupo de LGBT que quiere destruir todo versículo bíblico que trata de los géneros y de la sexualidad y tratan de actuar como que los hombres no importan. En un hotel entró una pareja lesbiana y también un hombre violento y borracho y las dos lesbianas se miraron la una a la otra pensando ¿Quién aquí protege a quien? Porque el rol no es claro cuando hay confusión, cuando es un hombre ¿Quien protege a la mujer? El hombre. 

Tenlo en mente. Hay mujeres temerosas, que tras su fachada de su look de iglesia tienen muchos temores en su corazón, temores sepultados que no quieren compartir ni decir y la mayoría de esos temores tienen que ver con la clase de hombres que somos y los únicos que podemos cambiar esos temores somos nosotros.

Seamos un ejército enamorado de nuestro Señor Jesucristo listos para llevar su evangelio a lugares peligrosos, que sirvamos fielmente a Dios en la iglesia, pero que seamos buenos hombres para la iglesia y para la casa; hombres buenos para predicar, pero también para amar a nuestras esposas, hombres que entendamos que masculinidad no es malo, sino algo glorioso, pero es un problema cuando no está afinada a la masculinidad de nuestro Señor Jesucristo. Que el Señor nos ayude a ser los hombres que debemos de ser.

Vista 226 veces. El día de hoy 1 veces.