Escuela Dominical: Conociendo las temporadas de la vida

Eclesiastés 3:2 dice: Tiempo de nacer, y tiempo de morir;” Dios nos puso ciertos horarios para ciertas cosas en nuestras vidas, pero luego hablando de nuestras vidas en cuestión de tiempo, también Salomón nos dice:tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado;Hay una etapa donde uno invierte y uno planta y luego hay una cosecha. 

Estoy viendo eso con mis hijos. Tengo a mi hija Tirzah que tiene 9 años, Hadassa 7, Grace 5 y Hudson 2, entonces, mi casa nunca está limpia, la limpiamos y de repente está sucia. Cuando tienes hijos en esa etapa estás plantando la semilla de orden, responsabilidad, limpieza, etc. Vez tras vez estoy dando las mismas lecciones, los mismos consejos, pero habrá un día en la vida que mis hijos van a limpiar, van a ser responsables, van a poder manejar su dinero y ambiente y ese será un tiempo de cosecha.

No podemos esperar una cosecha después si no estamos haciendo nada en el tiempo de sembrar. No podemos ser negligentes. Dice Proverbios 20:4 “El perezoso no ara a causa del invierno; Pedirá, pues, en la siega, y no hallará.” Si no hacemos ciertas cosas en ciertas temporadas, no podemos cosechar otras cosas en otras temporadas.

Proverbios 22:6 dice: Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. El versículo está diciendo en una forma general que nuestras experiencias y formación en los primeros años de la vida, afectan cómo vamos a vivir en años después. Como adultos tenemos una bodega de información en la cabeza y vamos sacando de ella para tomar decisiones y acciones. Algo glorioso del evangelio es que Jesús puede invadir nuestras malas experiencias, nuestras mañas y malos hábitos que nuestras familias nos dieron, y Cristo nos da su Espíritu junto con una buena identidad De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.(2 Corintios 5:17). Dios cambia nuestra identidad y luego nuestras acciones.

Hay personas tristemente que reciben mucha inversión del evangelio como niños, pero por su misma terquedad y rebeldía y un corazón depravado, ellos no continúan adelante en las cosas de Dios. Salomón es un ejemplo de eso. Como adulto permitió desviar su corazón por sus muchas mujeres paganas. 

El libro de Proverbios habla de cosas generales sobre la vida. Entonces, no vamos a decir que porque algunas personas tuvieron una buena niñez y salieron mal no vamos a hacer nada. No, vamos a observar el libro de Proverbios y tomar sus consejos y vamos a sembrar en nuestros hijos, esperando que con la palabra de Dios, va a haber una cierta cosecha, que Dios pueda usar nuestros esfuerzos aunque sean cortos, pocos y débiles. Dios puede agregar su bendición y producir hijos para su honra y gloria.

Persona No Sana Espiritualmente – Niñez

Si no hacemos ciertas cosas buenas en nuestros hijos o si hacemos cosas malas en la vida de nuestros hijos habrá ciertas cosechas.

Una persona no sana en su niñez es impresionable, pero nadie invierte en ella. Dice Proverbios 29:15La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre. Tenemos que definir la palabra consentido. Nuestra comprensión de esta palabra es que es un niño que exige y todo se le da, que es un caprichoso, pero también hay una forma de consentir y es dejar a un ser humano solo. 

Alguien escribió esto: Con el divorcio y padres con carrera, los padres están pasando 40% menos tiempo con sus hijos que la generación anterior. Esto se escribió en 1994 y después vino el internet y luego el celular. Tenemos que admitir algo: El divorcio sigue existiendo, mamá y papá trabajando secularmente, rentando niñeras, y si eso fue cierto en 1994, es más cierto hoy que cuando aún estamos en la casa, estamos pero no estamos y ¿qué pasa? Tenemos hijos impresionables, hijos que alguien necesita hacer una impresión en ellos, pero no invertimos en ellos, no invertimos en sus vidas y si no invertimos en sus vidas, es seguro que alguien lo está o estará haciendo.

Me asombra manejar por las calles y ver hasta niños de cinco años acompañados por nadie y ¡qué cosas pueden pasar! La mayoría de hombres que sufren adicciones encuentran en la calle o en la pandilla la familia que nunca tuvieron en casa y si no crías a tus hijos alguien más lo hará, pero no por alguien que los ama. 

Una persona no sana llega a ser como una oveja sin pastor o como un rechazo al consejo. Dice Proverbios 1:7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.En una persona no sana hay falta de instrucción en la niñez, o hay un rechazo de instrucción y sale lo mismo: es un campo que no tiene la semilla plantada, no tiene la palabra de Dios plantada.

Tengo un primo al que mi tío nunca estuvo presente en su vida y mi tía tuvo que trabajar y no tenía dinero para pagar a una niñera y mi primo recuerda que su mamá lo dejó en los columpios y le dijo que lo veía a las cuatro de la tarde. Gracias a Dios nunca fue secuestrado o matado, pero cuando él llegó a ser papá no estuvo envuelto en la vida de sus hijos. Embarazó a una muchacha y fue a la cárcel porque ella era menor de edad. Salió de la cárcel y embarazó a otra. Él fue afectado por lo que experimentó. Él es una persona no sana que anda de mujer en  mujer, es un padre ausente. Y esas semillas fueron sembradas en la niñez.

En una persona no sana no hay inversión o la poca inversión que hay es rechazada por el niño. A veces es culpa del padre, a veces de los niños, pero de todas maneras, en esa niñez la semilla no se planta en el corazón.

Persona no sana espiritualmente – Joven/soltero

En cada etapa hay diferentes intereses. En esta etapa es quedar bien con el grupo, no quieren ser vistos en público con sus papás, consumen cosas, tienen impulsos sexuales y por la falta de inversión en la niñez, va a salir en cada campo una cosecha: Cardos y espinos o frutos.

Una persona no sana como joven se entrega a pasiones juveniles como la violencia. Lo que tenemos en Proverbios 1 es la experiencia de cada uno de los jóvenes. Al principio el llamado de la casa de papá y luego fuera de la casa el llamado de la calle, de la pandilla. Salomón estaba preparando a su hijo Roboam para ese choque de consejos afuera y de adentro. Proverbios 1:10-15 dice:Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas. Si dijeren: Ven con nosotros; Pongamos asechanzas para derramar sangre, Acechemos sin motivo al inocente; Los  tragaremos vivos como el Seol, Y enteros, como los que caen en un abismo; Hallaremos riquezas de toda clase, Llenaremos nuestras casas de despojos; Echa tu suerte entre nosotros;  Tengamos todos una bolsa.Hijo mío, no andes en camino con ellos.” 

Salomón está describiendo la vida normal de un joven que no tiene principios ni inversión como niño y luego crece, y está la llamada de la calle para no pecar como niño sino otra clase de pecados: Es violencia, fornicación, consumir drogas, se da rienda suelta a sus pasiones juveniles.

¿Recuerdas tu juventud como el deseo apremiante de quedar bien con los amigos, cuando pensaste que tu mamá no tenía cerebro pero si tu amigo? Yo empecé a consumir marihuana no por la curiosidad, sino por un amigo que me insistía e insistía. Esa presión entró a mi vida. Tenemos que ver que si no sembramos principios bíblicos en nuestros hijos, ¿podemos esperar a que cuando son jóvenes digan no como José? Obviamente no.

Proverbios 7 menciona la derrota de un joven que se encuentra con una mujer que es casada y esta le seduce y él va tras ella como el buey que va al degolladero. Eso es fuerte. Va para ser matado. Así que si no se siembra nada en nuestros hijos, es lo que podemos esperar porque donde no hay un maestro habrá otro maestro que le enseñará otras cosas.

Cuando estás notando que a tu hijo le está cambiando la voz y que tu señorita ya quiere su privacidad y que nadie la vea y quiere siempre andar muy bonita, eso es muy buen momento para tener esas pláticas y sembrar justicia y pureza y matrimonio en el corazón del hijo porque venimos de un mundo antimatrimonio que les va a enfocar a otras cosas.

En cuestión de la instrucción sexual, ¿quién debe enseñar a nuestros hijos? Recuerdo que en la escuela pública a los catorce años tuvimos una clase llamada salud y ya te puedes imaginar lo que enseñaban. La maestra nos enseñó fotos casi pornográficas y cosas muy horribles. Las escuelas públicas ya no enseñan solamente matemáticas y ciencia, están imponiendo valores perversos sobre nuestros hijos y lo que quiero decir es que estamos enviando a nuestros hijos a la escuela pública, estamos metiendolos a un foso de leones cuando no son Danieles. Lo que yo digo es que la razón por la que esas clases están en escuelas públicas es porque los padres no han tomado la rienda. Y si tu hijo llega a la casa con su libro y ves algo, debes hacer una locura con la maestra: “Maestra, eso no te toca a ti, somos cristianos. El día que vas a enseñar eso, dime porque mi hijo no va a ir a tu clase.” Si no lo dices por vergüenza, eventualmente vas a tener otro tipo de vergüenza. 

Dice Proverbios 7:18 Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana; Alegrémonos en amores.” El mundo no ha cambiado. Hasta la fecha nuestros jóvenes tienen un falso concepto de lo que es amor. El amor bíblico es esto: Me sacrifico para tu beneficio. El amor del mundo es aprovechar el cuerpo de alguien más para su propio gusto. Y el joven sale con su vida destrozada. Si no educas en eso alguien le va a enseñar el amor falso.

Persona no Sana – Adulto Casado

Típicamente porque no fueron plantados en la casa de Dios como niños. Dice: “La iglesia es para los débiles y los niños” pero no para él, porque no fueron plantados en la casa de Dios. He encontrado a personas que desde chicas que si llovía o no; si había pandemia o no, iban a la iglesia. Hay personas que nunca tienen eso y cuando llegan a ser adultos piensan que van a tener el deseo de ir a la iglesia, pero he visto a personas bien rebeldes a Dios, que sus padres eran cristianos y siempre iban a la iglesia, pero algo pasa cuandos son jóvenes y esa semilla plantada en su corazón, la promesa es que no vuelve vacía y aunque salen rebeldes, momentos después, llegan a ser tremendos cristianos porque tuvieron la costumbre de ir a la iglesia cuando eran niños.

Podemos poner a nuestros hijos en dos lugares: Iglesias o anexos. Alguien los va a influir y alguien los va a tomar y enseñar cosas y como adultos casados si nunca les enseñamos la importancia de estar en la casa de Dios y si les enseñas que la iglesia no es importante, la mayor posibilidad es cuando llegan a ser adultos, lo que  fue opcional en su niñez no será opcional como adultos: no van a venir a la iglesia. Van a pensar que la iglesia no tiene ningún valor para sus vidas.

Ellos van a estar ocupados pero no interesados, un mujeriego que no quiere responsabilidad. Si enseñas a tu hijo nada de matrimonio y fidelidad y vives con otra mujer y no con tus hijos, es muy probable que tu hijo vaya a ser lo mismo. Proverbios 27:8 dice: Cual ave que se va de su nido, Tal es el hombre que se va de su lugar. Hay hombres que emplean un hogar y después lo dejan, empieza una familia y la deja y dejan un hueco.

Mi primo tuvo hijos y los abandonó porque su papá le abandonó. Fue normal, no le gustó el compromiso. Es también como una persona que va de trabajo en trabajo. Hay gente muy inestable porque nunca sus padres pusieron firmeza por su ejemplo en sus vidas. 

Mis padres trabajaban en la milicia y no puedo decir como un hombre de 43 años, cuán valioso fue eso para mí, que fidelidad estando en ciertos lugares y horarios, eso ayudó a formar mi carácter. Mis padres no me dieron la palabra de Dios y yo espero ser un testimonio del poder glorioso del evangelio que Cristo sembró en mi vida. Mi padrastro fue un hombre que sabía que iba a estar ahí. Siembra esto en tus hijos.

Persona no Sana Espiritualmente – Anciano

Hay personas muy dañadas y hasta peligrosas. Hay un dicho “No hay necio como el necio viejo”. Personas endurecidas con la vida y ve lo que Proverbios 29:1 dice El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina. ¿Has visto a una persona tan enojada y renegada cuando llega a la vejez? ¿Quieres ser ese viejito que nadie quiere estar con él porque solamente se queja de la vida y de las cicatrices que tiene? 

Los días duros van a venir, cuando hay más arrugas y menos dientes, que ni la comida se puede disfrutar, y yo no sé de ti, pero yo vi un hombre que era cristiano y pastor y creó una tremenda familia y lo vi en sus últimos años y llevé unos jóvenes y este hombre ya no estaban en sus cinco sentidos, pero cuando lleve a esos jóvenes, él dijo: “¿Cómo van a servir a Dios?” Y cuán hermoso fue ese momento, que aun estando en cama, no pudiendo moverse, no era un enojón, no era un mal hablado, no era mal ejemplo, ni mala influencia porque ciertas cosas en otras temporadas fueron sembradas en su vida.

Si la vida continua, todos vamos a llegar a la vejez. ¿Quieres ser ese abuelo o abuela que quieren evitar porque es un loco? Es algo agrio estar con ellos. Simeón decía: “Gracias Señor, Ahora puedo morir, mis ojos han visto tu salvación.” Ana, la profetisa dijo: “ Este Hijo es para grandes cosas”; Moisés de 80 para arriba era su ministerio; Apocalipsis fue escrito por Juan a los noventa y cacho.

Dios hace grandes cosas con personas ya de edad, pero personas que han caminado con Dios en otras temporadas de la vida.

Invierte ahora que tienes hijos de cero hasta dieciocho años, invierte mucho en ellos porque no estás criando un hijo, estás criando un futuro adulto que va a tener su cosecha dependiendo de lo que se hayas sembrado en su vida.

Vista 191 veces. El día de hoy 1 veces.