Los Proverbios: Introducción Básica

Proverbios es un libro muy práctico y abarca muchas áreas de la vida y hay dichos cortos, pero llegamos al capítulo 8 y 9 y hay una mujer llamada sabiduría y otra mujer llamada la necedad y todo ser humano, va a tomar un camino en su vida de sabiduría o de necedad y el libro de Proverbios existe porque el llamado del mundo es muy fuerte, pero cada hijo, antes de recibir el llamado del mundo debe tener un equipo de mentores, papá y mamá desde adentro de la casa para ayudarle cuando él se enfrenta con ese choque.

Proverbios 1:1 Los proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel. Y luego de darnos a conocer quién escribió el libro, un hombre infundido por la sabiduría de Dios y  gracias a Dios, que Salomón, no solamente educó a otros reyes y reinas que iban a escucharlo, sino que él nos dio un libro de 31 capítulos. Es un libro que necesitarás para cada día. 

¿Por qué se escribió el libro? Continúa diciendo el capítulo:

2 “Para entender sabiduría y doctrina, Para conocer razones prudentes,  

3 Para recibir el consejo de prudencia, Justicia, juicio y equidad;

4 Para dar sagacidad a los simples,Y a los jóvenes inteligencia y cordura. 

5 Oirá el sabio, y aumentará el saber, Y el entendido adquirirá consejo,

6 Para entender proverbio y declaración, Palabras de sabios, y sus dichos profundos.

7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.”

La idea del libro de Proverbios es sencilla. Cuando nuestros hijos nacen, estamos supervisandolos y a veces controlando muchos aspectos de su vida. Pero sabemos que Dios les ha dado dos pies y algún día los van a usar para salir de nuestra casa a un mundo y en el mundo van a recibir una llamada de una dama llamada sabiduría y de una ramera llamada necedad. Nuestros hijos van a  tomar decisiones y ¿qué necesitan nuestros hijos? El temor de Jehová.

El Temor de Jehová debe ser nuestra meta número uno como padres para infundir en nuestros hijos. Sabemos que ellos pueden vivir en sus primeros años con un temor de nosotros y deben tener un nivel de temor y respeto para los padres porque somos nosotros los representantes de Dios en su vida, pero eso no va a ser suficiente porque eventualmente papá y mamá no pueden supervisar cada sitio de internet que visitan, cada lugar donde van, cada amigo que hacen, o cada cosa que hacen cuando nadie los están mirando, pero mi idea es esto: Que sepan que alguien siempre los va a estar viendo: Dios. Por eso dice: los ojos de Jehová están en todo lugar viendo a los buenos y a los malos.

Tomemos el entendimiento básico de este libro para ir aplicándolo a nuestras vidas como padres. La tarea de criar hijos en cualquier época es grande. Y si otras personas malvadas en los días de Salomón tenían acceso a los oídos de su hijo Roboam que pudiesen perjudicar su vida en una sola noche ¿cuánto más nosotros en una época de tecnología? Más gente que nunca tiene acceso a nuestros hijos a través de muchos medios. Este libro es crítico si vamos a criar a nuestros hijos de una forma exitosa.

Vamos a ver que es el libro de Proverbios. Los Proverbios son dos cosas: 

1. Los proverbios son breves y aplicables.

El libro de Proverbios en cuestión de todos los 66 libros de la Biblia, es un libro bastante único. Hay libros históricos, que nos habla de guerras y reyes y qué hicieron. Hay libros proféticos: Apocalipsis y Daniel que nos enseña cosas futuras. ¿Proverbios es un libro histórico o profético? No. Proverbios es un libro lleno de dichos cortos de mucha sabiduría; son breves y aplicables.

El libro de Proverbios nos enseña algo: Que Dios que nos hizo a su imagen. Él sabe cómo aprendemos. No aprendemos absorbiendo información como enciclopedias, sino con dichos cortos. Por ejemplo, en México hay un dicho sobre los perros “perro que ladra no muerde” Revela algo del ser humano. A veces hay personas que hablan mucho, pero no hacen nada. Yo tengo dos opciones para aprender de los perros. Puedo ir a la biblioteca y sacar una enciclopedia muy grande de todos los perros, pero realmente no aprender mucho, pero que alguien me diga un dicho muy breve “perro que ladra no muerde” yo si aprendo de los perros y hasta de los seres humanos. Dios nos hizo a su imagen y en lugar de tomar mucha información muy profunda, aprendemos mejor por dichos cortos de sabiduría.

El famoso autor Cervantes, describió un proverbio como una frase corta basada en una experiencia larga.

Un proverbio de Serbia dice: “Si el vinagre es gratis, es mejor que la miel”. Un proverbio africano dice: “si piensas que eres demasiado pequeño para hacer la diferencia, trata pasar la noche en un cuarto encerrado con un zancudo.” ¿Te cayó el veinte? Cosas chicas pueden hacer una gran diferencia. Un proverbio de Creta dice: “Cuando quieres un vaso de leche no compras toda la vaca.” En Irlanda dicen: “Cada inválido es médico” Interesante. Está diciendo que cuando las personas pasan por enfermedades, ellos te pueden contar más que cualquier doctor, porque saben por experiencia el sufrimiento de cada enfermedad. Cada cultura ha tenido sus dichos cortos de sabiduría. 

Si yo voy a 1 Crónicas y leo los primeros once capítulos que dicen: “este engendro a este y este aquel” digo: “Gracias Señor por estos nombres..”. pero a veces en mi devocional cuando me toca eso, mejor voy a proverbios porque necesito aplicar algo. Proverbios son breves y aplicables.

2. Los Proverbios son excelsos en la sabiduría

Otros países en los tiempos de Salomón, tenían sus hombres “sabios.” Por ser paganos tenían a brujos, magos y astrólogos en sus cortes de reyes porque los reyes querían saber cómo manejar su reino, porque eran tantos detalles, y cuando un problema surgía, ellos llamaban a su hombres “sabios” y vamos a ver que otros países tenias a sus hombres sabios.

Dice Génesis 41:8 Sucedió que por la mañana estaba agitado su espíritu, y envió e hizo llamar a todos los magos de Egipto, y a todos sus sabios; y les contó Faraón sus sueños, mas no había quien los pudiese interpretar a Faraón.” Faraón tuvo un sueño y llamó a los sabios de Egipto, era una colección de filósofos para ir guiando al rey es sus consejos.

Daniel 2:14 dice: Entonces Daniel habló sabia y prudentemente a Arioc, capitán de la guardia del rey, que había salido para matar a los sabios de Babilonia.Porque los sabios no podían contestarle a Nabucodonosor, él iba a matar a todos, pero lo que se revela es que había personas sabias alrededor de él. 

Algo que notamos en estos incidentes, ¿Los sabios de Egipto tenían respuesta para Faraón? No, José lo tuvo porque la sabiduría de Dios es excelsa, es mejor. ¿Todos los supuestos sabios tenían respuesta para Nabucodonosor? No, ni sabían el sueño ni la interpretación hasta que gracias a Dios, alguien con el espíritu de Dios, llamado Daniel, pudo interpretar el sueño. 

Entonces, José, excelso en sabiduría, pero porque su sabiduría no vino de la universidad de Egipto y Daniel sabio, pero no porque su sabiduría vino de la universidad de Babilonia, sino que ambos la recibieron de parte de Dios y Salomón no es la excepción. Sabemos la historia. Dios lo puso como rey y Salomón le dijo que le diera sabiduría y el Señor le contestó y a diferencia de José, Salomón nos escribió un libro. Otros países tuvieron sus dichos de sabiduría y sus libros, pero el libro de Proverbios es distinto porque a través de todos los proverbios encontramos la persona y el nombre de Jehová.

La Biblia nos dice la diferencia entre los proverbios de la región y de los otros países y de los proverbios de Salomón. Proverbios 2:6 dice: Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia. ¿Te puedes hacer sabio escuchando dichos cortos? Sí, son buenos, pero son cortos en cuestión del temor de Dios porque los Proverbios son excelsos en sabiduría porque incluyen a la persona de Dios. Dice Proverbios 25:2 Gloria de Dios es encubrir un asunto; Pero honra del rey es escudriñarlo. Hay misterios en el evangelio, en la persona del Señor Jesucristo que ninguna universidad nos puede enseñar. Alguien dijo sabiamente “conocer a Dios es como ver al sol, no solamente veo al sol, pero veo a todo lo demás por causa de ver al sol.” Tenemos una ciencia y sabiduría más excelsa porque conocemos a Dios, la fuente de todo conocimiento verdadero.

Su ciencia es sin límite. Proverbios 15:3 nos dice: Los ojos de Jehová están en todo lugar, Mirando a los malos y a los buenos. Proverbios tiene las huellas de Dios. Alguien dijo que un reloj descompuesto tiene razón dos veces al día y así es. La gente inconversa tiene una medida de sabiduría, pero el libro de Proverbios, nos dirige hacia Dios, la fuente de toda sabiduría.

Salomón tuvo contacto  con gente sabia y él implica algo de ese contacto en Proverbios 22:17 Inclina tu oído y oye las palabras de los sabios, Y aplica tu corazón a mi sabiduría; Salomón está insinuando que él en sus viajes tuvo experiencia de gente sabia que usó para recolectar información y ponerla en el libro de Proverbios. Obviamente Dios le inspiró para hacer esa acción porque cada palabra es inspirada. Salomón escuchó dichos de otras culturas, los incluyó en el libro de Proverbios pero, el fin de todo eso, no es para hacer un buen egipcio o babilónico, el fin de todo se encuentra en el versículo 19 Para que tu confianza sea en Jehová, Te las he hecho saber hoy a ti también. El fin de todo el libro de proverbios es producir fe. ¡Gloria a Dios! 

Nuestros hijos ¿qué necesitan más que todo? Fe. Bajo todo versículo la idea de Proverbios es que tu confianza sea puesta en Jehová. Por eso, Proverbios es excelso, es mejor que los dichos que nuestros padres nos han dicho. Cuando venimos al libro de Proverbios no estamos oyendo la voz de la abuela, estamos oyendo la voz de Jehová.

3. Los Proverbios son un manual de cómo criar hijos

Dice Proverbios 22:6 Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. Este versículo está diciendo que las experiencias en la niñez afectan como pensamos, como decidimos, cómo vivimos como adultos y así es. El versículo 15 nos dice qué es su hijo ¿es un filósofo bien sabio? No. ¿Qué es? Un terco, un necio, un pecador en necesidad de instrucción del evangelio. La necedad está ligada en el corazón del muchacho; Mas la vara de la corrección la alejará de él.

Dios desde siempre ha estado interesado en que papá pasara su fe a sus hijos. Dice Deuteronomio 6:4-7 “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.” Según este versículo, ¿quién tiene la carga más grande para instruir a la próxima generación sobre quién es Dios? Mamás y papás. ¿Quién escribió el libro de Deuteronomio? Moisés, él fue profeta, no dijo “Ama a Dios y trae a todos tus hijos  a mí para que yo le enseñe.” ¡No! La idea siempre de Dios es que un profeta daría la palabra de Dios, daría los principios a los padres y su responsabilidad mayor en cuestión de la crianza de sus hijos era tomar los principios de Dios y pasarlos a sus hijos y que la enseñanza fuera en todo momento.

La iglesia existe para enseñarnos, pero nuestra iglesia debe ser adicional al ministerio tuyo y mío desde la casa y cada momento es de instrucción, cada hogar es un seminario, esa fue la idea de Dios, que nuestros hijos dentro de la casa escucharan de nuestro Dios y tomarán personal nuestra fe. Deuteronomio fue escrito casi 480 años antes de que Salomón escribiera Proverbios. Lo que yo entiendo es que Dios daba leyes nacionales a Israel, pero cuando Salomón escribe Proverbios nos revela algo: Que Dios no había olvidado la importancia de la instrucción bíblica dentro del hogar. Proverbios no tanto te lleva al templo, pero te lleva a la cocina, a la sala, al patio donde un  papá toma un café con su hijo, te lleva a muchos momentos cotidianos y nos revela que la vida cristiana no solo se aprende los domingos en un templo, es una fe más cotidiana que se aprende de labios de papá y mamá. 

Entre todas mis ocupaciones necesito mejorar en esto, ¿Deseas pasar más tiempo instruyendo palabra de Dios a tus hijos? Nuestros hijos van a ser nuestros primeros alumnos y nosotros sus primeros maestros. Los niños tienen y son diseñados por Dios con una capacidad excelente de aprender. Entonces, la idea del libro de Proverbios es que como padres aprovechemos su niñez para instruirlos tanto en la vida práctica, pero sobretodo en el temor de Dios. Ese es nuestro mayor trabajo.

Vista 121 veces. El día de hoy 1 veces.