Conociendo las temporadas de la vida

Hace años atrás, hubo un hombre que inventó el radar y se inventó para poder desde lejos medir la velocidad, era una manera de espiar a la gente; ¿Has conocido la fotomulta? El hombre que inventó el radar, algún día, estuvo yendo a  alta velocidad y pagó un  precio, entonces sus actos tuvieron consecuencias después. Otro ejemplo de esto es que había un hombre arquitecto, y el Estado de Nueva York le dijo que diseñara una cárcel de alta seguridad que intimidara a la gente, de hecho le llaman ‘las tumbas’ y la diseñó. Después de algún tiempo, ese mismo hombre había cometido un delito de defraudación y lo pusieron en la misma cárcel que había diseñado. Esto es un pequeño ejemplo de lo que se llama la ley de la siembra y de la cosecha. Lo que nosotros hacemos en una temporada de la vida, va a tener consecuencias después en la vida.

Necesitamos considerar como padres las temporadas de la vida en nuestros hijos, para que en ciertos momentos, hagamos ciertas cosas para que el fin o para que la última temporada de la vida de nuestros hijos sea de bendición y éxito; porque no estamos solamente criando hijos, estamos criando futuros esposos, futuros siervos de Dios en la iglesia, futuras madres, futuras grandes mujeres de Dios en la iglesia; y no es sabio solamente vivir con el hoy en mente, sino en el futuro cuando estamos criando a los hijos. Hay que pensar a largo plazo lo que está ocurriendo en la vida de nuestros hijos.

¿Sembrarías en diciembre? ¿por qué? porque no es el tiempo indicado, estás fuera de tiempo. Es un buen acto, pero está fuera de tiempo. ¿Has visto la locura de un padre tratando la lógica con un bebé? Yo lo he visto. En un restaurante, mi sobrina que es una bebé empezó a gritar, entonces mi cuñado se levantó y le dijo a una bebé que no habla todavía que si seguía portando así la iba a sacar del restaurante. ¿Ese es un buen consejo para después en la vida? Sí, pero no está en la temporada correcta. Además ¿no has visto a padres que consienten tanto a sus hijos de veinticinco años? No les exigen trabajar, ellos pueden estar en la casa, jugar videojuegos, comer helado todo el día y los tratan como niños de cinco años. ¿Notas que hay ciertas cosas para ciertas horas y ciertos tiempos? 

Conocí a un hombre en el colegio y siempre daba risa porque cuando se trataba de conocer a una muchacha, él siempre se emocionaba demasiada, era la clase de hombre que decía: “Tus ojos son verdes” y a la segunda cita decía: “Siempre pensé en tener hijos con ojos color verde.” Y ¿es bueno mencionar con una mujer tener hijos con color verde? Sí, pero eso es después de la boda. Es una buena conversación, pero no es a tiempo. De hecho la Biblia dice en Cantares no despiertes al amor antes de tiempo. 

Hay ciertas conversaciones que debemos hacer. Hay padres que nunca dan ninguna clase de disciplina física a sus hijos y luego esperan hasta que tienen quince años y les pegan como si fuera un burro. Eso está fuera de tiempo. Hay momentos para ciertas conversaciones, hay que hablar el trato con el sexo opuesto con nuestros hijos, sobre la intimidad física en el matrimonio, sí,  en ciertos momentos, pero si esperas hasta los diecisiete años de tus hijos para tener la primera plática, es muy posible que llegaste tarde, es muy posible que estás sembarando en diciembre.

Hay que considerar este asunto muy importante para que tú como papá o mamá, seas sabio en ciertos momentos con tus hijos.

Salmos 127:3 dice:He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. La Biblia compara un hijo con una herencia. ¿Qué era una herencia en tiempos bíblicos y hasta la fecha en ciertos lugares? Una herencia en mi país, es una cantidad de dinero; una herencia en tiempos bíblicos era un terreno que necesitaba ser arado, sembrado y regado y obviamente cosechado. 

La Biblia compara un hijo con una herencia. Una herencia en la cual debemos invertir mucho tiempo y muchas buenas conversaciones, y mientras que estamos haciendo esos labores, estamos no solamente pensando en el hoy, sino en el futuro de la vida de nuestros hijos, porque mira lo que dice Salmos 128:1-3 “Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, Que anda en sus caminos. Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien. Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa;” Está diciendo vas a invertir en tu esposa, vas a comprarle dulces y chocolates, vas a pagarle para que vaya de vacaciones con su mamá, con sus amigas de vez en cuando, vas a ser paciente, vas a orar por tu esposa, vas a cultivar el terreno del corazón de tu esposa y eventualmente, vas a producir algo glorioso, una vid muy fructífera, a los lados de tu casa, todo su cariño y su amor se va a invertir en tu hogar. 

Pero también dice algo de los hijos,  “Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa.” No es un olivar muy grande o establecido, pero en la ternura le fue invirtiendo mucho. No es que le vas a decir a tu tía o mamá que forme a tus hijos, no vas a confiar en la escuela pública o en algún maestro. No, la formación espiritual, moral, emocional se lleva en las comidas alrededor de la mesa. Mucha enseñanza se hace y se hará desde adentro de la casa. 

Dicen los versículos 4 al 6 “He aquí que así será bendecido el hombre Que teme a Jehová. Bendígate Jehová desde Sion, Y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida, Y veas a los hijos de tus hijos. Paz sea sobre Israel.”

Está diciendo la Biblia: de una manera muy sabia, debes estar viviendo para Dios, invirtiendo en tu familia para planificar tu última temporada. ¿La última temporada de vida va a ser igual para todos? No. En EE.UU celebran los abortos, celebran ir a una clínica y matar a una criatura en su matriz y pueden disfrutar un poco de libertad, pero habrá una cosecha algún día, y la persona que va matando a sus hijos en la matriz va a tener mucha mas probabilidad de morir solo en un asilo de ancianos, maltratado por personas que no los aman porque mataron a personas que Dios diseñó para cuidarlos en su vejez. 

Económicamente, ¿vamos a tener todos el mismo fin? No. Si no vas ahorrando dinero para tus últimos días o si decides que no te conviene tener hijos y va a disfrutar, ok, está bien, pero la vida bendecida es una casa con dos viejitos con bastón, pelo blanco y una casa llena de hijos y nietos cuidándolos, esa es la idea, y ese fin no se realiza para todos.

Sé que hay parejas que no pueden tener hijos, sé que hay mujeres que su esposo muere a edad temprana, pero en la normalidad de la vida, así debe ser la última temporada. Hay personas que disfrutan mucho la tercera y cuarta edad porque han sembrado toda la vida ciertas cosas, se educaron, se cuidaron. En la Biblia hay un hombre llamado Caleb que dijo a los 85 años de edad: “dame esa montaña tengo la misma capacidad cuando tenía cuarenta”, pero si todos los días tomas tres cocas, comes cinco panes dulces a las once de la noche, pura manteca ¿vas a tener una última temporada igual como la persona que se alimentó con agua y cosas saludables? No, y hay personas que dicen: “es que mi abuela pesaba 200 kg y mi abuelo 300 kg y vivieron a los 95.” Está bien , pero con esos 95 van a decir. Señor, mátame.

La última temporada es la que debemos tener en mente porque la ley de la siembra y de la cosecha nos dice algo: Lo que hacemos ahora, afecta lo que nos va a pasar después.

La ley de siembra y cosecha siempre está en pie en esta vida. O sea, lo presente afecta mucho el futuro. Por tanto, el padre sabio no solo piensa en la actualidad, sino en futuras temporadas de la vida de sus hijos. Dice Deuteronomio 32:29 Ojalá fueran sabios, que comprendieran esto, Y se dieran cuenta del fin que les espera!  Eso es sabiduría,  no solamente es el momento que estamos haciendo, sino cómo va a afectar esa decisión en algún futuro porque el placer dura este momento, pero luego las cosas pasan.

Tal vez comprar un auto del año como pareja, no es un pecado en sí , porque no hay ningún versículo que diga eso, pero lo disfrutas algunos días y chocas, y después tienes que seguir pagando el auto que compraste. Por eso, mucha gente compra cosas sin pensar que habrá cosas en su futuro llamadas deudas. Toda acción en el momento tiene una consecuencia. Ten eso en mente.

La Biblia nos dice que la persona sabia no solamente piensa en el placer que le va a dar en el momento, sino en el futuro.

Por eso, aunque Proverbios da enfoque sobre cómo criar a los hijos en los primeros años, también menciona la belleza de la vida en la vejez en los justos. Qué hermoso es tener una iglesia con niños, con jóvenes, con  personas que están en la segunda edad, que están criando hijos todavía, pero también, con personas que tienen canas. El mundo menosprecia al canoso. El mundo tecnológico especialmente, menosprecia a la personas que no saben tanto de tecnología, que no saben que es una contraseña, que no saben qué es Whatsapp pero al contrario, bíblicamente, la persona que tiene canas, que está encorvada, que ama a Dios es de gran valor porque su vida representa décadas.

Y si llegas a la tercera edad y dices: “ya no ayudo como antes, soy una carga,” pero espiritualmente, al contrario, tú puedes orar más que nosotros, tú tienes menos responsabilidades cotidianas y puedes enriquecer nuestra vidas con la sabiduría y la Biblia que has acumulado a través de los años. Los ancianos son de gran valor tanto en la iglesia como en la familia. 

La Biblia dice que nadie tome en poco tu juventud, eso es importante, pero tampoco tomemos en poco la vejez. Proverbios 13:22El bueno dejará herederos a los hijos de sus hijos; Pero la riqueza del pecador está guardada para el justo. La vejez es un tiempo valioso. Dice Proverbios 16:31 Corona de honra es la vejez que se halla en el camino de justicia. El mundo desprecia a los ancianos. No hay nadie más valioso que una persona que ha amado a Dios muchos años.

El gran ministerio de Moisés no fue hasta después de los ochenta años; Juan el apóstol escribió Apocalipsis no como el joven, sino ya de edad; Pablo escribió a Filemón diciendo: ya soy anciano. Los ancianos son útiles en el reino de Dios.

No estás criando niños, sino un futuro anciano que sea útil en lo que es el reino de Dios.

Dice Proverbios 17:6 Corona de los viejos son los nietos, Y la honra de los hijos, sus padres.No hay nada como un nieto. Es dulce ser abuelo, me imagino, aun no estoy todavía ahí. Pero es un símbolo de autoridad y honor, y tendrás, según la Biblia, una autoridad espiritual hasta sobre tus nietos, una influencia en sus vidas. 

En México, el catolicismo es una religión matriarcal. Se influyen los hombres por las abuelas en cuestiones de religión. ¡Cuánto más el cristianismo por abuelas! De hecho Pablo le dijo a Timoteo: Tienes la fe de tu abuela y de tu madre.

Dice Proverbios 20:29 La gloria de los jóvenes es su fuerza, Y la hermosura de los ancianos es su vejez. Los dos tienen un beneficio, La gloria de los jóvenes es su fuerza,” no es la sabiduría por que no la tienen. Son necios por naturaleza. Pero la sabiduría de los ancianos, ¡Wow! Una inversión grande se hace en nuestras vidas por personas de tercera y cuarta edad que han caminado con Dios. Tito habla de que las mujeres ancianas les enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus esposos.

Consideremos en esta lección las temporadas de la vida en personas sanas y en personas no sanas para sembrar en nuestros hijos correctamente.

En una persona sana en su niñez hay una inversión a temprana edad. 

  • Impresionable

Proverbios 14:15 dice:  “El simple todo lo cree; Mas el avisado mira bien sus pasos.” La Biblia dice: “El simple todo lo cree;” El simple típicamente, es una referencia a un joven o a un niño y eso es una declaración; y un simple todo lo cree. Eso le puede llevar a ser muerto por gente o experimentar drogas porque todo lo cree,  pero la simpleza de los hijos es un beneficio para los padres, porque cuando tienen cinco años te preguntan todo, porque piensan que tú sabes todo, y diez años después piensan que no sabes nada. Hay que invertir en los hijos  porque son simples.

Cristo puso un niño enfrente de él y dijo: “De él es el reino de los cielos porque ustedes discípulos son hombres de poca fe.”

¿Cuál es la mejor edad para escuchar la palabra de Dios y ser salvo? “Desde la niñez has sabido las sagradas Escrituras.”

Un niño es impresionable. Si hay un árbol muy viejo y está un poco chueco, ¿lo vas a corregir? No, pero cuando está recién plantado, lo puedes enderezar e igualmente un niño es impresionable, y a propósito, dale gracias a la hermanas que están dando clases de Escuela dominical a los niños, a las que cuidan a los bebés, es una gran inversión.

  • La verdad es sembrada en su vida. 

Proverbios 22:17-21 “Inclina tu oído y oye las palabras de los sabios,  aplica tu corazón a mi sabiduría; Porque es cosa deliciosa, si las guardares dentro de ti; Si juntamente se afirmaren sobre tus labios. Para que tu confianza sea en Jehová, Te las he hecho saber hoy a ti también. ¿No te he escrito tres veces En consejos y en ciencia, Para hacerte saber la certidumbre de las palabras de verdad, A fin de que vuelvas a llevar palabras de verdad a los que te enviaron?”

Tenemos una fe que es diseñada por Dios de pasar de padre a hijo. Nuestra fe es diseñada por ser traspasada de generación en generación y así debe hacerse desde temprana edad

  • Disciplina paternal

Dice Proverbios 23:13-14 “No rehúses corregir al muchacho; Porque si lo castigas con vara, no morirá. Lo castigarás con vara, Y librarás su alma del Seol.” A nuestros hijos les hacemos entender: Dios me envió a tu vida para infundir en ti un entendimiento de que la rebeldía produce dolor. 

Entonces, ¿cuál es el tiempo de infundir en tu hijo la Biblia y la disciplina corporal? En la niñez y, ¿por qué los padres no lo hacen? 

Más vale que a temprana edad en la vida, con mucho amor y enseñarles que la rebeldía produce dolor. Porque si ellos no aprenden eso por alguien que le ama, eventualmente, en este mundo lo va a aprender. La cárcel está llena de gente que aprendió esa lección pero muy tarde.

He visto que el mexicano piensa que el trabajo de criar hijos es de todo el rancho. No es el hijo de tu tía, de tu abuela o tu papá, es tu hijo. No es el trabajo de la maestra en la escuela, de la sociedad, ni es el trabajo principal de la iglesia impartir valores cristianos en tus hijos. La iglesia a la que escoges llegar es un reflejo de lo que crees en la casa. La iglesia respalda los valores que debes de tener en casa, pero a veces culturalmente no hacemos nuestro trabajo como papá y mamá porque se nos ha enseñado por generaciones que un hijo se cría por toda la familia.

Y si tú eres cristiano de primera generación en tu familia quiere decir que a lo mejor, como en mi caso, tienes montones de familiares que no tienen valores cristianos y si ellos implantan la idea “tú eres muy cruel” diles: “No, mi hijo es mi trabajo.” Tengo familiares que no les voy a dejar pasar horas con mis hijos porque no comparten los mismos valores.

Tecnológicamente tenemos que estar alerta porque en esta época tecnológica más gente que nunca tiene acceso a los ojos y oídos de nuestros hijos y podemos fácilmente no tomar el tiempo necesario con nuestro hijos. 

A veces, es un problema de avaricia. Quieres tener la casa de tus sueños y rentas a una niñera y una niñera no va a disciplinar a tu hijo, no va a hacer lo que tú haces. Es mejor vivir con el ingreso del hombre en la casa para que la mamá pueda cuidar a los hijos y si el hombre es un flojo pues no se puede hacer mucho, la mujer tiene que trabajar, pero hay personas que no necesitan dos ingresos y fácilmente pueden tener a la mamá en la casa.

Alguien dijo: “No pierdas lo que no tiene precio, para conseguir lo que tiene precio.” No pierdas lo que tiene precio por lo que no. Piensa en eso mientras vas criando a tus hijos. Ten conversaciones continuas con tus hijos, son de diferentes edades, intereses y necesitan esas conversaciones con papá y mamá continuamente, y esa inversión se debe hacer cuando son pequeños. 

Procura entre todo lo que haces con tus hijos, desde la edad más temprana darle el evangelio de Cristo.

Vista 133 veces. El día de hoy 1 veces.