Cuando Dios se tarda

Juan 11:1-4

1 “Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana.

2 (María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos.

3 Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo.

4 Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.”

Estamos viviendo una situación difícil y he platicado con personas mayores de ochenta y noventa años y me dicen que nunca habían vivido esta situación y pareciera que Dios se esta tardando pero cuando Dios se tarda es porque tiene un propósito.

Muchos ya sabemos la historia de Lázaro. Jesús amaba a Lázaro y a sus hermanas y de ahi salen con las herejías de que los hombres se pueden amar y no es así. Jesús amaba a Lázaro pero era un amor ágape, un amor sincero, un amor como Dios nos ama. También dice la Biblia que David y Jonatán se amaban y dicen los homosexuales “Ahí está, la Biblia lo dice, se amaba un hombre con otro hombre”. Pero está hablando de un amor sincero y también dice que Jesús amaba a Marta y a María y de ahí sale otra herejía que Jesús tuvo una esposa y tuvo hijos y puras tonterías pero sabemos que si Jesús amó a ellos, también nos ama a nosotros y es una bendición que tenemos y no lo merecemos porque somos infieles, le fallamos a Dios pero ese es un amor incondicional. Un amor que aunque no le amemos él nos sigue amando. No importa lo que tu hayas sido él te ama. El mundo nos aborrece pero él nos ama.

Vemos la situación acerca de la pandemia y pareciera que Dios se está tardando pero Jesucristo viene. Familiares, amigos y hasta pastores se están enfermando del COVID y estamos clamando pero pareciera que Dios no nos escucha y se tarda para contestarnos pero Dios se tarda porque tiene propósitos perfectos.

1. Da esperanza

Cuando Dios se tarda es para darnos lecciones en nuestra vida, tiene propósitos y uno de los propósitos es que nos da esperanza. Dice la Palabra de Dios en Juan 11:15 Dicho esto, les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle. Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sanará. Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño. Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto; y me alegro por vosotros, de no haber estado allí, para que creáis; mas vamos a él. Le dijeron al Señor Jesucristo que su amigo Lázaro estaba enfermo y Jesús aún no llegaba con él y él ya decía que Lázaro dormía o sea que había muerto y ahí vemos la omnisciencia de Dios, él todo lo sabe. Vemos aquí que Dios da lecciones a través de lo que él va a hacer. 

Una de las primeras lecciones que Dios da cuando él se está tardando y pareciera que no nos está escuchando es que Dios nos da esperanza. ¿Cuántos familiares o amigos han muerto? Y clamamos. Hace poco murió un pastor de Xalapa y oramos por él pero Dios tuvo un propósito y quiere darnos lecciones en nuestra vida.

Dice Juan 11:20-21 Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa. Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. ¡Wow! Qué tremendo ¿cuántas veces somos así como Marta? Empezamos a reclamarle a Dios ¿Quienes somos nosotros para reclamarle al que nos dio la vida? A veces nuestro matrimonio está fracasando y le decimos a Dios: “He estado orando y mi matrimonio esta en fracaso y no veo solucion”; “Mi hijo se está perdiendo no veo solucion”; “Me detectaron cáncer y he orado, he sido fiel…” y empezamos a ser como Marta, comenzamos a exigirle a Dios. Le decimos “Te he servido, leo la Biblia, vivo en santidad, hago lo que te a ti te agrada” ¡Que actitud de Marta! Y dicen los siguientes versículos “Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará. Jesús le dijo: Tu hermano resucitará.” Y  ahí empieza la esperanza que Jesús le da Marta.

Ella no entendía y le dijo Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero. Pero Jesús le contestó: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? y dice el versículo 27 Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo. Esa es la esperanza que tenemos, pero ¿qué hay de la esperanza de este mundo? Esa es la esperanza que este mundo necesita saber, que Cristo es la resurrección y la vida, en él hay vida eterna pero a veces nos quedamos callados y no hablamos de esa esperanza. Tenemos amigos y familiares y debemos de contar esa esperanza. ¿Qué hacemos por esa gente? Quizás ya no podemos ir puerta por puerta pero podemos ir directamente con nuestros familiares.

Cuando Dios se tarda y parece que no nos contesta, porque aquí pareciera que Jesús no les contestaba. El Señor venía de Jerusalén lo habían apedreado porque él decía que era Dios. Dice Juan 10:30 Yo y el Padre uno somos. ellos querían matar al Señor Jesús porque él se hacia Dios. Ellos habían visto los milagros que Jesús había hecho y por eso buscaban una manera para poder matarle y vemos que les dio esperanza a Marta. Él se tardó cuatro días para poder llegar y ver a Lázaro, a Marta y a María.

2. Da paciencia

También nos dice que debemos de aprender a tener paciencia dice Juan 11:32-37 “María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verle, se postró a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano. Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió, y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Le dijeron: Señor, ven y ve. Jesús lloró. Dijeron entonces los judíos: Mirad cómo le amaba. Y algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste, que abrió los ojos al ciego, haber hecho también que Lázaro no muriera?” ¿Habían visto los milagros de Jesús? Claro que sí. Habían visto a sanar ciegos, levantar paralíticos, sacar demonios, vieron el poder del Señor Jesucristo pero él estaba enseñando a tener paciencia que no es el tiempo de ellos sino del Señor. 

A veces estamos orando por familiares que están enfermos de COVID y Dios no los sana. Algunos ya han muerto pero es el tiempo de Dios. A veces estamos sin trabajo pero Dios quiere que aprendamos a ser pacientes. Cuando los discípulos estaban en altamar, había vientos y olas fuertes y estaban desesperados, el Señor estaba durmiendo y lo fueron a despertar. Él sabía qué estaba pasando y sabe lo que estamos pasando nosotros. No nos desesperemos en esta situación, sigamos orando, queremos las cosas rápido pero no es así.

Dios es el mismo ayer, hoy y por los siglos, él no cambia. Él podía haber sanado a Lázaro sin haber llegado donde estaba. Él lo había demostrado antes con el siervo del centurión. El centurión le dijo que solo dijera su palabra y él sanaría y vio que su siervo ya estaba sano. Pero no lo hizo con Lázaro porque les quería dar una lección a los discípulos, a Marta y a María y a la demás gente que estaba  y que no es cuando uno quiera sino cuando él quiera porque él es soberano. A veces nos amargamos y ¿cuántos cristianos porque Dios no contestó una petición se amargaron? Sigamos siendo pacientes, siendo fieles a Dios y permanezcamos en la vid verdadera porque dice Dios que separados de él nada podemos hacer.

3. Da fe

Dice Juan 11:43-48 “Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir. Entonces muchos de los judíos que habían venido para acompañar a María, y vieron lo que hizo Jesús, creyeron en él. Pero algunos de ellos fueron a los fariseos y les dijeron lo que Jesús había hecho. Entonces los principales sacerdotes y los fariseos reunieron el concilio, y dijeron: ¿Qué haremos? Porque este hombre hace muchas señales. Si le dejamos así, todos creerán en él; y vendrán los romanos, y destruirán nuestro lugar santo y nuestra nación.” 

Dios hizo esto para que gente tuviera fe y creyera en él. Mucha gente creyó después de que resucitó a Lázaro. Si él hubiese dado su palabra solo estaban los discípulos y los que le dieron la noticia pero eran pocos y ya creían en Jesús pero cuando él lo resucitó había gente que no lo conocía y no creía en él pero ese fue el propósito, que gente creyera en Jesús.

En esta situación que estamos pasando Dios quiere manifestarse porque tenemos familiares que aún no han creído en él y ellos quieren ver el poder de Jesucristo en nuestra vida para que crean en él. 

Son tres lecciones que Dios nos da cuando se tarda: nos da esperanza. La esperanza que Dios no va a dar cuando estemos en el cielo. Esa es la mayor esperanza que tenemos y debemos  alentarnos. Dice la Palabra de Dios en 1 Tesalonicenses 4:17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Tenemos esperanza de que Jesús viene muy pronto pero ¿qué hay de nuestros familiares que no han creído en Cristo? Ellos van a condenación, van al infierno. Nosotros tenemos esa esperanza, demos esa esperanza a la gente por eso Pablo decía “porque para mi el vivir es Cristo y el morir es ganancia”.No tenga miedo del COVID, de ningún virus ¿en quien ha creído? Tenemos un Dios poderoso. Hablemos de Cristo.

También nos da la lección de tener paciencia. ¿Cuántas veces estamos orando y orando y pareciera que Dios no nos escucha? Yo doy gracias a Dios por mi padre. Somos siete varones y una mujer. Yo  miraba a mi padre que todas las noches oraba por mis hermanos y por mí para que nos acercaramos a Cristo. Los siete varones probamos drogas y alcohol pero mi padre estaba orando. Yo me salía y llegaba al otro día pero mi padre tuvo que aprender a tener paciencia y Dios contestó. Dios nos sacó del mundo, tuvo paciencia con nosotros y Dios también quiere que el mundo tenga paciencia, dice la Biblia que no quiere que nadie perezca sino que todos procedan al arrepentimiento.

Fui a Morelos y fui a ver a una hermana que está muy ancianita pero estaba ocupada y me dijeron que fuera con otra enferma y fui con ella. Estaba en cama. Era una señora de 65 o 70 años con diabetes pero gracias a Dios que me permitió hablarle de Cristo y fue salva. Pero a veces Dios tiene que quebrar el corazón de la gente. En otra ocasión fui con otra señora estaba grave, estaba desahuciada y ya no podían hacer nada por ella. De sus hijas unas eran cristianas y otras católicas, era una casa muy muy humilde. Le pude hablar a esta señora y aceptó a Cristo. Ella no podía hablar muy bien, así que le dije que con que me apretara bien la mano y yo haría la oración. Ella empezó a balbucear y terminó la oración balbuceando. ¡Qué bendición! Una de sus hijas me dijo: Quiero decirle que han venido pastores, le hemos hablado de Cristo y mi mamá decía: Católica nací y católica me voy a morir y no voy a traicionar a mi religión. A veces Dios permite estas cosas y quiere ver nuestra fe para que familiares vean el amor de Cristo en nosotros. Necesitamos predicar el evangelio.

Que bueno que usted es salvo pero un día va a morir pero ni la muerte nos va a separar del amor de Cristo. Dice Romanos 8:37-39 “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” Esa es la esperanza que tenemos en esta situación que estamos pasando. Él tiene el control de esta pandemia.

Dios está dando lecciones a este mundo, a su pueblo, a los gobiernos, a los empresarios, a los doctores, a los mejores científicos porque aunque tienen tanta tecnología no han hecho nada por el COVID. Las mayores potencias: Rusia, E.U, China no han hecho nada pero Dios ha permitido esto para enseñarles que Dios es soberano y a él se le debe de honrar y glorificar. Un simple virus ha movido a este mundo y los gobiernos han entendido que no pueden tener control del mundo pero Dios lo puede quitar porque él es poderoso.

Hay cristianos que aun así siguen predicando la palabra de Dios a pesar del miedo y se está dando cuenta quien verdaderamente es cristiano. Porque cristiano no es venir a la iglesia sino seguir a Cristo a pesar de la situación. Muchos cristianos ni oraban, ni ayunaban, ni leían la Biblia, muchos nos estamos poniendo a cuenta con Dios; otros como si nada pero Dios está dando lecciones a su pueblo y Jesús viene pronto y eso nos debe de alegrar y consolar por eso Pablo les dice a los tesalonicenses que se alienten. En Mateo 24;7 dice, Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Dios tiene su plan perfecto, él sabe que deben de pasar todas estas cosas. 

Necesitamos dar esa esperanza a esa gente, a nosotros se nos ha dado esa virtud de llevar el evangelio. El evangelio se tiene que predicar.

Cuando Dios se tarda es para darnos lecciones pero también es para que su nombre sea glorificado, ese es el principal motivo. Dice Juan 11:4 Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella. Y dicen los versículos 38 y 39 “Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días.” Ahí tenía que ser glorificado Dios pero para que Jesús fuera glorificado Marta y María tenía que hacer ciertas cosas. Jesús le dijo que quitaran la piedra, tenían que creer y obedecer y muchas veces como cristianos estamos como ellas no creemos ni obedecemos. “Si le hablo de Cristo a mi familiar, no creo que quiera” ¿Quién es usted? ¿El Espíritu Santo?  “Es que no tengo palabras” y nos parecemos a Moisés. Dios usa a lo más vil y menospreciado para avergonzar a este mundo. Ellas necesitaban quitar la piedra y muchas veces no vamos a poder ver el poder de Dios, porque no estamos quitando la piedra de la incredulidad de nuestras vidas. Esa incredulidad nos ata y atrapa a no hacer nada por Dios. Necesitamos que el nombre de Dios sea glorificado y para eso necesitamos creer y obedecer.

Marta le dijo Señor ya son cuatro días, ya no se puede hacer nada” Marta y María sabían que ya había resucitado a otras personas como a una jovencita, al hijo de la viuda de Sarepta años atrás pero nunca habían visto algo tan poderoso ya habían pasado cuatro días. Se dice que los judíos creían que cuando una persona moría todavía tenía tres días y el alma de la persona andaba alrededor todavía pero Dios quería darles lección a los judíos porque ya habían pasado cuatro días, echó abajo los fundamentos de ellos.

A veces decimos: “Mi matrimonio ya no se puede restaurar”, “tengo cáncer y no hay cura” nuestra incredulidad nos estorba para creer y Dios nos dice que tengamos fe como un grano de mostaza.

Deje de ir a Morelos un mes por la situación, y me daban noticias de que ahí en Tepalcingo cada día morían de tres a cinco personas pero en mi corazón estaba el alentar a los hermanos y me daba miedo pero un dije que iba a ir. Mi esposa me decía que no fuera porque me iba a contagiar, pero yo le decía a Dios “Me voy en tus manos, yo confío en ti. Tú me das la vida y tú me la quitas”. Dios es el que nos cuida y protege y él sabe que va a hacer, su nombre tiene que ser glorificado porque ¿Quién le va a dar esa esperanza a esa gente? ¿Quién les va a animar a que sigan adelante? Es gente que tiene poco tiempo de ser salva y ellos quieren de la Palabra de Dios.

El Señor Jesucristo por eso dice que veamos los campos que están listos para la siega pero nosotros nos estamos quedando. ¿Qué nos está pasando? A lo mejor no puede tocar puerta por puerta pero puede hablarle de Cristo a un amigo o familiar. Quizás no vaya a otros pueblos pero con su familia puede ir y hablarle a otros porque Jesucristo viene muy pronto y no viene por una religión sino por los que han creído en él. Por eso es muy importante predicar la Palabra de Dios.

Cuando Dios se tarda es porque tiene un plan perfecto. Lázaro estaba enfermo, Jesús se esperó y llegó después de cuatro días y resucitó a Lázaro. Dice la Palabra de Dios en Juan 11:49-57 “Entonces Caifás, uno de ellos, sumo sacerdote aquel año, les dijo: Vosotros no sabéis nada; ni pensáis que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca. Esto no lo dijo por sí mismo, sino que como era el sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús había de morir por la nación; y no solamente por la nación, sino también para congregar en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos. Así que, desde aquel día acordaron matarle. Por tanto, Jesús ya no andaba abiertamente entre los judíos, sino que se alejó de allí a la región contigua al desierto, a una ciudad llamada Efraín; y se quedó allí con sus discípulos.  Y estaba cerca la pascua de los judíos; y muchos subieron de aquella región a Jerusalén antes de la pascua, para purificarse. Y buscaban a Jesús, y estando ellos en el templo, se preguntaban unos a otros: ¿Qué os parece? ¿No vendrá a la fiesta? Y los principales sacerdotes y los fariseos habían dado orden de que si alguno supiese dónde estaba, lo manifestase, para que le prendiesen. 

El plan perfecto es que gente viera el poder de Dios para que a través de eso empezaran a hacer algo para que mataran al Señor. De ese gran milagro el Señor Jesucristo iba a ser buscado para ser muerto en la cruz del calvario porque si Jesucristo no moría nosotros no íbamos a tener vida eterna, pero a veces pensamos en nosotros y no en los planes de Dios. El plan de Dios nunca se equivoca.

El plan perfecto es que tenía que morir en la cruz del calvario, después de ahí ya no hizo otro milagro, fue el último milagro y después fue a esa cruz y murió por usted y por mí para derramar su sangre preciosa y gracias a ese sacrificio tenemos la esperanza de que tenemos vida eterna. Por eso creemos que ni la muerte nos podrá separar del amor de Cristo, por eso tenemos esa esperanza a través de la muerte de Cristo porque no solo murió sino que también resucitó y así como él resucitó nosotros debemos ser resucitados.

Dice en 1 Corintios 15:49-50 Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial. Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. Esta carne es corrupta, es pecaminosa, se echa a perder por eso no puede entrar al reino de los cielos por eso Jesús tuvo que morir y resucitar con un cuerpo nuevo y nosotros también debemos de tener un cuerpo nuevo. el Señor Jesucristo ascendió al cielo y dos varones con vestiduras blancas les dijeron: “Varones galileos este mismo Jesús vendrá otra vez” y Jesús viene por nosotros. Este cuerpo que tenemos que aunque tenga COVID Dios va a destruir eso, vamos a tener un cuerpo diferente. 

Dicen los versículos 51-55 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? La muerte ya no nos puede hacer nada y este cuerpo tiene que ser transformado. 

Pídale a Cristo vida eterna porque solamente a través de él hay vida eterna. Él dijo yo soy la resurrección y la vida el que cree en mí aunque esté muerto vivirá y vamos a resucitar y esa es la bendición y también dice la Palabra que los muertos en Cristo resucitarán primero luego nosotros los que hayamos quedado seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes y si usted tiene esto que gozo, pero ¿qué hay de su primos, de su hijo, de su padre, de su tío, de su amigo de escuela? ¿qué estamos haciendo? 

Los planes de Dios siempre son perfectos, todo lo que pasa no es por casualidad. Dios dio lecciones a Job, a sus amigos y a su esposa; José pasó una situación muy difícil sus hermanos lo vendieron, se fue de esclavo con Potifar, lo metieron a la cárcel, pero Jehová estaba con José y asimismo está con nosotros, él lo prometió. Después de la cárcel José llegó a ser el segundo después de Faraón en todo Egipto, parecía que Dios no lo escuchaba, si lo escuchaba pero tenía un plan perfecto. Génesis 50:18-21 “Vinieron también sus hermanos y se postraron delante de él, y dijeron: Henos aquí por siervos tuyos. Y les respondió José: No temáis; ¿acaso estoy yo en lugar de Dios? Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo. Ahora, pues, no tengáis miedo; yo os sustentaré a vosotros y a vuestros hijos. Así los consoló, y les habló al corazón.” Ese era el plan de Dios, José tuvo que pasar situaciones muy difíciles pero al final fue para mantener al pueblo de Dios.

Si todo esto está pasando es porque Dios tiene un plan perfecto y es que Jesús viene por nosotros. ¡Qué bendición! Si Dios se está tardando es para que todos procedan al arrepentimiento, él quiere que gente sea salva pero necesitamos hablarle.

Vista 246 veces. El día de hoy 1 veces.