Una Vida con Propósito

Daniel 1:8-14

8 Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.

9 Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos;

10 y dijo el jefe de los eunucos a Daniel: Temo a mi señor el rey, que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él vea vuestros rostros más pálidos que los de los muchachos que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza.

11 Entonces dijo Daniel a Melsar, que estaba puesto por el jefe de los eunucos sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías:

12 Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber.

13 Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas.

14 Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez días.

Daniel es traído de la tierra de Israel hasta Babilonia. Han sido buscados jóvenes inteligentes, jóvenes a los cuales se les iba a enseñar las normas, las leyes, la cultura, el idioma y aún la religión de este país. Ellos habían dejado sus pueblos, su nación. Era un viaje de aproximadamente cuatro meses para llegar a este lugar inhóspito. El rey había dado una orden para que todos ellos coman de una comida especial y era algo que normalmente uno no iba a rechazar, a ellos se les iba a dar de la porción de la comida del rey, comida buena, era una comida especial para ellos, pero Daniel propuso en su corazón no contaminarse de la comida del rey, ni con el vino que él bebía y habló con el jefe de los eunucos y le dijo que él no podía hacer eso. Daniel tomó una decisión. Daniel tenía una vida con propósito.

Una vida sin propósito es una vida que no tiene dirección, es una vida en la cual termino haciendo lo que yo quiero. Tenemos que tener en nuestra vida un propósito para servir al Señor. Nuestra vida debe de estar llena de querer agradar a Dios y Daniel tenía ese propósito en su vida. Un propósito es determinarse algo, es decidirse hacer determinado esfuerzo o acción para llegar a un fin claro y positivo. No es algo que llega a la aventura. De tal manera que uno no llega a ganar unas Olimpiadas de chiripa, tiene uno que determinarse. Uno no llega a hacer algo para Dios solo porque resultó y así fue. No, tenemos que tener una vida con propósito, por eso dice la palabra de Dios que Daniel propuso algo en su corazón. Gente tiene propósitos y en este año muchos han tenido diferentes propósitos. Hay quienes decidieron ahorrar más dinero, hay quienes hicieron el propósito de hacer más ejercicio, hay quienes hicieron el propósito de evitar el estrés y relaciones que son dañinas y tóxicas, hay quienes tomaron el propósito de aumentar los ingresos (hay que trabajar más para aumentar los ingresos), otros mejorar la dieta, comprar o remodelar casa, iniciar o continuar una carrera, comprar un carro, dejar algún vicio de fumar o tomar. La gente de afuera hace propósitos y tiene algo en su vida que le da dirección por tomar ese propósito. Hay algunos que sin rumbo no saben qué está pasando, no saben a dónde van, a dónde quieren ir, no saben lo que Dios quiere para sus vidas pero Dios tiene algo muy especial para tu vida y ese algo se encuentra en la Palabra de Dios. Si tú no sabes que hacer para Dios lee la Biblia y Dios te lo va a revelar. No tienes que comer muchas enchiladas y en la noche tener un sueño, lo puedes leer en la Palabra de Dios. Ninguna de todas estas cosas está mal pero creo que como cristianos, hay que tener propósitos: Leer la Biblia, orar todos los días, ayunar (a algunos les hace falta ayunar),  velar, pasar un tiempo con Dios, ser fiel a los servicios. Quizás solamente ibas a la iglesia el domingo en la mañana y ahora tomarás una decisión de ir el domingo en la tarde, o ya ibas el domingo en la mañana y la tarde y decidiste ir todos los servicios. Yo creo que un cristiano (y no estoy hablando de un creyente) un verdadero discípulo es aquel que toma esta decisión de venir a la Iglesia porque quizás en esta ocasión Dios te va a hablar. Necesitamos más de la Palabra de Dios, ser fiel en las promesas de fe, es un buen propósito ser fiel en mi diezmo, ser fiel en ganar almas, ser fiel en traer a alguien en este año y que al final del año Dios me dé a alguien que por mi culpa esa persona esté aquí, trae a alguien, discipula a alguien.

1. El propósito de Daniel

Versículo 1 dice, Y Daniel propuso en su corazón” Fue algo que él decidió y propuso de hacer algo para el Señor de tal manera que hay que tener un propósito en nuestra vida. Hechos 11:23 dice así, Este, cuando llegó, y vio la gracia de Dios, se regocijó, y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor.” y 2 Corintios 9:7 dice, “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.” Ten un propósito en tu vida, toma decisiones y dile al Señor qué es lo que quieres hacer. El propósito nos habla del qué, el propósito nos habla del qué vas a hacer para el Señor en este año. Pídele ayuda al Señor, quizás es un pecado que necesitas dejar pero siempre hay algo que puedes hacer.

2. El plan de Daniel

No solamente vemos el propósito de Daniel sino que también podemos ver el plan. El plan nos habla acerca del cómo. El propósito es el qué voy a hacer para Dios y el plan es cómo le voy a hacer para poder llevar a cabo esto. Dice la Biblia en 1 Samuel 30:8 Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos.” David tenía un plan. El plan era de seguirlos e irlos a buscar, iban a pasar un arroyo, iban a ir hacia el Neguev y eso es lo que ellos iban a hacer pero el problema es que muchas veces tenemos un plan pero fallamos en preguntarle a Dios si está de acuerdo a sus planes y en este año pregúntale al Señor si tu plan es de acuerdo al suyo y que tu plan sea una hoja en blanco y que el Señor llene esa hoja plan con su plan. Muchas veces ya tenemos nuestros planes. Muchas veces ya sabemos lo que queremos hacer y viene alguien y nos dice que eso está mal y quizás en ocasiones le decimos el Señor que por qué se mete tanto en nuestra vida, ¿sabes por qué él se mete tanto nuestra vida? porque él es nuestro padre, nosotros somos sus hijos. En el momento en que aceptamos a Cristo en nuestro corazón como nuestro salvador personal, le dimos nuestros privilegios de autoridad. Es como el compromiso matrimonial el compromiso matrimonial es cuando tu firmas, te comprometes y tomas una decisión y ahora ya no son más dos, sino uno. En el momento en que nosotros aceptamos a Cristo ahora somos la novia, Cristo es el novio y ya no nos pertenecemos y ahora pertenecemos a él, vamos al cielo, tenemos un rumbo diferente, una vida diferente. El es nuestro dueño y porque él es nuestro dueño, nuestro plan cambia. Dice la palabra de Dios que nuestra vida era una vida sin control y sin dirección ahora tenemos un propósito en nuestra vida. 

3. La prueba de Daniel

Daniel 1:12 dice, “Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber.” El propósito era el qué, el plan era el cómo y ahora la prueba es llevarlo a la acción. No se quedó ahí con un propósito bonito. Si mi propósito este año es perder cinco kilos no nada más se queda en un pensamiento bonito, sino cómo lo voy a hacer y el siguiente paso es hacerlo. A veces simplemente lo pensamos, pero no lo hacemos. 2 Corintios 8:11 dice Ahora, pues, llevad también a cabo el hacerlo, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis.” Tenemos muchos quereres, tenemos muchas intenciones pero una intención si se queda en intención de nada sirve. A veces cuando algo no es importante para nosotros no lo hacemos, pero lo que es importante lo hacemos, ¿qué es importante para nosotros? Pablo quería que ellos no solamente tuvieran el propósito, el plan pero que lo llevaran a la prueba, a la acción a decir, “Lo voy a hacer, no importa si el mundo se burla de mí, no importa que mis amistades y mis amigos se burlen por mi manera de ser,  ya no digo mentiras, ya no tomo, ya no voy al casino, ya no estoy apostando.” Dice en Filipenses 2:13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” Dile al Señor que te ayude a poder lograrlo. Joven quizás tú digas, “mi querer es llegar puro al matrimonio” esto es un buen propósito, es un buen plan ¿cómo lo vas a hacer? tienes que citar con una señorita cristiana, tienes que proponerte llegar puro al matrimonio y que no se quede en intención. Dios a través de su Espíritu Santo pone en tu corazón una convicción y ¿quién te va a ayudar? Dios te puede ayudar. Aquel que está teniendo problemas con el alcohol de la misma manera, sabe que lo debe de dejar y no va a poder por sí mismo, pero tiene que pedir la ayuda de Dios.

Hace años, antes de casarme, escribí en mi Biblia unas palabras y puse, “Amado Dios, yo te prometo clamando a tus promesas que con tu ayuda, me ayudes a mantenerme puro hasta el día de mi boda.” Y Dios puso el querer como el hacer y hay que poner nosotros en prueba en acción. Daniel le dijo al jefe de los eunucos “Te ruego que hagas la prueba, mi decisión mi propósito es no contaminarme y este es el plan: legumbres y agua y vamos a llevarlo a la acción, vamos a hacer la prueba.” Tú también tienes que hacer la prueba, tienes que llevarlo a la acción, tienes que ver que cuando lo llevas a la acción si estás orando más Dios ahora está contestando, si estás leyendo su Palabra ahora Dios te está hablando, si estás siendo fiel estás viendo su bendición pero no vas a poder ver esto hasta que no lo llevas a la prueba. Si este año te gustaría ganar un alma para Cristo llévalo a la prueba, toma una acción, ven el día sábado, habla con alguno de los hermanos para que te acompañen a salir y hablarle a alguien de Cristo.

4. El poder de Dios en Daniel

¿Qué sucedió con Daniel? Es que Dios hizo algo sobrenatural en la vida de Daniel. Dice la Biblia en Daniel 1:17-21 “A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños.Pasados, pues, los días al fin de los cuales había dicho el rey que los trajesen, el jefe de los eunucos los trajo delante de Nabucodonosor.Y el rey habló con ellos, y no fueron hallados entre todos ellos otros como Daniel, Ananías, Misael y Azarías; así, pues, estuvieron delante del rey. En todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino. Y continuó Daniel hasta el año primero del rey Ciro. Nunca me imaginé que legumbres y agua pudiera hacer tal cosa. Podemos ver aquí el poder de Dios, la manera en que Dios les ayudó. Dios ayudó en la vida de Daniel a llegar a ser muchísimo mejor pero hay algo que aquí no está, porque hemos visto el qué, el cómo, que lo llevará una acción y que Dios bendijo pero hay algo que no se ve aquí en la vida de Daniel o no lo dice Daniel abiertamente y es el por qué. El por qué es más importante que el qué y el cómo porque el por qué hago algo en mi vida es lo que me determina hasta dónde voy a llegar para Dios ¿Por qué hizo esto Daniel? Porque él quería agradar a Dios.

La determinación de Daniel, el propósito, la decisión que lo llevó a hacer algo así no fue para que toda la gente dijera que él era el más inteligente y mucho más sabio que los sabios y los sátrapas y toda esta gente, no fue que él quería el reconocimiento de la gente, no era que él quería que el rey lo pusiera como número dos, como uno de los encargados sobre el reino, no era salir con sus ropas reales y que la gente se postrara delante de él y la gente lo reconociera. Su decisión fue llevada a un porqué y su porqué era porque él quería agradar a Dios. ¿Cuál es tu porqué? ¿Por qué haces lo que haces? ¿por qué dices que el propósito en tu vida es ser un arquitecto, o  ser alguien importante, que todo el mundo te aplauda? o le dices al Señor que tu porqué es que quieres agradarle a él ¿por qué vienes a la Iglesia? ¿por qué sirves al Rey de reyes? ¿por qué eres un buen esposo? ¿por qué eres un buen hermano? ¿por qué sales a ganar almas? ¿por qué das tu diezmo? ¿por qué dejar vicios y cosas en tu vida? ¿por qué? para agradar a un Dios vivo y verdadero, ese debería de ser tu porqué en este año. Daniel dijo,”No me quiero contaminar con la porción de la comida del rey, porque quiero agradar a Dios, no me voy a contaminar porque hay un Dios en el cielo a quien yo quiero agradar y obedecer.” Ese era el propósito principal de la vida de Daniel, agradar a Dios. Este año di que tu por qué es agradar a Dios tu qué es lo que vas a hacer por Dios, tu cómo es cómo le vas a hacer, tu acción es dar los pasos y decir vamos a ponerlo a prueba y que Dios bendiga tu porqué. 

Vista 308 veces. El día de hoy 3 veces.