Una iglesia unida en oración

Hechos 12:1-19

1 “En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles.

2 Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan.

3 Y viendo que esto había agradado a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Eran entonces los días de los panes sin levadura.

4 Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel, entregándole a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno, para que le custodiasen; y se proponía sacarle al pueblo después de la pascua.

5 Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él.

6 Y cuando Herodes le iba a sacar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, y los guardas delante de la puerta custodiaban la cárcel.

7 Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos.

8 Le dijo el ángel: Cíñete, y átate las sandalias. Y lo hizo así. Y le dijo: Envuélvete en tu manto, y sígueme.

9 Y saliendo, le seguía; pero no sabía que era verdad lo que hacía el ángel, sino que pensaba que veía una visión.

10 Habiendo pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma; y salidos, pasaron una calle, y luego el ángel se apartó de él.

11 Entonces Pedro, volviendo en sí, dijo: Ahora entiendo verdaderamente que el Señor ha enviado su ángel, y me ha librado de la mano de Herodes, y de todo lo que el pueblo de los judíos esperaba.

12 Y habiendo considerado esto, llegó a casa de María la madre de Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban reunidos orando.

13 Cuando llamó Pedro a la puerta del patio, salió a escuchar una muchacha llamada Rode,

14 la cual, cuando reconoció la voz de Pedro, de gozo no abrió la puerta, sino que corriendo adentro, dio la nueva de que Pedro estaba a la puerta.

15 Y ellos le dijeron: Estás loca. Pero ella aseguraba que así era. Entonces ellos decían: ¡Es su ángel!

16 Mas Pedro persistía en llamar; y cuando abrieron y le vieron, se quedaron atónitos.

17 Pero él, haciéndoles con la mano señal de que callasen, les contó cómo el Señor le había sacado de la cárcel. Y dijo: Haced saber esto a Jacobo y a los hermanos. Y salió, y se fue a otro lugar.

18 Luego que fue de día, hubo no poco alboroto entre los soldados sobre qué había sido de Pedro.

19 Mas Herodes, habiéndole buscado sin hallarle, después de interrogar a los guardas, ordenó llevarlos a la muerte. Después descendió de Judea a Cesarea y se quedó allí.”

Esta es una historia que debemos de recordar. Herodes era una persona muy mala era alguien que constantemente buscaba a gradar a los judíos en el versículos 3 dice Y viendo que esto había agradado a los judíos, y hay personas que en lo único que se enfocan es en agradar a la gente. Joven, si lo único que estás haciendo es agradar a los jóvenes que te están viendo estás mal. Algunos de nosotros nos preocupamos en agradar a la suegra, al suegro y a los papás y nos olvidamos de agradar a Dios. Herodes era alguien que quería agradar a los judíos y cuando encarceló a Jacobo hermano de Juan y después lo manda matar y muy posiblemente a decapitar, los judíos le empiezan a aplaudir. Los judíos no querían cambiar lo preestablecido y estaban en contra del camino que Jesús había predicado y estaban en contra porque estaba siendo dirigidos por los fariseos, sacerdotes y escribas y entonces como vio Herodes que esto agradaba a los judíos manda meter a Pedro a la cárcel.

Eran entonces los días de los panes sin levadura. Era día de la pascua y Herodes aprovechó esta ocasión para meter a Pedro a la cárcel y dice el versículo 4 Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel, entregándole a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno, para que le custodiasen; y se proponía sacarle al pueblo después de la pascua. Y sacarlo al pueblo para enjuiciarlo y después muy posiblemente matarlo. Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él.Sin cesar era que no iban a detenerse, no iban a parar, iban a persistir, había persecución, había problemas, los judíos estaban en contra de la iglesia, había estas cosas pero aun la iglesia seguía adelante orando al Señor de manera unida y cuando hay dificultades, cuando hay problemas y cuando hay una pandemia hay que seguir unidos. La iglesia hacía sin cesar oración y más adelante nos damos cuenta de que estaban en la casa de una hermana y estaban reunidos orando al Señor y mientras tanto Pedro estaba en la cárcel.

1. La unidad de la iglesia

Dice la Palabra de Dios en Hechos 1:14 Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.Aquí está hablando acerca del comienzo de la iglesia neotestamentaria y algo que los identificaba era que estaban unánimes pero no estaban unánimes jugando fútbol o voleibol y no digo que es malo; pero no estaban haciendo pachangas o fiestas o aniversarios y no estoy diciendo que es malo celebrar un aniversario pero tenemos que regresar a perseverar unánimes en oración. Creo que algo que más necesita esta iglesia es regresar en oración y regresar unánimes para ver grandes cosas.

Hechos 2:1, 4 dice: “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. ¿Qué pasa cuando estamos unánimes juntos? ¿qué pasa cuando estamos orando unánimes juntos? Algo sucede, Dios comienza a hacer algo. La oración tenía poder hace dos mil años y la oración tiene poder en nuestro tiempo. Dios tenía poder hace dos mil años y tuvo poder para crear este universo y Dios sigue teniendo poder en nuestros días. La iglesia estaba unida, en oración hace dos mil años y debemos en nuestro tiempo seguir unidos en oración. Dios puede hacer cosas tremendas y maravillosas en nuestra iglesia, era una iglesia que estaba unánime.

Dice Hechos 2:46 Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, Tenían esta participación en la cena del Señor pero dice perseverando unánimes. Estaban unánimes.

Hechos 4:24 dice: Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios. Había una unidad y sí, ahorita tenemos un servicio a las diez y otro a las once y media pero como iglesia debemos de seguir unánimes pidiéndole al Señor que haga algo en cada uno de nosotros. Cuando la iglesia de Corinto tenían la cena del Señor aun Pablo les dijo que deberían hacer cosas un poco diferente porque no lo hacían bien, y dice 1 Corintios 11:17-18, 20 Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor. Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo. Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor. 

En la iglesia en Jerusalén se reunían, comían, oraban y pedían y cuando estaba Pedro en la cárcel, Dios estaba escuchando la oración de ellos porque no dice que Pedro estaba orando, ni que estaba fervoroso en la oración es más el ángel lo tuvo que despertar pero la iglesia estaba unida sin cesar orando a Dios por Pedro. 

Dios hace maravillas cuando estamos unidos pero en Corinto notamos una iglesia dividida en la que unos traían su comida y hacían sus grupitos y había otros que se les olvidaba su comida y ya no participaban y otros se pasaban de copas y dice la palabra de Dios que ellos estaban haciendo mal porque estaban comiendo y se reunían para comer y dice el versículo 21 Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se embriaga. y había divisiones. No encontramos en cuanto a la iglesia de corinto una iglesia ferviente, en donde Dios hacía milagros, una iglesia donde se congregaban y decían: “¡Wow! esta iglesia Dios la está usando” y no necesitamos una iglesia así, sino como la de Jerusalén una iglesia que esté unida, orando y pidiendo en oración sabiendo que Dios tiene grandes cosas

¿Por qué estaban unidos en oración? Porque estaban orando por Pedro para que saliera de la cárcel, tenían ciertas cosas en común, estaban unidos en oración por Pedro. También estaba Jacobo hermano y él murió eso quiere decir que ¿no oraron por Jacobo y oraron por Pedro porque era mejor persona? quiere decir que tenemos un Dios soberano que escucha nuestras oraciones pero en ocasiones va a dejar que ciertas cosas sucedan para que nuestras vidas tengan un crecimiento espiritual. Muy posiblemente la iglesia fue sacudida y no pensaron que tan rápido iba a morir Jacobo pensaron: “Vamos a esperarnos un poco más para orar, Dios está con Jacobo” y pensaron que no necesitaban orar tanto pero después sale la noticia que muere Jacobo y dijeron: “Vamos a orar acaban de tomar a Pedro, vamos a pedir y a unirnos…” y quizá es lo que pasó pero lo que sí sabemos es que Pedro estaba en la cárcel y la iglesia estaba unida orando sin cesar. No debemos esperar a que una tragedia suceda para unirnos sin cesar en oración, necesitamos orar más.

La iglesia estaba orando porque la palabra de Dios siguiera. Miles de personas fueron salvas en el capítulo 4 por la predicación de Pedro pero ahora el predicador estaba encarcelado y la iglesia estaba pidiendo y orando para que Pedro saliera pero sabían también que si Pedro estaba ahí no podía seguir la palabra de Dios como Pablo lo pedía en 2 Tesalonicenses 3:1 en donde dice “oren para que la palabra del Señor corra” y tenemos que orar por un propósito.

Nuestra iglesia está pasando por ciertas cosas en estos momentos por la pandemia y tenemos que estar unidos orando por esta situación, y que mientras está la pandemia debemos orar para que la palabra de Dios siga adelante, y que Dios nos use a cada uno de nosotros, que Dios nos permita no quedarnos en casa y salir a dar un folleto y compartir. “Ay pastor es que es muy difícil que alguien nos acepte.” Al principio pensé que cuando íbamos a salir y dar folletos que la gente los iba a rechazar, pero fue lo contrario, gente continuó siendo salva, abriendo las puertas de su casa y recibiendo los folletos, gente está escuchando y pensando en que va a suceder si ellos mueren con ese virus y aceptan a Cristo.

Necesitamos orar más para que la palabra de Dios siga adelante, siga siendo predicada y sigamos siendo una iglesia unida para seguir orando por los perdidos para que sean salvos, tenemos que orar por la gente de nuestra ciudad, por las personas que conocemos y quitarnos ciertas cosas que nos detienen para poder hablarle a alguien más de Cristo. 

Hay gente que tiene sus valores y vocea lo que ellos creen y van al zócalo de la CDMX y dicen que una mujer tiene derechos para matar a su hijo que no ha nacido y eso es homicidio, la gente lo llama aborto pero Dios lo llama homicidio y los cristianos nos quedamos callados con pena porque ¿qué va a decir la gente si le hablamos de Cristo? ¿Por qué no damos ese paso de fe? Vamos a hablarles no importa lo que diga la gente y lo que crean de nosotros, van a creer que somos unos cristianos fervorosos. Dice Romanos 1 que debemos de predicar con el poder del evangelio. 1 Corintios 1:23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; Que la gente piense que estás medio loco, no importa y dice 1 Corintios 2:14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. Cuando tú predicas el hombre natural va a decir “¿qué me estás tratando de decir?” y a lo mejor a la primera no te va a entender pero hay que seguir orando y explicándoles bien con la palabra de Dios y cuando tú comienzas a hablarles van a decir que ya se te botó la canica, pero tú persiste. En este tiempo de locura debemos de ir y hablarle a la gente de Cristo, tenemos que estar como una iglesia unida.

2. La ubicación de la iglesia

Hechos 12:12 Y habiendo considerado esto, llegó a casa de María la madre de Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban reunidos orando.Tenían una cierta ubicación en un cierto lugar esta iglesia. Creemos en la iglesia local, creemos que la iglesia era una iglesia de hermanos creyentes que habían sido salvos y bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Lo que hace una iglesia es un grupo de personas que han aceptado a Cristo como su salvador personal y se han bautizado para llevar el evangelio a su comunidad, a su ciudad y sus alrededores y aun enviar misioneros a otras partes del mundo. Creemos en una iglesia local, un cuerpo de creyentes que hemos sido como sacados de allá para reunirnos acá y hacer algo por nuestro Señor y esa es la palabra ecclesia, asamblea por eso dice en el versículo 5 que la iglesia hacía sin cesar oración pero tenían un lugar y en este caso era la casa de María la madre de Juan.

No solamente era una iglesia local en sí también era una iglesia lista para hacer lo que tenía que hacer. Una iglesia ubicada es una iglesia que está en un lugar y que sabe lo que tiene que hacer. Una iglesia desubicada es una iglesia que anda para acá y para allá. Tenemos que ser una iglesia ubicada y lista para hacer lo que tenemos que hacer. Ellos sabían que se tenían que reunir, orar, pedir y su petición era por Pedro. Dice la Palabra de Dios “donde muchos estaban reunidos orando.” Hubiera sido bonito que dijera que toda la iglesia estaba reunida pero por lo menos había muchos que estaban reunidos orando. Si hay algo que Dios quiere de nosotros es una relación y no solamente que nosotros digamos que tenemos una religión. Para nosotros es muy fácil decir: “tengo una religión” pero Dios quiere algo más que una religión y más que un título que diga bautista, fundamental independiente, Dios quiere que tengamos una relación personal en donde Dios habla a nuestra vida a través de su palabra y donde hablamos con él a través de la oración y una iglesia ubicada en José María Morelos #1103 pero es una iglesia que está lista para avanzar.

Tenemos que estar listos y decirle al Señor: “Señor que esta iglesia sea mi iglesia y si mi iglesia a través de la dirección de mi pastor dice: Vamos a unirnos más, vamos a redoblar esfuerzos, a atacar al enemigo y a salir a ganar almas pues yo lo voy a hacer.”

Una iglesia que no camina es una iglesia que se queda sentada o se queda para ir a otro lado y si unos salen para allá y otros para acá no vamos a poder hacer algo para el Señor y creo que cada uno de nosotros queremos hacer algo para el Señor y que nos use. No solamente es venir a la iglesia y decir: “pues ya Dios me habló y ya.” Hay muchas personas que necesitan escuchar y ser cambiadas. Si el hermano Taylor hubiera dicho: “Ya Dios me bendijo me quedo en E. U.” pero él dijo: “Vamos a ir a México y vamos a alcanzarlos en Puebla” y gloria a Dios por eso, pero ¿que de ti y de mí? ¿Vamos a dejar que los misioneros salgan de nuestra iglesia y vayan a otro lugar y alcancen a la gente? ¿y nosotros qué? podemos participar también y hacer algo por el Señor.

Esta era una iglesia local, una iglesia lista, ubicada pero no con mucha fe, porque cuando llegó Pedro y tocó la puerta y los hermanos le dijeron a Rode que estaba loca no le dijeron “Dios contestó nuestra oración y si seguramente Pedro está afuera ¿por qué no le abriste la puerta?” le dijeron que estaba loca, estaban orando pero no con tanta fe y dice la Biblia que si nuestra fe es tan pequeña como un grano de mostaza podemos mover un monte, pero cuando estamos orando Dios ve esa unidad y esa oración. Mucha oración se refleja en el poder de Dios de nuestras vidas; poca oración se refleja en poco poder de oración en nuestras vidas; nada de oración se refleja en nada de poder de Dios en nuestras vidas.

3. La unción de la iglesia

El poder de Dios estaba en esta iglesia. Yo creo que debemos de decirle al Señor que necesitamos de su poder y que se sienta en esta iglesia el poder del Espíritu Santo en nuestras vidas, entre más pedimos más poder, entre más oración más poder de su Espíritu Santo, por eso dice la palabra de Dios que el poder de Dios estaba con ellos y ¿cuándo fue la última vez que vimos el poder de Dios en nuestras vidas? creo que aun como pastor cuando me paro sin orar la iglesia dice “qué bonito” pero no podemos ver el poder de Dios en la iglesia, pero cuando el pastor se para, ha orado, ha pedido y clamado a veces el pastor dice “¡wow! qué predicación tan terrible” pero de repente un hermano o hermana dice: “¡qué bendición para mi vida!” Necesitamos que Dios no use a cada uno de nosotros pero ¿cuántas veces hemos fracasado y nos hemos levantado sin orar? No necesitamos pasar fracaso tras fracaso podemos recibir el poder de Dios en nuestras vidas y el poder de Dios en nuestras vidas es cuando vamos a él en oración y le decimos que le necesitamos hoy por eso dice en Efesios 5:17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, Dios quiere que nos llenemos del Espíritu Santo. Entre mas pedimos, mas poder, entre mas roguemos mas respuesta; si rogamos poco habrá poquita respuesta; si rogamos mucho habrá mucha respuesta.

Por ejemplo, es algo real en nuestra sociedad ver gente en la calle pidiendo dinero. El día de ayer me encontré a un señor y hable con él y le pregunté que cuánto tiempo se la había pasado en la calle y él dijo que siete años y le pregunté que cómo vivía y él dijo que pidiéndole a la gente y cuando no pedía se quedaba sin dinero pero que entre más pedía más dinero le daban y le hablé de Cristo y gracias a Dios fue salvo pero me quede pensando el como viven esas personas en la calle. Y nosotros en cierta manera estamos como este señor que no nos damos cuenta que estamos viviendo a veces en miseria y no salimos a pedirle al Señor pero entre más rogamos a Dios más bendición podemos recibir de él.

George Müller el gran hombre de oración tenía un cuaderno donde ponía la fecha y la petición y cuando Dios contestaba su oración y más de cinco mil ocasiones vio peticiones contestadas el mismo día porque él sabía que tenía un Dios que contestaba la oración y lo único que tenemos que hacer es rogar y pedir Salmos 63:1 dice Dios, Dios mío eres tú;     De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida donde no hay aguas, Lo podemos encontrar todos los días “buscad a Dios mientras pueda ser hallado” y no es que él se pierda somos nosotros los que nos alejamos, entre más pedimos hay más poder; entre mas roguemos hay más respuesta; entre mas creemos hay mas contestación. No podemos orar sin fe, no podemos ir a Dios sin fe.

Hechos 12 dice que Pedro estando en la cárcel estaba durmiendo y vino un ángel y le despertó y dice en los versículo 7-10 Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos. Le dijo el ángel: Cíñete, y átate las sandalias. Y lo hizo así. Y le dijo: Envuélvete en tu manto, y sígueme. Y saliendo, le seguía; pero no sabía que era verdad lo que hacía el ángel, sino que pensaba que veía una visión. Habiendo pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma; y salidos, pasaron una calle, y luego el ángel se apartó de él. Entonces Pedro, volviendo en sí, dijo: Ahora entiendo verdaderamente que el Señor ha enviado su ángel, y me ha librado de la mano de Herodes, y de todo lo que el pueblo de los judíos esperaba.¿Qué tiene que hacer Dios para que entendamos el poder de su fuerza? Pedro estaba durmiendo y Dios lo sacó de ahí y Pedro dijo: “ahora entiendo”.

Quizás Dios ya ha hecho algo en tu vida hace años y dijiste: “ahora entiendo”. Quizás tenías un problema y saliste y dijiste “ahora entiendo” pero ¿por qué ahora ya no entiendes? ¿Qué ha hecho el mundo para que nos detengamos, para desanimarnos, para hacernos retroceder? En vez de decir: “Entendí hace años que tengo un Dios vivo y verdadero y que hay un Dios poderoso y contesta la oración y voy a seguir adelante” Pedro ahora que es librado sale, toca y la iglesia estaba sorprendida pero era una iglesia que estaba orando, una iglesia unida, ubicada, ungida con el poder de Dios que al final se pudieron dar cuenta que Dios hizo un milagro. Pedro les dijo “hagan saber esto a los hermanos, esto les va animar.”

Dice el versículo 16 Mas Pedro persistía en llamar; y cuando abrieron y le vieron, se quedaron atónitos. Pedro estaba tocando y tocando y en vez de estar perdiendo el tiempo discutiendo hay que pasar un poco más de tiempo abriendo las puertas y Pedro entró y se quedaron atónitos.Pero él, haciéndoles con la mano señal de que callasen, les contó cómo el Señor le había sacado de la cárcel. Esta era una iglesia que estaba unida orando con un propósito y Dios hizo algo milagroso y yo creo que Dios tiene cosas preparadas para nuestra iglesia pero tenemos que unirnos más en oración. Dios puede hacer algo mucho más en nuestra iglesia.

Vista 132 veces. El día de hoy 1 veces.