¿Cómo Hacer Discípulos a Todas las Naciones?

Mateo 28:16-20

16 Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado.

17 Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban.

18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Dice la Biblia que los once estaban afuera de Galilea, estaban en el Monte de los Olivos donde el Señor Jesucristo les estaba dando estas cosas, y dice la Biblia que cuando lo vieron le adoraron ¿Qué deberíamos de hacer cuando nuestro Señor Jesús está en nuestra presencia? Deberíamos de adorarle. Cuando Pablo y Bernabé llegaron a Listra, donde les dicen que eran Mercurio y Júpiter, les llevaron guirnaldas y trajeron música, alcohol y fiesta y les querían adorar porque decían, “están entre nosotros.” Cuando tenemos a alguien importante entre nosotros, a veces nos queremos desmayar, queremos que nos firme un autógrafo, pero el señor Jesucristo cuando estaba entre los discípulos, ellos le vieron y le adoraron, pero dice la Biblia que otros dudaban y entre los discípulos y la gente hay dos tipos de personas: Hay quienes creen en él y hay quienes dudan quién es él. Cuando yo dudo quién es él, no le voy a adorar, no le voy a reconocer como hijo de Dios, no me voy a reunir, no le voy a obedecer, no le voy a hacer caso. Voy a estar ahí y decir, “¿Quienes son estos que le están siguiendo?” Voy a estar ahí porque quizá voy a criticar a los que están siguiéndole a él y voy a decir, “Mira toda esta gente que es ingenua, toda esta gente que está siguiendo a Jesús, cuando sabemos que este mundo vino de una gran explosión y venimos del chango, cuando sabemos que no hay Dios,” y entonces hay quienes están ahí porque dudan y quieren criticar y solamente quieren ver el chisme, pero hay otros que están ahí porque creen en él, porque han creído en él y han puesto su fe en él. 

Si tú has puesto tu fe en Cristo, siguele, obedecele, ve a todas las naciones y haz discípulos, esto es lo que dice el señor Jesús, el versículo 18 dice, “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.” Y esta palabra todo poder, esta palabra viene de la palabra “dinamos” que significa de la misma palabra dinamita que quiere decir todo poder, toda autoridad, todo honor, honra y gloria. Todo se me ha dado a mí para que yo pueda enviarlos a ustedes. 

En ocasiones podemos cuestionar quién me lo está diciendo. Hace unos meses fui a Walmart y después de haber comprado unas cosas, baje al estacionamiento y había unas cinco o seis personas alrededor de mi carro. En ese tiempo el carro tenía placas de Estados Unidos, y yo los vi medios raros, medios extraños y dije, “Bueno, pues me voy a subir, es mi carro,” y cuando con la alarma abrí el carro y me iba a subir me preguntaron, “¿usted es el dueño de este carro?” y dije que sí, ellos querían ver los papeles del carro y yo les pregunté, “y ustedes ¿quiénes son?” Yo quería saber con qué autoridad me estaban diciendo y pidiendo los papeles de mi carro. Y ellos me dijeron que eran de la Fiscalía de la PGR, y les pregunté si traían una  identificación y me mostraron una charola de identificación; y pregunté que cuál era la razón, y uno de ellos me dijo, “Sabe es que hay carros robados y en ocasiones aún los hemos encontrado aquí,” y le dije, “Mire, yo he venido a este walmart por 15 años y yo nunca los he visto acá. Finalmente les mostré los papeles del carro. Todo está bien y en orden. Gracias a Dios que no me hicieron nada. En otra ocasión estaba tomando fotos de nuestro país, (esto era antes de que pudieras robar fotos de Internet y tenías que tomar tus propias fotos), ya había graduado y antes de casarme, estaba en Iguala Guerrero, cerca de la casa en donde vivía y a dos cuadras está el Batallón de Infantería. Yo iba en mi carro y me detuve. Me Bajé y se me ocurrió tomar unas fotos en frente del batallón de Infantería, pasaron como unos diez segundos, cuando de repente me rodearon como unos veinte o treinta soldados del Batallón de Infantería, y dije, “No soy de Japón, No soy de Rusia, no soy enemigo, soy mexicano. ¿Quiénes son ustedes?” Y me dijeron que los acompañara, me quitaron mi cámara y me dijeron que no podía tomar fotos allí. “Y ¿por qué no? si tengo toda la libertad, y ustedes ¿con qué autoridad me están llevando?” No podía exigir mucho porque ya me tenían arrestado. Me detuvieron con todo y cámara. No recuerdo qué pasó con el carro, pero me metieron directamente a ese lugar, no había celulares. Yo no recuerdo haber llevado un celular y ya pensando sentado ahí esperando dije, “pues si cometí un gran error”. Había una bandera muy grande y muy bonita, a la cual yo le estaba tomando fotos. Ellos estaban pensando que yo estaba tomando fotos de ese lugar que ciertamente lo estaba haciendo, pero ellos tenían la autoridad para arrestarme y llevarme y a lo mejor aún para matarme, si pensaban que yo era un traidor. Estuve esperando media hora y finalmente salió  alguien que traía mi cámara y me dijo, “¿es de usted la cámara?” y le dije que sí y me preguntó, “¿qué se le ofrece?” y pensé, “¡Ah! la cadenita de lo que pasó, no le llegó muy bien a este comandante general. Yo no voy a confesar lo que yo estaba haciendo.” Y entonces le dije “Mire, me gustaría saber si habrá alguna manera de obtener fotos de esta preciosa bandera que ustedes han puesto aquí” y me dijo, “Sí. por supuesto. Nosotros tenemos un fotógrafo y lo voy a poner en contacto con usted.” Me pusieron en contacto con el fotógrafo que me vendía sus fotos y me fui contento y no me arrestaron, el comandante ni supo la razón por la que me habían arrestado en ese lugar, pero tenían toda autoridad. 

El Señor Jesús tiene toda autoridad. No podemos cuestionarlo si él tiene o no toda autoridad. No le podemos pedir su charola para ver si él tiene toda autoridad. No le podemos pedir un certificado de que él es el Hijo de Dios y comprobar si el tiene toda autoridad. Nuestro Dios tiene toda autoridad. El Dios Padre le dio a Dios Hijo toda autoridad y el que tiene toda autoridad nos ha dicho a nosotros “Toda autoridad me es dada en el cielo y en la tierra por tanto id haced discípulos”.

Si tú crees que él es el creador y que él es Dios, él tiene autoridad sobre ti. Papá y mamá, tú tienes toda autoridad sobre tus hijos.  Aunque a veces en hogares los hijos parece que son los que mandan, tú tienes toda autoridad. Si tu le dices a tu hija o a tu hijo “saca la basura” y te dice, “Pero ¿quién crees que tú eres? te estás insubordinando, ¿por qué me estás dando tal acción? Te voy a ir a demandar con mi maestro porque ellos me dicen que el único derecho que yo tengo es a exigir, el único derecho que yo tengo es a pedirte un nintendo, zapatos o una sopa, una camita, felicidad y esto me entristece. ¡No lo voy a hacer!” Y hay hijos que se insubordinan. Hay hijos que no quieren reconocer que tú papá y mamá tienes toda autoridad y te voy a dar un tip, una de las cosas que yo creo que como papás tenemos que practicar es una voz de autoridad. No le puedes decir a tu hijo “¡Ay hijo! yo sé que a veces no te gusta pero ahí está la basura, y yo ya la saqué por los últimos cinco años y ¿te gustaría? Digo, tú me tienes que decir que sí, ¿verdad? pero ¿cómo ves? ¿Te gustaría sacarla? porfis de cuates. ¡Andale!” No podemos tener esa voz sin autoridad, practica en un espejo. Tienes que tener esa voz de autoridad. A los maestros de la escuela les estamos enseñando a tener voz de maestro. ¿Por qué? Porque se nos olvida quién tiene la autoridad. Dios no tiene que practicar esa voz de autoridad. El es la autoridad suprema y Dios dice, “por tanto id haced discípulos.” ¿Cómo nosotros vamos a ir y haced discípulos a todas las naciones?

Con el Poder de Dios

Dice la palabra de Dios que él nos da de ese poder para ir. Vamos a ir y hacer discípulos, a ganar a las almas con la autoridad que él nos da. Me es concedido a mí esa autoridad para ir, pero no solamente él me da ese empujoncito, sino me da de su poder. Dice la Palabra de Dios en Mateo 19:23-26 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.”

La salvación para el hombre es ciertamente algo imposible. La salvación a través de esfuerzos humanos es imposible. La salvación es del Señor, la salvación es un milagro de Dios, es un regalo de Dios. De tal manera que para nosotros es imposible ser salvos a través de nosotros mismos, es imposible para el rico si él quisiera dar todos sus bienes por la salvación, pero para Dios nada hay imposible. Dice Romanos 1:16 “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.¿Cómo vamos a ir y hacer discípulos? Parecería imposible pero es poder de Dios, parecería que es algo que no se puede hacer, parecería decir, “pero Señor, ¿cómo voy a hablarle a ese hombre? ¿A esa mujer? No va a querer escuchar. Ese hombre tiene tanto dinero que se va a burlar de mi, me va a correr.” Para los hombres es imposible, pero para Dios nada es imposible. Hechos 1:8 dice, pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos” y ese poder Dios me lo da a mí para ir y hablar con alguien y decirle, “¿Sabes qué? Dios me estaba mandando y este es el mensaje de parte de Dios.” Ese es el poder de Dios. Si fuera nuestra propia autoridad, sería un poquito más difícil, pero es el poder de Dios. 

Nosotros debemos de obedecer la autoridad de parte de Dios Jeremías 32:17 dice “¡Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti;” El Señor fue quien hizo el cielo a la tierra. ¿Sabes a quien le gusta desobedecer la autoridad de Dios? a nosotros su creación. No hay nada que sea difícil para Dios. ¿Cómo vamos a ir y hacer discípulos? Vamos a ir con el poder de Dios, con su autoridad y poder.

Con un propósito

Marcos 1:16-17 dice “Andando junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. Y les dijo Jesús: Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres.”

Aquí había unos pescadores que estaban pescando y Dios, compara al pescador con alguien que echa su red al hombre para alcanzarlo y traerlo a los pies de Cristo,

y el versículo 18 dice Y dejando luego sus redes, le siguieron.” No, no fueron a casa y dijeron, “Vamos a decirle a nuestras esposas o tenemos hambre y vamos a comer o hemos tenido esto y los vamos a vender, dice la Biblia que el Señor Jesús tiene poder y tiene esa autoridad y dice “Vengan conmigo y yo los voy a ser pescadores de hombres.” Versículo 19 y 20 Pasando de allí un poco más adelante, vio a Jacobo hijo de Zebedeo, y a Juan su hermano, también ellos en la barca, que remendaban las redes. Y luego los llamó; y dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, le siguieron.” Hay un propósito, el propósito es hacer discípulos, es traerlos a Cristo. Cuando el Señor Jesucristo los llamó, les dijo “yo los voy a hacer a ustedes pescadores de hombres”. 1 Corintios 9:18 dice ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio.” Pablo está explicando el Evangelio y él dice muy claramente su intención para alcanzar a las almas. En ocasiones gente quiere pagar por el Evangelio, pero el Evangelio es gratuito y Pablo dice que tenía que presentar gratuitamente el Evangelio. El versículo 19 dice, Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número. El propósito de la vida de Pablo era ganar a mayor número lo más que se podía. Ahora nuestro propósito en la vida es ganar el mayor número de dinero, de cosas, de casas, de zapatos, etc. Y Pablo quería ganar a mayor número de personas. Ese era el Ministerio de Pablo, esto era lo que él tenía en su corazón. ¿Cuál es el propósito? El propósito es ganar a los que están allá afuera. El propósito de la Iglesia es alcanzar a los que están afuera y edificar a los que están aquí adentro y tenemos que ser edificados, pero tenemos que ganar a los que están afuera y darle gracias a Dios y decirle, “Señor, Gracias, porque ya me has ganado a mí. Ayúdame a mí a ser obediente a ti y poder ganar y alcanzar a mayor número de gente que está allá afuera.” Pablo continúa diciendo en el versículo 20 Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley; dice “Me he hecho a los judíos como judío” y luego hay dos palabras importantes que dice “para ganar” (de ahí el término “ganar almas”). Y sabemos que nosotros no las ganamos para nosotros a la única alma que yo me he ganado para mí, es mi esposa, pero las almas hay que ir a buscarlas y el propósito es ganarlas. No puedo ir y buscarla y decirle, “¿Verdad que usted no quiere ser salvo? ¿qué no quiere escuchar? ¿qué no quiere recibir el folleto?” ¡No! no lo haga.

En California, Estados Unidos se están incendiando cientos de casas y cuando llegan los bomberos no dicen, “¿Verdad que usted no se quiere salir? mejor quédese allí, los primeros cinco, diez minutos se va a poner caliente, pero después ya usted ya ni lo va a sentir,” pues no porque ya va a estar muerto. En Los Ángeles se levantó un fuego y el vecino fue a levantar al otro y le tocó y le gritó “¡Vecino, vecino!” y le tocó. El vecino se levantó y si no hubiera sido por el otro vecino, este hombre hubiera muerto perecido en el fuego. El vecino tuvo compasión y no tocó despacio, fue alarmado, con urgencia. El propósito era salvar su vida. El propósito era rescatarlo, pero ¿cuál es nuestro propósito? Hemos cambiado nuestros propósitos de vivir por los propósitos de este mundo. Nuestro propósito ahora ya no es con la mira en la eternidad. El hombre rico que fue al infierno le dijo a Abraham, “Tengo cinco hermanos allá en la tierra que no quiero que perezcan. ¡Por favor! alguien que vaya, que les digan” Y Abraham les dijo, “Hay quienes les pueden predicar,” y si ese hombre rico hubiera salido de ese lugar, yo me imagino que hubiera sido un Pablo predicando el evangelio. ¿Qué necesita hacer Dios, mandarnos un segundo al infierno para regresar y ver la urgencia? Dice la Biblia que él enjugará nuestras lágrimas, y ¿por qué vamos a llorar en el cielo? Fuimos a repartir folletos al cementerio y vi a varios que tenían lágrimas, se me hizo raro porque en el pasado no recuerdo haberlo visto, pero vi a varios llorando por sus seres queridos. Un día Dios va a limpiar nuestras lágrimas, porque creo que vamos a estar llorando diciendo, “¿Por qué no hice más? ¿por qué no les avise? ¿por que no les advertí? ¿por qué no les lleve el Evangelio? ¿por qué me quedé sentado? ¿por qué fui de los que dudaban? ¿por qué yo no fui de los que le adoraron? ¿por qué yo no fui de los que obedecieron y fueron?” yo creo que por eso Dios va a enjugar nuestras lágrimas. Quizás vamos a pensar en nuestro amigo, en nuestro familiar que no le hablamos, quizás aún en un hijo, en nuestro padre que quizás no fue salvo y pudimos avisarle y no lo hicimos.

Hace muchos años en Iguala había un muchacho que entró a la iglesia y tuve la oportunidad de hablarle de Cristo y fue salvo, y había un canal a tres metros de la iglesia y este muchacho traía una pistola, y él dijo que ya había decidido llegar al lado del río, darse un balazo, caerse y morir, pero comenzó a escuchar los cantos, y a escuchar la predicación; y Dios le dijo que entrara y entró y fue salvo. Estaba a punto de quitarse la vida. ¡Gracias a Dios que fue salvo! pero no siempre es así. Hace como diez años una hermana que venía a nuestra iglesia trajo a su mamá, su mamá escuchó el Evangelio. Mi mamá le habló a esta señora del Evangelio. La señora no quiso escuchar, tres días después esta señora (cuenta su hija), que fue caminando por sí misma hacia la presa de Valsequillo y se tiró al agua y se ahogó. Fuimos al funeral y la hija, llorando por su propia mamá, nos hubiera dado gusto que su mamá hubiera sido salva, pero ya no hay tiempo y hay para quienes van a tener tiempo en el último instante para ser salvos y ¡gracias a Dios! Dios quiere que tengamos ese propósito para ir y alcanzar.

Con un plan

Marcos 6:40 dice Y se recostaron por grupos, de ciento en ciento, y de cincuenta en cincuenta.” Dios tiene una organización. Dios dice que se haga todo decentemente y en orden. Dios tiene un plan. Dios quiere que cuando hagamos algo lo hagamos bien, este mundo da vuelta al sol de manera organizada, las estrellas lo hacen de manera organizada. Todo rinde tributo, honra, gloria, honor, adoración al Creador, pero los que nos revelamos constantemente somos nosotros. En esta historia de Marcos, a 5,000 hombres se les dio de comer de manera organizada. Dios tenía un plan y el señor Jesús les dijo “denles de comer” y ellos dijeron, “pero señor, ¿cómo le vamos a hacer?” y Dios dijo “háganlo de esta manera” y lo hicieron así. Lucas 10:1-2 dice, “Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir. Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.”

Jesús los envió de dos en dos. El plan es que vayamos, que les hablemos. Hay varios “planes en la Biblia”. Nosotros normalmente usamos el plan de Romanos de Salvación ¿por qué plan de Romanos? Porque nos basamos en el libro de Romanos Todos somos pecadores dice en Romanos 3:10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;”  en Romanos 3:23 “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,”  Romanos 6:23 “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” La segunda cosa que por nuestros pecados merecemos el infierno.

La tercera cosa Romanos 5:8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” La cuarta cosa Romanos 10:13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.” Ese es un plan, pero ¿debo de usar solamente ese plan? ¡No! puedes usar Juan 3:16, puedes usar el plan de Juan o el plan de Apocalipsis o como tu mejor sientas, pero hay que tener un plan para poder explicarles que somos pecadores, que tenemos un Dios de amor y él envió a su Hijo Jesucristo por nosotros y que ellos no pueden confiar en alguna religión o en sus propias obras, sino solamente en Cristo y si le piden a Cristo salvación, él tiene todo el amor y toda misericordia para perdonar sus pecados y darle salvación. Ese es el plan, pero si no tengo un blanco a qué darle, no lo voy a dar a nada, pero si tengo y digo que aquí está este plan, lo voy a usar. Voy a ver qué pasa y dejar que Dios me use.

La primera vez que salí, recuerdo y dije, “Yo no sé cómo lo voy a hacer. Nada más voy a leer estos versículos» y los leí y una señora fue salva. Me daba un poco de miedo y de temor. Estaba un poco difícil, pero seguí el  plan. Tienes que tener un plan para alcanzar a las naciones, para ir y hacer discípulos. 

Necesitamos del poder de Dios, de un propósito de ganarlos y pedirle a Dios que nos use. Mateo 20:28 dice, enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado;” Dios dice, “Mira, tu ve alcánzalos y después de alcanzarlos que se bauticen y después enséñales todos mis mandamientos,” pero ¿cómo yo le puedo enseñar a aquel todos los mandamientos de Dios si yo no los estoy siguiendo?, Alguien me dijo, “Pastor yo necesito bautizarme porque sino me bautizó ¿cómo le voy a decir a este bautizate tú si yo no me ha bautizado?” Eso es bueno, primero yo voy a seguir a Dios y obedecer su palabra y entonces le puedo decir a otro, se salvó, bautizate, obedece a Dios. Esto es lo que dice Dios y luego dice “Y aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.” Esta es una promesa de parte de Cristo dice Dios, “Tú ve y alcanza a las almas y háblales de mi, que sean salvos, traelos a la Iglesia, enséñales, discipúlalos y yo voy a estar contigo.” Y es la promesa de Dios ¿Que pasa cuando Dios está conmigo? trae muchos beneficios. ¿Cuántos hemos dicho alguna vez “¡Ay! es que Dios ya se apartó de mí, por eso me está yendo así, pero otras veces decimos, “¡Wow! ¿Cómo sucedió esto? es porque Dios está conmigo. Si él está conmigo, me va a ir mejor. 

Dios tiene una promesa para el creyente que le obedece y que va y le habla a la gente de Cristo, da su promesa de fe, alcanza este mundo. Dios dice que yo estaré contigo.

Vista 128 veces. El día de hoy 1 veces.