Un Compromiso Con Dios

“Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos.
Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.
Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres.”

Inmediatamente, ellos no perdieron tiempo, dice que entraron a la sinagoga de los judíos, Pablo está visitando otra ciudad y de inmediatamente está buscando una iglesia.

Tenemos que hacer un compromiso con Dios aparte de leer la palabra de Dios, deberíamos de hacer un compromiso de predicar el evangelio, lo que nos va a impulsar a predicar el evangelio es cuando hacemos este compromiso con Dios de leer su palabra; leer su palabra es cuando Dios me está hablando a mí y él me quiere hablar a mí, el orar es cuando yo hablo con él, estamos teniendo una conversación con él.

Muchas veces no le amamos porque no le conocemos y no tenemos ese interés de leer la Biblia, pero al leer su palabra deberíamos estar completamente enamorados o enamorarnos durante ese trayecto, aprendiendo lo que él hace y ha hecho por nosotros.

Tenemos que tomar ese compromiso

¿Por qué compromiso?

Muchas veces hacemos compromisos con muchas personas, con nuestro trabajo pero no queremos hacer un compromiso con Dios que es él el proveedor de todas las cosas, él nos da la vida, él nos da la salud, él nos da la salvación; hacemos compromisos con este mundo y este mundo nos paga mal pero el mejor compromiso que nosotros podemos hacer, un compromiso simplemente de corazón, de decirle al Señor: tu palabra es este libro, y muchas personas han muerto por este libro.  Y gloria al Señor que lo tenemos, tenemos la palabra del Señor.

Dios ha preservado su palabra por una razón y esa razón es que la leamos.

Conocemos que Tesalónica era una buena iglesia.

Hechos 17:11

“Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.”

Nosotros debemos de recibir su palabra con toda solicitud; era una actitud correcta del corazón, no era una actitud de rechazo, debemos de tomarla con toda solicitud, una actitud correcta del corazón.

Su palabra puede ayudar mi matrimonio, puede ayudar la relación con mi esposa, su palabra puede ayudar a nuestros hijos, a ser un mejor papá, a ser una mejor mamá, a ser simplemente un mejor hijo de Dios.

Dios nos está tratando de decir algo, él quiere hacernos entender ciertas cosas y cuando leemos la Biblia, si la leemos con toda solicitud la vamos a estar leyendo entonces diciéndole al Señor: Señor háblame hoy.

¿Por qué la gente muchas veces no quiere estudiar la Biblia?

Porque muchas veces no estudian la Biblia primero porque no tienen Biblia, dos, el diablo ha metido una mentira en las personas de este mundo diciéndoles que su palabra (la Biblia) no es la palabra de Dios, que la palabra de Dios fue escrita por hombres, que la palabra de Dios es como cualquier otro libro.

Este es El Libro, no hay ninguna duda de que este libro es la palabra de Dios. Gente no quiere leer la Biblia porque no conocen la palabra de Dios

Hechos 17:11b

“escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.”

No dice cada semana, cada mes, la comprobación de que ellos con toda solicitud estaban recibiendo su palabra era porque cada día estaban no solamente leyendo la Biblia sino escudriñando la Biblia, y eso es lo que nosotros debemos hacer, escudriñar la Biblia.

El cristiano basa su fe en la palabra de Dios y cuando viene una persona que quiere a lo mejor discutir o solo hacer una pregunta a veces el cristiano no tenemos la respuesta ¿Por qué? Porque no estamos estudiando la palabra de Dios.

Dios nos quiere preparar y si vamos a combatir debemos de salir preparados y si vamos a salir preparados lo que nos prepara es la palabra de Dios y si no estoy preparado no voy a saber qué contestar.

Los de Berea, ellos escudriñaban la Biblia; no solamente hay que leerla, hay que escudriñarla, hay que buscarla, hay que masticarla. La palabra de Dios no debe ser solamente darle una leída rápida sino saborearla, escudriñarla, hay algunos lugares donde no nos va a gustar saborearla.

Haz un compromiso con Dios y dile al Señor: Señor no quiero solo hacer un compromiso de leer la Biblia, sino quiero hacer un compromiso de ser edificado, de escudriñar las escrituras y Señor sé tú quien me edifiques

Hechos 17:12

“Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres.”

No creyeron pocos, sino muchos,

cuando hay una iglesia que recibe con toda solicitud su palabra, que escudriña su palabra que la saborea. Debemos de saltar a la palabra de Dios, hay que entrar más adentro, entrarle con más fuerza, entrarle con ganas, escudriñar la Biblia y si han pasado 2 o 3 días y veo que Dios no me habla dile al Señor: háblame, háblame hoy.

Habla con el Espíritu Santo de Dios y dile: Señor háblame, necesito oír tu voz, necesito que tú me hables, necesito que tú me digas algo.

Y la causa, el resultado de todo esto fue que muchas personas creyeron.

2 Corintios 3:15-16

“Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos.

Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará.”

Y a veces hay como un velo y en el momento que hemos sido salvos ese velo se ha quitado, ya no tenemos ese velo, en el momento en que hemos recibido a Cristo ahora podemos entender mejor la palabra de Dios, que bendición es eso. Ahora que conocí de Cristo el Espíritu Santo de Dios es el que nos ayuda, él es quien me dice: lo que Dios te está tratando de decir es que te apartes de tu pecado, que vengas a la iglesia, que ganes almas, que le eches ganas.

Y entonces es quitado ese velo, entonces propongámonos a hacer un compromiso y decirle al Señor: ayúdame, dame fuerzas, se que a veces se va a poner difícil, a veces va a haber días en el que no pueda leer tu palabra, pero aún así un cristiano maduro, un cristiano que sabe, debe de decirle al Señor por lo menos en este año quiero leer una vez tu palabra (completa)

Que gozo es cuando alguien empieza en Génesis y termina en Apocalipsis y pueda leer su palabra, la palabra del Señor.

Vista 58.517 veces. El día de hoy 9 veces.