TENEMOS UN BUEN PADRE

Quiero hablarles de “Tenemos un buen padre” nuestro padre celestial.

Mateo 6:5-13

“6:5 Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.

6:6 Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

6:7 Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.

6:8 No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.

6:9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

6:10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

6:11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

6:12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

6:13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.”

Nos habla acerca de nuestro padre celestial y nos menciona ciertas cualidades que tenemos y hayamos y encontramos en Dios nuestro padre y si nuca, o más que nada, si en este día no le has dado gracias a Dios ¡Dale gracias a Dios!

Dile: “Gracias mi Dios por ser tu mi padre”

Mis hijos en la mañana vinieron, algunos, no todos porque son muchos y no se pueden amontonar ahí en la entrada del cuarto, pero algunos de ellos vinieron y me dijeron “papá ¡feliz día del padre! Te amo” y de la misma manera nosotros, no solamente el día de hoy pero todos los días “Padre celestial, gracias por ser mi padre celestial” ¿Amén?

Y en Mateo 6:5 Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.

Todos nosotros en alguna u otra ocasión hemos sido hipócritas, no nos gusta mencionar esa palabra, no nos gusta que nadie nos diga hipócritas pero dice la Biblia “no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres” hay quienes nunca oran en sus casas y vienen a la iglesia y levantan las manos y dicen: “oooooooooh paaaadreeeeeee celestial” y dice la palabra de Dios ¡No seas como ellos!

Hace tiempo nos encontramos a una hermana que cuando hablaba decía “¡oh! ¡mi santísimo padre celestial, mi amado Dios!” y yo decía “wow, esta hermana ha de ser bien santa, bien espiritual” y cuando fuimos a su casa a visitarla ni siquiera sabía en dónde estaba el libro de Génesis. ¿Cuántos saben en dónde está Génesis?

Lo que Dios dice: “mira cuando ores, no le hagas así (Mat. 6:5) sin embargo Mateo 6:6 Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, (y alguien pudiera decir: “Pastor yo no tengo aposento, ¡ni siquiera sé que es eso!”) [El aposento es nuestra habitación] y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. 6:7 Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.

En otras palabras deja de repetir “Santa María madre de Dios….” y otra vez y otra vez ¡No!

Dios dice: no uséis vanas repeticiones, y Dios nos da un ejemplo de cómo podemos orar, éste es un ejemplo de cómo nosotros podemos orar, mira la manera en la que puedes orar y dice:

6:9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro (y que bendición es que podamos nosotros llamar a Dios padre, nuestro padre; pero si no eres salvo, si nunca has aceptado a Cristo como tu salvador personal, Dios no es tu padre. Dice la Biblia ahí hablando a los escribas y fariseos les decía, vuestro padre el diablo; ¿si Dios no es tu padre? ¿quién es tu padre? El diablo, y personalmente yo no quiero que mi padre sea el diablo, padre de mentira, padre de maldad, pero si ya has sido salvo ¿quién es tu padre? Pues Dios padre, Dios nuestro padre) que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. (¿por qué? Dios quiere que nosotros demos gloria y honor a su nombre)

6:10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, (Debemos de rogar a Dios: “¡oh Señor ven pronto, venga tu reino! ¡oh Señor! Y hermanos en el mundo en el que vivimos debemos de desear cada día que Cristo venga pronto! ¿Cuántos dicen? ¡Pastor yo quiero que Cristo venga pronto! ¿Cuántos dicen? Pastor yo aun estoy soltero, que todavía no venga.

Porque yo no quería que Jesús regresara antes de que yo me casara, ahora que ya me case, ya quiero que Él venga ¡y no es porque nos llevamos mal! ¡Es que ya me quiero ir al cielo! ¡No me mande al cielo! Pero yo me quiero ir al cielo, de la manera que Dios ya sabe cómo nos vamos a ir al cielo.

Que importante es necesario decirle a Dios “oh padre mío, que no se haga como yo quiero” ¿sino como quién? ¡cómo Dios! ¡como Dios quiere!) como en el cielo, así también en la tierra.

Y vamos a ver algunas razones por las cuales podemos ver acá, que tenemos un buen padre.

1.- Tenemos un Padre que sabe lo que necesitamos

Mateo 6:8 “No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.”

Un buen padre sabe lo que su hijo necesita, ¡un mal padre no solo sabe!.

Hace como un mes, o un poquito más David me volvió a recordar que necesitaba zapatos, y le dije ¿De verdad necesitas zapatos? y me dijo ¡Sí! ¡Mira nada más! (¡y tenían hoyos!)

Y deje “¡wow! ¿por qué no me dijiste antes?”

Un buen padre, ya cuando ve el primer hoyito dice ¡ay mi hijo necesita zapatos! no cuando ya se le salen todos los dedos de los pies de los dos zapatos. Un mal padre es el que no ve lo que necesitan sus hijos, no le importa ¡ese es un mal padre!

El hijo está muriéndose “¡papá! ya llevo diez días que no me das de comer” -¡ay y a mi que me importa! (contesta el padre)

¡No! un buen padre es de bendición y sabe lo que sus hijos necesitan, pero no hay mejor padre que nuestro Padre celestial, y lo peor que puedes hacer hermano, es que cada vez que te vaya mal echarle la culpa a nuestro buen Padre celestial; en ocasiones nos enojamos contra Él y decimos “¡pero por qué me pasa esto! ¡por qué me machuque el dedo! ¡por qué perdí mi negocio! ¡por qué me dejó mi mujer! ¡por qué me dejó el marido! ¡por qué me dejaron mis hijos!” Algo que sucede, la propia salud y somos tan ingratos que le echamos la culpa a nuestro buen Padre celestial. Lo peor que puedes hacer es echarle la culpa a Dios; porque, los culpables somos nosotros, nosotros nos metemos en problemas, nosotros somos los que pecamos, nosotros somos los que nos apartamos, nosotros somos los que le damos la espalda a Dios; dejamos de orar, dejamos de leer la Biblia, dejamos de venir a la iglesia, dejamos de ver la voluntad de Dios, y nos metemos en tantos problemas y al final, le estamos echando la culpa a Dios “¡oh es que eres un mal Padre!” ¡No! ¡Es lo peor que puedes hacer! Porque tenemos un buen Padre que sabe lo que necesitamos.

Mateo 6:32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

Dios sabe lo que necesitamos; tenemos un Padre que sabe, que ve, dice la Biblia “Él ve aún en lo secreto” Él ve cuando estamos fuera de nuestra casa y Él ve en lo secreto, y cuando estamos orando, Él sabe las necesidades que nosotros tenemos”

Lucas 12:29 Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud.

¿Cómo será una ansiosa inquietud?, Andamos mordiendonos las uñas, y andamos ahí todos que ya no podemos más, porque andamos todos desesperados.

Lucas 12:30 Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas.

Tenemos un Padre celestial que sabe lo que necesitamos, no solamente sabe lo que necesitamos, sabe lo que necesitamos como dice en Mateo 6:8 No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis. No solamente Él sabe lo que tú necesitas hermano, pero Él ya lo sabe desde antes, porque tenemos a un Dios omnisciente, tenemos a un Dios, a un Padre celestial omnipotente, omnipresente, inmutable, y nuestro Padre celestial ya sabía de que yo necesitaba unas barritas de piña y alguien me trajo, porque sino me muero.

Nuestro Padre celestial sabe de qué cosas tenemos necesidad; cuando estamos orando y estamos suplicando y estamos derramando nuestro corazón como Ana. Ana derramaba su corazón a Dios y le decía “¡oh Padre! ¡Por favor, dame un hijo, un hijo varón!” Y Dios le dió a Samuel, pero antes de que Ana llegará a orar ahí al templo, el Padre celestial vio a Ana y dijo “¡ah! Yo ya sé a qué viene Ana; Ana viene a orar por un niño. ¡Y yo ya sé lo que le voy a dar! ¡Le voy a dar un niño!”

El día jueves allá en Monte Sión, se rifó un carro, una van de doce pasajeros, y el pastor Winn dijo “se las voy a dar, la vamos a rifar; pero quiero que la usen para traer gente a la iglesia” Y era solamente para los pastores, y el día jueves en la mañana antes de la rifa íbamos subiendo unas escaleras un pastor y yo, y al subir las escaleras no se que le pregunté al hermano y el hermano me dijo “¡no! yo ya oré por esa van, ya puse mis manos, ya dí siete vueltas” y le dije:

-¿Te la quieres ganar?

-¡Sí me la quiero ganar!

– Lo bueno que Dios ya sabe de antemano quien se la va a llevar ¿Amén? Yo también me la quisiera ganar, pero Dios ya sabe quién se la iba a llevar.

A menos que le hubiera dado una lanita a la niñitia que sacó el boleto ¿verdad? ¡no se me ocurrió antes! (Es broma 😀 )

Pero Dios ya sabe lo que tu y yo necesitamos ¡eso no quiere decir que no ores! “¡ah Dios ya sabe! ¡No voy a orar!” y te quedas dormido toda la mañana y no oras. ¡No! Igual Dios ya sabía que no ibas  a orar por lo que ibas a pedir, y Dios ya sabía que no te lo iba a dar, porque “pedís y no recibís ¡porque no oras! pero cuando oras, lo pides todo mal, para gastar en vuestros deleites y deseos”

De tal manera que debemos de pedir bien; pero cuando pedimos bien, Dios ya sabe lo que necesitamos antes, y no solamente Dios lo sabe antes, pero tenemos un Padre que sabe lo que necesitamos aún cuando nosotros ni siquiera que lo necesitamos.

A veces necesitamos un jalón de orejas ¿Quién necesita un jalón de orejas? ¡Todos necesitamos! Yo necesito un jalón de orejas. ¡Todos necesitamos un jalón de orejas!

Dios sabe lo que necesitamos, pero Dios ya sabe lo que es bueno para mí y lo que nosotros necesitamos.

En Juan 11:1 Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana.

11:2 (María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos.)

11:3 Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo.

11:4 Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.

11:5 Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro.

11:6 Cuando oyó, pues, que estaba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba.

Fueron Marta y María y mandaron a decirle: “por favor ven pronto, nuestro hermano está enfermo” y ¿adivina qué? El señor Jesús dejó que pasaran dos días más y permitió que Lázaro muriera, pero ¿cómo? ¿Cómo puede hacer eso el Señor? Permitir que Lázaro muriera. ¡Porque Él sabe lo que es bueno para mí!.

 

2.- Tenemos un Padre que sabe lo que es bueno para mí.
Él sabe lo que yo necesito pero Él sabe lo que es bueno para mí.

En ocasiones yo digo “pero esto no me gusta, esto no es bueno para mi”

¿A cuántos les gusta la medicina? ¿A cuántos no les gusta la medicina? ¡A mi me encanta la medicina! ¡No sé porque! pero me encanta el azúcar que trae ¡me hace predicar mejor! Pero como no me puedo drogar, puedo tomar mucha medicina (broma 😀 ) No tanto ¿Amén?

Pero tengo una hija, que odia la medicina ¡la odia! Si por ella fuera, mataría a todos los doctores y escondería toda la medicina, y hasta la quemaría ¡no le gusta! es un trabajo darle medicina, y es un ritual para la medicina, tiene que tener ya la medicina ahí y agua o algo para tomar, y se la damos y hace como que se muere, y toma agua y se tira casi casi al piso “¡ay que feo sabe la medicina!” ¡odia la medicina!

Pero ¿es buena la medicina? ¡Es buena la medicina!

¿A cuántos les gustan las inyecciones? A mí, a mi no me hacen daño, si me inyectan, sí es para bien está bien.

Hace como cinco años nos quedamos en una casa y afuera del patio de la casa por la parte de atrás tenían un tapete, pero el tapete es de clavos muy grandes, ahora usted podría pensar, bueno pero ¿por qué hay clavos? Bueno es por la nieve, detrás de esa casa hay un cerro y la gente sale a esquiar y se mete y limpia sus botas en los clavos y ya entra a la cas; bueno yo no sabía que había un tapete de clavos, salí y me clavé uno de los clavos, oxidado. Y dije ¡ay voy a tener que ir para que me pongan una vacuna para el tétanos!

Al siguiente día estábamos con otra familia, con otro pastor y le mencione y me dijo que en la farmacia me podía aplicar esa vacuna, y dijo la hermana “¡le va a doler mucho!” ¡Me encantan los hermanos que nos predisponen! “¡oh se va a morir con esa inyección! ¡yo si fuera usted, mejor me muero!” Casi casi. Y ya mi mente estaba predispuesta de que me iba a doler mucho, fui ahí me senté me pusieron el alcohol y ni me dolió, dije ¡Gloria al Señor!.

Y luego en otra ocasión me pusieron otra inyección y me dijeron “no esas no duelen” y me dolió un monton ¡hasta me sacó una lágrima!

¡Así somos! Pero normalmente no nos gustan las inyecciones, pero son buenas para uno. ¡Nuestro Padre sabe que es bueno para ti! Esa enfermedad por la qué estás pasando “¡Señor quítame esto!” Dice Pablo “¡oh Señor quitamé este aguijón!” y Dios dice “¡No! Ahí lo voy a dejar un rato porque es bueno para ti!”

Hermano, hermana por lo que  vas pasando, esa prueba por la que vas pasando, eso es bueno para ti; Marta y María iban pasando por una prueba muy difícil, pero fue buena para ellas. Porque Jesús, estaba más interesado en su crecimiento espiritual de Marta y de María, que una solución rápida.

-¡Oh Señor sana a Lázaro!

-Ok Lázaro sanate

¡Ok! ¡Gracias a Dios!

Pero cuando murió y vieron el poder de Dios, cuando Dios resucita a Lázaro dijeron “wow, esto es más increíble de lo que pensamos, es realmente Jesús el hijo de Dios” Y los demás que estaban ahí afuera donde sepultaron a Lázaro y Lázaro saliendo ahí todo vendado, dice la Biblia que muchos de los judíos creyeron ¿por qué? Porque Lázaro había muerto y ahora había resucitado. ¡Tenemos un buen Dios, un buen Padre celestial, que sabe que es bueno para ti.!

Hay un pastor, el pastor Nájera en Aguascalientes, estuvo meses con un derrame cerebral, los doctores pensaron que ya no la iba hacer. Ya lleva unas cuantas semanas fuera del hospital y ayer o antier su esposa dice que los doctores están maravillados, no tiene rastro de que haya tenido un derrame cerebral, el estudio que le hicieron mostró una pequeña cicatriz, y dice la hermana “eso es para recordarnos que estuvo realmente tantos meses en el hospital” y le estaba dando la gloria a Dios.

Y un cuando pensamos que la muerte es una tragedia, a veces es lo mejor que alguien puede obtener. Porque ¿en dónde estará mejor? aquí en este mundo “cruel” que para mí no es cruel, o ¿el cielo?

Yo creo que el cielo es mejor. Pablo dice “para mi el morir es Cristo y el morir es ganancia” ¿por qué? Porque si muero voy a estar en un mejor lugar, y Dios sabe que es bueno para mi y si llego a morir y voy al cielo ¡eso es lo mejor que nos puede pasar! Ir al cielo, estar con el Señor, Dios sabe lo que es bueno para mi, tenemos un Padre celestial, que sabe lo que es bueno para mi, dice la palabra de Dios en Hebreos 12:6 Porque el Señor al que ama, disciplina,

Y azota a todo el que recibe por hijo.

En nuestra casa todavía hay hijos a los que todavía les toca disciplina, ayer a uno de mis hijos, le tuve que dar seis, no hizo nada de malo, me faltó solamente al respeto, no se ni que le dije, y me contestó (ahí son tres) le dije algo más y me contestó (ahí son tres) ¡ven para acá chiquita te voy a dar seis!

Y Dios al que ama disciplina, él sabe que la disciplina es buena para nosotros. Hermano haces mal cuando dejas que tus hijos hagan lo que ellos quieren, no estás siendo un buen padre ¡Ah has lo que quieras! ¡Vete con quien quieras! ¡Llega a la hora que tu quieras! ¡Escucha lo que tu quieras! ¡Ve lo que tu quieras! ¡Come lo que tu quieras!

Hace ratito Hanna, me pidió dinero para comprar algo me dijo: “papá no desayuné ¿me puedes dar dinero?” Ok le dí dinero y regresó; traía una bolsita y pensé que era de papitas y ya la iba a regañar “hija si no desayunaste no compres comida chatarra” ¡Por lo  menos unas barritas que tienen vitamina P, I, Ñ, A! Y ya cuando ví era una bolsita con pan, tenía unos bollitos de pan y dije ¡ok! ¡está bien! Pero hay papás que dicen:

-Come lo que tu quieras ¡no me importa!

– Haz lo que tu quieras ¡no me importa!

-Vete de la casa ¡no me importa!

Y ¡no! hacemos mal, tenemos nosotros que cuidar a nuestros hijos; y hay ocasiones en las que no les va a gustar llegar a las nueve de la noche, en vez de darles toda libertad; hay ocasiones en las que no les va a gustar que tiene que obedecer, hay ocasiones en las que no les va a gustar el que tengan que ir a trabajar, hay ocasiones en las que no les va a gustar en las que tienen que respetar a mamá y a papá, y hacer su tarea y levantarse temprano, irse acostar temprano y no ver tanta televisión y no estar pegados en el celular todo el tiempo; si soy buen papá.

Tenemos un buen padre ¿Cómo eres tú de papá? ¿Cómo eres tú de mamá?, tenemos un Padre celestial que es tan bueno con nosotros y sabe  lo que es bueno para mi y dice la Biblia Hebreos 12:6 Porque el Señor al que ama, disciplina,

Y azota a todo el que recibe por hijo.

Y este azotar no está hablando de un azotar que me deja medio muerto, sino es una disciplina de amor medida.

En esta semana una noticia triste que leí, en esta semana dos mujeres perversas lesbianas, vistieron a su hijo, me parece que de diez años, le pusieron un vestidito y decían queremos que seas como nosotras y el niñito sabía más, más inteligente ¡no se dejó! Estas mujeres perversas lo golpearon y lo mataron ¡imagínate! “¡Nosotros sabemos lo que es mejor para nuestros hijos!”

¡No, la gente perversa no sabe lo que es mejor para sus hijos! La palabra de Dios si sabe lo que es mejor para nuestros hijos.

Tenemos un Padre celestial que no es enseña y nos muestra que es lo mejor para cada uno de nosotros, no le creas a los psicólogos, no le creas a este mundo, no le creas a esta perversa de la Ciudad de México que dice que ahora las mujeres pueden ir en pantalones y los hombres pueden ir con vestido. Creele a la palabra de Dios, Dios sabe lo que es bueno para mí, y si Dios dice “es bueno para un hombre cortarse su cabello” ¡es bueno!, si Dios dice”es bueno para el hombre, no tocar mujer” ¡es bueno! No quiere decir que no toques a tu esposa, quiere decir que entre un hombre y una mujer que no están casado bueno le es al hombre no tocar mujer .

3.- Tenemos un Padre que nos ama

Juan 16:26 En aquel día pediréis en mi nombre; y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros,

16:27 pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que yo salí de Dios.

Hermano, hermana tenemos un Padre celestial que nos ama, es mejor ser amado que ser odiado ¿Amén?

¡A mi me gusta que me amen! ¡A mi me gusta cuando mi esposa me dice I love you, te amo! Y yo se que a ella le gusta cuando le digo lo mismo; a mis hijos.

Hace años escuche a un papá que me dijo “pastor no sabe, que tan feo se siente cuando uno de nuestros hijos nos dice [¡papá te odio!] y gritando” es una de las cosas más feas que uno  puede escuchar. Gracias a Dios que no lo he escuchado, no se si lo han pensado pero a veces se me quedan viendo muy feo pero, joven nunca le digas a tus papás que los odias, y si lo has hecho, pídeles perdón; y este hermano, o no recuerdo quien era, lo dijo con un corazón tan destrozado ¡que feo! “mi hijo me dijo [¡te odio!] agarró y azoto la puerta y se fue” Es algo muy feo de escuchar, pero algo muy bonito de escuchar es cuando nuestros hijos nos dicen “¡papá te amo!” “¡mamá te amo!”

Tenemos un Padre celestial que nos ama.

Y si tu sientes que nadie te ama en esta vida, porque a veces así nos llegamos a sentir ¡aun cuando hay como cien personas que te aman!; Pero si llegas a sentir que nadie te ama, recuerda que hay alguien en el cielo que te ama ¡Nos ama nuestro Padre celestial!

Jeremías 31:3 Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.

Tenemos un Padre que nos ama con un amor eterno porque Dios es amor; Dios no puede odiar ¿Sabías?

Dice la Biblia que Jesús se enojó cuando Él tiró la mesa de los campistas, estaba leyendo ese pasaje y no dice “¡y Jesús se enojó con ellos y tiró!” ¡No! Simplemente yo creo personalmente que Jesús vió todo lo que estaban haciendo, y con autoridad les dijo “¡No pueden hacer esta casa de oración cueva de ladrones!” Y con esa autoridad empezó a tirar esas mesas, pero yo no creo que haya perdido los escrúpulos, yo no creo que lo haya hecho en ira, con humo saliéndole por todas partes. No yo creo que Jesús es amor y sí decía cosas con autoridad.

Y podemos nosotros con nuestros hijos hacerlo con autoridad. Aunque te duela ¿Amén? Pero ya ese es otro tema.

Tenemos a un Padre celestial que nos ama a cada uno de nosotros en Efesios 2:4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,

Hay un corito que me gusta mucho que dice “el amor de Dios es maravilloso” y el amor de Dios es grande es inmenso, es maravilloso

Efesios 2:5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),

Dios tuvo misericordia de nosotros aun estando muertos en nuestros pecados.

¿Cuántos estaban muertos en sus pecados? ¡Todos! Estábamos muertos rumbo al infierno sin Cristo, sin Dios y Él me dio vida.

Quizá ahorita no lo podemos entender tan claramente, pero yo creo que va a llegar el momento cuando estemos en el cielo y digamos “¡wow” Realmente dio su vida por mi, tengo vida eterna, por la eternidad ¡hubiera hecho más! Hubiera invitado a más gente, hubiera compartido con más gente del gran amor de Dios” ¡Y eso es lo que tenemos que hacer hermano, hermana! Compartir, con tu familiar el amor de Dios, comparte con tus papás el gran amor de Dios, comparte con tus hermanos el gran amor de Dios.

En vez de estar renegando de Dios “¡ay es que Dios es malo! Dios esto, Dios aquello” ¡No! Comparte el gran amor de Dios. Y cuando compartas el gran amor de Dios, no lo hagas todo triste

(llorando) -¡Ay Dios te ama! ¡Dios nos ama a todos!

-¿Qué le pasa vecino/hermano?

-Ay es que estoy triste pero Dios nos ama (aun llorando)

¡No hágalo con alegría! ¿Amén? ¡Con alegría con gozo!

Porque Dios nos ama nos disciplina, porque Dios nos ama nos corrige, porque Dios nos ama ha dado a su hijo a morir en la cruz por nosotros.

Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

¿Sabes que el amor tiene que mostrarse en acción? Y Dios nos amó, pero no nada más dijo “Ah si, yo te amo” Sino que Él envió y dio a su hijo por nosotros.

Si tu amas a alguien, no solamente se lo digas ¿Amén? Muéstralo en acción que amas a alguien.

4.- Tenemos un Padre celestial que es paciente

Dios es paciente, un padre Celestial que es paciente, y si yo aprendo de mi padre Celestial que Él me ama, papá sé más amoroso, cariñoso, misericordioso con tus hijos, Porque el amor del Padre está en mi, yo debo de mostrar el amor del Padre hacia los demás, hacia nuestros hijos.

¿Sabes que necesitamos más amor en éste mundo lleno de maldad?; Necesitamos mucho más amor, nos subimos al metro-bus y hay odio, vamos a cualquier  lado y hay odio, y por todos lados, nos despertamos con odio, suena el despertador y brincas de tu cama “Raaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaawwwwwwwwwwwwwwr”.

¡No! Cuando suene el despertador canta el amor de Cristo, el amor de Dios; mira, si pones una canción de Paquita la del Barrio y te pones a cantar “el viejo de tres patas, el ladrón de tres patas” ¿Cómo te vas a sentir? ¿Feliz? ¿Contenta? ¡No! Te va a pesar, te va a deprimir, te va quitar el amor de Cristo; pero si pones un himno, unos coritos del amor de Dios, de cuan grande es Él, yo creo que vamos a estar mejor ¡Necesitamos más amor!.

2a Pedro 3:9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

Dios es paciente.

Romanos 3:24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,

La salvación es gratuita ¿Amén? No hay muchas cosas gratuitas en este mundo, pero la salvación es gratuita

Romanos 3:25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados,

Dios ignoró nuestros pecado a través de la sangre de Cristo, por su paciencia que Él tuvo para con nosotros; eso se llama justificación

Romanos 15:5 Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús,

Tenemos un Padre celestial que es paciente, imagínate si Dios no fuera paciente. Tu haces algo contra Él, la primera mentira y Dios dice:

-Pero ¡te dije que no mientas!

¡Haber Miguel, mandales un rayo!

-¡Ok! y aquí hay otro, llego tarde a la iglesia ¡mándale otro rayo pa’ que aprenda! Y aquí hay otro ¿el chisme? ¡acabas de escuchar del chisme! ¡que no se hace eso! ¡mándale otro rayo!

Si Dios no fuera paciente ya este mundo se hubiera terminado.

Tus hijos necesitan una mamá y un papá más paciente, necesitan un papá una mamá con más autoridad, pero eso no quiere decir que no debemos de ser pacientes; sentarnos con ellos; hay algunos de mis hijos que me desesperan y yo digo “¡ok! voy a ser paciente” prefiero a veces no escuchar lo que está sucediendo en la familia, pero digo “tengo que ser paciente y amoroso”

5.- Tenemos un Padre que nos escucha

Salmos 40:1 Pacientemente esperé a Jehová,

Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.

Salmos 55:1 Escucha, oh Dios, mi oración,

Y no te escondas de mi súplica.

Regresando ahí a donde estábamos en

Mateo 6:9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

Tenemos un Padre que nos escucha, Él escucha nuestra oración, Él escucha y quiere hablar y quiere tener una relación con nosotros, quiere hablar con nosotros, quiere hablar con nosotros y Él quiere que nosotros le escuchemos a Él a través de su palabra y el quiere que nosotros hablemos con Él a través de la oración.

¿Pero cómo Él nos va a escuchar si yo nunca hablo con Él?

El extraña a sus hijos que dejan de hablar con Él, pero Él nos escucha y Él quiere tener una relación contigo hermano, hermana, Él quiere que vayas y hables, y no cuando hables con Dios Padre tienes que aparecerte y decir:

-¡Hey ya llegue Padre celestial, necesito cien pesos hay nos vemos! ¡Bye!

Y ya te da los cien pesos

(Otra vez necesito algo)

-¡Ya llegué Padre celestial ahora tengo un problema en el trabajo, solucionalo! ¿ok? ¡Bye!

¡No! No tenemos que ir al Padre celestial nada más para pedir, pedir y pedir.

Puedes ir al Padre celestial como dice aquí

Mateo 6:9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

Glorioso sea tu nombre, bendecido sea tu nombre; puedes ir al Padre celestial para glorificar su nombre.

Puedes ir al padre celestial en oración para decirle “¡Oh Señor! Soy tan pecador” Y confesar tus pecados; puedes ir al Padre celestial y decir:

-¡Oh! ya llegue Señor

-¿Necesitas algo?

-¡No Señor! Pero hay un pastor allá bien enfermo, hay un misionero que necesita su visa, hay un hermano que tiene una petición de oración

Y puedes orar por otros también, no solamente por ti, ¡egoísta! ¡Puedes orar por alguien más!

Pero tenemos un Padre celestial que nos escucha.

6.- Tenemos un Padre celestial que quiere ser tu Padre

Hay un Padre en el cielo que quiere ser tu Padre.

¿Pero cómo?

Vea lo que dice:

Juan 1:12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

En otras palabras, hay quienes son hijos de Dios y hay quienes no son hijos de Dios, vea lo que dice:

Gálatas 3:26  pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;

-¡Ah pues dice la Biblia pastor que todos somos hijos de Dios!

-¡No!

Gálatas 3:26  pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;

La única manera que puedes tu pasar de ser hijo del diablo a ser hijo de Dios es por la fe en Cristo Jesús.

¿Ya pusiste tu fe en Cristo Jesús?

-¡Oh Pastor! Pero yo ya me porté bien

-¡No! Aquí no dice “Puedes ser hijo de Dios por las buenas obras”. No dice “puedes ser hijo de Dios por ser bautista”. No dice “puedes ser hijo de Dios por ser un falso testigo de Jehová” ¡No!; Dice: Puedes ser un hijo de Dios, por la fe en Cristo Jesús. La única manera que nos podemos asegurar que Dios es nuestro Padre es pidiéndole por la fe salvación.

¿Cuántos de ustedes ya le han pedido por fe a Dios salvación?

¿Ya le pediste a Cristo salvación? ¡Ok!

Pero hay quienes no lo han hecho y la única manera de que Dios Padre sea tu Padre celestial es pidiéndole salvación a Dios.

Vista 162 veces. El día de hoy 1 veces.