Parábola del Hijo Pródigo

Lucas 15:11-19

11 “También dijo: Un hombre tenía dos hijos;

12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.

13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.

14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.

15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos.

16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.

17 Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.

19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.”

Esta es una de las historias y parábolas más bien conocidas de la Palabra de Dios y hay muchas maneras en que esta parábola se puede aplicar a nuestras vidas. Nos habla acerca de un joven que le dijo a su padre “Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde”. Este joven era pródigo que decía “merezco”, “esto me corresponde”, “yo quiero esto y tu me lo tienes que dar”.

La palabra pródigo no significa perdido o malo, no significa sin vergüenza sino que significa aquel que despilfarra o gasta sin cuidado. Pródigo es la persona que malgasta su propio patrimonio de forma reiterada e injustificada en detrimento de su propia familia. Y detrimento es dañando a su familia. Un pródigo es el sujeto que malgasta sus recursos o muestra un desprecio por aquello que merece estima. Es el individuo que despilfarra su patrimonio sin justificación. Este joven tomó esa herencia y se fue, la malgastó y la despilfarró.

¿Estas siendo un pródigo? ¿Estás malgastando las bendiciones de Dios? Dios te bendice cada día, Dios te da vida, puedes salir y trabajar y hacer la obra de Dios, Dios te da fuerzas cada día pero cuando malgastas lo que Dios te da eres un pródigo. No malgastes la herencia de Dios, no malgastes la bendición de Dios, no malgastes lo que Dios te da cada día.

Este joven:

1. Deshonró a su padre

¿Como lo deshonró? Va con él y lo desafía y le hace una petición deshonrosa. Para que alguien reciba herencia, la persona que va a dar una herencia primero tiene que morir, pero este joven ve a los jóvenes de alrededor y dice: “él tiene, el otro también, yo merezco” y le dice a su papá: Dame ahora la parte de los bienes que me corresponden. Tenía una actitud de dame. Tú no tengas una actitud así sino una de servicio. Aprende a ser servicial, aprende a ayudar a alguien más, no tengas una vida de dame.

Este joven deshonró a su padre diciéndole: No te has muerto, pero dame mi dinero. Y así hay hijos que dicen: “Dame mi parte”, “quiero mi laptop”, “quiero mi playstation”, “quiero mi propio cuarto”, “quiero mi comida”. Otros deshonran a sus padres en la forma en que se dirigen a ellos, les dicen a sus padres: Que onda mi viejo, mi ruco, mi carnal, es mas a veces son más atrevidos y les llaman por su nombre, y si hay que ser amigo de tu papá pero tiene que haber un respeto. 

2. Desperdició su herencia

El versículo 13 dice, No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.No deberías de tener una actitud de dame ni de ya no aguanto más, una actitud de que quieres irte al mundo, de vivir tu vida, de que no vas a permitir que tus papás te digan lo que debes hacer.

Una jovencita en la Academia de Abeka, dejó la escuela y el maestro empezó a indagar por ella. Ella se había ido con el novio y después se enteró que una amiguita de ella le dijo a ella: “No deberías de dejar que tus papás, el pastor y los maestros de escuela dominical te digan que hacer, debes tomar control de tu vida, el control de tus decisiones y debes hacer que lo que tu quieras.” Y eso es lo que el diablo quiere. Ella empezó a escuchar a su amiga, se fue con su novio y tiempo después su novio la mató. Ese es el resultado de escuchar a las amistades. Tenemos un Dios que ha tomado control de nuestra vida porque nos ha comprado y ya no podemos hacer con nuestra vida y cuerpo lo que nosotros queramos. 

Dice “juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos” El diablo te quiere mandar lejos para que digas: “Nadie me ve”, “nadie sabe lo que hago”, “nadie sabe lo que veo”, “nadie sabe lo que escucho”, “nadie sabe que escucho música pop y rock”, “nadie sabe las películas y telenovelas perversas que estoy viendo.” Eso quiere el mundo, que te apartes de la iglesia, de las cosas de Dios, de caminar con Dios. Y cuando nos apartamos de caminar con Dios empezamos a perder la bendición de Dios “y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.” Esta palabra desperdició está también en Lucas 16:1 dice, “Dijo también a sus discípulos: Había un hombre rico que tenía un mayordomo, y éste fue acusado ante él como disipador de sus bienes.” Este mayordomo era un pródigo, un disipador de sus bienes.

El hijo menor fue a un lugar apartado y desperdició su vida y sus bienes, desperdició una herencia importante que le había dado su papá. Joven, ¿Qué te han dado tus padres? ¿qué te ha dado Dios? Dios te da de bendiciones, de buenos padres, de una buena salud, te da pureza ¿la estas desperdiciando? Recuerda que debes de cuidar lo que Dios te da. 

Este joven gastó en un momento lo que su papá ganó en una vida. Tenemos a jóvenes que no aprecian lo que tienen. No aprecian la iglesia, la familia cristiana, la salud que tienen. Proverbios 15:15 dice, Todos los días del afligido son difíciles; Mas el de corazón contento tiene un banquete continuo. Puedes ser un joven contento o afligido, un joven que todo te choca, que todo lo ves con cara de fuchi, quieres lo mejor, tus papás te compran unos tenis panam y tu quieres unos adidas. Ahora, no hay nada de malo con la marca pero cuando eres alguien que no sabe apreciar el dinero y las cosas, ahí estás mal y dicen los siguientes versículos, Mejor es lo poco con el temor de Jehová, Que el gran tesoro donde hay turbación. Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, Que de buey engordado donde hay odio. Mejor es lo poquito con la salvación de Dios que lo mucho pero no hay salvación y hay pleitos por todos lados.

3. Desenfrenó su vida

Lucas 15:13 dice No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.No vivas una vida desenfrenada. El desenfreno es cuando alguien sale de la casa y dice: Voy a vivir una vida loca, voy a hacer lo que quiera, no va a haber consecuencias y no me va a pasar nada. Eso es lo que dijo Sansón. Dice Jueces 16:20-21 Y le dijo: ¡Sansón, los filisteos sobre ti! Y luego que despertó él de su sueño, se dijo: Esta vez saldré como las otras y me escaparé. Pero él no sabía que Jehová ya se había apartado de él. Mas los filisteos le echaron mano, y le sacaron los ojos, y le llevaron a Gaza; y le ataron con cadenas para que moliese en la cárcel. Él quería vivir una vida desenfrenada y sin Dios, quería vivir con una filistea. Sus papás le dijeron que si no había nadie de su pueblo, pero él se fue y se metió con una y con otra y con esta tercera, Dalila, viviendo una vida perdida y sin frenos.

Joven que estás viviendo una vida desenfrenada, no creas que todo va a estar bien, habrá consecuencias por eso dice la Biblia no seas como el caballo sin frenos. Tienes que vivir una vida siguiendo lo que Dios te dice.

4. Destruyó su testimonio

Él tenía todo. Tenía bendición, tenía una familia tenía y un rancho grande donde él era el heredero príncipe pero él no se quedó ahí sino que se fue afuera pero se dio cuenta que no estaba mejor. Dice Santiago 4:3-4 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. No destruyas tu testimonio, no destruyas lo que tienes, las bendiciones, tienes una familia, tienes una vida por delante pero viene el diablo y le mete tantas cosas en la cabeza a los jóvenes diciéndoles que no le sirvan a Dios y ellos estaban escuchando tanto al diablo se están convirtiendo en un pródigo.

Dice Lucas 15:14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. El dijo: Ya me lo malgaste todo, voy a buscar trabajo y de repente vino una gran hambre. Pensamos que lo tenemos todo bien planeado. En enero y febrero tanta gente que dijo que lo tenía bien planeado para el año, quizás un negocio pero todo se vino para abajo. Ha venido una gran hambre y cuando menos lo planeamos Dios dice: Ahí va un virus para que comiencen a no depender de sus planes sino de mi. 

Dice Lucas 15:15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. Ahora estaba de arrimado, después de tener bendición en su casa, su cuarto, comida, sirvientes y trabajadores. Terminamos con nuestra vida y con nuestro testimonio cuando pensamos que sin Dios la podemos hacer. Él terminó de arrimado con uno de los ciudadanos de aquella tierra y lo enviaron a una hacienda no a cuidar caballos sino marranos.

Dice el versículo 16Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. Tenía unos familiares que vendía comida en el mercado y a las seis de la tarde pasaban con unas cubetas llenas de desperdicio y también tenían un chiquero lleno de cerdos que apestaba pero a los cerdos les encantaba. Se necesita ser un cerdo para que le encante la mala vida, se necesita tener sentido común cristiano bíblico para decir que la vida que ofrece el diablo, esa vida de homosexualidad, esa vida de promiscuidad, esa vida de libertinaje, esa vida de prostitución, esa vida de vivir en unión libre, esa vida de drogas y alcohol está mal.

5. Despertó de su engaño 

Él volvió en sí. Y necesitamos orar por aquellos jóvenes para que vuelvan en sí y despierten. Hay jóvenes que están citando a muchachos o muchachas que no son cristianos y están enamorados y ese enamoramiento está cubriendo sus ojos y están pensando como esos cerditos y dicen “yo le voy a hablar de Cristo” pero cuando lleven dos años de casados y le estén dando macanazos, por eso debemos orar para que despierten.

Despierta joven de ese engaño, de esa vida, de esa mundanalidad, de donde te están engañando. Tienes que despertar, date cuenta, abre tus ojos y di: “La palabra de Dios es dulzura a mi paladar. Yo necesito de él. No puedo estar dormido en engaño.” Pídele a Dios que te ayude a despertar y que si estás mal te lo haga saber. Si esa relación está bien o no, que si la vida que estás viviendo esta bien o no, que si la música que escuchas esta bien o no, si lo que ves está bien o no.

Este joven despertó, llegó y tocó fondo, llegó a lo más profundo de su vida. No tienes que llegar a lo más profundo de tu vida para que des media vuelta y regreses a Dios. No te tienes que esperar hasta que estés en una situación de lo peor, hasta que ya no puedas más, hasta lo más profundo del pecado, puedes ya despertar, levantarte, arrepentirte, y decirle al Señor: Estoy cansado de este pecado, de mi maldad, de lo que estoy haciendo, sé que no te agrada y quiero regresar y despertar porque el pecado me esta engañando.

Lucas 15:17 dice Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Despierta pensando en la bendición, despierta en el amor de Dios, despierta como Cristo te ama, en lo que él hizo por ti, despierta recordando de Dios, de donde Dios te sacó y que ahora te ha puesto sobre la roca. 

6. Decidió regresar a casa y humillarse

Dice Lucas 15:18-19 “Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.” Él, tiempo atrás dijo: “yo soy digno de mi dinero, de mi herencia, de que me des” y ahora Dios lo había traído a otro lugar y él sabía que era indigno de ser llamado su hijo, de que le dieran lugar en esa casa, de su amor, de sus abrazos, de todo lo que le pudieran dar y él quería que simplemente le hicieran un jornalero. Él necesita regresar a casa. 

Este joven regresó, decidió regresar a casa,  pidió perdón, se humilló y dijo: No soy digno.

7. Se le dio perdón y distinción

No solamente lo perdonó su papá. El papá estaba esperándolo. Dice el versículo 20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. Eso nos habla que le amó y lo perdonó y y dice Lucas 15:21-24 “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.” 

Este joven cuando se humilló y cuando regresó con una actitud diferente su papá lo perdonó. 

Regresa a los caminos de Dios. No es una vergüenza regresar, vergüenza es quedarte en el mundo, regresa a tus padres, regresa a la iglesia, regresa a la Biblia, regresa a la oración, regresa a los brazos de Dios que te esperando y te quiere decir “Cuanto te amo, te perdono. Borrón y cuenta nueva”. Así es el Padre Celestial que nosotros tenemos.

Vista 117 veces. El día de hoy 1 veces.