Parábola de la Moneda Perdida

Lucas 15:8-10

8 “¿O qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una dracma, no enciende la lámpara, y barre la casa, y busca con diligencia hasta encontrarla?

9 Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, diciendo: Gozaos conmigo, porque he encontrado la dracma que había perdido.

10 Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.”

Esta parábola es muy semejante a la de la oveja perdida pero cuando el Señor Jesús dice que un pastor ha perdido una de las cien ovejas va, la busca, la encuentra y se goza quizás los hombres que estaban alrededor escuchando esta parábola pudieron verse a ellos mismos pero ahora el Señor Jesús inmediatamente después dice una mujer pierde un dracma de diez y va y lo busca hasta que lo encuentra y ahora las mujeres están poniendo atención, quizás cientos o miles de mujeres. 

Realmente el valor de un dracma no es mucho. Algunos dicen que el valor de un dracma era entre 20 o 25 centavos de un dólar. No era mucho dinero, pero esta mujer lo único que tenía era diez dracmas. Vamos a suponer que cada una de esas monedas eran cinco pesos, tenía cincuenta pesos y pierde una moneda de cinco. Si nosotros perdiéramos una moneda tal vez diríamos, ¿para que voy a buscar esa triste moneda?, pero dice la Palabra de Dios “¿O qué mujer que tiene diez dracmas,si pierde una dracma, no enciende la lámpara, y barre la casa, y busca con diligencia hasta encontrarla?

1 .Una moneda importante 

Porque si a pesar de que era una moneda y le diéramos el valor de una moneda de plata, la buscaríamos. Cuando uno lo único que tiene son diez monedas y se le pierde una la va a buscar porque es muy importante.

Dice Mateo 23:23 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello. Estos escribas y fariseos no se daban cuenta de que era lo importante, pero esta mujer sabía que una de esas monedas eran muy importantes. Dios sabe que cada uno de nosotros somos importantes, tú importas. 

Tenemos que darnos cuenta de que este mundo quiere hacernos menos importantes y a los cristianos más. Se enteran en la calle que eres cristiano y se burlan de ti, hablan de ti, te dicen de cosas. Jóvenes se están suicidando porque ven un mensaje en facebook que dice “Eres un tonto”, “Eres un feo”, “Eres una gorda”, “No sirves para nada” y toman su vida y se suicidan pero tenemos un Dios que para él somos importantes. A propósito papá y mamá ¿cuándo fue la última vez que les dijiste a tus hijos: Te amo, estoy orgulloso de ti, eres importante, en vez de decirle eres un sonso, un burro, un menso, un tarado? Dejemos eso porque Dios no nos dice eso. Ahora, él sí nos va a jalar las orejas cuando hacemos mal pero él no nos va a despreciar. Somos importantes.

Esta mujer tenía una moneda importante. Jesús le dijo a estos escribas y fariseos lo importante que era tener misericordia y lo importante de la ley. Es importante tener misericordia y ganar almas porque las almas son importantes. 

No era la moneda en sí, era el valor que ella le daba a la moneda. El valor que nos da Dios es más importante de lo que pensamos que valemos. Quizás pensamos que valemos poco pero Dios nos dice que valemos más. Cada alma, cada ser humano, cada persona debe de ser importante y para Dios somos muy importantes. Somos tan importantes que él envió a su Hijo Jesús en la cruz del Calvario.

Jeremías 31:20 dice, ¿No es Efraín hijo precioso para mí? ¿no es niño en quien me deleito? pues desde que hablé de él, me he acordado de él constantemente. Por eso mis entrañas se conmovieron por él; ciertamente tendré de él misericordia, dice Jehová. Dios dice que va a tener misericordia de Efraín, de Israel y él tiene misericordia de nosotros por eso envió a Jesús a la cruz del calvario porque su misericordia es infinita. Cada alma debe de ser buscada, valuada en un gran valor porque es importante para Dios, debe de ser visitada, debe de ser llevada a los pìes de Cristo.

2. Una mujer implacable (diligente)

Dice Lucas 15:8 ¿O qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una dracma, no enciende la lámpara, y barre la casa, y busca con diligencia hasta encontrarla? Esta mujer era implacable porque era diligente, era una mujer que no se detenía, no podía escuchar un no como respuesta, tenía la cualidad de ser diligente. Dios está buscando mujeres diligentes y está buscando hombres diligentes.

2 Crónicas 24:4-5 dice, “Después de esto, aconteció que Joás decidió restaurar la casa de Jehová. Y reunió a los sacerdotes y los levitas, y les dijo: Salid por las ciudades de Judá, y recoged dinero de todo Israel, para que cada año sea reparada la casa de vuestro Dios; y vosotros poned diligencia en el asunto. Pero los levitas no pusieron diligencia.” Debemos de poner diligencia. Cuando un alma se pierde debemos poner diligencia, cuando un alma está rumbo al infierno, debemos de poner diligencia. 

¿Que es diligencia? Es la virtud con la que se combate la pereza. Por eso en Romanos 12:11 En lo que requiere diligencia, no perezosos; Tenemos que ser diligentes y no perezosos. Diligencia es cuidado, prontitud, agilidad, eficiencia con que se lleva a cabo una actividad, es rapidez, prontitud, esmero, destreza, interés, es hacer las cosas bien. Y esta mujer no se dio por vencida.

Dice Lucas 15:8 y ve cuantos verbos hay en este versículo, ¿O qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una dracma, no enciende la lámpara, y barre la casa, y busca con diligencia hasta encontrarla?  Seis verbos que nos hablan de esta mujer. Esta mujer para encender una lámpara no era de prender un switch sino de buscar piedras, traer la lumbre, poner la mecha y el aceite, y luego dice barre la casa, ella comenzó a barrer y a barrer porque había una moneda que estaba buscando y luego dice busca con diligencia, encontramos que esta mujer era implacable, que no se daba por vencida, era una mujer que buscó y buscó hasta que lo encontró.

Que bueno que cada uno de nosotros fuéramos implacables, que nada nos detuviera, que estuviéramos diligentemente buscando las almas. Si este mundo se va a acabar lo más importante son las almas.

A una mujer le dijeron que tenía solo un mes de vida, era una mujer anciana y lo que ella hizo fue hablarle a la gente de Cristo. Esto fue en los años 70’s y ella pidió un directorio telefónico y comenzó a llamar a cada teléfono y hablarle a la gente y orar por ellas. Ganó a docenas por teléfono ni había coronavirus, ni lo que estamos pasando, ahora tenemos muchas más oportunidades y parece que estamos haciendo menos y vergüenza nos debería de dar.

Dice en Proverbios 12:27 El indolente ni aun asará lo que ha cazado; Pero haber precioso del hombre es la diligencia. El indolente está acostado en su hamaca y está pasando un conejo y lo mata pero le da mucha flojera cocinarlo porque así es el indolente. Si no tienes diligencia pídele al Señor diligencia. 

3. Un momento impactante

¿Cuál fue el momento impactante? Cuando esta mujer encuentra la moneda. Dice Lucas 15:9 “Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, diciendo: Gozaos conmigo, porque he encontrado la dracma que había perdido.” Esta mujer no fue con sus amigos sino con sus amigas. No fue con sus amigos Ricky Martin, Juan Gabriel ni una bola de homosexuales que ahora muchas señoritas andan sino esta mujer tenía amigas y estas amigas eran buenas amigas. En otras palabras hay que ser amigo para tener amigos y hay que ser amiga para tener amigas. A propósito hermano, en la iglesia deberías de tener amigos y hermana deberías de buscar amigas. Que tus mejores amistades estén en la iglesia y no fuera ni siquiera con tu familia, y si, es familia pero en la iglesia es donde está nuestra verdadera familia y es donde debes de tener buenas amistades.

Cuando esta mujer va y le dice a sus amigas “Gozaos conmigo, porque he encontrado la dracma que había perdido.” Estas mujeres no le dijeron “¡Ay! ya vas a empezar”, “Estamos ocupadas en el Facebook y en Instagram”, “Estamos viendo las noticias de Ricky Martin y su marido”, “Deja de interrumpir nuestra labor”. Esta mujer tenía amigas que tenían un mismo sentir como ellas y la iglesia es un lugar para tener un mismo sentir. 

Cuando alguien es salvo, cuando alguien visita la iglesia por primera vez, cuando alguien se rinde para servir al Señor alégrate y regocíjate. Debemos de ser de un mismo sentir. Esta mujer encontró una moneda y sus amigas no le dieron la espalda, no se burlaron de ella sino que se gozaron con ella .

Fue un momento impactante. Es un momento impactante en el cielo cuando un pecador se arrepiente. Dice el versículo 10 “Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.” Me gusta esta frase por un pecador que se arrepiente; solo se encuentra en dos lugares en Lucas 15:10 y Lucas 15:7 Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.

Dios necesita que tú, como esta mujer seas diligente para ir a buscar las almas. Tenemos que irlas a buscar. 

Esta mujer prendió una lámpara, prende una lámpara y lee tu Biblia dice Salmos 119:105 Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino. Ella barrió la casa, limpia tu casa y tu vida. Si tienes una casa sucia tienes que limpiar y barrer tu casa; y ella buscó con diligencia. Nunca vas a poder ver la importancia de un alma si primero no prendes tu lámpara, barres tu vida y buscas con diligencia lo que Dios tiene para ti.

Vista 112 veces. El día de hoy 1 veces.