No Somos De Los Que Retroceden 

Hebreos 10:35-39

35 “No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón;

36 porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.

37 Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará.

38 Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. 

39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.”

Debemos de mantener esa confianza en nuestro Dios, de asegurarnos que día a día nos estamos alimentando de la palabra de Dios. Él no quiere que perdamos esa confianza que ya hemos puesto en Cristo Jesus, nos recuerda ‘’Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará.’’ Y me gusta este pasaje, si en aquel entonces hace dos mil años faltaba un poquito ahora falta poquitititito, de tal manera que Dios dice ‘’Hay que tener esperanza, no la pierdas’’ “porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.” Necesitamos ser pacientes, cuando somos impacientes y estamos esperando y vemos que Él no viene, que hay cosas a nuestro alrededor que se presentan como esta pandemia y nos desespera, viene algún problema, dificultad y nos desesperamos, no somos pacientes. La Biblia dice que es necesario tener paciencia porque el que ha de venir va a llegar muy pronto.

“Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma.” Los cristianos no solamente deberíamos pedir por fe, la salvación en Cristo pero debemos de vivir por fe cada día que él nos da a nosotros y tenemos que tener fe, no podemos decir “Bueno, quizá voy a hablar a mi familiar de Cristo pero‘¿Que tal si no cree?” Y el que vive por fe es alguien que está dudando, que la onda del mar lo lleva de aquí para allá.

“Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.’’ Nosotros seremos aquellos que van a continuar, es tan fácil simplemente darnos por vencidos. Qué tan fácil es decir “Ya no puedo más.” Quizá en la vida cristiano (aquí lo está mencionando) como cristianos no debemos ser de los que retroceden pero muchos pudieran retroceder en sus promesas que han hecho al Señor, muchos pueden retroceder aún en la promesa del matrimonio, otros quieren retroceder del llamado que Dios les ha hecho en su vida para servir al Señor, muchos han retrocedido ya en aquella decisión de decir: “Yo voy a ganar almas y hablar a la gente de Cristo’’ y quizá ya hemos retrocedido, tenemos tantas cosas en las que hemos retrocedido pero la Biblia dice que nosotros no somos de los que retroceden.

“Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.’’ Ahora sabemos que aquella persona que ha aceptado a Cristo tiene vida eterna, es una vida no de un mes, es una vida eterna, es una vida que va a durar por siempre y para siempre, sabemos que así es la vida eterna pero también sabemos que hay aquellos que están en perdición y Dios dice: “No regreses atrás a la vida que estabas en perdición’’. 

La fe es la que nos da la seguridad de vida eterna así que, no regreses atrás de donde Dios te ha llamado, no seas de los que retroceden. 

Hace años cuando llegué al instituto bíblico, unos 7 compañeros no aguantaron estar en el instituto; para unos eran muchas reglas, para otros empezaron a extrañar a su mamá, otros empezaron a tener tristeza por extrañar sus casas y dejaron el instituto bíblico en esas primeras dos semanas, a mí se me hizo muy raro pero gracias a Dios en ese primer año no sentí nada. En el segundo año si pero recuerdo que me dije a mi mismo ‘’Voy a seguir adelante, no voy a regresar’’ pero durante el instituto hubo varias cosas que después ya no me querían ahí, me expulsaron en una ocasión y tuve que pedir perdón, me expulsaron pero regrese al instituto, me expulsaron por segunda ocasión y yo dije ‘’Tengo que terminar, hice una promesa’’. Así que volví a regresar la segunda vez, la tercera vez ya estaban a punto de expulsarme y hable con el pastor y le dije ‘’No me expulse, mi papá acaba de vender el negocio y con trabajos me está manteniendo aquí’’ y el pastor me dijo ‘’pórtate bien, ya no te portes mal’’ pero lo que yo quería era terminar, en esa primera semana el pastor predicó y dijo ‘’Termina lo que empiezas’’ y ¿cuántos de nosotros necesitamos seguir adelante y no retroceder? ¿Qué sucede con los que retroceden? Pierden bendición. “Como el perro que vuelve a su vómito’’ Así el cristiano que vuelve atrás. Dios dice ‘’No regreses a lo que hacías antes’’ porque cuando regresamos a lo que hacíamos antes y la vida que llevábamos, la familia que teníamos, la manera en que vivíamos perdemos bendición.

La bendición de Dios es cuando nosotros con paciencia estamos siguiendo hacia adelante pero nos perdemos también beneficios. Por ejemplo, cuando alguien está quizá afiliado a alguna compañía y uno se sale de ahí pierde beneficios. Así nosotros perdemos no solamente bendición pero también ciertos beneficios como la comunión con la iglesia; que bendición es la comunión con la iglesia, para seguir al Señor y ver gente salva, también perdemos comunión con el pastor y consejería, es muy importante tener un pastor para ir con él para decirle ‘’Necesito ayuda en esto, necesito dirección’’. Pero cuando volvemos atrás perdemos el beneficio no solamente de la iglesia pero también comunión con el pastor, cuando regresamos atrás perdemos comunión aun con nuestra propia familia porque nos estamos extraviando y nuestra familia comienza a padecer y sufrir por causa de que aquel cristiano que estaba bien fiel en la iglesia comienza otra vez a tomar, a mentir y la vida que llevaba antes pero dice la palabra de Dios “Nosotros no somos de los que retroceden’’. 

No seas de los que retroceden, de aquel que vuelve atrás, tu di ‘’Yo voy a seguir adelante’’ y una de las cosas que nos ayudan a seguir adelante son las siguientes:

1. Porque sabemos que hay un cielo

Si algo nos ayuda a seguir adelante y no retroceder es que sabemos que hay un cielo. Muchas personas hoy en día aun cristianos no creen que hay un cielo, pero no es realmente una meta que nos debamos de ganar porque ya somos salvos pero es una meta a la que queremos llegar, es una meta que está diciendo ‘’Un día yo estaré en ese lugar’’ por eso queremos seguir adelante, no queremos caer ni regresar, no queremos retroceder. 

Esta palabra ‘’Retroceder’’ no solamente quiere decir dar pasos hacia atrás, sino esta palabra significa que cuando uno está en la batalla retrocede con vergüenza de manera sigilosa, de manera callada de tal manera que nadie se de cuenta que nos estamos rajando, no queremos que nadie se de cuenta de que ya no queremos seguir en la batalla ¿Se acuerdan de Gedeón? Cuando estaba con las 32,000 personas salieron contra los madianitas y Dios les dijo ‘’Cualquiera que tenga temor que regrese’’ y aquellos que tuvieron temor durante la noche retrocedieron, de manera vergonzosa porque tenían temor, pero además calladamente. No querían que nadie supiera que ya no querían seguir adelante y ¿cuántos calladamente ya no siguen adelante? ya no están leyendo su Biblia, no están orando, no están ganando almas, no vienen a la iglesia y no están haciendo la obra de Dios, no están diezmando y no están haciendo lo que hacían antes, quizá con un corazón lastimado diciendo ‘’Es que Dios no me quiere, es que Dios no me ayuda’’, pero siguieron los que quedaron 300 que siguieron adelante, en la historia de Gedeón dice ‘’Cansados mas todavía persiguiendo’’ y sí hermano va a ser cansado y habrá dificultades pero Dios dice ‘’Sigue en la batalla aunque sea cansado pero no retrocedas’’. Sigue cansado y es bueno estar cansados, es bueno tener una vida cansada en donde no tenemos ni tiempo para pensar cosas malas, para el ocio, para estar pensando en cosas que nos van a sacar de la carrera. Sigue adelante porque hay un cielo. Filipenses 3:14 dice: prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.’’ El cielo es como una meta a la que debemos llegar y cuando lleguemos a esa meta queremos que Dios nos diga ‘’Bien, buen siervo y fiel.” Hay una meta que nos espera, en el versículo 20 dice: ‘’Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;’’ Hay una meta, un cielo que nos espera, un Salvador que nos espera.

2. No somos de los que retrocedemos porque sabemos que hay una corona 

Dice 1 Corintios 9:24 “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.’’

No corramos como diciendo: ‘’Voy a ir despacio’’ pero corramos tratando de ganar ese premio. Me gozo cuando los jóvenes le echan muchas ganas, cuando están motivados y en especial cuando vamos a campamentos empiezan a gritar quien va ganar y que bendición es ver esa fuerza pero cada uno de nosotros podemos tener la misma fuerza, podemos decir: ‘’Yo me voy a mantener motivado corriendo’’. De tal manera que yo quiero obtener ese galardón, quiero servir y no tengo que tener 20 años para servir, puedo tener 30 o 40 años y tenemos que seguir adelante haciendo la obra del Señor.

‘’Todo aquel que lucha, de todo se abstiene.’’ Ellos se abstienen de alcohol, de cemitas, de gorditas y grasas, de cosas que no le van ayudar pero ¿Por qué se abstienen? para recibir una corona y nosotros nos debemos de abstener del pecado porque tenemos una incorruptible, una recompensa, un galardón, no es en vano.

1 Corintios 15:58 dice: “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.’’ Hay una recompensa, no es en vano el seguir adelante y no retroceder nos ayuda a ver fruto que permanece, el seguir adelante y no retroceder nos ayuda a ver quizás durante la semana que hablemos con alguien de Cristo y esa persona comienza a venir a la iglesia y se mete al instituto bíblico y luego se va de misionero a África y podemos pensar ‘’Que bueno que seguí adelante’’ pero si no hubiéramos seguido adelante esa persona no hubiera sido salva, no se hubiera ido al instituto y tampoco hubiera sido esa persona misionero a África para ganar almas, debemos de decir: ‘’No es en vano’’ cuando vemos vidas transformadas, cuando vemos la bendición de Dios en la familia y personalmente, no es en vano cuando hemos permanecido y no hemos regresado, hay más que están siendo salvos pero cuando regresamos atrás hay familiares que te están mirando y diciendo: ‘’Mira ya lleva un año y finalmente cayó, ya no va a la iglesia así que ¿para qué vamos nosotros?’’ y toda la bendición que nos perdemos por regresar, va haber desánimo pero sigue adelante, habrá dificultades y nos vamos a tener que detener para entregarnos más al Señor y decirle ‘’No se como hacerle, pero ayúdame’’ y Dios es el que te ayuda a seguir adelante no te eches para atrás.

Filipenses 3:12 dice “No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.’’ Nadie es perfecto pero seguimos adelante, simplemente damos el siguiente paso (un paso a la vez) la tercera vez que me iban a expulsar, el pastor me dijo ‘’Vas a salir a ganar almas con el hermano Finn”. Íbamos de regreso y recuerdo que antes de llegar al estacionamiento de la iglesia íbamos por una calle y pensé ‘’Adiós Arturo’’ pero empezó a hablar conmigo a decirme que la vida es como una carrera, o un examen que debemos pasar el examen uno a la vez y como una carrera que debemos de dar un paso de fe a la vez, es paso a paso, examen tras examen y me dijo: ‘’Va haber pruebas y exámenes en tu vida y tienes que pasarlos’’ y llegamos a la iglesia y todo se arregló y ya no me expulsaron, gracias a Dios no me expulsaron pero la vida es como una carrera “un paso a la vez’’ y cuando no podamos debemos de dar un paso más, aquellos que están en rehabilitación el doctor no le dice: ‘’Corre de aquí para allá’’ porque no puede dar muchos pasos y menos correr pero sabes que durante esa rehabilitación primero se levanta la pierna, pasan días y quizá semanas pero en el momento que esa persona da un paso quizá 5 cm es que toda la gente empieza a aplaudir porque ha dado un pequeño paso y la vida cristiana no es de retroceder, cuando todo se ponga difícil quédate firme y no retrocedas y vienen los dardos de fuego del maligno y no retrocedas porque nosotros no somos de los que retrocedemos y regresamos al mundo, recuerda dónde estabas y como estabas, los problemas y recuerda como tú dijiste: ‘’No voy a regresar a esa vida como estaba antes, voy a seguir adelante.’’

En el instituto tuvimos varios amigos y ahora con el Facebook podemos ver que algunos de ellos ya no van a la iglesia, no sirven al Señor, ya tienen una cerveza en la mano, no ganan almas y ahora viven una vida apartada completamente fuera de la iglesia y lejos de Dios y da tristeza y no debemos de pensar que somos mejores que ellos porque lo que nos mantiene es la gracia de Dios pero al mismo tiempo debemos decir: ‘’Yo no soy de los que retroceden’’ y por eso dice la palabra de Dios ‘’El justo vivirá por fe’’ y debemos de recordar el cielo y esa menta, el galardón.

3. No somos de los que retroceden porque hay que compartir el evangelio

Hay que ganar almas, no podemos retroceder porque hay gente que todavía tiene que escuchar y saber, hay gente a la cual Dios quiere que le hablemos de Cristo y por eso no podemos retroceder.

Dice 1 Corintios 9:16 ‘’Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!’’ No podemos decirle a todo el mundo: ‘’Miren que buen cristiano soy’’ ese es un mandato de parte de Dios, en otras palabras simplemente estamos haciendo lo que Dios nos había dicho que hiciéramos pero gracias a Dios que a través del evangelio otros pueden ser salvos.

1 Corintios 9:17 dice: “Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada. ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio.’’ El evangelio es gratis, Cristo murió en la cruz por nosotros y a él le costó pero el regalo hacia nosotros es gratuito. Cuando recibimos el regalo es gratuito pero la persona que lo compró pagó un precio y como cristianos tenemos que seguir adelante y no podemos retroceder porque de esa manera podemos alcanzar a más gente para Cristo y gente tiene que saber, Dios quiere que no retrocedamos porque hay almas que aún tenemos que ganar, hay personas que tienen que saber, hay mucha gente que tiene que saber.

Dice la Biblia en 1 Tesalonicenses 2:1-8 ‘’Porque vosotros mismos sabéis, hermanos, que nuestra visita a vosotros no resultó vana; pues habiendo antes padecido y sido ultrajados en Filipos, como sabéis, tuvimos denuedo en nuestro Dios para anunciaros el evangelio de Dios en medio de gran oposición. Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño, sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones. Porque nunca usamos palabras lisonjeras, como sabéis, ni encubrimos avaricia; Dios es testigo; ni buscamos gloria de los hombres; ni de vosotros, ni de otros, aunque podíamos seros carga como apóstoles de Cristo. Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos. Tan grande es nuestro afecto por vosotros, que hubiéramos querido entregaros no sólo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas; porque habéis llegado a sernos muy queridos.’’  Pablo amaba a la iglesia de Tesalónica y ahora nuestro afecto y amor por ustedes es grande, como la nodriza cuida con ternura a sus hijos así ellos eran sus hijos en Cristo, pero aquel que retrocede no puede dar su vida y ver ese fruto.

4. No somos de los que retroceden porque sabemos que Cristo viene pronto

Hebreos 12:2 dice: “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.’’ Él está a la diestra del trono de Dios pero él pronto vendrá y por eso como Cristianos debemos amar su venida, dile a Dios: ‘’Te amo y cuánto deseo tengo de que vengas pronto.’’ Debemos anhelar su venida, por ejemplo el anhelo  de uno que está por casarse cuenta los días que faltan.

Dice la Biblia que había diez vírgenes; cinco prudentes y cinco olvidaron el aceite y las que lo olvidaron fueron en busca de aceite y las otras cinco se quedaron esperando al que había de venir. Ten tu propio aceite y fe para no regresar atrás pero recuerda que Cristo viene pronto, un poquito más y habrá de venir y eso nos ayuda a seguir adelante el saber que Cristo viene y que está a punto de tocar la trompeta, está a punto de recibirme en sus brazos, un poquito más y no podemos regresar. 

Cuando tenemos quizá la visita de un familiar y estamos esperando y nos dicen ‘’Ya por poquito llegamos’’ o vamos a un campamento y les decimos a los jóvenes: ‘’Los esperamos a las  7 am’’ y nos llaman a decirnos ‘’Llego en 15 minutos’’ porque ya esta casi aquí lo esperamos y si supiéramos que Cristo ya está casi por llegar nos cambia la vida y nos ayuda a alejarnos más del pecado y ser más fieles, solamente un poquito y el que ha de venir vendrá. 

No te desanimes pues es tan fácil desanimarnos ahora que tenemos servicio de manera un poco diferente y la comunión es un poquito diferente y las conferencias ya no ha habido y las comidas, las fiestas y todo lo demás, nos empezamos a desanimar pero un poco más aguanta y no retrocedas, estás pensando dejar la iglesia, dejar las cosas de Dios, no retrocedas porque un poquito más y el que ha de venir vendrá; nosotros no somos de los que retroceden.

Vista 194 veces. El día de hoy 1 veces.