No lleves tu espada en vano

Romanos 13:1-4

1 “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.

2 De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.

3 Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella;

4 porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo.”

Dice la Biblia que el magistrado no en vano lleva la espada y quiero hablar de esto: No lleves tu espada en vano.

La Biblia comienza hablándonos acerca de las autoridades, recordándonos que las autoridades son puestas por Dios y dicen los versículo 1 al 3 “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.  Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ” De tal manera que si tú haces el bien y no cometes alguna infracción, no robas, no matas, si haces el bien no hay porque temer el mal. Cada vez que me detiene la patrulla no comienzo a temblar porque dice un dicho: el que nada debe, nada teme.

Dice la Biblia: El magistrado, entiéndase a alguien en autoridad a alguien que Dios ha puesto, quizás un soldado, un policía, la guardia nacional; han sido puestos por Dios no por nadie más, sino que Dios ha dejado que sean puestos y dice la Biblia que el magistrado está ahí para infundir temor al que hace el mal y dice “¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella;” ¿Has visto cuando alguien ha sido condecorado? y sabes por qué fueron condecorados? porque tuvieron alabanza de la autoridad.

A un soldado hace sesenta años le preguntaron si estaba dispuesto a ir a una incursión muy peligrosa. Él fue y llevó junto a otros veinte, salió adelante, regresó vivo y hace unos días le dieron una condecoración porque no solamente hizo el bien, sino hizo más allá, defendió su país, hizo lo que tenía que hacer para el bien de la nación.

Romanos 13:4 dice: porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. ¿Eres tú servidor de Dios? No solamente eres servidor de Dios, sino hijo de Dios y también soldado de Cristo y como soldado de Cristo dice que el magistrado cuando lo mandan a llamar lleva la espada. Si el magistrado llega a donde hay un problema, él va a traer su espada porque para eso está el magistrado. Dice la Biblia: “porque no en vano lleva la espada.” El magistrado no lleva esa espada nada más para lucirla o para que todos lo vean, no la lleva para jactarse, sino que él lleva su espada por una razón porque es magistrado. Es alguien en autoridad y el tiene que usar esa espada si es necesario para hacer daño al ladrón, a alguien insubordinado, a alguien que está atacando, que está robando porque el magistrado no lleva en vano su espada, pero ¿cuántos de nosotros llevamos la espada en vano? ¿Estás llevando tu espada en vano? 

El magistrado no en vano lleva la espada, sino que la va a usar cuando sea necesario, la va a usar si la persona que está ahí está atacando, la va a usar si llega el ejército enemigo, la va a usar cuando sea tiempo de salir a la batalla. Un soldado va a usar su espada cuando suene la trompeta, cuando esté en medio de la batalla.

Si eres un buen soldado no vas a traer una espada chafa o de plástico, no vas a traer una espada que no sirve. A propósito dice la Biblia que tenemos la palabra profética más segura. Eso quiere decir que la palabra de Dios que tenemos es segura, es efectiva, la palabra de Dios nos va a ayudar en nuestras vida, no es un mito, no es un cuento, no es una historieta, es palabra de Dios. De tal manera que si queremos que Dios use nuestras vidas debemos decirle: Yo quiero que hagas algo en mí, que transformes mi vida, úsame. Y Dios dice: usa tu espada, no la lleves en vano. Y si el magistrado no lleva en vano su espada, tampoco nosotros deberíamos llevarla en vano. 

Efesios 6:18 dice: Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;Dice la Biblia que el cristiano toma la armadura de Dios, no toma una parte, o lo que le conviene sino que toma toda y parte de la armadura de Dios es el yelmo de la salvación. Para salir a la guerra tienes que ser salvo, tienes que ser un soldado de Cristo y ya que eres un soldado de Cristo toma la espada del Espíritu que es la palabra de Dios y la palabra de Dios es la Biblia.

Dice Hebreos 4:12Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. La Biblia es más cortante que toda espada de dos filos, una espada de dos filos es cortante.

El soldado no lleva en vano la espada y como buenos soldados de Cristo debemos asegurarnos el no llevar en vano la espada.

¿Cuando llevamos en vano esa espada? En primer lugar si no tienes una espada y sales a la guerra no vas a poder hacer mucho. Dice la Biblia que en un tiempo solo había dos espadas en el reino de Israel. Una la tenía Saúl y la otra su hijo, Jonatán y si era necesario salir a la guerra nadie más tenía una espada. Es más, David tuvo que ir por una lanza a otra ciudad para poder defenderse, porque no había espadas y si había espadas no había forma de afilarlas. Tienes que asegurarte que tienes una espada. Proverbios 23:23 Compra la verdad, y no la vendas; La sabiduría, la enseñanza y la inteligencia. De tal manera que es bueno  tener una Biblia. Gracias a Dios que la Biblia se puede imprimir, podemos ir a una librería cristiana y podemos comprar una Biblia. Hay lugares donde no se pueden comprar Biblias. Y no solo podemos comprar Biblias sino que también podemos bajar Biblias del internet, antes no se podía. 

Si el magistrado no lleva en vano su espada ¿por qué el cristiano que es el soldado de Cristo lleva en vano la espada? No la usa, no la practica, no vive lo que la Biblia dice, no hace lo que Dios le dice. Dios le dice: “No robarás.” pero sigue robando; Dios le dice: “No digas mentiras” pero sigue diciendo mentiras. Dios dice que deje el adulterio y sigue adulterando; está llevando la espada en vano, pero el magistrado no lleva en vano la espada, y si eres cristiano y eres hijo de Dios, entonces eres soldado de Cristo y si eres soldado de Cristo no deberías de llevar esa Biblia en vano, sea regalada, sea comprada pero usa la palabra de Dios, lee la Biblia porque si no le lees, ni la meditas, ni la estudias, ni la memorizas estás llevando la espada de Dios en vano.

Hay tres cosas que hacer con la espada:

1. Afilarla

Una vez que has comprado tu espada, que tienes tu espada tienes que afilarla. Un buen soldado afila su espada. No podemos salir a la batalla si primero nuestra espada no está afilada. Una espada que no está afilada no sirve para nada.

Deuteronomio 32:41 dice: Si afilare mi reluciente espada, Y echare mano del juicio, Yo tomaré venganza de mis enemigos, Y daré la retribución a los que me aborrecen. Tu espada no está ahí solamente para estar de lujo, para que esté guardada, para que esté escondida, para que la arrumbes el domingo y a la siguiente semana estás buscando tu espada y no la encuentras hasta que le gritas a la esposa, o al esposo, a los hijos: “¿Donde está mi Biblia? ¿Quién agarró mi Biblia?” Un buen soldado no pierde su Biblia. Un buen soldado sabe dónde está su Biblia en todo momento.

Hace diez años dejé mi Biblia en E.U. y cómo me dolió, ¿Has perdido tu Biblia alguna vez? Yo he perdido mi Biblia y duele. Recuerdo que le hablé al pastor y le pedí que la guardaran. Tenía otra Biblia igualita y recuerdo que al estar leyéndola escribía unas cosas, y cuando recupere mi otra Biblia, estaba checando lo que había escrito y lo que escribí ya lo había escrito en mi otra Biblia, frases exactas en algunas ocasiones por que? porque es mi espada.

El magistrado cuando sea tiempo de usar su espada la va a usar, cuando tenga que luchar o vengarse o hacer cumplir la ley va a sacar la espada, él tiene la espada pero se va a asegurar que esa espada está afilada. Hay espadas que son relucientes, pero ¿de qué sirve que tengas una espada reluciente si no está afilada? ¿de qué sirve que tengas una espada Thompson si no estás leyendo la Biblia? ¿de qué sirve que tengas una espada muy cara si no la lees? ¿de qué sirve que tengas una espada del fundamentalista, del sembrador si no la estás leyendo? Tienes que tener la espada y no solamente para relucirla, para traerla, para mostrarla, está ahí para leerla. ¡Lee la Biblia! porque una espada que no está siendo afilada es una vida que no va a servir para el Señor. Cuando afilamos la espada es cuando estamos leyendo la Biblia.

1 Samuel 13:20-21 dice: “Por lo cual todos los de Israel tenían que descender a los filisteos para afilar cada uno la reja de su arado, su azadón, su hacha o su hoz. Y el precio era un pim por las rejas de arado y por los azadones, y la tercera parte de un siclo por afilar las hachas y por componer las aguijadas.” ¿Sabes qué? Hay que pagar un precio, hay que levantarse temprano, hay que sentarse y tienes que sentarte con algo para escribir y dile al Señor: “Señor, yo quiero que tú me hables, quiero afilar mi espada.” Porque va a llegar el momento en que te vas a afrontar a algún problema y si no estás leyendo tu Biblia vas a caer, si no estás leyendo la Palabra vas a claudicar; si no estás leyendo la Palabra de Dios vas a dudar. “La fe viene por el oír y el oír por la palabra de Dios” y si tienes dudas es porque no estás leyendo la Biblia; si ya te desanimaste es porque no estás afilando tu espada; si dices que la salvación se pierde, que el bautismo te salva, que te puedes divorciar, que el diezmo no sirve para nada es porque no estás afilando tu espada. Un soldado que no está afilando su espada es un cristiano que cuando se enfrente en el día de la batalla y quiera usar esa espada va a perder, porque la espada no estaba afilada. 

Tenemos que afilar la espada y para afilarla hay que leer la palabra, hay que meternos en la Biblia. Josué 1:8 dice: Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. No dice solo leerás la Biblia sino que meditarás… Meditar es leer con cautela, diciéndole a Dios: Yo necesito aprender de ti. No solo es leer por leer. Salmos 1:2-3 dice: Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo,Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará. Alguien que está afilando su espada es alguien que en la ley de Jehová está su delicia.

Una espada afilada es una espada que sirve. El magistrado lleva lista su espada y cuando alguien te pregunta cómo puede ser salvo, dices: Hijo, yo te llevo a la escuela dominical… Tus hijos saben más que tú y tus hijos no deberían saber más que tú, tu esposa no debería saber más que tú. Dice la Biblia que la mujer calle en el servicio y que cuando llegue a su casa le pregunte al marido. “Ay pastor si le pregunto a mi marido, ni sabe.” Cada domingo hazle una pregunta a tu marido.

2. Practicada 

Dice Jueces 20:15Y fueron contados en aquel tiempo los hijos de Benjamín de las ciudades, veintiséis mil hombres que sacaban espada y uno que sacaba espada no era el que tenía espada sino el que sabía qué hacer con esa espada porque había practicado. El magistrado no lleva en vano su espada, porque él ha practicado con su espada. Se asegura que su espada está afilada y se asegura como usarla. Un buen soldado debe saber cómo usar la Biblia, debe saber cómo practicar.

Jueces 20:16 dice: De toda aquella gente había setecientos hombres escogidos, que eran zurdos, todos los cuales tiraban una piedra con la honda a un cabello, y no erraban. Imagínate cómo era que practicaban todos los días para que en el momento cuando llegara tiraran esa piedra y le dieran exactamente. Alguien que quiere ser bueno en algo va a practicar. Un buen cristiando que quiere vivir para Dios va a practicar alguien que quiere servir a Dios va a practicar con esa espada. 

Tenemos que comenzar a practicar. Salmos 111:10 dice: El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; Su loor permanece para siempre.

Si antes era un mentiroso y comienzo a leer la Biblia y la Biblia dice que no diga mentiras, debo comenzar a practicar. Dice la Biblia que debemos practicar más amar a alguien. Si antes no amábamos como debíamos, ahora debemos practicar amar a nuestro prójimo. Debemos practicar a ser humilde. Y si dices: “¡Ay pastor! es que yo no soy así, es que no me nace, es que no me sale del corazón, yo no puedo ser un buen cristiano. Yo no nací así.” Es que no puedas es que no quieres porque la palabra de Dios dice: Si hacías esto, ahora ya no lo hagas, haz lo que la palabra de Dios dice. Sé obediente a la palabra de Dios, Si la Biblia dice no dejando de congregarnos, ve a la iglesia; si la Biblia dice háblale de Cristo, háblale de Cristo; si la Biblia dice diezma, tienes que diezmar, no porque lo dice el pastor si no porque la palabra de Dios lo dice. Tenemos que practicar. 

El magistrado no en vano lleva la espada. El cristiano tiene que usar la Biblia todos los días. Los dardos de fuego del maligno son todos los días, el maligno no descansa, él va estar atacando todos los días, él va a estar ahí queriendo meter el pie, tentándote, él va a estar ahí haciéndote renegar de la fe de Cristo pero como un buen cristiano llevas la espada pero no la lleves solo para lucirla, o porque dices que eres cristiano y la tienes que traer (y hay alguno que ya ni la traen) un cristiano lleva la espada pero no solamente la lleva, la sabe usar, va bien afilada y cuando es momento va a vivir la palabra de Dios. No lleves en vano tu espada.

3. Usada

La espada sirve para ser afilada, practicada, y también es para ser usada. Una vez que la has afilado, que has practicado, ahora llega el momento de la verdad cuando tienes que salir a la guerra, cuando las cosas se ponen difíciles tienes que usar la espada.

2 Timoteo 2:15 dice: Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. No te avergüences de ser cristiano, no te avergüences de la espada de Dios, no te avergüences de lo que Dios te ha dado, tenemos la palabra profética más segura. No te avergüences, usa bien la palabra de verdad. 2 Timoteo 4:1 dice: “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.” Pablo le dice a Timoteo que tenía que predicar la palabra. El cristiano debe predicar la palabra. No solamente es para el pastor, es también para el cristiano, no solo es para el misionero, también es para ti. Tienes que predicar. Y si eres magistrado, y si eres soldado y si a tu vecino lo están asaltando no le vas a decir: “Oiga vecino deme cinco minutos porque mi espada está sin filo.” Ya va a ser muy tarde. No le vas a decir: “Vecino, deme quince minutos porque me voy a poner a practicar.” sino que vas a agarrar al ladrón y vas a usar la espada.

Hay gente que está yendo al infierno porque no estamos usando la espada, hay gente que está en una gran necesidad y la necesidad de la gente no es tener dinero, no es tener una casa, no es tener comida o salud. La gran necesidad de las personas es tener a Cristo en su corazón y ¿cómo le podemos enseñar que Cristo es el salvador? Cuando vamos y les hablamos de Cristo. Y cuando aceptan a Cristo usamos bien la espada, pero quizás tu vecino no ha sido salvo, el familiar quizá está siendo atacado, está perdiendo la batalla y tú tienes la espada pero la llevas en vano. El magistrado no en vano lleva su espada, él va a usar su espada, pero primero lo va a afilar, va a practicar y la va a usar, no está ahí nada más de lujo, no está ahí nada más para arrumbarla, sino está ahí para practicarla, para usarla.

Romanos 13:4 dice: porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo.

La Biblia no es para tenerla en una vitrina con alarmas de seguridad, es para ser leída, practicada y usada, porque el magistrado no en vano lleva la espada.

Vista 189 veces. El día de hoy 3 veces.