Los Proverbios: Entendiendo las temporadas de la vida: Emocionalmente

El tiempo es el bien más valioso que Dios nos da. La administración del tiempo marca la gran diferencia entre el sabio y el necio, el piadoso y el impío. El piadoso sabio considera toda la vida como preparación para una última temporada en la eternidad con Dios, en lugar de una existencia egocéntrica y centrada en uno mismo.

Proverbios también nos instruye sobre cómo vivir una vida próspera en esta esfera de tiempo en este planeta tierra, pero también advierte sobre los hombre cuyos corazones solo esperan lo que el tiempo y la tierra pueden ofrecer Hay hombres que tienen sabiduría en alguna medida, que estudian para prosperar económicamente , que cultivan relaciones con sus esposas e hijos, que se preocupan por su salud para que no lleguen a una gran debilidad tan temprano, sin embargo, no es una sabiduría celestial. 

Por eso, es importante que analicemos lo que la Biblia dice acerca del ámbito emocional y mental.

Entonces, la idea aquí es que seamos cristianos pensando en la eternidad, no solamente viviendo una vida vana para juntar un nombre, educación y dinero que vamos a perder el día que muramos. También, debemos estar pensando cómo vivir nuestra vida terrenal con nuestros hijos, porque al final de cuentas cuando fuimos salvos y recibimos a Cristo, Dios no nos llevó inmediatamente al cielo, sino que nos dejó aquí para ser de ejemplo y si deben haber familias amorosas, con sabiduría, con comprensión, con buena comunicación deben ser las familias cristianas. Debemos saber manejar la vida y cuando se trata de nuestros hijos, puesto que nosotros conocemos a Dios el creador de nuestros hijos, debemos de saber que son nuestros hijos. Ellos no son animales, no son nuestros socios, como que los que van a heredar nuestra fortuna o negocio, a lo mejor tal vez, van a trabajar en el mismo negocio que uno, pero no podemos verlos como el que va a tomar el negocio como socios, sino que son seres humanos con un alma, con un espíritu y necesitamos saber dirigirlos.

Tenemos que pensar en todos los aspectos de nuestros hijos. Son seres espirituales, son físicos, tienen un espíritu y un cuerpo y vamos a hablar de lo emocional, y lo emocional es que ellos tienen sentimientos.

Y no estamos mirando en esta lección los buenos sentimientos como un fin, eso es mundano, eso es psicología, eso es erróneo, la meta en la iglesia no es hacerte sentir bien. Los sentimientos no son un fin, sino un medio. Debemos considerar administrar o administrar a nuestros hijos en lo emocional con el fin de bendecirlos espiritualmente. 

2 Timoteo 2:24-25 dice: “Porque el siervo del Señor” Esto es a en el contexto del pastorado, pero sabiamente nos dice cómo tratar con el ser humano, y puesto que tu hijo es un ser humano y quizás no eres pastor de una iglesia, pero tú funcionas en una labor pastoral con tus hijos dirigiéndolos espiritualmente “no debe ser contencioso,” o sea, no debe ser una persona que denigra e insulta a  otra persona, por no estar al nivel espiritual donde debe estar “sino amable” amable es benigno, es comprensivo, es que si veo una falla o debilidad en alguien y en vez de darle una bibliazo, seré amable, porque conozco que tu debilidad es la mía y voy a tenerle paciencia y eso es ministrar emocionalmente a la persona “para con todos, apto para enseñar, sufrido;” Es importante para un pastor y un padre que esté apto para enseñar. ¿Qué les enseñamos a nuestros hijos? La Palabra de Dios obviamente, recoger su cuarto, cómo saludar, enseñamos un montón de cosas y debemos ser aptos para enseñar, pero las lecciones que damos a nuestros hijos no van a ser recibidas, sino les tratamos correctamente en lo emocional. “en  que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad,” Nuestro deseo como padres debe ser que nuestros hijos conozcan la verdad.

En medio de la vida, otras cosas nos van a acontecer y nuestros hijos deben estudiar una carrera, deben saber trabajar y administrar el dinero y eso es importante, pero el deseo número uno es que ellos sean discípulos del Señor Jesucristo.

Vemos en 2 Timoteo que hay un aspecto emocional para llegar a lo espiritual. Necesitamos ser amables, “en  que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad,” Entonces estamos usando lo emocional para llegar a lo espiritual.  

Hay algo que necesitamos entender como iglesias cristianas y en particular de iglesias fundamentales bautistas. Gracias a Dios por el celo que tenemos por la verdad, pero a veces eso puede brindar un énfasis demasiado de solamente decir verdades, pero sin pensar en cómo estamos brindando esa verdad. La verdad se debe brindar, la Biblia dice en Efesios 4:15sino que siguiendo la verdad en amor,Nuestra verdad debe tener una mezcla con amor. Las dos cosas son necesarias, si es puro amor y consentimiento sin decirles la verdad y sin tener disciplina, nos van a volver con mucha tristeza algún día, no es puro amor, pero tampoco es pura verdad, no tenemos que llegar a casa como grandes reverendos y dar bibliazos a nuestros hijos, debemos enseñar un amor mezclado con verdad. Los dos componentes son necesarios en nuestro liderazgo.

Típicamente en una pareja hay uno que es el consentidor y el otro es el huracán; uno es gracia y otro ley, y la mezcla está bien, pero debemos analizar de donde estamos viniendo. En estos años de ser papá o mamá ¿has tenido que traer la ley? Claro que sí, en muchos momentos hay que hacer eso, pero todo eso tiene que ser guiado con amor, y hay que entender que la gente no responde a nuestra dirección espiritual tanto, sino hay una conexión emocional y especialmente con nuestros hijos.

Entonces, ¿qué debemos evitar? Debemos evitar ser esos padres distantes que solamente llegan, dan reglas y se desaparecen, hay que jugar con los niños, hay que preguntarles: “¿cuál es tu sabor favorito de helado?” Necesitamos entender que tanto como nosotros, ellos son seres emocionales y no podemos ignorar lo emocional y solo llegar a lo espiritual.

Mira lo que Salomón nos dice en Proverbios 4:1-4 “Oíd, hijos, la enseñanza de un padre, Y estad atentos, para que conozcáis cordura. Porque os doy buena enseñanza; No desamparéis mi ley. Porque yo también fui hijo de mi padre, Delicado y único delante de mi madre. Y él me enseñaba, y me decía: Retenga tu corazón mis razones, Guarda mis mandamientos, y vivirás.” El versículo 4 habla de mandamientos, razones y enseñanzas. Y aquí Salomón ya es un hombre de edad y él está diciendo: “Tengo recuerdos de mi crianza como niño. Estoy pasando la Biblia que mi papá me dio y que mi mamá me enseñó a ti como la próxima generación de mi familia.” Pero ve lo que dice el versículo 3, es muy impactante eso. Salomón no es un débil de mente, sino educado y sabio y aparte es un monarca y este hombre tan estudiado, está revelando que la forma en que su primer maestro (su papá y mamá) le impactó no fue primeramente por lo escolar, sino por lo emocional. “Porque yo también fui hijo de mi padre, Delicado y único delante de mi madre.” Él está diciendo: “mi papá y mi mamá me fueron un equipo de doctrina bíblica, mi casa fue un seminario, pero ellos me alcanzaron, sí con enseñanzas y mandamientos, pero primeramente sentí que yo les importaba.”

Y qué feo que haya hijos de cristianos y cristianas que no escuchan “yo te amo”, “campeón”. Nunca papá tiene tiempo, todo es trabajo, casa y no hay ninguna conexión pero si los arrastra a la iglesia el domingo y luego les da bibliazos sin ninguna conexión.

En esta fase hay que sembrar en lo emocional porque tu hijo va a tener una cosecha un día, pero si ignoras lo emocional no puedes esperar una gran cosecha espiritual. Es importante entender que todos somos seres emocionales porque todos llevamos la imagen de Dios. El familiar, el maestro, o el que más te afectó en enseñanzas es la persona que ganó tu corazón. 

La gente nos ministra en lo emocional, nos cuida y muestra su amor, en diferentes maneras y como adultos podemos decir: Gracias a Dios por esas personas que se preocuparon por nosotros y ahora disfrutamos una cosecha de bendiciones por esas cosas. 

Somos seres emocionales.La meta no es sentirnos bien porque Cristo fue un hombre perfecto y no siempre se sintió bien. En el huerto de Getsemaní dijo: Mi alma está triste y triste a la muerte. La meta no es hacer sentir bien, sino tener un buen trato con ellos y que ellos reciban nuestra instrucción espiritual .

Proverbios 23:26 dice: Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos.”  Cuando se refiere al corazón, se refiere al ser lo más profundo de ti, donde tienes emociones, pensamientos y decisiones. La Biblia dice que del corazón mana la vida y este padre está haciendo una petición enorme a su hijo, dice: “Dame hijo mío tu corazón” y  ve como la Biblia nos da instrucciones de cómo hacerlo, el versículo termina Y miren tus ojos por mis caminos. Eso está hablando de una conexión emocional, pero la Biblia está diciendo cómo llegar a esa conexión emocional y es con tiempo de calidad. 

Tenemos que entender que la gran mayoría, fuimos criados antes de la era del internet y aun así a veces podemos quejarnos y decir que nuestros padres hubieran pasado más tiempo con nosotros. Pero ahora, los padres como nunca están pasando menos tiempo con sus hijos aun estando en el mismo cuarto y escuché una predicación, hemos intercambiado la Biblia por el celular. 

Hace unos días mi esposa tuvo que salir y yo estaba cansado, pero mis hijos me dijeron: “Papi, lucha libre ¿o qué?” y tuvimos unos veinte minutos de diversión muy grande, y la razón que hago esto es que yo me acuerdo que a los siete años de edad mi mamá me inscribió en el béisbol y llegue ahi y nunca había practicado deporte y le pegué a la pelota y me eché a correr y en la tercera base vi a mi mamá animándome y hasta la fecha ese momento me impacta, porque no todos los papás de los niños estaban en ese partido, pero mi mamá y mi padrastro si estaban y diez años después cuando jugaba futbol americano, aun en el frío mi padrastro siempre llegaba con la cámara y grababa los partidos. Ellos ganaron mi corazón y de alguna manera tengo los mismos valores que ellos, en muchas maneras los imito. La palabra de Dios llegó a mi primero y mi mamá se convirtió a Cristo hace un año y medio y voy a tener la dicha de bautizarla, gracias  a Dios, y si mi mamá y padrastro me hubieran dado la Biblia yo lo hubiera escuchado, porque ellos ganaron mi corazón.

¿Cuánto tiempo de calidad pasaste con tus hijos esta semana? ¿Qué ajustes hay que hacer para realizar eso en esta semana? ¿Necesitas cambiar tu agenda? ¿o romper el hábito con el celular o hacer algo diferente con la tele? 

Personalmente estoy tratando de inyectar algo en mis hijos. El domingo es un día de gloria, estamos en la casa de Dios escuchando la Biblia y para nosotros los pastores, es un día lleno, el sábado estás terminando preparativos y el domingo predicas y es un día muy ocupado, pero en este año, como familia hemos desarrollado otro hábitos. Cada domingo por la noche vamos por un helado,y eso estoy tratando de hacer, no con el fin de disfrutar un helado, sino construir recuerdos bonitos, ganar el corazón de esas muchachas, para que cuando sean mayores, sean un poco mas dificil dejar las instrucciones espirituales que les he dado, porque sé que hay un enemigo afuera, hay un montón de personas que van a querer ganar ese corazón, pero es mi trabajo ganarlo primeramente.

Vista 115 veces. El día de hoy 1 veces.