La restauración

Gálatas 6:1-5

1 “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.

2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña.

4 Así que, cada uno someta a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo de gloriarse sólo respecto de sí mismo, y no en otro;

5 porque cada uno llevará su propia carga.”

Lo que vemos en la palabra de Dios es que hay un énfasis bien claro: que la iglesia tiene una responsabilidad de alcanzar a los que están fuera de la iglesia local.Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. “Vosotros sois la luz del mundo” Tenemos una responsabilidad para los que no conocen a Cristo y nuestro ministerio hacia ellos es de regeneración, queremos verlos salvos. La Biblia en este texto nos dice que tenemos una responsabilidad para los de adentro de la iglesia porque los que son salvos no tienen necesidad de regeneración, sino que va haber momentos dentro de la iglesia local cuando un hermano o hermana en Cristo va a ceder a su carne, a las tentaciones satánicas y van a necesitar del ministerio de restauración. La regeneración para el inconverso y la restauración para el cristiano.

La palabra restauración implica un ministerio de un cristiano a otro cristiano. La restauración no es una palabra que usamos muy común y pensamos que porque Cash Luna o la gente pentecostal usan ciertas palabras tenemos temor de usarlas, Cash ya ha robado cosas de mucha gente pero no nos va a robar de esta bendita palabra y este concepto de hacer el ministerio de restauración. ¿Qué es restauración? Algunas palabras sinónimas son: Reconstruir, reedificar, restablecer, arreglar, remendar, reparar o renovar. Restauración no es construir algo o hacer algo, sino tomar algo que ya fue hecho y construido, que era servicial pero con el tiempo dejó de funcionar, y ver el valor de esta cosa y el potencial de esta, invertir tiempo para que pueda ser bello y útil. La restauración es más que solo ver algo más que roto, manchado y disfuncional y tirarlo a la basura.

En mi casa la persona que es buena para trabajar en construcción, no soy yo sino mi esposa. Yo soy más creativo y más soñador. Mi esposa es mas de detalles y si algo se rompe, yo quiero botarlo y comprar algo nuevo y mi esposa ve cosas con otros ojos, porque tiene esas cualidades de restauración y cuando yo era pastor en Carolina del Norte, atrás de nuestra casa había un montón de basura y para mí había cosas inútiles y entre esas cosas había muchas sillas de madera malgastadas y yo pensaba que servirían para hacer una fogata. Teníamos una mesa muy chica pero mi esposa fue a home depot y compró un pedazo de madera muy largo y ella la lijó, la barnizó e hizo una bella mesa y con esas sillas que estaba atrás que yo quise quemar, ella las tomó, las lijó y las barnizó y tuvimos una mesa bien elegante con cosas que yo pensaba tirar a la basura.

Tenemos que considerar este asunto de restauración porque hay cristianos desanimados que han pecado, que viven con una vergüenza en su vida y necesitan el ministerio de restauración porque son valiosos para Cristo, él murió por ellos y derramó sus sangre por ellos, valían tanto para él, que estuvo dispuesto a dejar la gloria, nacer entre animales, morir entre criminales y resucitar en tres días porque esa persona vale y ¡cuanto más como hijo o hija de Dios! y la realidad es que Cristo está en el negocio de restauración. Dice Mateo 12:9-13Pasando de allí, vino a la sinagoga de ellos. Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano;” Ahora la palabra seca, no quiere decir que no estaba mojado quiere decir que a lo mejor estuvo trabajando en construcción, se cortó un tendón y ya no tenía el uso de su mano. Eso para un hombre era fatal para su economía y masculinidad porque los hombres trabajaban en agricultura, en construcción y ser zurdo o usar una sola mano hubiese sido muy difícil, tampoco tenían seguro, no tenían manera de tener un ingreso y ahora tenía que mendigar y lo peor es que iba a la sinagoga y solo encontraba a los fariseos que no estaba interesados en la vida de ese hombre.  “y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo? El les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levante? Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo. Entonces dijo a aquel hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y le fue restaurada sana como la otra.” Jesús vio una mano que antes servía y decidió invertir en esa mano para que fuera útil otra vez. 

La iglesia tiene una ilustración constante que encontramos en todo el Nuevo Testamento y para que una iglesia no sea paralítica se requiere la participación de todos los miembros. Pero si un miembro no sirve, ese miembro necesita ser restaurado, necesita que invirtamos en esa persona para que vuelva a ser útil nuevamente. Dice Mateo 4:21 Pasando de allí, vio a otros dos hermanos, Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo su padre, que remendaban sus redes; y los llamó. Gálatas 6:1 dice “restauradles”, ¿Cual palabra aquí en este versículo será la misma palabra? Remendaban. Es exactamente la misma palabra griega que nosotros somos mandados a hacer en Gálatas 6. Pedro era un pescador y los pescadores en esos tiempos tenían diferentes maneras de pescar, y la red grande era una de las formas más comunes y uno sabe que cuando hay un rotura en una red, la red  no sirve de nada. Entonces, Pedro sabiendo que valía su red en lugar de botarla a la basura decidió tomar el tiempo de usar su mente y sus manos y decir: “Esto no es basura sino algo útil.” Si una red era útil y valiosa para Pedro ¿cuánto más un alma en cristo? La Biblia nos habla de Juan Marcos que se acobardó y en un momento de incredulidad él dejó el grupo ministerial de Pablo y Bernabe en Hechos 15 y volvió Juan Marcos a Jerusalén y Pablo no pensaba en retomarlo en su ministerio pero Bernabé, su tío vio el valor en él y la Biblia nos dice en 2 Timoteo 4:11 Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio. El fin de Juan Marcos era mucho más brillante que su comienzo. Pero gracias a Dios que alguien más vio el potencial de su vida. Después de eso escribió Marcos en el Nuevo Testamento. Nosotros somos bendecidos por la inversión de Marcos pero antes de que Marcos pudiera invertir en nosotros, Bernabé invirtió en Marcos y hacer la obra de restauración.  En Europa hay muchos museos de arte clásico y en uno de ellos hay una famosa escultura del famoso Miguel Ángel, y hace años un hombre loco entró al museo con un martillo y dejó pedazos esa obra. Entonces por su valor, en lugar de botarla a la basura, ellos ocuparon un hombre que era experto en restauración y meticulosamente fue componiendo algo que valía tanto y ahora la gente visita este museo y no sabe que fue destruida por ese hombre loco.

La obra de restauración es tan importante. Es decir: “Esto vale, esta persona vale, esa familia vale, este hermano vale” y en lugar de simplemente dejar que él lobo, Satanás vaya mirando sus heridas sangrar y morir, debemos de llegar y debemos de aplicar el bálsamo del evangelio, con una oración, con una Biblia en la mano y vamos a invertir para que la persona sea restaurada. Yo sé como consejero, que hay gente que es más terca y dura que el piso pero al menos hay personas  que llevan la vergüenza de algún pecado y lo que quiero atacar con esta predicación es un espíritu de fariseísmo, que pensamos que somos mejores que otros cuando no lo somos. Debemos de ir con humildad e invertir en esa persona con una visita, con una llamada, con una carta, con unas palabras de ánimo.

Dice Gálatas 5:16-17 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. ¿Gálatas se escribió al inconverso o al cristiano? Al cristiano y él está diciendo una de las marcas más auténticas de un cristiano, no es una perfección donde nunca caemos o fallamos sino de una lucha constante del Espíritu Santo de Dios y nuestra carne, porque Dios cuando nos salvó, salvó nuestro espíritu pero no nuestra carne y como Pablo dijo “Miserable de mí, las cosas que aborrezco me encuentro haciendo y las cosas que amo y debo de hacer mi carne no coopera.” No nos estamos excusando pero hay una realidad de esto: en los cristianos regenerados de verdad, hay una lucha y tú lo sabes. Hay una lucha entre el Espíritu y la carne. En este 2020 vamos a luchar con un millón de cosas: Leer la Biblia sobre Cristo o leer el periodico sobre Trump; perdonar a nuestra esposa o ignorarla porque estamos todavía errados y queremos hacerla sufrir; glorificar a Dios y alabarle en nuestras enfermedades o quejarnos de su voluntad, estar contentos porque tenemos abrigo y sustento o tener un corazón lleno de avaricia e ir a cualquier tienda y usar dinero que no es nuestro para comprar cosas que no necesitamos para impresionar a gente que no queremos y llegamos a ser muy carnales o podemos estar contentos con lo que Dios provee. Cada mañana cuando te levantas la lucha está presente. Nos levantamos, nos vamos al trabajo o nos quedamos dormidos o nos levantamos más temprano para platicar con Dios y leer Su palabra, hay una lucha por seguro en cada cristiano. La lucha no es ayer, la lucha es hoy dice Galatas 5:17 “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu,” y dicen los versículos 19-21 “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” Pablo dice que en las personas inconversas esa lucha no existe porque el Espíritu de Dios no mora en su corazón, el único pozo donde sacar sus decisiones es un pozo de carnalidad, no hay esa lucha y por eso ellos andan sin ninguna convicción y con todo gozo hacia el pecado. Cuando el cerdo va al lodo, no nos sorprende, esa es su naturaleza; cuando un perro ladra no nos sorprende, es su naturaleza. Ahora sabemos que los inconversos practican tales cosas, pero esto nos lleva a Gálatas 6:1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. El cristiano es capaz de hacerlo y cuando lo hace será sorprendido, sin embargo nosotros no podemos quedarnos solamente como espectadores a la autodestrucción de un hermano o hermana en Cristo. Tenemos que hacer algo al respecto porque nosotros como cristianos todavía tenemos la carne. ¿Tienes problemas contigo mismo? Yo estoy casado y llevo diez años de casado pero me doy cuenta que en el matrimonio me va bien cuando peleo con Kevin y no con Hannah. Tengo una lucha todos los días y tú también y aunque tengas diplomas, aunque hayas predicado, aunque puedas tocar el piano, o cantar especiales, tú sabes que dentro de ti tu mismo corazón es escena de batalla y a veces perdemos. Hemos defraudado al mismo Señor que nos salvó, hemos tenido esos momentos. No somos Judas que se goza en lo que hizo contra Cristo sino somos como Pedro que cuando canta el gallo vamos llorando porque sabemos que hemos traicionado al que nos ama y quiero decirte que no tenemos una carne reformada. Entonces si leemos esta lista, somos capaces de caer en cualquiera de estos hoyos y sí, a lo mejor somos diferentes que antes pero todavía tenemos la carne y gracias a Dios que nos ha dado el Espíritu que nos ha dado victorias pero todavía habrá luchas dentro de nosotros y eso va a arrastrar a la iglesia local. Y si tú dices: “¿Dónde hay una iglesia perfecta? Para irme allá.” No puede haber iglesia perfecta porque al instante que te haces miembro ya es imperfecta porque tu estas allí e igualmente aplica para mí.

La cuestión no es que si habrá pecado a veces en la iglesia sino qué haremos cuando haya. Ese es el sentido de la carta a Gálatas porque va a haber cristianos que fallan, cristianos en cárcel, cristianos con orden de restricción, cristianos que constantemente en la noche están con lamentaciones en su vida, mojando con lágrimas sus almohadas por malas decisiones que ellos han tomado y ¿qué debemos de hacer al respecto? ¿podemos quedarnos callados o simplemente esperar a que ellos se restauren o hay instrucciones? y gracias a Dios que hay instrucciones.

Tuve un tiempo con un hombre que me enseñó todos sus tatuajes pero su aliento era de alcohol y fue a Fundamentos Familiares en la iglesia Libertad y después de hablar con él saqué la conclusión de que era un hombre cristiano que todavía lleva las cadenas de malas decisiones que ha tomado. ¿Cuál debe de ser mi postura frente a ese hombre? En Gálatas 6:1 veo tres cosas: Audiencia, amonestación, y una actitud con la cual debemos de tratar a personas dentro de la iglesia, cuando ellos mismos caen en pecado, manchan el testimonio del nombre de Cristo, algo que afecta y es profundo y necesitamos enfrentar la situación.

1. La audiencia

Gálatas 6:1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. La primera palabra de este versículo es “Hermanos” ¿dice psicólogos, graduados del seminario, gente con título, doctores? No. Dice hermano. Cuando hay pecado dentro de la iglesia el remedio debe de venir también de la iglesia. La audiencia somos tú y yo y la palabra hermanos aplica a todos dentro de la congregación de los que hemos sido redimidos por la sangre de Cristo, somos ciudadanos del reino celestial y por lo mismo tenemos una responsabilidad de ir con gracia, con amor y con lágrimas, con paciencia, con consejo porque los más calificados para regalar o brindar una obra de gracia en otros son los que sabemos de nuestra propia necesidad de lo mismo.

Ese hombre después de ayudarle, me estaba abrazando como cuando mi hijo me busca, y en el mero momento nunca sentí que soy  mejor que él. Dios aun viéndole me enseñó que soy igual o peor, con la misma capacidad de hacer lo que él ha hecho. Diplomas seculares no resuelven problemas espirituales, hermanos espirituales lo hacen. Si el problema es espiritual el remedio también tiene que ser espiritual y mira lo que dice el versículo Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Eso quiere decir que todos tenemos acceso a ayudar a otros en el ministerio de restauración. Pablo no dijo: “vosotros que sois pastores”, ahora, yo sé que los pastores debemos de ir y aconsejar pero si tenemos la mentalidad de que solo los pastores son capaces de dar consejo vamos a caer en el mismo hoyo de Éxodo 19, cuando el ministerio era de Moisés un solo hombre que desde la mañana hasta la noche trata con todos los problemas, y su suegro le dijo “Desfallecerás tú y todo este pueblo contigo”. Obviamente van a haber situaciones muy profundas y difíciles que las tiene que tratar el pastor, pero lo que digo es que no tienes el derecho de solamente observar e ignorar.

Cuando un hermano anda en la carne, anda en pecado, no está en la iglesia y cuando ellos escogen pecar van cavando un hoyo y es tiempo de que vayamos para levantar a la persona.

Yo estuve sentado con un amigo que es pastor y vivía a una distancia de doce horas pero cada vez que estaba más o menos cerca, los dos manejabamos una hora para encontrarnos y conversar. En medio de nuestra visita que pensé que iba durar mucho más, él tuvo que salir de emergencia porque recibió una llamada de una tragedia que ocurrió dentro de su iglesia. Estaban a punto de ordenar a un hermano para ser pastor asistente, pero hallaron un día antes que su esposa le había engañado con otro hombre de la misma iglesia. ¡Qué cosa más fea! Es una cosa que no pasó en el mundo sino dentro de la iglesia local y mi pregunta es esta: Cuando hay pecado dentro de la iglesia ¿de donde debe de venir el remedio? según el versículo de adentro. Dios diseñó tu cuerpo físico con células blancas y cuando tú te lesionas, estas van hacia la herida y empieza el proceso de restauración física. ¿Quiénes son las células blancas de la iglesia? 

Abundan en la iglesia gente que solamente ve e ignora, chismosos que dicen: “Yo supe siempre que iba a pasar”, otros que son expertos en convertir los chismes en una cadena de oración, saben diagnosticar el problema pero nunca ofrecen una solución. Lo que tenemos que hacer es no solamente observar, tenemos que buscar, ayudar y la Biblia dice en Proverbios que en la multitud de consejeros hay seguridad. Gracias a Dios por pastores, por líderes espirituales, por asistentes de pastores, por diáconos pero lo que veo en este texto cuando dice  hermanos, no está hablando de los que están en el ministerio de tiempo completo, sino de un ambiente general que debe de haber en la iglesia.  No estamos tolerando el pecado, la gracia no tolera el pecado, la gracia ataca el pecado. Así que vamos con la persona diciendo esto es malo. Mateo 18 dice que si tu hermano pecare contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos. Debemos de ir como cirujano al lugar de la herida del cuerpo, hablar con la persona para poderle ganar a ese hermano. No podemos ignorar o decir que es trabajo de los que están en el instituto, ese es un trabajo de hermanos. 

Si tú eres hermano en Cristo, el mensaje es para ti. La audiencia somos todos nosotros. Dios está hablando contigo respecto a la necesidad espiritual dentro de la misma congregación. 

2. La amonestación

Entonces en Gálatas 6:1 no solamente hay una audiencia también hay una amonestación. Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle” Esto no es una sugerencia, es algo que debe de llegar al corazón y provocar acción en nosotros. Uno peca y los muchos restauran y siente ese pecador dentro de la iglesia el abrazo del pueblo de Dios, estamos aquí para enfrentarle y llamarle al arrepentimiento. No estamos tolerando lo que está haciendo con el nombre de Cristo y la iglesia, pero estamos dándole chance de arrepentirse y cambiar de curso y cuando lo haga, le vamos a abrazar porque le amamos y esto es la obra de restauración.

Muchos se van a excusar y decir: “El ya tiene Biblia”, “él sabe los cantos”, “él tiene años en la iglesia, solito se puede restaurar”. Si dices eso estás ignorando Gálatas 6:1. Su pecado le ha causado una carga y no puede él llevar esa carga y por eso dice el versículo 2 “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.” La ley de Moises es una ley de condenación y la ley de Cristo es una ley de amor, debemos de amar a nuestros hermanos. Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña. Si la caída de otro cristiano solamente sirve para inflar tu cabeza estás añadiendo un pecador a una congregación donde ya hay uno, debemos de ir con humildad y ser espirituales pero tenemos que no ser arrogantes, ni fariseos ni tampoco ser espectadores silenciosos. Tenemos que ir porque hay una amonestación: “Restauradle”. Hay que actuar.

En el año 2010 yo estaba recién casado y yo quiero impresionar a mi esposa siempre, pero especialmente ese primer año lo quieres hacer más. Eramos miembros de una iglesia que tenía una cancha de basquetbol y los domingos jugábamos allí y era el equipo de los jóvenes contra los sabios. Un joven tiró el balón y no entró al aro y yo brinqué y lo agarré y cuando estaba en el piso, el joven trató de quitarme el balón pero me lastimé la mano y me ardía feo. Entonces pensé que se iba componer pero no, busqué un sustituto porque yo ya no podía jugar. Es misma semana había visto un video en youtube que si tienes un hueso descoyuntado, lo jalas y se acomoda, entonces yo siendo mi propio doctor, jalé el dedo y de verdad quise llorar y no quería que mi esposa me viera, esa noche estuve en emergencias porque había roto ese hueso de mi mano y ahora tengo una cicatriz y una placa de titanio para fortalecer el hueso. Cuento esto porque cuando yo intenté restaurarme a mí mismo, fue de mal en peor, necesitaba que alguien me pudiera tomar y hacer el trabajo de mi mano y si solamente decimos: “Ellos pueden venir a la iglesia, ellos saben dónde está.” Ellos saben eso ya, ya saben donde están los capitulos en la Biblia, pero necesitan ver a alguien personalmente, tener conversaciones duras que no están dispuestos a tener consigo mismo. Eso es restauración. 

David era un hombre conforme al corazón de Dios pero él necesitaba restauración porque escribió Salmos 51. David sabía de Génesis hasta Deuteronomio, lo tenía memorizado pero cuando andaba en la necedad de su pecado, necesitaba que Natán le dijera de cara a cara: “Tú eres aquel varón.” Y empezó el proceso de restauración por el doctor Natán. El pecado no mejora, no hay ningún pecado que solito se va mejorando, es un cáncer que va creciendo. La Biblia dice que los hombres impíos empeoran y empeoran en los últimos días. Antes de que haya hijos afectados, antes de que haya otro divorcio entre personas cristianas, o de que una persona se suicide, antes de que un joven sea ateo porque ve la hipocresía de sus padres, nosotros podemos restaurarlos.

3. Una actitud

Hay una cierta actitud. La Biblia habla de los que son espirituales, su vida son marcados por los frutos del Espíritu que encontramos en el capítulo 5:22-23 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.” Pero empieza con el amor. Gálatas 6:2 dice: “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.” La ley de Cristo es una ley de amor. Una persona espiritual está en sintonía con el corazón de Dios y por eso ama y el amor no le deja estar en silencio, tampoco le permite ser un fariseo y criticarlo, le motiva a ir con una cierta actitud y por supuesto en Gálatas 5:23 La Biblia menciona la mansedumbre como un fruto del Espíritu Santo. Entonces la Biblia nos muestra en Gálatas 6:1 un espíritu de mansedumbre y eso no vino en tu paquete natural, se tiene que hacer a través del Espíritu Santo en tu vida. Entonces vamos en el poder del Espíritu Santo con la Biblia que es la espada del Espíritu y vamos como consejeros dentro de la iglesia diciendo: “No estamos tolerando el pecado pero tampoco te estamos mirando con ojos de crítica como  personas arrogantes.”

Que bueno que cuando fui con el doctor no me dijo: “Rompiste tu mano, que tonto, yo nunca la rompería.” ¡Eso sería una tontería! El doctor sabe de su misma capacidad de enfermarse, el cirujano sabe su misma capacidad de que algo vaya mal con su propio organismo y eso es importante entender de que no somos mejores que la otra persona. 

Gálatas 6:1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Nos enseña como restaurar porque si uno va con una actitud incorrecta en lugar de abrir la conversación con la persona se van a esconder de nosotros. 

Había una competencia entre el sol y el viento. Ellos vieron a un hombre abrigado y dijeron:  “A ver quien puede quitar ese abrigo.” Entonces el viento como huracán sopló y le causó más frío e hizo que el hombre se abrigara más, pero el sol sonrió sobre este hombre y de poco a poco se quitó su abrigo. Yo no sé de ti, pero cuando gente sabe que anda mal y está herida, no necesitan a otro encima, necesitan a alguien  con cuidado y espíritu de mansedumbre. Yo entiendo de este versículo esto: Dios no me pone en contacto con hermanos caídos para enaltecer mi arrogancia, sino que me pone en contacto con ellos para que yo pueda ser testigo de mi propia capacidad de que puedo  caer en el mismo hoyo. 

No podemos ir solamente diagnosticando las fallas sino ir con una actitud y con mucho cuidado y amor. considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Esto implica que la reacción  equivocada a las fallas de otros nos hacen más dispuestos a caer en el mismo pecado, por ver las necesidades de otros nos hacen más cuidadosos de nosotros mismos.

Dios nos enseña en la Biblia a Noé emborrachado, a Abraham, el padre de la fe con un hijo ilegítimo, llamado Ismael, nos enseña la vida en detalle de David, de Pedro negando a Cristo, de Pablo y Bernabé en choque personal, nos enseña muchas cosas para que podamos sacar una conclusión leyendo la Biblia: Los mejores mortales son pecadores, incluyendo los más dedicados dentro de la iglesia local. Como ese publicano y fariseo que entraron al templo. El fariseo decía: Señor qué suerte tienes en tenerme a mí en tu equipo ministerial. No soy ladrón, no soy adúltero, ayuno, doy una décima parte de todo lo que tengo” y el publicano se pegaba en el pecho y ¿qué oración escuchó Dios? la oración de aquel que dijo: “Sé propicio a mí, pecador”.

Lo que necesitamos entender es que en la iglesia hemos crecido y debemos ser diferentes porque estamos en un proceso de santificación, somos nuevos y diferentes pero nada del crédito llevamos, porque si no fuera por la gracia de Dios  estaríamos escribiendo otro capítulo de lamentaciones.

Yo fui bendecido con un buen grupo de amigos cuando estudié en el instituto y entre los diez hay varios que estamos en el ministerio otros que son muy fieles como laicos y en general nos amamos los unos a los otros y enfrentamos cuestiones en nuestras vidas. Hace como cinco años, uno que es pastor hizo algo que le descalificó de pastorear en una iglesia. Cada uno le llamamos para hablar con él y no escuchaba, era más duro que nunca y yo pedí su número telefónico y le llamé. Tuvimos una conversación muy franca, él se defendió y era obvio. Él me dijo: “Es que ya nos restauramos mi esposa y yo. Tome vacaciones y llevé a mi familia a disneylandia y todo está bien y estoy listo para predicar otra vez. Es que también estuve leyendo el libro de Nehemías y la Biblia habla de que Dios le dijo que no se bajara de la muralla y siguiera trabajando.” Yo le dije: “Hermano, no eres gobernador del Antiguo Testamento, eres pastor del Nuevo Testamento y hay requisitos para esto. Y más terco se puso y me di cuenta después de hablar con él que esa llamada no era para restaurarle porque él no estaba dispuesto, esa llamada tuvo otro propósito y cuando colgué tenía una rabia y un furor por su iglesia, por su familia y por su vida y antes de entrar a mi casa, el Señor me paró y me trajo a la memoria este versículo: esa llamada no era para cambiarle a él, era para que yo me diera cuenta que cuando veo las fallas en otra vida, esté alerta porque cuando otro peca Dios me está enseñando que tenga un espíritu de mansedumbre para que yo también no sea tentado porque si me descuido puedo caer en el mismo hoyo.

El ministerio de restauración se tiene que hacer, no esperamos  que miembros de otra iglesia restauren a otra, no es trabajo de ellos, ni es trabajo llamar a un psicólogo para restaurar a un matrimonio. El problema es de adentro y el remedio es de adentro. Tenemos que hacer este ministerio de restauración, estar observando no es opción, tampoco criticarlos y hacer nada, tenemos que llegar con espíritu de mansedumbre.

La audiencia: Hermanos; la acción: restaurar; la actitud: espíritu de mansedumbre.

Vista 33 veces. El día de hoy 1 veces.