Parábola de la Levadura

Mateo 13:33
Otra parábola les dijo: El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado.”

Lucas 13:20

20 Y volvió a decir: ¿A qué compararé el reino de Dios?

21 Es semejante a la levadura, que una mujer tomó y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo hubo fermentado.

Hace unos años estaba en Chicago y me estaba quedando con el hermano Celso, yo veía que él hacía en algunas ocasiones caldo de pollo pero yo pensaba que era muy fácil de hacerlo. Entonces un día que Celso se fue a trabajar, me dio hambre y no había qué comer y fuí a la tienda y compre los ingredientes para hacer el caldo, regresé a la casa y eché todo y no me salió mi intento de hacer el caldo, fue un fracaso total, porque tiene su chiste  cocinar. Hay cosas más fáciles y otras más difíciles. Esta mujer tomó harina y levadura y ciertamente otros ingredientes y de esto podemos tener como conclusión que hace un pan. Mateo 13:33 dice “El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer,” entonces vemos que hay una acción “y escondió en tres medidas de harina,” aquí hay una causa y luego dice “hasta que todo fue leudado” y aquí encontramos un efecto y esta mujer al final tiene como resultado un pan rico y delicioso para comer y dice la Biblia que el Evangelio, la Palabra de Dios, el reino de los cielos es semejante a esto. De tal manera que la primera cosa que vemos es que esta mujer para poder preparar algo tiene que seguir ciertas instrucciones. 

1. La instrucción del Evangelio

Esta mujer fue y escondió en tres medidas levadura. La mujer no tomó cualquier medida sino tres medidas, porque tenía que seguir las instrucciones. No tomo algún un ingrediente parecido a la harina. Tenemos que seguir las instrucciones. Jesús dio instrucciones a sus discípulos porque Mateo 10:5 dice, A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis, sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.” Debemos llevar el evangelio, debemos seguir las instrucciones.

 

A. El Evangelio tiene que ser predicado a los perdidos

Mateo 11:1 dice, “Cuando Jesús terminó de dar instrucciones a sus doce discípulos, se fue de allí a enseñar y a predicar en las ciudades de ellos.” Que tremendo que el Señor Jesús daba instrucciones y él no se quedaba sentado, él también fue como líder y predicó la Palabra de Dios. Es una instrucción que el evangelio tiene que ser predicado a los perdidos

 

B. El Evangelio tiene que ser predicado con premura

El evangelio tiene que ser predicado con rapidez, tenemos que apurarnos en predicar el evangelio, porque Cristo viene. Dice la Biblia en 1 Corintios 16:22, El Señor viene.” 2 Ellos sabían que Cristo estaba pronto en venir. La venida de Cristo es inminente, debemos apurarnos y predicar el evangelio porque Cristo viene y qué tal si estoy apunto de hablarle a alguien y no me da tiempo porque Cristo viene. Hay que estar pensando que nuestro Señor Jesucristo puede venir en cualquier momento. Dice la Biblia que va a haber guerras, y rumores de guerras, hambre, pestes, los hijos se levantarán contra los padres, terremotos y entonces vendrá el fin. 2 Tesalonicenses 3:1 dice, Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros,” ¿Por que pablo quería que la Palabra de Dios y el evangelio corriera? Para llegar más rápido. Hoy en día vemos a los jóvenes que están arrastrando los pies, no se levantan, son jóvenes ninis, no estudian, ni trabajan, no saben que hay una amanecer ni un anochecer pero nosotros debemos darnos cuenta que Cristo viene y ¿qué va a pasar si nos esperamos? El Evangelio tiene que ser predicado con premura.

C. El Evangelio tiene que ser predicado con piedad

El Evangelio tiene que ser predicado con compasión. Jesús tuvo compasión de la gente. Marcos 6:34 dice, Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas.” ¿Por qué? porque él salió pero cuando nos quedamos en casa, somo indolentes, no nos preocupa la gente, la familia pero debemos tener piedad compasión por las almas porque van a morir y si no tienen a Cristo en su corazón van a ir al infierno. Debemos de ser cristianos con compasión. Hay que pedirle a Dios más compasión. Un hombre le dijo a Jesús “Señor no tengo fe, aumenta mi fe, ayuda mi incredulidad” y nosotros de la misma manera podemos decirle al Señor que nos dé más amor y compasión y que cada vez que veamos a una persona podamos tenerle piedad y compasión por su alma y podamos compartir del evangelio. El evangelio tiene que ser predicado con poder y dice la Biblia en Hechos 1:8 que Dios nos ha dado de su Espíritu Santo para llevar el Evangelio con poder y no escondiendonos por todos lados

 

2. La influencia del Evangelio

No solamente vemos los ingredientes del evangelio y lo que tenemos que seguir  sino también la influencia del evangelio. Cuando esta mujer pone la levadura en la harina al mezclarse con la harina provoca algo, la causa de lo que hace la levadura en la harina. ¿Qué provoca el evangelio en tu vida? ¿hace el evangelio algo en ti? El problema de que no predicamos el Evangelio no es porque el evangelio no sirva, sino porque nosotros como harina no servimos. Nosotros somos los que decimos que somos cristianos y no dejamos que el evangelio sea de influencia en nuestra vida. Otros factores son de influencia, el mundo, los amigos, lo externo y Dios nos dice que el evangelio sea influencia en nuestra vida para que nosotros seamos influencia en alguien más pero debemos dejar que el Evangelio haga algo en nosotros y lo puede hacer pero si nosotros no lo dejamos hacerlo, el vangelios no puede hacer mucho. el señor Jesús quiso hacer milagros pero no pudo a causa de la incredulidad de ellos, y dijo ¡ay de ti corazín! Ellos rehusaron del poder del evangelio, no dejaron que el evangelio influenciara, ni modificara sus vidas. El evangelio es una influencia. Cuando esta mujer toma la levadura y la mezcla con la harina, de repente la levadura empieza a hacer lo que tiene de hacer, comienza a causar algo, modificar la composición de esa harina.

A. Deja que el Evangelio te modifique

La palabra de Dios cuando llega a nuestra vida no nos puede dejar igual, tiene que hacer algo. La levadura es un modificador y Romanos 12:2 dice, No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”  Debemos que deja que el evangelio me cambie para bien y el evangelio hace eso. cuando Cristo me salva me saca de ese lodo cenagoso y ahora me convierte en una nueva criatura.

 

B. Deja que el Evangelio te moldee

Jeremías 18:6 “¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel.” Dios está moldeando nuestras vidas, él quiere hacer algo y tiene un plan para nosotros, pero debemos de dejar que él nos moldee y dice que el alfarero de repente encuentra algo que no está bien y lo que tiene que hacer es destruirlo y comenzar otra vez, quizá encuentra una piedra y la quita y comienza a hacer una obra perfecta en ese barro y Dios tiene una obra perfecta para cada uno de nosotros, él quieres trabajar y hacer algo hermoso, un instrumento de justicia, de honor, de excelencia. No una taza o un molde de barro para darle de comer al perro sino una copa para darle de tomar a un rey. ¿Estás dejando que Dios haga algo en tu vida? De repente Dios encuentra una piedrita y encuentra orgullo, rencor en tu vida, jactancia, malos pensamientos o algo que no está bien porque no estás dejando que Dios haga algo en tu vida, por eso debemos de ir todos los días en oración a Dios porque la oración nos mantiene conectados con Dios y decirle nuestros pecados y que quite nuestras piedritas, que no haga un instrumento usado por él.

C. Deja que el Evangelio te mande

En el momento en que somos hijos de Dios, recibimos mandamientos de parte de Dios ya no somos hijos del diablo ya no debemos seguir al diablo porque ahora nuestro padre celestial es Dios Juan 14:15 dice Si me amáis, guardad mis mandamientos.” De tal manera que el evangelio tiene influencia en mí, tiene que hacer algo en mi, debo ser causado a obedecer Mateo 28:20 dice enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” Tenemos que guardar lo que nos gusta y aun lo que no nos gusta guardar y obedecer, por eso muchos dicen que no leen la Biblia porque van a encontrar que dice  que su cuerpo es templo del Espíritu Santo y no quieren Dios porque hacen de su cuerpo y vida lo que les da la gana, y eso no es lo que deberíamos de hacer sino guardar sus mandamientos, dejemos que el evangelios nos mande y que estemos dispuestos a obedecer.,

 

3. El incremento del Evangelio

Esta mujer no solo sigue instrucciones, pone la levadura y deja que sea un modificador en esa masa ahora vemos la acción , el efecto lo que está sucediendo y qué sucede cuando la levadura comienza a hacer su función. lo que sucede es que la masa empieza a incrementarse. Al influenciar la levadura a la harina el resultado es un incremento en el volumen de la masa.

A. El incremento es notable

Marcos 5:20 dice, Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban.” Este hombre endemoniado cuando fue salvo hubo un cambio notable en su vida, él estaba poseído, tenía una vida destruida, una vida rumbo al infierno y vino Jesús y lo salvó y cuando todo el mundo vio se maravilló. El evangelio tiene que ser notable en nuestras vidas, que haya un efecto, que cuando vean nuestra vida vean algo diferente, que ya no somos los mismo de antes.

B. El incremento es notorio

Dice la Biblia en Salmos 106:8 Pero él los salvó por amor de su nombre, Para hacer notorio su poder.” El efecto del poder de Dios en mi vida tiene que ser notorio; Cuando esta mujer toma la levadura y la mezcla con la harina ella está esperando que la masa no se quede en la misma posición y algo dura, sino que sea un incremento y sea más suave y ve cómo se está inflando. Ezequiel 39:7 dice, Y haré notorio mi santo nombre en medio de mi pueblo Israel, y nunca más dejaré profanar mi santo nombre; y sabrán las naciones que yo soy Jehová, el Santo en Israel.” ¿Sabes cuando se hizo cumplir esta profecía? lo dice en Marcos 6:14 “Oyó el rey Herodes la fama de Jesús, porque su nombre se había hecho notorio; y dijo: Juan el Bautista ha resucitado de los muertos, y por eso actúan en él estos poderes.” El Señor Jesucristo fue notorio. ¿El evangelio en tu vida hace que Jesús sea notorio? La gente dirá como en Antioquia que llamaron por primera vez a los discípulos cristianos porque había un reflejo de Cristo en sus vidas, porque como Cristo eran ellos. Nosotros no deberíamos de decirnos solamente cristianos solo por haber recibido a Cristo sino porque reflejo a Cristo. Cuando recibo a Cristo soy creyente pero cuando vivo una vida para Cristo soy un verdadero Cristiano. Si esta mujer tuviera varios montoncitos de masa y esconde la levadura en uno de ellos y se va por una hora y regresa con alguien y le dice que escondió algo de levadura en uno de esos montones y que adivine en cuál fue, la persona va a saber en cual porque va a ser algo notorio porque en uno de ellos hay algo diferente.

C. El incremento es necesario

El pan no sabe bien si se queda en una bolita de harina, es necesario que se infle y sea grande y suave. Dice Marcos 13:10 Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones.” Es necesario que incrementemos, que prediquemos más, que el evangelio llegue a más lugares, que nosotros vayamos y sembremos la semilla en la vida de personas, es necesario que el evangelio haga algo en nuestra vida, que nos modifique, nos cambie y nos transforme, es necesario porque sin la levadura esta masa no es la misma. Dios quiere que como esta levadura nosotros llevemos y prediquemos, que hagamos algo con el evangelio y dejar que el Evangelio primero haga algo en nosotros.

La harina no cambió mucho pero se le puso una sustancia que trajo una transformación entera a todo. Dejemos que Dios haga algo en nuestra vida y que prediquemos el Evangelio.

Vista 319 veces. El día de hoy 4 veces.