Jesús sana a unos ciegos

Mateo 9:27-31

27 “Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: !!Ten misericordia de nosotros, Hijo de David!

28 Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor.

29 Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho.

30 Y los ojos de ellos fueron abiertos. Y Jesús les encargó rigurosamente, diciendo: Mirad que nadie lo sepa.

31 Pero salidos ellos, divulgaron la fama de él por toda aquella tierra.”

Pudiera parecer un pasaje sencillo, un pasaje donde no vemos muchas cosas pero dice la palabra de Dios en los versículos 25-26 “Pero cuando la gente había sido echada fuera, entró, y tomó de la mano a la niña, y ella se levantó. Y se difundió la fama de esto por toda aquella tierra.” Y luego de eso dice “Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos…” ¿Cómo pueden seguir dos ciegos a alguien más? es difícil. Un ciego guiando a otro ciego y diciéndole: “yo creo que esta por acá”, “vamos por acá.” La fama de Jesús se divulgó a varios lugares porque dice el versículo 31 que se divulgó la fama de él por toda aquella tierra.

Los ciegos levantaron su voz y dijeron: “Jesús ten misericordia de nosotros” y habla la Biblia de dos ciegos y nosotros de la misma manera solemos estar como estos dos ciegos. Estamos tratando de guiarnos unos a otros, a veces no sabemos para donde ir y muchos somos (espiritualmente hablando) ciegos y debemos de ir a Jesús. Cuando ellos estaban yendo hacia Jesús yo creo que estaban escuchando a la multitud y preguntando y muchas veces tenemos que guiarnos por lo que estamos escuchando pero no de este mundo sino a través del Espíritu Santo. Si cerramos nuestros corazones al Espíritu Santo no vamos a escuchar, si cerramos nuestros ojos al Espíritu Santo no vamos a ver. 

Dice la palabra de Dios que le estaban buscando y le decían: “¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David!” ¿Cómo sabían que Jesús era hijo de David? Llamar a Jesús hijo de David era reconocer que Jesús era el verdadero Mesías. Ello sabían que a través de la descendencia de David iba a venir el Mesías, estaba profetizado en Isaías 35:4 Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará. ¿Cómo es que Dios mismo vendrá?  A los testigos de Jehová no les gusta este versículo. Isaías 9:6 dice Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz Jesús es Dios y Juan 1:1 dice En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Dios mismo vino. Dice Isaías 35:5- Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad. Dios quiere que hablemos y cantemos y no las rancheras, y no las de Lady Gaga, ni las de José José, Dios quiere que cantemos alabanzas y cánticos espirituales.

Entonces estos ciegos fueron a Jesús y reconocieron que Jesús era el Mesías, Dios en carne, ellos habían escuchado los milagros que Jesús había hecho y aunque no lo habían visto  comenzaron a tener fe y ¿qué es lo primero que hacen? 

1. Ellos caminaron a él

Dice el versículo 28 Y llegado a la casa, vinieron a él…Un versículo antes dice “le siguieron” ¿sabes que debemos de ir a Jesús aunque él viene a nosotros? Jesús también espera que hagamos nuestra parte. Jesús regresó a Capernaum muy posiblemente a la casa de Pedro, y estos hombres le siguieron, ¿sabía Jesús que había dos ciegos que le iban a pedir sanidad? Sí. Jesús quizá pasó por donde estaban estos dos ciegos, Jesús llegó a la casa y fueron estos hombres.

Estos hombres no se hicieron las víctimas no dijeron: “estuvimos clamando y el salvador, el Mesías ni nos hizo caso” sino que ellos le siguieron, fueron, caminaron a pesar de su ceguera y para venir a Jesús tenemos que actuar con fe, pero no solamente eso, sino que ellos tuvieron que ir a la casa donde Jesús se estaba quedando y tuvieron que seguirle hasta esa casa y una vez que nosotros somos salvos tenemos que seguirlo hasta su casa, no quedarnos en casa y sí, hay que tener precaución, pero cuando estos hombres le siguieron le siguieron hasta su casa. En este caso también hay que recordar venir a Jesús, a la iglesia, podemos quedarnos en casa y hacernos las víctimas y decirle al Señor Jesucristo: “Estoy ciego, pobrecito de mí” o seguirle a él y llegar hasta donde está el, hasta la casa y cuando estamos en la casa decirle a Jesús: “Ten misericordia de mí.” Hay que seguir a Jesús a su casa. Es fácil caminar cuando vemos por donde ir pero estos hombres tuvieron que buscar a ciegas, preguntar y con dificultades llegar a la casa donde estaba Jesús.

Cuán difícil es caminar en un mundo lleno de pandemia, de la misma manera que para estos ciegos era difícil, cayéndose quizás, había piedras, no había un lugar como en nuestros días que por ejemplo en México muchas de las banquetas tiene canalitos en donde una persona que no ve, puede ir poniendo su bastón y seguirlo. En esos días no había eso, en esos días era difícil y aun en nuestros días, pero cuán difícil es caminar en este mundo, caminar en un mundo incierto, pero tenemos que caminar siempre hacia Cristo, tenemos que seguirle a él, siempre buscarle y cuando Jesús está en casa es tiempo de ir con él. Seguir a Jesús a casa trae bendición, alegría, milagros, trae aún respuesta a la oración. La oración de ellos fue contestada , ellos caminaron hasta él.

2. Ellos clamaron a él

Ellos clamaron: “Ten misericordia de nosotros” y cualquiera que clama, Dios va a tener misericordia de él. Cuando Jesús estaba en la cruz uno se burló pero otro le dijo: “Acuérdate de mí cuando estés en tu reino.” Mateo 9:36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Y aquí nos recuerda que Jesús tuvo misericordia de las multitudes, tuvo compasión de las multitudes que estaban desamparadas y Dios tiene siempre compasión cuando le pedimos, cuando le rogamos, cuando vamos a él.

La palabra de Dios dice  en Jeremías 33:3 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Qué bueno es cuando nosotros clamamos a alguien y aquella persona a la que clamamos nos hace caso. ¿A cuántos nos gusta hablarle a alguien y no nos ponga atención? ¿A cuántos nos gusta saludar a alguien y que no nos contesten? Queremos que alguien nos responda y por lo menos nos vea y queremos que alguien sepa que estamos. Dios sabe que existimos, él sabe que vivimos, que tenemos peticiones y necesidades y cuando clamamos él nos responderá y nos enseñará cosas grandes y ocultas que no conocemos. Hay cosas grandes y ocultas que no conocemos. 

En los años 1930 había un señor que se llama Ira y este señor compró un rancho bien grande, llegó la depresión y la pobreza y él ya no sabía como hacerle, no podía pagar el rancho que había comprado, no había comida y unos sismólogos de unas compañías petroleras le dijeron que querían ver si en su rancho había petróleo, él dijo que buscaran, hicieron un hoyo ni siquiera profundo y hablo de las profundidades que para encontrar petróleo hay que ir muy hondo.  Los sismólogos llegaron a 300 metros de profundidad y salió un chorro de petróleo. Allá en Estados Unidos el petróleo no se lo quitan y entonces éste fue uno de los yacimientos más grandes de petróleo de los Estados Unidos. Entonces ya no estaba preocupado porque ahora tenía pozos de petróleo y al final llegó a tener 416 pozos activos de petróleo. Muchos de ellos daban nueve mil o diez mil barriles de petróleo al día. Uno de esos pozos fue de hecho el que más petróleo dio por tres años en la cantidad y caudal de petróleo en Estados Unidos. En su totalidad dio un billón de barriles. En otras palabras, había debajo de su tierra (él no lo sabía) cosas ocultas, mucho dinero, se hizo millonario pero no hubiera sabido si no hubiera hecho ese hoyo. 

Dios quiere que hagamos hoyo hacia arriba de oración, que pidamos y Dios dice: “Te mostraré y enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Te voy a mostrar mi poder, mi paciencia, te voy a mostrar lo que puedo hacer contigo y las bendiciones con las que te puedo llenar y ayudar con mi Espíritu Santo”, pero queremos que sólo él nos dé y no darle a él.

Estos hombres caminaron y fueron a Jesús a pesar de que no era tan fácil seguir a Jesús por ser ciegos. Clamaron a Jesús y le dijeron: “Ten misericordia de nosotros y Jesús los escuchó.

3. Creyeron en él

No solamente antes porque antes cuando ellos escucharon dijeron que tal si sí y quizás comenzaron a preguntar que tipos de milagros había hecho y por eso cuando le clamaron creyeron que él era Hijo de Dios. Ellos creyeron en él.

Mateo 9:28 dice: Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor. Jesús normalmente hacia ciertas preguntas en Mateo 20 preguntó “¿Qué quieren que yo haga?” En Mateo 9:28 dice “¿Creéis que puedo hacer esto?” Les dice que si tienen fe y creo que cuando Jesús pregunta ¿Tienes fe? Es cuando la Biblia dice ¿hallará fe en la tierra? Ellos lo reconocieron, reconocieron que él era el Mesías. Cuando Jesús les preguntó ¿Creen ustedes que yo les puedo dar la vista? Ellos dijeron que sí y cuando reconocemos que Jesús es el salvador y él es el Mesías y Jesús dice: “¿Crees que te puedo dar la salvación?” ¿Qué vas a responder? La gente en este mundo está ciega, no puede ver que Jesús es el Cristo.  Dicen que Jesús es el Hijo de Dios pero la mayoría de la gente no cree que les pueda dar vida eterna y ahí está el problema de la humanidad. El problema de la humanidad es que dicen Jesús el Hijo de Dios, y María la madre de Dios y Jesús dice que les puede dar salvación pero ellos dicen que María, que las buenas obras, los sacramentos, guardando la ley y no creen que Jesús les pueda dar salvación. Jesús pregunta ¿Crees?

La siguiente vez que encuentres a alguien y le digas: ¿Crees que Jesús es el hijo de Dios? y ellos rápidamente digan sí y le preguntes que si Jesús le pueda dar salvación y ellos digan “No, quien sabe, nadie ha ido al cielo y nadie ha regresado”, diles: “si crees que Jesús es el salvador, el Hijo de Dios, el Mesías tienes que creer que Jesús te puede dar salvación, porque él es el salvador sino no le llames salvador, dile Jesús el hijo del carpintero pero no le llames salvador si no crees que te pueda salvar” Pero nosotros creemos que Jesús nos puede salvador, ellos creían que Jesús era el Mesías. Dios a veces pregunta si tenemos fe en él, ellos dijeron que sí.

4. Ellos fueron sanados conforme a Él

Fueron sanados conforme a él quería, al ver Jesús la fe de ellos, ellos fueron sanados por el poder que viene de parte de Jesús pero también fueron sanados conforme a su fe en él, Dios nos da de su gracia pero él quiere ver nuestra fe.

Dice la palabra de Dios en Mateo 9:29 Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. Efesios 2:8 dice: Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; Esa gracia es cuando Jesus toca nuestros ojos, nuestra vida, su gracia es cuando su mano poderosa desciende y dice “aqui esta mi gracia” y nosotros debemos responder con nuestra fe, él quiere ver nuestra fe y por eso dice y Jesus tocó los ojos de ellos y dijo “conforme a vuestra fe”. Él pudo haber dicho “conforme a mi poder”, pero el dijo “conforme a vuestra fe.”

Dios espera que nosotros tengamos fe en él, no podemos seguirle a él si no tenemos fe, no podemos orar si no tenemos fe, no podemos leer la Biblia si no hay fe en nosotros, no podemos cantarle si no tenemos fe, debemos tener siempre fe y cuando nuestra fe disminuya dice Romanos 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. ¿Te falta más fe? Ven a la iglesia, escucha más predicación no de Cash Luna sino predicación de buena doctrina, lee la Biblia. ¿Necesitas fe? Ora a Dios y dile que te dé más fe, dice la Biblia que podemos pedirle a él.

Ellos fueron sanados conforme a la fe de ellos. Dice Mateo 17:20 Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. ¿Querrá decir que debemos continuamente pedir lo imposible a Dios? ¿Podemos orar por algo imposible? Dice la Biblia que nada será imposible. Si oras por algo imposible, él único que lo puede hacer posible es Dios pero tenemos que tener fe.

5. Ellos compartieron de él

Mateo 9:30 dice: Y los ojos de ellos fueron abiertos. Y Jesús les encargó rigurosamente, diciendo: Mirad que nadie lo sepa. Tenemos que pedirle a Dios que abra nuestros ojos. Siento que con esta pandemia nuestros ojos se están cerrando y nos estamos durmiendo, caminando más despacio y debemos de hacer más y no hacer menos y cuando nuestros ojos son abiertos vemos más, vemos luz, y vemos lo que no podíamos ver antes y si tus ojos esta cerrados espiritualmente pídele a Dios que los abra. No te quedes sentado, tirado. Estos hombres oyeron de Jesús y no se quedaron allí sino que lo siguieron, no se hicieron las víctimas pidieron la vista y Jesús se las dio. Pero salidos ellos, divulgaron la fama de él por toda aquella tierra. Como que no fueron muy obedientes pero yo lo veo de esta manera si Jesús les dijo que nadie lo sepa y ellos lo divulgaron cuanto más cuando Jesús dice ve dilo a las montañas lo debemos de divulgar.

Dice Lucas 1:64-65 Al momento fue abierta su boca y suelta su lengua, y habló bendiciendo a Dios. Y se llenaron de temor todos sus vecinos; y en todas las montañas de Judea se divulgaron todas estas cosas. Y dice la palabra de Dios que esto se divulgó por todas las montañas de Judea. Dios quiere que nosotros divulguemos. La palabra se usa en español en dos lugares en Mateo y en Lucas y esta palabra es diafenisou y quiere decir reportaron, compartieron divulgaron y dice Pero salidos ellos, divulgaron la fama de él por toda aquella tierra.Ellos compartieron lo que Jesús había hecho en sus vidas. 

Jesús les preguntó ¿Crees que yo puedo? Ellos dieron que sí, sus ojos fueron abiertos y Jesús les dijo miren que nadie lo sepa y ellos salieron y lo comenzaron a divulgar por todo lugar, lo que Jesús había hecho con ellos porque lo que Jesús hace en nuestras vidas cuando es tan grande y poderosos deberíamos de querer divulgar y compartirlo con alguien más. Si crees que lo que Jesús hizo en tu vida fue maravilloso debes de compartirlo, divulgarlo, reportarlo, hablarlo. Dice en Lucas y en todas las montañas de Judea se divulgaron todas estas cosas.”  Lo que Jesús hace en nuestras vidas lo debemos de compartir. Comparte lo que Jesús ha hecho en tu vida. Jesús nos ha dado vista espiritual, ahora sabemos a dónde vamos, vamos al cielo  tenemos que compartir lo que Jesús hizo por nosotros.

Vista 173 veces. El día de hoy 1 veces.