Este mundo no es mi hogar

1 Pedro 2:9-12

9 “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

11 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,

12 manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.”

Pedro está diciéndonos en el versículo 11 “Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos” ¿Qué es un extranjero y qué es un peregrino? Un extranjero es alguien que normalmente está visitando otro país. 

En México hay muchos extranjeros que vienen de turistas y no solamente que vienen de turistas sino para vivir. Aunque México no es su país, por cuestiones de trabajo o financieras (porque es más barato) o porque simplemente les gusta más estar en México han decidido quedarse. Y un  peregrino de acuerdo al diccionario  es aquel que anda por tierras extrañas. Otra definición es aquel que visita un lugar y generalmente lo visita caminando por motivos religiosos. 

Cuando Pedro escribió esto no estaba hablando de los peregrinos que van en bicicleta o caminando a un lugar y regresan a donde son, sino que está hablando de aquellos que viven en un país diferente y él dice que nosotros somos extranjeros. 

Un turista viste diferente. Si a ti te hubiera tocado ir a China en el siglo pasado te hubieras encontrado que mucha gente traía sombrero de piquito y su ropa diferente y zapatos de madera. Cuando Hudson Taylor fue a China en los años 1800 inmediatamente la gente de ahí lo podía identificar porque él iba con ropa diferente, de tal manera que un misionero cuando iba a otro país lo identificaban pronto. Cuando vemos a alguien aquí en México que viste diferente lo identificamos inmediatamente y decimos que no es de aquí.

Nosotros somos extranjeros y peregrinos. Un extranjero viste diferente y habla diferente. Tú como cristiano no deberías de hablar como la gente de este mundo, deberías dejar de estar hablando de películas, de groserías y malas palabras, deberías de hablar como si tu mundo fuera de arriba. Un cristiano debe hablar de manera diferente.

Hace años tuve la oportunidad de ir a China y recuerdo que seis meses antes comencé a aprender chino y a buscar como se dicen algunas palabras en chino y cuando llegué a China ya no pude decir nada y se me olvidó porque no lo practiqué y muchas veces se nos olvidan que somos cristianos porque no estamos practicando el cristianismo.

Demos gracias a Dios porque nuestra ciudadanía no es de este mundo sino del cielo, dice Filipenses 3:20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;Este mundo no es nuestro hogar, somos peregrinos. Dice en Génesis 47:9 “Y Jacob respondió a Faraón: Los días de los años de mi peregrinación son ciento treinta años; pocos y malos han sido los días de los años de mi vida, y no han llegado a los días de los años de la vida de mis padres en los días de su peregrinación. Jacob estaba diciendo: Este mundo no es mi hogar, yo no soy de este mundo simplemente estoy pasando por este mundo y he pasado 130 años y por poco ya voy al cielo.

No nos acostumbremos a este mundo porque este mundo no es nuestro hogar. Nos adaptamos tan rápido a lo que este mundo hace y a eso se le llama moda. Una moda es cuando el mundo dice te vas a vestir así y de repente vemos a los jovencitos que trae unos pantalones bien pegados porque se están adaptando a este mundo. Nos adaptamos a las modas, al estilo, a la manera de ser, el mundo dice compra esto y lo compramos; dice cambia esto y lo cambiamos ¡Este mundo no es nuestro hogar! No te acoples a este mundo. Vivimos aquí pero no somos de este mundo.

1. Ser peregrinos es ser adquiridos por Dios

Dice 1 Pedro 2:9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Dice la Palabra de Dios que somos pueblo adquirido por Dios. Dios nos ha adquirido, Dios nos ha comprado. Dice Deuteronomio 7:6 Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. Somos pueblo especial y adquirido por Dios, hemos sido comprados, somos del cielo, somos extraterrestres, Él nos redimió Colosenses 1:14 dice En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados. Él tuvo compasión de nosotros y porque fuimos adquiridos fuimos comprados y tuvo misericordia de nosotros. Dice 1 Pedro 2:10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.Antes de que fuéramos salvos no éramos su pueblo, éramos un pueblo gentil, desechado, un pueblo cualquiera. Su pueblo eran los judíos pero dice Juan 1:11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.” Y por causa de que el pueblo judío no recibió a Jesús ahora la bendición es para nosotros, para poder ser parte del pueblo escogido es por causa de que Dios dice Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Somos peregrinos porque ahora hemos sido adquiridos y fuimos comprados porque él nos amó y tuvo misericordia de nosotros y ahora tenemos una ciudadanía celestial.

2. Ser peregrinos es anunciar la Gloria de Dios

Dice 1 Pedro 2:9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; Debemos anunciar lo que Dios ha hecho por nosotros, debemos anunciar las buenas nuevas a aquellos que no tienen salvación.

Ahora que tenemos vida eterna no podemos quedarnos callados. Dice Hechos 26:23 Que el Cristo había de padecer, y ser el primero de la resurrección de los muertos, para anunciar luz al pueblo y a los gentiles.” Pablo estaba hablando con el rey Agripa y le dijo que Dios lo había salvado para que anunciara luz al pueblo y a los gentiles. 

Dios quiere que prediquemos y le hablemos a la gente para que también vayan al cielo. Dice la Biblia que somos embajadores en nombre de Cristo de tal manera que debemos anunciar, debemos de ganar almas, debemos de llevar el evangelio a este mundo que no lo tiene.

Si tienes a Cristo en tu corazón eres un embajador. Un embajador es aquella persona que va en representación de un país a otro y si somos embajadores de un país no vamos a andar en fachas, ni sin bañarnos, ni dando un mal testimonio porque entonces estaremos representando a nuestro país de una manera incorrecta pero si somos embajadores de México y nos mandan a otro lugar vamos a hablar dignamente y vamos a estar vestidos correctamente y vamos a hablar bien de nuestro país,decirles que visiten México y si tú y yo somos ciudadanos celestiales debemos de decirles: Te invito al cielo, sé salvo, acepta a Cristo. Vamos a anunciar y a predicarles a la gente de Cristo porque somos embajadores, somos extranjeros, somos peregrinos y este mundo no es nuestro hogar, nuestro mundo es la patria celestial y les vamos a anunciar que el cielo es un lugar hermoso y les vamos a invitar para que vayan al cielo.

¿A cuánta gente has invitado al cielo? Hay que darles un folletoy decirles cual es la manera en que pueden encontrar la vida eterna Juan 14:6 diceJesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Jesús es la manera de llegar al cielo. La gente piensa que para llegar al cielo es a través de buenas obras, que es a través de la virgen o que es a través de una religión pero no lo es, si fuera a través del bautismo lo diría así pero no es por el bautismo es por el evangelio, Cristo Jesús es el único camino, la verdad y la vida.

3. Ser peregrino es abstenerse de los deseos carnales

1 Pedro 2:11 dice, Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis Y 1 Juan 2:16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. No te adaptes a este mundo porque este mundo no es tu hogar, por eso no vivas como este mundo vive como cristiano, como extranjero, como peregrino, abstente de los deseos carnales que este mundo da.

El Señor Jesús tuvo que batallar contra los deseos carnales y cuando el diablo lo llevó al desierto lo tentó pero gloria a Dios que no cayó en la tentación. No caigas en deseos carnales. En Rusia los hombre normalmente los hombres se saludan de beso en la boca y si te invitaran a este país y alguien se te acerca y te dice “lo amo en el amor de Cristo” tu vas a decir que tus costumbres son diferentes porque eres de México. O si fueras a Arabia Saudita en donde tienen más de una esposa y te dicen que puedes tener veinte esposas (algunos estarían contentos) pero tu dirás: Yo soy fiel a mi esposa. En México tenemos costumbres diferentes. 

Somos del cielo y tenemos costumbres diferentes. Actúa como si fueras linaje escogido, como si tuvieras real sacerdocio, como si fueras una nación santa, como pueblo adquirido y dice el versículo 10 que en otro tiempo no eramos pueblo pero ahora tú y yo somos pueblo de Dios y por eso Pedro dice: Os ruego que os abstengáis de los deseos de la carne.

Si alguien te ofrece una copita de vino, escuchar música, o algo de este mundo, abstente porque eres ciudadano celestial. 

Había un muchacho que se estacionó en frente de la iglesia allá en San  Luis Potosí y un hermano lo estaba invitando y le decía que cambiara su vida pero él burlándose decía que a él le gustaba vivir su vida y que le gustaban las mujeres pero este muchacho no decía esto porque era heterosexual sino porque vivía en una vida promiscua y eso es lo que el diablo quiere. Quiere que vivas en una vida de pecado pero cuando alguien venga y una mujer se te ofrezca dile: No. Porque eres ciudadano celestial. Abstente de toda fornicación, de inmundicia y de todo lo que hay en este mundo porque eres peregrino. Vivimos en este mundo pero no actuamos como este mundo.

4. Ser peregrino es andar en buenas obras

Dice 1 Pedro 2:12 manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.”No solamente tenemos que dejar de vivir una vida pecaminosa sino hacer buenas obras. Como cristianos tenemos que caminar en buenas obras Colosenses 1:10 dice para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; Dios dice que somos peregrinos y debemos de portarnos bien. Si vives en otro país debes de portarte bien. No puedes llegar a ese país y vivir como tú quieras.

Cuando fuimos a China, el gobierno sabía exactamente dónde estábamos. Estaban rastreando las llamadas, todo. China es un país super moderno. Cuando salimos a caminar para ir a comer había una calle de seis carriles tres para un lado y tres para otros y había un poste que tenía semáforos pero aparte de esos seis semáforos había aproximadamente quince cámaras checando a todo mundo y por todos lados había cámaras y no puedes predicar el evangelio. Si ven que das un folletito te pueden meter a la carcel, debes guardar las leyes de ese país.

Nosotros no somos de aquí, somos extranjeros pero Dios dice que debemos de actuar y tener buenas obras para que la gente que nos ve no nos tache de malhechores sino que glorifiquen a Dios viendo nuestras buenas obras. Cuando te vea la gente diga: “Ese ha de ser cristiano porque mira como vive”, que la gente vea tu actuar y diga ¡Wow! 

La gente de este mundo va vivir en perdición pero tú recuerda que eres hijo de Dios y debes de andar en buenas obras. Efesios 4:1 dice, Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, Vive como es digno.

5. Ser peregrinos es anhelar llegar a nuestra verdadera patria

Hebreos 11:12-16 “Por lo cual también, de uno, y ése ya casi muerto, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla del mar. Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad. Dios tiene preparada para ti una ciudad, tenemos una morada eterna, inmarcesible, que no se destruye y eterna y como cristianos debemos de anhelar esa morada.

Abraham salió de Ur de los caldeos y Dios le dijo que fuera a Canaán y entonces él dejó su patria y llegó a la tierra prometida pero mejor que eso era la tierra prometida celestial. Tu y yo tenemos un mejor hogar. Somos extranjeros y peregrinos y nuestro hogar está en el cielo.

Aquellos que han dejado nuestro país y están viviendo en Estados Unidos cómo anhelan un día regresar a su patria. El cristiano anhela ir a su patria y ¿Cómo anhelamos ir a nuestra patria? Diciéndole a Cristo: Ven pronto. Maranatha y mientras los tiempos que estamos viviendo que son tiempos sin precedente, tiempos raros con este virus alrededor. Tienes que pensar: Este mundo no es mi hogar, voy al cielo y si algo me llega a suceder no importa voy al cielo. 

El cristiano no tiene porqué vivir una vida de pánico, debe de recordar que va al cielo. Muchos dieron su vida en el campo misionero y nosotros ¿qué estamos haciendo?

Adoniram Judson fue a Birmania y lo encarcelaron y la cárcel era una cárcel fea, podrida, apestosa, en las noches lo colgaban de cabeza y és estaba dispuesto a dar su vida para predicar el evangelio, él sabía que este mundo no era su hogar y cuánto anhelaba que Dios lo llamara a su presencia. Salió de esa cárcel y siguió predicando y vio a miles de personas llegar a los pies de cristo. 

Tú y yo no hemos hecho nada por el Señor, deberíamos de hacer más. Hay que anhelar más el cielo. Hay que abstenernos más del pecado, hay que anunciar más la gloria de Dios porque Cristo viene pronto.

Vista 125 veces. El día de hoy 1 veces.