Jesús y la oración

Lucas 11:1-4

1 “Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.

2 Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

3 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

4 Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.”

El Señor Jesucristo estaba orando y cuando termina de orar uno de sus discípulos le dice que les enseñe a orar. No era la primera ocasión en que Jesús estaba orando y sus discípulos lo estaban viendo orar. Es una bendición cuando nuestros hijos nos ven orar. Uno de los estudiantes del Instituto estaba diciendo que para él era una bendición el haber visto a su papá orar. Cada día él oraba. De tal manera que si alguien nos deja ejemplo es el Señor Jesús y los discípulos viendo que los fariseos, los saduceos y los religiosos no eran un buen ejemplo pero viendo a Jesús que estaba orando querían aprender a orar como él. Entonces le dicen “Señor enséñanos a orar porque Juan también enseñó a sus discípulos.” Entonces les da un ejemplo de cómo orar.

En Mateo 6 él está diciendo que no usen de vanas repeticiones en otras palabras él está diciendo no uses el padre nuestro solamente para repetir sino como una guía de cómo puedes orar. Entonces Jesús nos  enseña a orar. 

1. Jesús oraba muy tempano

Dice la Biblia en Marcos 1:35 “Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.¿Cuándo será muy de mañana? Quizás a las 9 de la mañana si yo me levanto a mediodía, pero dice siendo muy oscuro. Jesús buscaba un lugar especial para orar y era algo constante. El Señor Jesucristo oraba muy temprano, levantándose muy de mañana. A mí no me gusta levantarme de mañana, pero recordando a Jesús que muy de mañana y siendo muy oscuro oraba debemos de seguir su ejemplo, el Señor Jesucristo les dijo a sus discípulos que la carne es débil y que aunque no nos guste orar es un tiempo especial que estamos pasando con Dios. 

En estas semanas debemos de pasar más tiempo con Dios orando diciéndole, “Señor tú estás estás en control de todas las cosas, nada sucede sin que tú lo permitas, y estamos haciendo lo posible para no enfermarnos, para no contagiarnos, pero Señor estamos en tus manos. Ayúdame a no estar temeroso”, porque entre mayor es nuestro temor menor es nuestra fe; entre más es nuestra ansiedad, menor es nuestra fe. Entonces en este tiempo especial podemos decirle que ponga su protección alrededor de cada uno de nosotros y que podamos confiar en él

Jesús oraba muy de mañana y ¿por qué no mejor en la noche? y no hay problema si oramos en la noche, hay que orar en el día, en la tarde y en la noche pero creo que debemos de levantarnos y ponernos de rodillas para poder enfrentar a este mundo firmes; debemos de levantarnos para estar preparados durante lo que vamos a tener que enfrentar durante el día; vamos a tener batallas espirituales que vamos a tener que enfrentar; vamos a tener que tomar decisiones y tenemos que ir a Dios en oración. Tenemos que levantarnos y orar y aprender del Señor Jesucristo.

2. Jesús oraba toda la noche

No solo se levantaba muy de mañana. Dice en Lucas 6:12 En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Si había alguien que no tenía que orar a Dios porque él es Dios, el creador y el hijo de Dios, era Jesús pero aun así va a un monte y pasa toda la noche orando a Dios. Podemos orar una hora, dos, tres horas y podemos orar toda la noche. El se levantaba muy temprano pero también pasaba toda la noche orando. 

En nuestra iglesia el quinto viernes de cada mes estamos teniendo una “velada de oración” no es toda la noche pero si es hasta media noche y gracias a Dios por aquellos hermanos que vinieron la primera ocasión y pasamos un tiempo orando. Qué bonito se siente que como hermanos podemos pasar tiempo orando al Señor por: necesidades, situaciones, y problemas en especial. Hay ocasiones en que orar es más importante que dormir. 

Cuando mi esposa estaba embarazada de David y Hannah, llegó un momento en que parecía que los íbamos a perder. Fuimos al hospital y la doctora le dijo que iba a perder a los bebés porque había una ruptura del 45% de la placenta. Entonces oré toda la noche diciéndole al Señor que se hiciera su voluntad y cuando le entregamos nuestra voluntad a Dios, él concede nuestras peticiones pero si quizás muy tercamente le decimos a Dios “no te los lleves, yo los quiero”. Quizá Dios se los lleve. Debemos de orar y rendirnos a él completamente.

3. Jesús oraba con otros

Lucas 9:28 Aconteció como ocho días después de estas palabras, que tomó a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar. Llevó a tres discípulos de doce. Una cuarta parte, él los escogió y oró con Pedro, Juan y Jacobo y les enseñaba y quería que ellos vieran el poder de la oración y cuando estaba ahí se transfiguró y vieron el poder de Dios en la vida del Señor Jesús. El tomo tiempo y oraba con otros. 

4. Jesús oraba continuamente

Lucas 18:1 dice, También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar.” El Señor Jesucristo oraba con otros pero también oraba continuamente y les decía, “ustedes deben orar siempre y no desmayar” y cuando el decía de no desmayar estaba hablando de no dejar de hacerlo. Cuando uno desmaya es por diferentes razones: porque hay mucho sol en las reuniones de la escuela. Siempre había alguien que no desayunaba bien y le estaba dando el sol, tenía anemia, estaban todo débil y desmayaba. Y Dios nos dice que sigamos adelante, que no caigamos y no nos detengamos y debemos de recordar orar siempre y no desmayar. 

Lucas 18:1 dice que es una necesidad. No podemos darnos el lujo de no orar. Así como es una necesidad comer, tomar agua y respirar. Es una necesidad orar en nuestras días y pedir. Cuando oramos hay cinco áreas que debemos de hacer. 

  • Para comenzar a orar debemos de pedir perdón a Dios, debemos de hacer una lista y no solo decirle, “Señor me he portado mal, perdoname” sino que la Biblia dice “Confesar nuestros pecados” debemos de decirle el pecado directamente y arrepentirnos de ese pecado porque dice que el que se aparta de sus pecados alcanzará misericordia. 
  • Debemos de alabar su nombre. Reconocer que él es Dios, es fuerte y poderoso, él tiene toda la gloria y toda la fuerza. 
  • Tenemos que orar agradecidos, dándole gracias por el día de ayer y por cada una de las bendiciones, aún por las enfermedades y las pruebas. 
  • Debemos de orar por las necesidades de otros. Cuando sabemos que alguien está enfermo y está pasando por un problema debemos de ir a Dios en oración y pedir por otros 
  • Y si me da tiempo pedir por uno mismo

    5. Jesús oraba antes de tomar decisiones importantes

    Lucas 6:13 “Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles” Pasó doce horas orando para escoger a doce discípulos. Quizás tenemos una decisión que tomar y solo tomamos tres minutos. El Señor Jesús sabía a quienes escoger, quienes iban a ser los discípulos, él lo sabe todo, él es omnipresente y omnisciente pero aun así pasó toda la noche orando para escoger a doce de sus discípulos. Entonces antes de tomar decisiones importantes hay que orar.  Decisiones como: con quién nos vamos a casar, que vamos a hacer, de comprar una casa, a que país quiere que vayamos si es que Dios nos ha llamado para ser misioneros. 

    Dios puso en mi corazón venir a Puebla pero yo ya estaba orando por algunos lugares: por la Ciudad de México; por Pachuca, tenía un buen amigo que era de Pachuca y me decía que fuera a este lugar; en una ocasión hablé con el pastor Córdova y me dijo Morelia y comencé a orar por Morelia; vivía en Iguala y como Acapulco estaba cerca no conocía una iglesia en Acapulco y comencé a orar por Acapulco y viniendo a un campamento a Puebla recuerdo que vi todos esos departamentos de Agua Santa y San Bartolo había muchísima gente y comencé a orar por Puebla y en otro campamento aquí en Puebla estaba predicando el misionero David Johnson y estaba diciendo que ellos en la Ciudad de México ganaron a una familia de Puebla, pero no había una iglesia en Puebla donde él los pudiera mandar y oí al Señor diciéndome que viniera a Puebla. Debemos de orar por decisiones importantes.

    6. Jesús oraba después de tener grandes victorias

    Dice en Mateo 14:23 Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo. Jesús terminó de tener una gran victoria: la alimentación de los cinco mil. Algo importante ha sucedido porque para dar de comer a cinco mil personas no es nada facil y dice la Palabra de Dios que de ahí se retira y sube a un monte a orar.

    Jesús después de un día arduo de trabajo le va a orar muy posiblemente para decirle “Padre, gracias por esta gente que vino a escuchar y pudieron comer”. Y que no se nos suba porque él es quien nos ayuda y usa. Hay que darle gracias a Dios y orar después de una gran victoria.

    7. Jesús oraba para vencer la tentación

    Lucas 22:39-40 dice “Y saliendo, se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron. Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación.” El Señor Jesucristo les indica a los discípulos que debían orar para no entrar en tentación. Creo que esta era no solamente una recomendación porque dice orad es un verbo imperativo pero él está diciendo “tienen que aprender a orar, porque entre menos tiempo pasan conmigo más fácil les será caer en tentación entre más tiempo pasas conmigo más difícil te será caer en tentación.”

    ¿Sabes por qué caemos en tentación? porque no estamos caminando con Dios y no vamos a él en oración y le decimos en la mañan “Oh Señor tú sabes lo que a mí me tienta todos los días, sabes mi problema, mi pecado y tú me puedes ayudar”. Y él nos ayuda y si pensamos que no podemos es porque no hemos probado, porque no pasamos tiempo con Dios, porque pensamos que cinco minutos ya es suficiente cuando tenemos que orar 50 minutos o una hora y si quizás es necesario orar más, oramos más. Dios dice “orad que no entréis en tentación”. 

    Dice en Juan 17:1 Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; El oró como mirando al Padre Celestial y cuando nosotros oramos debemos orar como si el existiera porque él existe, debemos de orar con más fe, como viendo al invisible, al creador, por eso dice la Biblia que Daniel oraba abiertas la ventanas de su recámara hacia Jerusalén.

    Lucas 22:41 dice, Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, El oraba de rodillas, él se apartaba y se ponía a orar puesto de rodillas. Mateo 26:39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. El oraba postrado, rostro a tierra.

    ¿Cómo podemos orar? De estas diferentes manera, pero lo importante es decidir orar. Hay algunas cosas que podemos hacer.

    • Decide orar, no esperes hasta que sientas deseos.
    • Ora diariamente. Haz de la oración un hábito. 
    • Ora meditando en la Biblia. 
    • Ora para tomar decisiones importantes.
    • Ora confesando pecados.
    • No ores por tus deseos carnales. Santiago dice Oráis pero no recibís porque pedís mal,” por eso debemos de pedir bien.
    • No ores sin fe. Sin fe es imposible agradar a Dios
    • No dejes de orar aun si no ves una respuesta. Sigue orando.

    En estos tiempos en que estamos ora más y pídele de su ayuda y paciencia, de la paz que solo él da, de su protección

    Vista 125 veces. El día de hoy 1 veces.