El Dinero 

2 Corintios 9:6-7

6 “Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.”

Vamos a ver unos principios bíblicos para poder entender lo que Dios quiere para cada uno de nosotros como cristianos.

1. El dinero proviene de Dios

Dice Eclesiastés 5:19 “Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios.” Es un regalo de Dios, lo que usted tiene: un trabajo, sabiduría, destreza para poder hacer algo para obtener dinero es gracias a Dios.

Eclesiastés 6:2 dice: “El del hombre a quien Dios da riquezas y bienes y honra, y nada le falta de todo lo que su alma desea; pero Dios no le da facultad de disfrutar de ello, sino que lo disfrutan los extraños. Esto es vanidad, y mal doloroso.” Vemos uno de los principios que es: Todo proviene de Dios.
Dice la Biblia en 1 Crónicas 29:10-14 “Asimismo se alegró mucho el rey David, y bendijo a Jehová delante de toda la congregación; y dijo David: Bendito seas tú, oh Jehová, Dios de Israel nuestro padre, desde el siglo y hasta el siglo. Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos. Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre. Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos.” El principio bíblico que tenemos que entender es que lo que tenemos: tenis, zapatos, vestidos, casa es gracias a Dios que nos lo dio, no lo merecemos pues lo que merecemos es el infierno pero gracias a su misericordia, el creador del cielo y la tierra nos ha dado la bendición de tener una casa, un carrito, vestidos, nuestros hijos, unos buenos zapatos es gracias a Dios. Joven y niño tienen que aprender que todo lo que tienen es gracias a Dios, no es gracias a tu sabiduría o fuerza, no es por tu destreza o tu oficio porque gracias a Dios te da la fuerza para que lo tengas.

Proverbios 8:18 dice: “Las riquezas y la honra están conmigo; Riquezas duraderas, y justicia.” Este principio es clave para cada uno de nosotros para entender y comprender la grandeza de Dios, ¿cuánta gente hay que tiene dinero y dice ‘’Gracias a mi fuerza’’? Cuidado porque Dios te lo puede quitar y todo lo que tienes no sirve para nada.

2. No te afanes por el dinero

Mateo 6:19-21 dice: “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;  sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.”

No te afanes en hacer cosas aquí, haz cosas de los cielos porque nada nos vamos a llevar. Muchos cristianos nos afanamos en este mundo y empezamos a trabajar y hacer muchas cosas y no es que sea malo tener algo, pero dentro de la voluntad de Dios y en su tiempo, porque nosotros hacemos nuestros planes a nuestra voluntad y no sabemos que después pasa una tragedia y todo lo que hicimos se acabó porque Dios vio que nos estábamos afanando por el dinero y no por Dios, por eso dijo “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todo lo demas sera añadido.’’

Dice Salmos 62:10 “No confiéis en la violencia, Ni en la rapiña; no os envanezcáis; Si se aumentan las riquezas, no pongáis el corazón en ellas.” Si ves que estás creciendo en tu negocio y sabes que Dios te está bendiciendo, no confíes en la riqueza porque tarde o temprano se desmorona. Conocí a una persona que tuvo dinero pero después de la devaluación se quedó con nada y fue algo doloroso para él, de tener mucho dinero en el banco y ese hombre confiaba en su dinero y ¡cuánta gente hoy en día confía que tiene mucho dinero en el banco! Eso es triste. Que bendición esa gente que está en el campo pero está cultivando en el campo pero nosotros que estamos aquí ¿qué vamos a hacer si viene algo tremendo? No confíes en tu dinero, no te afanes ni te apasiones.

Salmo 39:6 dice: “Ciertamente como una sombra es el hombre; Ciertamente en vano se afana; Amontona riquezas, y no sabe quién las recogerá.” Es tremendo como dicen ‘’Nadie sabe para quien trabaja’’ pues te afanas y trabajas. Hermano adulto que tienes a tu hija y que te afanas por darle una herencia y dices: “Para que mi  hija esté bien estable y tenga todo, que no sufra’’ y viene un ingrato que te quita todo lo que tu te ahorraste, tu yerno te lo va quitar en las borracheras.

Dice Eclesiastés 2:18-19 “Asimismo aborrecí todo mi trabajo que había hecho debajo del sol, el cual tendré que dejar a otro que vendrá después de mí.  Y ¿quién sabe si será sabio o necio el que se enseñoreará de todo mi trabajo en que yo me afané y en que ocupé debajo del sol mi sabiduría? Esto también es vanidad.” No te afanes para tener en tu cuenta cien mil pesos o un millón de pesos, no te afanes en estar buscando el dinero porque no sabes lo que puede pasar, te puede pasar un accidente y ni lo vas a disfrutar, no te afanes por el dinero. Dice en Proverbios 27:24 “Porque las riquezas no duran para siempre; ¿Y será la corona para perpetuas generaciones?”

La Biblia dice en 1 Timoteo 6:9-10 “Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.” Caen en destrucción y perdición, y he conocido a muchos cristianos que comenzaron bien en las cosas de Dios pero empezaron a trabajar y tener más y quisieron tener una mejor casa y un carro y tener más y más, se metieron a la política y perdieron su familia, trae destrucción. He visto jóvenes que no están conformes porque sus papás no les dan mucho dinero y comienzan a vender droga y robar y eso trae destrucción y perdición, lamentablemente jóvenes cristianos, en las iglesias ocurre esto, jóvenes que empiezan a buscar y afanarse por querer tener unos buenos tenis, como buscan dinero para tener un carrito. Joven tú no sabes que eso después trae destrucción. Conocí una persona que tuvo su negocio y le empezó a ir bien, compró su carro y después tuvo un accidente en coche, no murió por la misericordia de Dios pero fue porque se afano buscando el dinero.

Dice 2 Reyes 5:20-27 “Entonces Giezi, criado de Eliseo el varón de Dios, dijo entre sí: He aquí mi señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive Jehová, que correré yo tras él y tomaré de él alguna cosa. Y siguió Giezi a Naamán; y cuando vio Naamán que venía corriendo tras él, se bajó del carro para recibirle, y dijo: ¿Va todo bien? Y él dijo: Bien. Mi señor me envía a decirte: He aquí vinieron a mí en esta hora del monte de Efraín dos jóvenes de los hijos de los profetas; te ruego que les des un talento de plata, y dos vestidos nuevos. Dijo Naamán: Te ruego que tomes dos talentos. Y le insistió, y ató dos talentos de plata en dos bolsas, y dos vestidos nuevos, y lo puso todo a cuestas a dos de sus criados para que lo llevasen delante de él. Y así que llegó a un lugar secreto, él lo tomó de mano de ellos, y lo guardó en la casa; luego mandó a los hombres que se fuesen. Y él entró, y se puso delante de su señor. Y Eliseo le dijo: ¿De dónde vienes, Giezi? Y él dijo: Tu siervo no ha ido a ninguna parte. El entonces le dijo: ¿No estaba también allí mi corazón, cuando el hombre volvió de su carro a recibirte? ¿Es tiempo de tomar plata, y de tomar vestidos, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas? Por tanto, la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tu descendencia para siempre. Y salió de delante de él leproso, blanco como la nieve.”

A veces nos afanamos por querer tener algo, dice el Señor Jesucristo: ‘’Donde esté vuestro tesoro, ahí estará vuestro corazón’’ ¿En donde está nuestro tesoro? ¿En un carro? Quizá en una buena casa y queremos que esté impecable. Joven quizá tu tesoro está en tener unos buenos tenis, escucho eso que buscan su tesoro en colecciones ahí está su tesoro.

3. No te endeudes

Proverbios 27:7 dice: “El hombre saciado desprecia el panal de miel; Pero al hambriento todo lo amargo es dulce.” Y dice Salmos 15:5 “Quien su dinero no dio a usura, Ni contra el inocente admitió cohecho. El que hace estas cosas, no resbalará jamás.”  Usura quiere decir intereses

Dice Proverbios 11:15 “Con ansiedad será afligido el que sale por fiador de un extraño; Mas el que aborreciere las fianzas vivirá seguro.” Los que dan su aval tengan cuidado porque luego ponen de aval del terreno al banco y se quedan en la calle sin nada, andan bien presionados y a veces eres aval de otra persona y a quien le andan cobrando más que a uno. Allá en Tepalcingo conozco a una hermana que está así y ella me pregunta ¿Qué hago? ella no sabía que es incorrecto y a ella le anda cobrando Elektra y Coppel. No te endeudes y si prestas no seas usurero, no es malo que prestes pero vamos a ver los parametros que Dios pone:

Dice Éxodo 22:25  “Cuando prestares dinero a uno de mi pueblo, al pobre que está contigo, no te portarás con él como logrero, ni le impondrás usura.” No le debes cobrar intereses.

Deteronomio 23:19-20 dice: “No exigirás de tu hermano interés de dinero, ni interés de comestibles, ni de cosa alguna de que se suele exigir interés. Del extraño podrás exigir interés, mas de tu hermano no lo exigirás, para que te bendiga Jehová tu Dios en toda obra de tus manos en la tierra adonde vas para tomar posesión de ella.” Entonces si un hermano te pide ayuda por una situación difícil, puedes prestar y si no te va afectar hazlo, no hay ningún problema. El Señor Jesucristo puso el ejemplo de los talentos y el que lo guardó dijo que lo hubiera puesto en el banco para que recibiera intereses y hay que ser racionales con los intereses pero si es un hermano en Cristo no cobres intereses.

Ayer estuve platicando con un viejito de 81 años que ya no trabaja pero me dijo: “Estoy muy agradecido con Dios porque fui con un pariente y mi sobrina me había pedido cinco mil pesos prestados y como no tenía dinero me vi en necesidad de yo pedirle a mi pariente y le dije: te busco por esto y en cuanto tenga el dinero te lo pago.’’ Así le prestó los cinco mil pesos y se lo llevó a su sobrina para la operación que necesitaba. Pasó el tiempo después y como un mes miró el señor a su pariente y con una tanda pagó su deuda. Una persona inconversa con la voluntad de ayudar, a pesar que no trabajaba el señor buscó la manera de pagar la deuda. Bíblicamente no es malo prestar pero si tú no tienes, no prestes porque te vas a endrogar por ayudar a otra persona y debes decirle que no puedes. Yo he ayudado a personas pero yo tengo que ver a mi familia que tenga alimento sino sería algo incongruente, primero es la familia y después si podemos ayudar a otra familia la ayudamos, porque a veces ayudamos a otros y la familia está sufriendo. Así que debemos tener mucho cuidado con eso, yo lo digo como negocio que tengo que me dedico a hacer algo y a veces presto y a las personas que son amigos no les cobro intereses y les digo ‘’No hay bronca, no hay problema’’ y me preguntan cuando me lo pagan, yo les digo mientras no pase un año.

Dice la Biblia en Nehemías 5:2-11 “Había quien decía: Nosotros, nuestros hijos y nuestras hijas, somos muchos; por tanto, hemos pedido prestado grano para comer y vivir. Y había quienes decían: Hemos empeñado nuestras tierras, nuestras viñas y nuestras casas, para comprar grano, a causa del hambre. Y había quienes decían: Hemos tomado prestado dinero para el tributo del rey, sobre nuestras tierras y viñas. Ahora bien, nuestra carne es como la carne de nuestros hermanos, nuestros hijos como sus hijos; y he aquí que nosotros dimos nuestros hijos y nuestras hijas a servidumbre, y algunas de nuestras hijas lo están ya, y no tenemos posibilidad de rescatarlas, porque nuestras tierras y nuestras viñas son de otros. Y me enojé en gran manera cuando oí su clamor y estas palabras. Entonces lo medité, y reprendí a los nobles y a los oficiales, y les dije: ¿Exigís interés cada uno a vuestros hermanos? Y convoqué contra ellos una gran asamblea, y les dije: Nosotros según nuestras posibilidades rescatamos a nuestros hermanos judíos que habían sido vendidos a las naciones; ¿y vosotros vendéis aun a vuestros hermanos, y serán vendidos a nosotros? Y callaron, pues no tuvieron qué responder. Y dije: No es bueno lo que hacéis. ¿No andaréis en el temor de nuestro Dios, para no ser oprobio de las naciones enemigas nuestras? También yo y mis hermanos y mis criados les hemos prestado dinero y grano; quitémosles ahora este gravamen. Os ruego que les devolváis hoy sus tierras, sus viñas, sus olivares y sus casas, y la centésima parte del dinero, del grano, del vino y del aceite, que demandáis de ellos como interés.”

Si prestas algo y ves que ese hermano está batallando ten misericordia porque no sabes el esfuerzo que ellos hacen para pagarte pero se inteligente y sabio porque hay hermanos que son bien mañosos, pídele sabiduría y dirección a Dios. 

Ese viejito de 81 años dice que fue y pidió dinero a un señor y al cabo de un mes llevó los mil pesos al panadero que le había prestado y le dijo ‘’No me lo pagues, quédatelo, me lo pediste prestado y sabía que tarde o temprano iba a venir pero no hay problema, se su situación, que está enfermo y no puede caminar, no me lo pague’’ y es una persona que no es cristiana y nosotros que somos cristianos nos estamos peleando por quinientos pesos o cien pesos, por eso hermano mejor no te endeudes, no te endeudes con Coppel, Elektra, Famsa o los bancos. 

Apenas fui a arreglar los problemas de unos hermanos como son nuevos cristianos y les tuve que decir que pagaran sus deudas y no volvieran a endeudarse pero son personas que nos sabían esto pues está en la Biblia y tú que estás en la Biblia debes aprender esto. Yo por un año no tuve trabajo mientras estuve en el instituto bíblico y tuve que empeñar mi maquina de coser por ochocientos pesos mientras que a mí me costó dos mil quinientos pesos y perdí mi máquina, ahí aprendí esto y pedí perdón a Dios por no confiar en Él, fue una lección que me dio y de ahi en fuera hemos visto situaciones difíciles pero Dios siempre ha manifestado su gracia y poder pero a veces tenemos que pasar por situaciones duras para no cometer los mismos errores, somo un poco necios.

4. Trabaja honradamente

En estos tiempos hay dinero fácil pero es mejor como lo puso Dios que dijo “Con el sudor de tu frente’’ vas a comer y trabajar, ese es el castigo que tenemos que toda la vida tendremos que trabajar y yo le pregunté a mi papá de 77 años de esto y sigue trabajando así que mientras estemos aquí vamos a tener que trabajar, jóvenes  y niños aprendan que tienen que trabajar, eres el hombre del hogar y tienes que trabajar por eso ahorita tu trabajo es estudiar porque después que termines de estudiar tienes que trabajar, así es la vida. 

El hombre tiene que trabajar pues la Biblia dice que el hombre que no provee es peor que un incrédulo. Joven y niño desde ahorita debes saber que desde los 18 años ya toda tu vida va ser trabajar, trabajar, trabajar, no eres esclavo pero tienes que trabajar y las niñas no se tienen que preocupar porque si les toca buen marido no tienen que pararse temprano y no hay problema.

Estamos viendo en un pueblito que hemos ganado almas a mujeres que en la mañana hacen su limpieza y a las 11 de la mañana ya están un poco libres y se ponen a platicar las hermanas porque ya cumplieron su labor como esposa y todos los hombres van al campo y ya saben las esposas que a las 3 de la tarde deben tener la comida lista porque vienen todos los hombres del campo, porque estaba dando una enseñanza y ellas ya se tenían que ir como era casi a las 3 de la tarde y así es el principio que la mujer debe atender al esposo, pero a veces el esposo trabaja y la esposa no atiende su casa.

Proverbios 13:11 dice: “Las riquezas de vanidad disminuirán; Pero el que recoge con mano laboriosa las aumenta.” Si tú trabajas Dios te va bendecir pero tienes que trabajar, pero si hacemos riquezas fáciles se van a ir. Dice Proverbios 22: 16 “El que oprime al pobre para aumentar sus ganancias, O que da al rico, ciertamente se empobrecerá.”

Hay gente que a costillas de otro se hace rico, lo he visto en mucha gente como después viven una buena vida porque oprime al pobre y viven feliz por un tiempo pero conocí a una persona que después de 60 años tenía una vida miserable.

2 Corintios 9:6 dice que lo que sembramos vamos a cosechar y si tu oprimes al pobre Dios va a venir a ti  y la palabra de Dios también dice que el que presta al hombre también presta a Dios. Así que joven para tener dinero tienes que trabajar, no robar ni vender droga porque tarde o temprano se te va acabar eso. 

2 Tesalonicenses 3:10-12 dice: “Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.  Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose en lo ajeno. A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo, que trabajando sosegadamente, coman su propio pan.”  Hermana, si tu hijo se pone rebelde debes decirle que tiene que trabajar, no es una mala palabra, es una bendición que Dios nos da porque hay mucha gente que no puede trabajar y quisiera hacerlo.

Proverbios 22:4 dice: “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová.”Si trabajamos Dios nos va a bendecir pero el problema es que nos queremos hacer ricos de la noche a la mañana, vas a morir tarde o temprano. Al tiempo de Dios te puede bendecir y tu sigue trabajando. Dice Proverbios 10:22 “La bendición de Jehová es la que enriquece, Y no añade tristeza con ella.” Salmos 127:1-2 “Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia. Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, Y que comáis pan de dolores; Pues que a su amado dará Dios el sueño.” Trabaja pero con la bendición de Dios, pide si es su voluntad que tengas ese trabajo o negocio porque muchas veces nos afanamos con el trabajo y dejamos las cosas de Dios. Si Dios no está en lo que estamos haciendo va a ser en vano todo lo que hagamos porque se va a desvanecer y lo vamos a perder todo, por eso si vamos a tener un trabajo ora a Dios y pide dirección para tener un trabajo donde puedas honrar a Dios. A veces parece que lo que tú haces el Señor se lo da a otro como aquel hombre que tenía sus graneros llenos y dijo ‘’Alma muchos bienes tienes, regocíjate’’ pero la respuesta es: ‘’Hombre en esta hora vienen por tu alma’’ y si Jehova no está ahí no saldrá bien.

Dice la Palabra de Dios en Proverbios 30:8-9 “Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí;

No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario; No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios.”

Tenemos que estar con lo que Dios nos de al día, el Señor Jesucristo dice ‘’Bástate cada día tu propio mal’’ y muchos cristianos no lo entendíamos pero después de esta pandemia ya reaccionamos que tenemos que tener que vivir como Dios quiere que vivamos, olvídate de hacer riquezas porque nada vamos a llevar al cielo, aquí dice no me des riquezas ni pobreza, mantenme del pan necesario.

1 Timoteo 6:8 dice “Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.”

¿Qué más quieres? Lo que pasa es que este mundo nos ha envuelto y llevado de buscar el dinero y las cosas de este mundo, nosotros no somos de este mundo, somos peregrinos pero este mundo nos lleva así y ves que el vecino tiene una buena casa y piensas ‘’Yo también’’ y nuestro tesoro está aquí en este mundo, no está en las cosas de Dios y dice Dios ‘’Teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.’’ Si tienes frijolitos es una bendición. Donde estamos trabajando en Morelos derrepente me ponen buena comida y a veces no, y una hermanita me puso puros frijoles y unas tortillas y decía ‘’Coma hermano’’ y Dios puso eso en mi corazón y los jóvenes hoy en día se quejan ‘’Otra vez frijol’’ ‘’Yo quiero hamburguesa’’. Y viendo todos estos principios debemos aprender en la próxima lección ‘’Para que sirve el dinero. ’’

Vista 80 veces. El día de hoy 1 veces.