EL CAMINO DEL CHISMOSO

1a de Crónicas 19:1

“Después de estas cosas aconteció que murió Nahas rey de los hijos de Amón, y reinó en su lugar su hijo.

19:2 Y dijo David: Manifestaré misericordia con Hanún hijo de Nahas, porque también su padre me mostró misericordia. Así David envió embajadores que lo consolasen de la muerte de su padre. Pero cuando llegaron los siervos de David a la tierra de los hijos de Amón a Hanún, para consolarle,

19:3 los príncipes de los hijos de Amón dijeron a Hanún: ¿A tu parecer honra David a tu padre, que te ha enviado consoladores? ¿No vienen más bien sus siervos a ti para espiar, e inquirir, y reconocer la tierra?”
Aquí está David y ha muerto este rey, dice la palabra de Dios “de los amonitas” y ahora David al enterarse de esta noticia, él está pensando ¿”Quiero yo, mostrar mi cariño a la familia del rey? Ellos mostraron misericordia, el rey fue bueno para conmigo, lo menos que puedo hacer es enviar a unos embajadores a la familia del rey, al hijo del rey”. Y dice la palabra de Dios, que envía a estos hombre y cuando llegan aquí estos hombre a este joven Hanún, dice la Biblia, que los amigos y las personas que estaban ahí alrededor, los príncipes van con éste rey y le dicen:
-¡Hey rey! No creas lo que está haciendo David, que es bueno, no le hagas caso ¿Tu crees que a tu parecer, es la manera de honrar a tu padre? Estos hombres no vienen más que para espiar, estos hombres no vienen sino para inquirir, para reconocer la tierra, estos hombres son malvados”

Pero lo que realmente quería hacer David era mostrar su agradecimiento, terminan este rey Hanún y los príncipes, avergonzando a estos hombres, y los envían de regreso, como una muestra de que no estaban contentos con lo que David estaba haciendo.
Estos hombres avergonzados llegan de regreso con David

1a de Crónicas 19:5 “Se fueron luego, y cuando llegó a David la noticia sobre aquellos varones, él envió a recibirlos, porque estaban muy afrentados. El rey mandó que les dijeran: Estaos en Jericó hasta que os crezca la barba, y entonces volveréis.”  Estos hombres habían sido afrentados, habían sido avergonzados

¿En dónde comenzó todo? ¿Sabes dónde comenzó todo hermano?

Comenzó todo con unos chismosos ¡con unos chismosos!; estos príncipes éstos hombres que estaban con el rey Hanún, ahora el rey de los amonitas, estos hombres eran unos chismosos, estos hombres eran unos buenos para nada, que simplemente vienen con el rey y le comienzan a meter chisme, y hermano, tienes que tener cuidado con el chismoso, tienes que tener cuidado con aquella persona que se la pasa de entremetido, de entremetida, que llega a tu casa e inmediatamente, en vez de preguntar “¿Cómo has estado? ¿Cómo te ha ido? ¿Cómo está el trabajo? ¿Cómo está la iglesia? ¿Cómo ahora va esto del cristianismo? ¿Cómo está tu salud?”

De platicar y conversar bien, en vez de que llegue una buena conversación, vienen y comienzan hablar mal de la familia, hablar mal del pastor, hablar mal de los hermanos, hablar mal de la hermana, del tío, del abuelo, ¡hasta del perro del gato y de la gallina! No se cansan de hablar mal, en sus sueños hablan mal, en el trabajo hablan mal, con la familia hablan mal, se ven al espejo y se hablan mal aun de ellos mismos, ¡de todo mundo hablan mal, no se cansan de hablar mal!, y hermano, hermana, tienes que apartarte de gente así.

Dice la palabra de Dios, no te juntes con el chismoso

1a Timoteo 5:13 “Y también aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también chismosas y entremetidas, hablando lo que no debieran.”

Y no solamente ociosas, bueno fuera, que solamente estuvieran de ociosos, bueno fuera que nuestros hijos, simplemente estuvieran ahí sin que hacer, pensando que hacer. La ociosidad es el estar no ocupado, es el estar desocupado, bueno fuera que simplemente hubiera gente desocupada, pero con buenos pensamientos, pero  normalmente el ocio es el tarre de satanás en donde al ver una persona que no está ocupada, comienza a meter malos pensamientos ¡Cuídate hermano de no estar de ocioso! ¡Mantente siempre ocupado! ¡Mantente siempre haciendo algo! Le decía el suegro del pastor Salazar: “¡Haz algo inútil!”

Porque el ocioso es inútil, el ocioso dice la palabra de Dios; 1a Timoteo 5:13 Y también aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa; (porque no tienen nada que hacer) y no solamente ociosas, sino también chismosas y entremetidas, hablando lo que no debieran.

¡Cuídate él chismoso! Apártate del chismoso, identifica al chismoso; y hermano, hermanita, si tú eres una chismosa, un chismoso, ¡deja de ser un chismoso! Y arrepiéntete y dile al Señor: “Perdón no me había dado cuenta que estaba hablando mal de todas las personas, perdoname Señor que me la paso de entremetido, perdóname porque me meto en donde no me ocupan, en donde no me invitan” ¿Amén? y si tu eres un vecino, una vecina que anda de casa en casa, no hay problema si quizá vas una vez a la semana, una vez cada dos semanas; que de repente si andas de casa en casa en casa, debes de tener cuidado; ahora si vas de casa en casa que bueno fuera que vayas para discipular, que vayas para ganar almas, dice la Biblia en :

Hechos 5:42 Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.

Pero cuidado con aquel hermano, hermana, persona, amigo, amiga que anda en el chisme; dice Proverbios 26:24 “El que odia disimula con sus labios;  Mas en su interior maquina engaño.” desde el interior ya está, no solamente con sus labios, pero por dentro ya está maquinando engaño y en Proverbios 26:20 “Sin leña se apaga el fuego, Y donde no hay chismoso, cesa la contienda.”  El chismoso es como la leña, es como un fuego, dice Santiago “La lengua es usada aún por el mismo infierno para arder, para traer división, para traer maldad, para traer discordia, para traer pecado, para traer tantas cosas malas
¡Hermano cuídate de ser un chismoso! ¡No lo seas!

En 1a de Crónicas 19, hay unos hombres que lo único que ellos sabían hacer era ser chismosos.

Estos hombres después de ver a los príncipes y él ver a estos hombres que traían estos presentes y estas buenas noticias y amabilidad de parte de David. Lo único que había ahí era envidia, lo único que había ahí es que no podían ver ellos todo esto;  toda esta envidia de estos hombres trayendo a su rey y honrando a él por la muerte de su padre.

Y lo único que se les ocurre es sembrar discordia. Y el camino del chismoso así es, el camino del chismoso ve a alguien le cae mal, porque está más guapo, porque tiene más dinero, porque viene y trae honra, trae alegría, trae cosas buenas, y dice “este me cae mal” y comienza el chisme; en 1a Corintios 10:31  Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.

10:32 No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios;”

Como cristianos no debemos ser de tropiezo, no debemos de sembrar discordia; el que siembre tropiezo, el que pone tropiezo es el que mete el pie, el que pone tropiezo es el que empuja, el que mete el pie, el que le pica los ojos; el que está enojado con alguien más y en ocasiones por envidia.

¿Envidias a alguien hermano? ¡Dale gracias a Dios! A veces envidiamos al que tiene mucho dinero; si supieras cuantas deudas tienen aquellos que tienen mucho dinero, cuántos problemas. No estoy diciendo que el dinero es malo, pero ¿por qué hay envidia? Envidiamos al que tiene, al que tiene carro nuevo, al que tiene perro nuevo, al que tiene silla nueva, al que tiene zapatos nuevos. ¡Por todo, andamos envidiando a todo el mundo! ¡Deja de envidiar a todo el mundo!  Dile: “Señor gracias porque ese hermano tiene, gracias porque mi vecino tiene, gracias porque aquel tiene”

 

Estábamos en esta conferencia, esta semana platicando con el pastor Bob Walker; nos contó que compraron hace muchos años ocho hectáreas, treinta y cinco mil metros cuadrados de terreno ¿ a quién no le gustaría tener treinta y cinco mil, tres hectáreas y media para una iglesia? ¿Pero sabes de quién es la iglesia? ¡La iglesia es de Dios! Eso quiere decir que lo que compraron ellos hermanos allá en Tijuana hace muchos años y que Dios les proveyó, lo compraron para la misma causa, Eso quiere decir que esos treinta y cinco mil metros cuadrados también son míos; porque estamos en la misma causa. No puedo decir ¡Ay que envidia! ¡ese hermano no se lo merece! Es más me echo la mano cuando me casé, mi suegra fue con el pastor Bob Walker y le preguntó:

-Oiga pastor ¿está bien un mexicano casarse con una americana? Mi hija es americana ¿Verdad que no?

Pero mi suegra no sabía que el pastor Bob Walker americano estaba casado con una mexicana (ñaca ñaca ñaca) ¿Amén?

Y el pastor le dice:

-¡Hey! Es lo mejor, ¡no hay mejor cosa que las mexicanas!

Bueno estaba hablando de un americano casándose con una americana, y el pastor Bob Walker me ayudó con mi suegra.

Pero sabes que ¿para qué tener envidia de alguien más? Dale gracias a Dios, dile “Señor gracias porque ese hermano tiene eso, esa hermana tiene aquello” ¡Deja de compararte! No es bueno compararnos.

Cuando iba a Estados Unidos ahí al instituto, nos poníamos de pie en capilla, todo mundo super alto y me comparaba y decía “¡aaaaaah! no me gusta aquí”. Llegaba a Iguala durante el verano, las vacaciones, Iguala Guerrero, todos aquí chaparritos y decía “¡ah! aquí sí me gusta” Yendo a Yucatán ¡más! ¿Amén? Todos más bajitos.

El hermano Bulmaro y un servidor, el año pasado fuimos a Atzitzintla y todos los hermanitos bien chaparritos, ¡ah! aquí sí me gusta, ¿por qué no te comparas con los gigantes? ¿por qué no te comparas con los altos? ¿Amén? Nos comparamos con el chaparrito, con el feo.

Hermano con el único que nos debemos comparar es con Cristo ¡no es bueno compararte!

Te comparas con el mejor, te desanimas; te comparas con el peor, te jactas ¡deja de compararte! y deja de ser un chismoso ¡no seas un chismoso!


Aquí están de chismosos porque el chismoso mete tropiezo

1a Corintios 10:33 “como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.” “No procurando mi propio beneficio”

Como cristiano debes de buscar, no procurar tu propio beneficio, sino el de los demás, no buscando lo suyo propio sino el de los demás, 1a Corintios 10:33 como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.

Si la salvación fuera por portarse bien, aquí debería de decir “no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que empiecen a portarse bien y encuentren vida eterna” pero no dice así. Porque la salvación no es un proceso, la salvación es un evento en nuestras vidas en donde Cristo me salva, y nuestra primera y principal razón para vivir, debería de ser, que más gente sea salva, deja de procurar tu propio beneficio, deja de andar de chillon, deja de andar llorando “ay es que me pisaron, ay es que me hicieron, ay es que hablaron mal de mi, ay es que son unos chismosos” y allá en el trabajo levantaron falsos y me dijeron “esto” y me dijeron “aquello” y te vas llorando. ¿Sabes quién es quien juzga y el que ve nuestra causa? ¡Es Dios!, y él está de tu lado, él está de nuestro lado, pero debes de dejar el chisme.

1.- Se levantó el chisme

1a de Crónicas

19:3 los príncipes de los hijos de Amón dijeron (y empezaron a levantar chismes) a Hanún: ¿A tu parecer honra David a tu padre, que te ha enviado consoladores? ¿No vienen más bien sus siervos a ti para espiar, e inquirir, y reconocer la tierra?”

¿Qué amigos tenía este nuevo rey? Haciendo caso a estos príncipes; y estos príncipes diciéndole:

-¡hey! no vienen estos hombres, para espiar, mírales la cara

Y el rey diciendo:

-¡oh si! son unos espías, ¡oh si! vienen a inquirir, y vienen aquí para conocer nuestra tierra, ¡oh sí!

Y ese corazón bueno que tenía “gracias por estos regalos, gracias por los saludos de David, gracias por los abrazos, las muestras de amor, de cariño y de afecto” Todo eso se convierte en una división por causa del chismoso, porque el chismoso divide; veíamos en la escuela dominical, hasta a los mejores amigos.

¿Quién se supone que debe ser el mejor amigo de quién? El esposo y la esposa; los mejores amigos que deben de existir hermano, es el esposo y la esposa. Yo desde que me casé, no tengo mejores amigas, ya ni tengo amigas, desde que yo me casé firme un contrato y mi mejor amiga, mi única amiga es mi esposa, ella es mi única amiga; pero el chisme divide hasta a los mejores amigos, y tienes que tener cuidado, tienes que tener cuidado esposo, si viene alguien y te dice ¿sabías que tu esposa, no hace bien los frijoles como yo los hago? A veces hasta las mamás meten chisme ¿Amén? Tienes que tener cuidado con la chismosa, no importa que sea tu mamá, no importa que sea la abuela, la vecina ¡Ten cuidado con el chismoso!

¡Apártate del chismoso, no seas amigo del chismoso! Dile al chismoso:

-Cortarlas

-¿Pero por qué?

-Porque eres chismoso

-¡Ay! pero yo no soy chismoso  

Dice el chismoso “no soy chismoso”, dice el drogadicto “yo no soy drogadicto”, dice el borracho “yo no soy borracho” (y se está cayendo), dice el mentiroso “yo nunca he dicho una mentira” y eso es lo que dice todo el mundo. ¡Apártate del chismoso!
-¿Pastor pero quién le contó chismes?

-Nadie la palabra de Dios, aquí dice que había unos chismosos, una bola de chismosos, y dice en 1a de Crónicas 19:3 los príncipes de los hijos de Amón dijeron a Hanún: ¿A tu parecer honra David a tu padre, que te ha enviado consoladores? ¿No vienen más bien sus siervos a ti para espiar, e inquirir, y reconocer la tierra?

No dice “el príncipe” ¿qué dice? los príncipes, ¿era uno solamente el chismoso? ¡no! eran varios. Eran una bola de chismoso.

2.- Se levantó la sospecha.

Porque dice la Biblia que cuando regresan a estos hombres todos en afrenta y avergonzados al rey David, en ningún lugar encontramos que dice “y el rey David ahora estaba planeando atacar a los amonitas” pero ve lo que en 1a Crónicas 19:6 “Y viendo los hijos de Amón que se habían hecho odiosos a David, Hanún y los hijos de Amón enviaron mil talentos de plata para tomar a sueldo carros y gente de a caballo de Mesopotamia, de Siria, de Maaca y de Soba.”

¿Qué hicieron?

Se levantó la sospecha y dijeron:

-El rey David nos odia

¿Cómo sabían que el rey David los odiaba?

Porque así piensa él chismoso. El chismoso anda metiendo chismes por todos lados, está metiendo división, está metiendo mentira, está metiendo discordia, y viene con el amigo y le dice al amigo:

-¿Sabes lo que dijo él? (y es pura mentira)

Y luego va con el otro y le dice

-¿Sabes lo que dijo aquel? (y va con pura mentira)

Y de repente ese hombre que es tan chismoso, por tanto chisme que anda diciendo, dice:

-Aquella persona, ¡ya sé! la trae contra mí, y aquel también la trae contra mí, y Dios también la trae contra mi, todo el mundo la trae contra mi, ¡hasta el mejor amigo! ¡el chapulín colorado también la trae contra mí! Todo mundo, el gato, el perro.

Anda todo temeroso, porque anda toda su vida metiendo chisme y piensa que todas las personas son igual que él.

Y estos hombres dijeron ¡David nos odia!

¿Cómo sabían que David los odiaba?

Cuando viene alguien y le empieza a gritar a David:

-¡David hombre sanguinario y perverso!

Le dice su general a David

-¿Quiere que lo mate?

Y David le responde

-¡No! Quizá Dios tenía esto preparado para mí, deja que siga diciendo todas esas malas palabras contra mí, porque quizá es verdad.

¿Cómo sabían el corazón de David? ¿Cómo sabes hermano el corazón de alguien más? ¿Sabes cómo puedes saber? Puedes ir y preguntarle.

Puedes ir con tu esposa y preguntarle

-¿Oye que andas diciendo esto de mí?

-No

Puedes ir con el hermano

-Oiga hermano, escuche “esto” ¿es cierto?

-No hermano, yo nunca ¡jamás! Nunca dije eso

Y aun cuando lo hayan dicho quizá lo merecíamos.

-Escuche que soy un engreído ¿es cierto?

-¡Oh sí hermano! perdóneme pero veo que a veces es un prepotente

-¡Yo no soy prepotente! / Sabe qué hermano, si es cierto a veces soy prepotente, a veces, la ira me gana, a veces, digo lo que no debo de decir, si es cierto, tiene usted razón.

Y reconocer lo que somos.

Pero estos hombres empezaron  a suponer, ellos empezaron a suponer y empezaron a decirle al rey:

-¡hey rey! por lo que usted hizo, a estos hombres, ¡no lo hubiera hecho! pero por lo que usted hizo a estos hombres, ahora el rey David la trae contra usted ¡le dijimos que no lo hiciera, pero lo hizo! Y ahora cómo el rey David la trae contra usted vamos a contratar unos mercenarios, para que nos ayuden, y vamos a atacarlos primero antes de que nos ataquen, porque de cierto nos quieren atacar. Y así piensa el chismoso, el chismoso piensa que todo el mundo lo está atacando ¿Amén? de repente nos ve la esposa así (de reojo) y esposo dice:

– ¡qué habrá dicho de mí! ¡qué habrá pensado! ¡qué habrá planeado mi esposa!

Y anda el esposo sospechando tantas cosas.

Hermano sabes que la sospecha no es buena, porque la sospecha no es real; en la sospecha simplemente estamos suponiendo, estamos suponiendo que me va a atacar, estamos suponiendo que no me quiere, estamos suponiendo que yo soy odioso a esa persona, estamos suponiendo tantas cosas que suponemos cuando en realidad la única manera de saber es; que ellos hubieran hecho:

Aquí está Hanún y todos sus hombres hablando mal de él, diciendo cosas de él

-¡no rey Hanún usted es el mejor! usted no se deje, ya nos hicimos odiosos al rey David, vamos a contratar a los sirios a que nos ayuden, porque mire cómo nos mira, mire nada más esa corbata, mire nada más cómo está parado, ¡eso es odio!, ¡no hay más odio! Mire la manera en la que se peinó ¡odio! la manera ¡no! toda su postura, hasta cómo está parado, odio completamente, ¡vamos a atacarlos!

*Y todo los demás se la creen ¡vamos a atacarlos!

En vez que el rey Hanún hubiera dicho:

-¡Hey esperen! ¿qué tal si no dijo nada? ¿qué tal si no mandó espías? ¿qué tal si no están en contra de nosotros? ¿que tal que realmente David es una buena persona?

Pero el chismoso divide hasta a los mejores amigos

Y lo que el rey Hanún tuvo que haber hecho, tuvo que haber ido con el rey David y le pudo haber preguntado

-¡Hey! Rey David ¿me odias?

-¡No!

-¿No? ¿Seguro que no me odias?

-¡No!

-Por lo que le hice a tus hombres ¿no la traes contra mí?

-¡No!

-¡Ok!

Y se hubieran evitado tantos problemas.

La sospecha que se levanta con estos hombres, la sospecha que se levanta al pensar y decir ¡oh es que nos van atacar! ¡nos van a enviar a sus hombres! ¿que vamos hacer?

Veamos lo que dice en 1a de Timoteo 6:3 Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, 6:4 está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones (delira, anda delirante, pensando cosas) y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas,”

¡Malas sospechas! Porque no hay buenas sospechas, hay malas sospechas, el suponer.

¡Oh la trae contra mi ¡oh, mira lo que dijo, lo que hablo! ¡lo que hizo!
Y en ocasiones hermano hacemos cosas que sí, metemos la pata

¿Quién no ha metido la pata? ¡Yo he metido la pata!

Hace años, hace quince años, una hermana fiel que venía aquí a la iglesia y su mamá no era salva, y la hermana tenía, tres o cuatro meses viniendo a la iglesia, nos invita a comer, la mamá. Estábamos comiendo, creo que nada más estaba Japhet, todos estos no estaban, yo tratando de agradecer a la mamá, para que fuera salva, le dije: oiga hermana gracias por la comida ¡que buena comida! y dije algo que no debí haber dicho, dije:

-¡Creo que cocina mejor que su hija!

Y lo escuchó la hija

¡Metí la pata! Pero yo lo quería hacer tratando de halagar a la mamá ¡hermana gracias, estuvo bien rica su comida!
Fue la última ocasión que vinieron ¡y yo no supe porque! Pasaron cinco años y le pregunté a su esposo, ¡oiga hermano! ¿por qué ya no viene su esposa? (Tampoco el hermano venía)

y me dijo:

-¡Oh pastor! usted dijo algo muy feo

-¿Qué dije?

-¡Oh pastor horrible!

-¿Qué dije?

-No pastor casi ni se lo puedo decir

-¿Qué dije?

-Que su mamá cocina mejor que ella

-¡Pues es la verdad!

Y fue la última vez que vinieron ¡metí la pata!

Pero no fue con la intención de ofender a la hermana, y a veces decimos cosas que es sin intención de ofender a alguien, al vecino, al primo, al tío, y como cristianos nosotros debemos de entender eso, que quizá alguien aquí en la iglesia nos va hacer algo que tal vez no fue con intención, y debemos de tener cuidado porque el amor de Cristo nos constriñe, el amor de Cristo nos debe de unir más, estamos en esta vida, no para separarnos más, sino para unirnos más, porque hay gente allá afuera que  necesita de Cristo, y Dios no necesita más cristianos que se esten peleando unos contra otros, sino de unirnos más, para alcanzar a la gente que hay allá afuera.

Estos hombres empezaron a tener malas sospechas, se levanta el chisme, se levantan las malas sospechas.

3.- Se levanta la soberbia

1a de Crónicas 19:7

“Y tomaron a sueldo treinta y dos mil carros, y al rey de Maaca y a su ejército, los cuales vinieron y acamparon delante de Medeba. Y se juntaron también los hijos de Amón de sus ciudades, y vinieron a la guerra.”

Treinta y dos mil carros ¡imáginate! si cada carro traía tres personas, unas cien mil personas, que pagandoles, dándoles dinero dijeron:

– Vamos nosotros a contratar a estos mercenarios, para que vayan junto con nosotros y acabemos a David, tan pecador.

Les hubiera salido más barato haber pedido perdón a David, les hubiera salido más barato que ellos hubieran reconocido su error, les hubiera salido más barato que ellos hubieran ido con David y le hubieran dicho:

-¿Sabes qué rey? Gracias por haber mandado a estos hombres, perdón por haberlos afrentado y avergonzado a estos hombres y mandarlos de esa manera, perdón ¡no debimos haberlo hecho!

Tan sencillo a veces que es pedir perdón y no lo hacemos ¿Amén?

Es difícil, porque después de que te enojas con la esposa, le tienes que comprar el vestido de mil pesos, en vez de decirle “¡Sabes qué, perdóname!” y así te ahorras mil pesos.Pero viene el conflicto y el problema y de repente dices “No te perdono hasta que me compres un anillo de oro” ¡Y te sale más caro! Por eso todos los días aunque no hayas hecho nada ve y dile “¡Perdón!”

-Perdóname mi amor

-¿De qué?

-Tu sabes muy bien  

-¡Pero no has hecho nada!

-¡No! yo se que si he hecho algo, tu perdóname

Y si no te perdona agarralá a golpes… ¡No no es cierto!

Pero dice la palabra de Dios

1a de Crónicas 19:6 “Y viendo los hijos de Amón que se habían hecho odiosos a David, Hanún y los hijos de Amón enviaron mil talentos de plata para tomar a sueldo carros y gente de a caballo de Mesopotamia, de Siria, de Maaca y de Soba.”

La soberbia, el orgullo se levantó y prefirieron gastar mil talentos de plata, por su cochino orgullo, y en ningún lugar dice que el orgullo es cochino, pero el orgullo es cochino; la mala soberbia y el cochino orgullo.

Salmos  40:4Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira.”

Hermano no pongas en nadie más tu confianza, mira solamente a Dios y quita de tu corazón el orgullo.

Salmos 119:78 “Sean avergonzados los soberbios, porque sin causa me han calumniado; Pero yo meditaré en tus mandamientos.”

El soberbio calumnia o levanta falsos ¿sin qué? Sin causa. Alguna vez a alguien ¿le han levantado falsos o calumniado? ¡Yo creo que a todos nos han calumniado

-¡Oh que sí! que mi hermanito me pegó

-¡No! yo nunca le pegué a nadie

Y la calumnia se levanta, pero dice la Biblia en Salmos 119:78 Sean avergonzados los soberbios, porque sin causa me han calumniado; (sean avergonzados los soberbios) Pero yo me vengaré ¿Dice eso aquí? Vea lo que dice

Pero yo meditaré en tus mandamientos.

¿Qué debes de hacer si alguien te levanta falsos? Tu debes de continuar en la palabra, debemos de seguir en la Biblia, no te vengues, no vayas y le digas:

-¡No! ¿pero por qué dices eso de mí? ¡Te voy a matar! ¡Y agarrémonos de una vez!

¡No! Deja que el Señor tome control, él sabe tu vida, él nos conoce, dice la Biblia que el que se levanta, será avergonzado.

Va a perder el soberbio, va a perder el chismoso, el camino del chismoso es la destrucción.

Proverbios 8:13 “El temor de Jehová es aborrecer el mal;

La soberbia y la arrogancia, el mal camino,

Y la boca perversa, aborrezco.”

Dios aborrece el mal, la soberbia, la arrogancia, el mal camino y la boca perversa y el chisme viene de una boca perversa ¡ten cuidado con el chismoso!

Estos hombres, estos príncipes, primero que nada empiezan a levantar chismes y luego empiezan a sospechar y empiezan a suponer que el rey David la trae contra ellos y ahora empiezan a contratar y a pagar mil talentos de plata y a contratar a toda esta gente para ir contra el rey David, en su soberbia, no reconociendo su pecado.

Y en Santiago 4:6 Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.

Busca vivir una vida humilde para el Señor, porque viviendo humildemente es en donde Dios te va a bendecir, pero tenemos que aprender a ser humildes, el soberbio se levanta, el soberbio se enoja, el soberbio se llena de ira

-Y ¿por qué habrán dicho esto de mí? ¿por qué me vieron así? ¿qué es lo que sucedió?

Y hermano no dejes que la soberbia deje que en ti vengan esos malos pensamientos, al contrario humíllate delante del Señor y dile “Señor tu conoces mi vida, tu me conoces bien, yo no quise decir eso, yo no quise hablar eso” y dejar todo en las manos de Dios, porque Dios da mayor gracia y si algo necesitamos en nuestra vida es la gracia de Dios, el favor de Dios. Hermano el favor de Dios, es cuando José tuvo que hablar ahí que estaba en la cárcel y todo el mundo le echaba a José el soñador, Dios le da gracia y ahora él es el encargado de toda la cárcel, Dios le da gracia para con Faraón y en el momento necesario, tenemos palancas con Dios, el favor de Dios, la gracia de Dios; si hay algo que necesitamos es la gracia de Dios, has a un lado tu orgullo, has a un lado la sospecha y el suponer, has a un lado el chisme y el causar división; y humíllate delante de Dios, y dile “Señor yo necesito de tu gracia, yo necesito de tu favor, yo necesito de ti” Y estos hombres andaban mal.

4.- Cayeron en destrucción

Porque ese es el camino del chismoso, la destrucción.

Dice la Biblia que Joab viendo el ataque contra ellos (Esta historia esta bien buena, mejor que una novela ¿Amén?)

1a de Crónicas 19:10 “Y viendo Joab que el ataque contra él había sido dispuesto por el frente y por la retaguardia, escogió de los más aventajados que había en Israel, y con ellos ordenó su ejército contra los sirios. 19:11 Puso luego el resto de la gente en mano de Abisai su hermano, y los ordenó en batalla contra los amonitas.

19:12 Y dijo: Si los sirios fueren más fuertes que yo, tú me ayudarás; (buena estrategía ¿no?) y si los amonitas fueren más fuertes que tú, yo te ayudaré. (buena estrategia ¿Amén?)”

No es, si los sirios fueren más fuertes que tu, allá tú, y te mueres; a veces así somos como hermanos, “si te va mal pues ni modo ¡te dije!” ¡No! ¡Estamos para ayudar al prójimo!

Y dice si te va mal a ti yo te ayudo y si me va mal a mi tu me ayudas.

Porque estamos para ayudar, no para dividir, no para causar separación entre los hermanos, dice  en 1a de Crónicas 19:13 “Esfuérzate, y esforcémonos por nuestro pueblo, y por las ciudades de nuestro Dios; y haga Jehová lo que bien le parezca.”

El dijo, vamos a esforzarnos, no nos queda de otra, nos vamos a esforzar y vamos a pelear por nuestra familia y por nuestra iglesia, ¡es lo que estaban diciendo! Vamos a pelear por nuestro pueblo y por nuestras ciudades, y lo podemos traducir nosotros “vamos a pelear por nuestras familias y vamos a pelear por nuestras iglesias y que nos ayude Dios” y eso es lo que debemos nosotros querer. Vamos a salir, vamos a nosotros ganar las almas, vamos hacer la obra de Dios y que nos ayude Dios. Estamos en sus manos.

Ellos no dijeron:

-Señor si morimos es tu culpa

¡No!

“Sí Dios nos quiere ayudar, Jehová haga lo que bien le parezca”

1a de Crónicas 19:14 “Entonces se acercó Joab y el pueblo que tenía consigo, para pelear contra los sirios; mas ellos huyeron delante de él. (Los sirios, Joab, perdió contra los sirios)”

1a de Crónicas 19:15 Y los hijos de Amón, (que estaban peleando contra el hermano de Joab, que era Abisai) viendo que los sirios habían huido, (a los que había contratado) huyeron también (y fueron destruidos) ellos delante de Abisai su hermano, y entraron en la ciudad. Entonces Joab volvió a Jerusalén.

Dice la Biblia que los que de David mataron fueron

1a de Crónicas 19:18 Mas el pueblo sirio huyó delante de Israel; y mató David de los sirios a siete mil hombres de los carros, y cuarenta mil hombres de a pie; asimismo mató a Sofac general del ejército.

Murieron miles y miles y miles y ¿quién salió ganando? David ¿quién salió perdiendo? los amonitas, y sabes ¿quien más salió perdiendo? ¡Los sirios! Porque los sirios le hicieron caso a los chismosos y vean lo que decidieron hacer los sirios.

1a de Crónicas 19:19 “Y viendo los siervos de Hadad-ezer (o sea los sirios) que habían caído delante de Israel, concertaron paz con David, y fueron sus siervos; y el pueblo sirio nunca más quiso ayudar a los hijos de Amón.”

Aprendieron su lección, porque a la siguiente vez que los hijos de Amón dijeran:

-¡Hey! Ven otra vez porque David nos quiere matar

-¡No! ¡Ya no te creo! ¡Sácate!

Y los mandaron a volar, y ¿Sabes qué tienes que hacer con el hombre chismoso? Córtalas, sácate por allá, me causas problemas, no me va bien cuándo me junto contigo.

El camino del chismoso es la destrucción, haga Jehová lo que bien le parezca.  

Vista 392 veces. El día de hoy 1 veces.