5 COSAS QUE PUEDE DAR A SUS HIJOS EN ESTA NAVIDAD
Mateo 2:7-12

  1. Amor (1 Juan 4:8,11,12)
  2. Tiempo
  3. Seguridad
  4. Honestidad y verdad
  5. Un buen ejemplo (Lucas 1:5)

5 COSAS QUE PUEDE DAR A SUS HIJOS EN ESTA NAVIDAD

Mateo 2:7-12 “Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: Id allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore. Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.”

Vamos a cerrar nuestros ojos, vamos a orar. Padre celestial te damos gracias por tu palabra, te pedimos que bendigas este mensaje que nos habla acerca de la familia y acerca de cómo ser mejores padres, como tener mejores hijos. Te pedimos Señor que bendigas a cada familia, a cada uno de los que estamos aquí en esta tarde. Te damos gracias Señor porque estamos también como familia en la familia de Dios. Te damos gracias por la salvación, te damos gracias porque somos hijos tuyos, bendice Señor y ayúdanos a vivir para ti durante estas últimas semanas, estas fiestas de navidad Señor que podamos darte la honra y la gloria, te lo pedimos y te damos gracias en Cristo Jesús amen.

Dice la palabra de Dios que aquí estaban unos magos, unas personas sabias. La biblia no dice cuantos eran. Solo dice que le ofrecieron presentes a Jesús. Oro, incienso y mirra. Y nos dice cuantos presentes o regalos le traían mas no dice cuantas personas eran las que llevaban estos presentes. No nos dice sus nombres la palabra de Dios. No nos dice que uno era Melchor, Gaspar y Baltasar. Tampoco nos dice la biblia si venían en un caballo, en un burro, un elefante o en un camello. Si venían del oriente quizás traían un camello por ahí. Porque para traer un elefante lo hubieran traído de la india y quién sabe si venían de la india. Dice la biblia que eran del oriente así que quizás estos presentes fueron creados y manufacturados en la china. Fueron los primeros regalos chinos que le trajeron a un occidental. No dice por donde venían o si tomaron la muralla china o no. Creo que no la tomaron porque quien sabe cuando fue construida esa muralla. Creo que no tiene más de dos mil años. Dice la palabra de Dios que llegaron y no adoraron a María, si no que dice la palabra de Dios que se postraron ante el señor Jesucristo y que lo adoraron, abrieron sus presentes y se los dieron al Señor Jesucristo.

Todo esto nos hace recordar la navidad, la natividad o el nacimiento del Señor Jesucristo. Recordamos también que es un tiempo de dar y recibir. El mundo usa todo esto para vender a no dar más y a veces nosotros nos seguimos con la finta y compramos hasta que nos desmayamos. Yo creo que en vez de comprar o en vez de pensar que la navidad es que yo puedo recibir, y como papas que yo puedo dar a mis hijos. Debemos de pensar que es lo que nuestros hijos necesitan.

Estaba escuchando la semana pasada a alguien en el radio. Esta persona estaba diciendo que podemos dar a nuestros hijos. El estaba hablando acerca de su hijo de ocho años. El jueves después de acción de gracias, al siguiente día, el viernes, la gente lo usa para salir a las tiendas a las tres, cuatro de la mañana y hay cientos de personas que van y compran cosas muy baratas. Esta persona que hablaba en el radio dijo yo salí con mi hijo muy temprano en la mañana y dije ¿Qué le voy a comprar a mi hijo? ¿Qué necesita mi hijo? y el estaba hablando de que ideas para comprarle a su hijo. Después dijo que cuando él estaba ahí caminando en las tiendas y estaba pensando en que comprarle a su hijo él se quedo pensando quizás este momento que yo estoy tomando para comprarle algo a mi hijo, lo caro o lo que le vaya a dar a mi hijo no es lo que sea importante. Quizás lo que es importante ahorita, el estaba simplemente reflexionando muy profundamente a cerca de la vida de su hijo, y el estaba diciendo: Aquí yo estoy de tantos años y mi hijo de ocho años. Quizá lo que yo haga en este momento pueda transformar la vida de mi hijo. En cierta manera pudiera ser pero no estoy de acuerdo con esto porque para cambiar y transformar yhacer impacto en la vida de un niño se necesita más de una o dos horas de salir a la calle y comprarle algo a mí hijo. Para ser un impacto o para decir que ese es el momento transformador de la vida de mi hijo. Él lo hizo ver así. Era desde un punto de vista allá en el mundo. Y esta persona hablando de esa manera me hizo pensar ¿qué necesitamos nosotros dar? ¿Cual será el regalo que nosotros podemos dar? ¿Cual será el regalo perfecto que nosotros podamos dar a nuestros hijos?

Tengo cinco cosas que creo que podemos dar a nuestros hijos en esta navidad. Podemos dar a nuestros hijos en el mes de enero, podemos dar estas mismas cosas a nuestros hijos en febrero, marzo, abril, y todos los meses del siguiente año y si es posible toda la vida de sus hijos.


1.Amor


La primera cosa que debemos de dar a nuestros hijos como responsables de ellos es amor. Tristemente en este mundo el amor es algo que ya no se está dando. Amor es algo que aun la gente quiere comprar. Pero el amor no se puede comprar. No podemos comprar ese amor especial que un papá puede tener por un hijo.

¿Cómo puedo darles amor a mis hijos? Podemos darle amor a nuestros hijos diciéndoles que los amamos. 1 Juan, nos habla una y otra vez del amor que Dios tiene para con nosotros.

Vea lo que dice 1 Juan 4:8 “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor”. Y luego en el versículo 11 y 12 dice “Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros. Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros”

Me gusta mucho lo que dice aquí. Nadie ha visto jamás a Dios y la única manera en que nuestros hijos pueden ver un poquito del amor de Dios es en la manera en que nosotros los tratamos, en como nos dirigimos con ellos, en como nosotrosestamos interesados en sus vidas, en como nosotros les ponemos atención, en como los disciplinamos, en como los educamos y les decimos realmente que los amamos. Si hay algo que podemos darle a nuestros hijos en esta navidad es amor.

Escuche el testimonio de una persona que vive en Baja California sur. Esta persona me estaba contando que cuando él iba creciendo su papá golpeaba a la mamá. A los cuatro cinco años el papá se fue finalmente y los dejo abandonados. También el vio como su mamá se la pasaba borracha todo el tiempo. Se cambiaban de una ciudad a otra, de una casa a otra. Este niño creció con odio a la vida. No hay necesidad de que un niño tenga que odiar la vida. Este hermano creció con un odio asu papá y ahora un odio a su mamá. A los ocho, nueve años se salió de la casa y empezó a vivir en la calle. Empezó a emborracharse, empezó a drogarse con resistol. Lo único que comía era basura. Se encontraba un plátano y se comía la cascara, encontraba una sandia y se comía lo que le sobraba a la sandia. El desperdicio de la comida. Después unas personas lo vieron en la calle y se dieron cuenta de que no estudiaba ni trabajaba, que vivía en la calle y en el mercado lo empezaron a darle dinero por traer cosas y le daban dos tres pesos. Siguió creciendo hasta que una maestra lo encontró y le dijo que fuera a la escuela. De catorce años entro a la escuela y no duro mucho porque no olía muy bien. Odiaba a todo mundo. Pero el dijo algo que transformo mi vida fue que cuando fui a esta escuela donde los niños me odiaban, esta maestra tuvo compasión de mi y recuerdo que un día saqué buenas calificaciones y me dio un abrazo. Nadie me había dado un abrazo y se acordaba de esto. Es un tremendo testimonio, finalmente el fue salvo. Nadie a este niño le había mostrado amor.

Nosotros tenemos la oportunidad. Si usted todavía tiene a sus hijos en su casa todavía tiene oportunidad de mostrarles a sus hijos amor. En esta navidad les puede dar amor, mucho amor y el siguiente año les puede dar más amor. Nadie mes les va a dar el amor que sus hijos necesitan más que usted. Nadie más les va a dar el amor que mis hijos necesitan más que yo, yo soy el único que puede darles ese amor como papá y mi esposa es la única que puede darles ese amor como mamá.


2.Seguridad


¿Cómo podemos nosotros darles seguridad? Hay muchas maneras pero hay una importante. Cuando un matrimonio aun sigue casado, en otras palabras cuando un matrimonio todavía es matrimonio y no se han separado. Hay que apreciar que todavía están casados. Hay que darle gracias a Dios que todavía está casado. Hay que ver la influencia que todo eso puede darle a nuestros hijos. Si ya no es así aun les podemos dar seguridad. Pero la seguridad que un matrimonio puede dar es un poquito más grande porque los papas al estar casados y lo hijos al estar ahí en la casa cuando ellos pueden ver a un papa y a una mama que se llevan bien, a un papá y a una mamá que se besan constantemente, a un papá y a una mamá que se aman, eso trae una tremenda seguridad a sus hijos. Es un tremendo regalo porque en nuestros días no muchos tienen ese privilegio de tener esa seguridad.

La seguridad falsa que el mundo está enseñando es la de tener a un papá hombre con otro papá hombre, teniendo una familia con niños adoptados y dicen es que eso es una familia. Eso es una seguridad falsa. Una mamá y otra mamá teniendo a sus dos tres hijos o niñas eso es una seguridad falsa. Eso es demoniaco y del infierno. No es la seguridad que Dios quiere que les demos. Quizá ya no está el papá, quizá ya no está la mamá. Pero el papá o la mamá pueden darle una seguridad a sus hijos diciendo yo tengo a Dios. El es mi marido. Dios es el esposo y Dios viene por nosotros y vamos a seguir estando en las cosas de Dios. Esa es otra seguridad que podemos darle a nuestros hijos.

Podemos darle seguridad a nuestros hijos cuando solos fieles a la iglesia y cuando hay constancia. Nuestros hijos pueden crecer y decir vamos por el camino correcto, estamos yendo a la iglesia, estamos leyendo la biblia en casa, estamos orando cuando llega tiempo de comer los alimentos, estamos siguiendo la palabra de Dios, estamos haciendo lo que Dios nos indica y eso puede traer seguridad a nuestros hijos. Esta seguridad es muy importante porque en nuestros días no la hay. Jóvenes crecen aun con depresión y con problemas y niños con odio. Uno puede ver a un niño de ocho años y ver sus ojos y ver si tiene odio en su vida. Puede darles esa personalidad principalmente cuando los hijos pueden ver que el papá y la mamá se aman con amor es un tremendo regalo que podemos darles a nuestros hijos. Si no es así, debemos de hacer algo. Si no es así la esposa debe hablar con el marido y debe de decir oye ¿me amas? y el marido dice si te amo, apacienta mis ovejas y la esposa otra vez dice ¿me amas? Si te amo, apacienta mis ovejas, o sea, los niñitos que tiene y otra vez la tercera vez ¿me amas? Deben de amarse deben de buscar amarse. Si no hay ese amor, buscar que pasó, en donde se perdió, regresar hacia atrás y ver donde se perdió el amor que venía en la familia. Donde quedo el amor que teníamos cuando nos casamos, cuando andábamos de novios, que teníamos el primer, segundo año. Donde quedo ese amor, hay que buscarlo hay que encontrarlo y cuando lo encuentre eso va a ayudar mucho a sus hijos porque eso va a traer seguridad.


3.Tiempo


Estaba hablando acerca de esta persona en el radio llevando a su hijo. Y él estaba pensando ¿qué tal si esto va a tener un impacto en la vida de mi hijo? Yo creo que si en cierta manera porque este papá le estaba dando a su hijo de ese tiempo. Algo que nosotros podemos hacer para nuestros hijos es regalarles de nuestro tiempo. Estamos tan ocupados en el trabajo, estamos tan ocupados en la familia, los problemas, la renta, los pagos, la casa y el trabajo y a veces pensamos que porque estamos trabajando estamos mostrando a la familia que los amo y los hijos diciendo de este lado mí papa y mi mamá no me aman porque siempre se la pasan allá en el trabajo.

Porque no pide un día en el trabajo y va por su hijo o hija, lo saca de la primaria y se van a comer una nieve, se van a dar una vuelta. Su hijo o su hija van a recordar esto más que cualquier otra cosa. He contado que cuando yo estaba en la primaria y en la secundaria recuerdo varias veces que mi papá diciendo el lunes vamos a ir a la ciudad de México. Yo tenía diez años y recuerdo que el día lunes yo tenía que ir a la escuela pero mi papa me llevaba a la ciudad de México desde iguala para ir a comprar cosas para la ferretería.

Saque a sus hijos, lléveselos de pinta. De por si se van de pinta mejor que se vallan de pinta con usted. Hay pastor pero no tengo tiempo. ¿Cómo le van a recordar sus hijos? ¿Qué memoria van a tener de usted sus hijos? Pida un día de trabajo, no les va a pasar a sus hijos nada. Sáquelos de la escuela el 12 de diciembre ¿Que van a ser el 12 de diciembre? Sáquelos de de la quermes del 31 de octubre o del uno y dos de noviembre que no hay clases pero a veces hay quermes. No es que la maestra siempre dice que tengo que ir. Yo le digo a usted tiene que venir el domingo en la noche de aquí hasta que se muera, apoco se va a su casa y dice tenemos que ir a la iglesia. Es que el pastor ya me dijo. Le hace caso más al maestro o la maestra que al pastor. ¿Quién debe de tener más autoridad? El pastor.

Una hermana me dijo pastor a mi hija le dijeron que tenía que bailar en esta danza folclórica. Y le pregunte ¿usted que le dijo a la maestra? Que no ¿y que dijo la maestra? Que iba a reprobar a mi hija ¿Y usted que dijo? No importa. Así necesitamos hermanas que digan no me importa lo que diga la maestra más me importa lo que mande y diga Dios. Tenemos que dar a nuestros hijos tiempo.

Tal vez podemos tomar un viajecito. Ciertamente a veces darles tiempo implica un poquito de gasto. No importa si gasta o no gasta en una nieve de cinco pesos, dele tiempo a su hijo. El hermano Tim me estaba comentando, estábamos hablando de que fuimos a California y dijo recuerdo que mi papá allá en Alemania me llevo a Legoland. Triste hermano tenía cuatro, cinco años y todavía se acuerda. Porque su papá, su mamá lo llevaron a Legoland allá en Alemania. El pensó que era Legoland pero era un campo de concentración de los alemanes. Su papá le dijo que era Legoland. Lleve a sus hijos al parque ecológico y dígales que es disneylandia. Vístase como Mickey mouse. Hay que darles de nuestro tiempo a nuestros hijos. Es un buen regalo que podemos darle a nuestros hijos.

Ahora no nomas le dé un poquito de su tiempo, dele lo más de tiempo que usted pueda. Hace años la hermana de mi esposa Natalia que es tres años menor que mi esposa se casó y fuimos a la boda. La familia es una buena familia. Mi concuño se llama Juan. Mi esposa le pregunto a la mamá de Juan ¿cómo le hizo usted para criar a Juan y a sus hijos? Esta señora le dijo cada vez que había un partido de futbol ahí estábamos yo y mi esposo. Cada vez que mis hijos tenían un partido de básquet ahí estábamos yo y mi esposo. Cada vez que tenían una actividad ahí estábamos yo y mi esposo. Usted les puede dar tiempo a sus hijos en cada oportunidad que tenga como mamá, como papá. En las noches hable con sus hijos, pregúntele quien es su amigo, quien es el maestro. Crecen los niños y ni supo cuando entro a la primaria ni cuando salió de la primaria, cuando entro a la secundaria ni supo que ya ni iba a la preparatoria y que estaba trabajando. A veces ni sabemos. Dele de su tiempo, siéntese con ellos, llévelos a dar una vuelta, a veces cuesta. Al boliche, nadie sabe boliche. Es una locura que alguien creo para que gastara uno dinero. Lo bueno es que uno puede pasar tiempo tirando una bolita a unas cosas allá hasta el final. Busque unos refrescos de coca-cola, agarre una pelota y juegue al boliche, aquí en la iglesia, donde sea pero lo importante es el tiempo que podemos darles a ellos.


4.Honestidad y verdad


Mateo 2:11 dice:” Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra”

Sabemos la historia de estos magosque vinieron del oriente a traer estos regalos al Señor Jesucristo. Otra cosa que podemos darle a nuestros hijos es verdad y honestidad. Si su hijo tiene 15 años y no sabe que Santa Claus no es real, hay algo malo ahí. Creo que como cristianos debemos de decirle a nuestros hijos la verdad. Porque a veces creen más en Santa Claus, creen más en los reyes magos, creen más en las tortugas ninja, creen más en Bob esponja, creen más en todos estos héroes que lo que realmente creen en Dios. Hay que ser honestos, hay que decirles la verdad, hay que decirles quien realmente fue Jesús. Quien realmente fueron estos magos, estos sabios que vinieron del oriente y que no son ellos los que le traen el regalito si no es usted. Hay pastor pero es la imaginación y el sueño de cada uno. Cuando empezamos con sueños y con imaginaciones estamos creando cosas que no son reales en la vida de nuestros hijos y luego vamos a querer crear otras cosas que no son reales en la vida de nuestros hijos cuando podemos mostrarles la verdad de la palabra de Dios y decirles, a lo mejor ciertamente te estoy destruyendo este sueño, pero la verdad de las cosas es que tenemos un Dios que te ama, la verdad de las cosas es que el Señor Jesucristo nos ha dado salvación, la verdad de las cosas es que somos cristianos, la verdad de las cosas es que no hay otro Salvador. No hay nada mejor que como papas puédanos ser honestos y verdaderos con ellos.

Ahora, un paréntesis aquí. Creo que como papas no debemos contarles toda la historia de nuestra vida a nuestros hijos. ¿Mamá porque mi hermanito no se parece a mí? ¿Por qué los otros cinco tampoco? hay hijo es que tuve cinco maridos y el que tengo no es mi marido tampoco. Ahí ya la estamos amolando. Hay ciertas cosas que debemos compartir y hay ciertas cosas que si llega el tiempo indicado hay que hablar con el pastor para ver si hay algunas cosas que se tengan que compartir. Hay que ser honestos. Si hay algo que podemos darle a nuestros hijos en esta navidad es honestidad y es verdad.


5.Un buen ejemplo


Esta es una de las cosas más difíciles de dar. Porque a lo mejor es fácil el darles tiempo una vez al mes. Tal vez sea un poquito más difícil el darles amor, no pues es que la esposa que tengo no me ama ni yo la amo a ella. El ser honesto, ahí rápido les dice Santa Claus no existe. Pero el darles un buen ejemplo implica el que nosotros como papas vivamos una vida sin reproche.

Dice la palabra de Dios en Lucas 1:5 “Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote llamado Zacarías, de la clase de Abías; su mujer era de las hijas de Aarón, y se llamaba Elisabet.”

¿Qué quiere decir esto? Que no había alguien que los pudiera reprender, que no había alguien que les pudieran reprochar. Mamá tú me dices que no diga mentiras pero tú dices mentiras todo el tiempo. Hay papá tú me dices que no me emborrache y tú te emborrachas todo el tiempo. Hay mamá tú me dices que no grite y tú te la pasas gritando. Hay papá tú me dices que no fume y tú te la pasas ahí fumando. Eso es vivir una vida reprochable, reprensible. Alguien me puede regañar, alguien me puede apuntar y decir tú me dices que no haga esto y tú mismo lo estás haciendo, eso no es lo que necesitan nuestros hijos. Lo que nuestros hijos necesitan es algo que nosotros les podemos dar, un buen ejemplo. Vivir una vida irreprensible, vivir una vida irreprochable. Que mis hijos nunca digan, tú me dices que lea la biblia y tu no la lees. Tú me dices que no diga mentiras y dices un montón. Tú me dices que no diga groserías y tu porque si. Tú me dices que no tome y tú tomas. A veces todo lo que le decimos a los hijos es todo lo que hacemos. Ahí está el punto o la fractura que puede hacer que se quiebre el iceberg. Esa fractura es cuando no hay congruencia, cuando en la iglesia se predica algo y en la casa se hace lo contrario. Es el punto débil que hace que nuestros hijos se vallan al mundo. Entonces, ¿que debe de hacer? Ser un buen ejemplo. Usted de un buen ejemplo a sus hijos y es el mejor regalo que pueda darle a sus hijos.

En esto del amor, cuando nosotros podemos dar amor a nuestros hijos es ahí cuando podemos darles y hablarles del amor de Cristo. Hablarles de la salvación de Cristo. Poder ganarlos para Cristo. El mejor regalo que podemos darle a nuestros hijos es la salvación. No hay mejor regalo que decirles, Jesucristo murió por ti, el nació en belén, el tuvo una vida sin pecado, murió en la cruz, resucito al tercer día, y él es el único que te puede salvar. Como papas, ganar a nuestros propios hijos para Cristo es un regalo y no hay mejor regalo que eso. Hay que darles seguridad. Hay que darles un buen ejemplo. Dice el lema del mundo “regale afecto no lo compre” Más que eso hay muchas cosas que nosotros podemos hacer por nuestros hijos y en esta navidad estas cosas pueden ser uno de los mejores regalos.

Vista 14.250 veces. El día de hoy 1 veces.