Tres cosas que hacer mientras Él viene

Santiago 5:7-9

7 “Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.

8 Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca.

9 Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta.”

Santiago siendo el medio hermano del Señor Jesucristo está diciendo aquí “hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor” y vuelve a repetir en el versículo 8 “porque la venida del Señor se acerca.” Santiago está diciendo que el Señor viene pronto y nosotros de la misma manera como el labrador que espera el precioso fruto de la tierra tenemos que ser pacientes, debemos de tener paciencia hasta la venida del Señor.

1. Hay que ser pacientes

Mientras el Señor Jesús viene debemos de aguardar con paciencia y decirle “Yo quiero que tu vengas” pero con paciencia. 

Romanos 8:24 dice Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?Dice la Biblia que fuimos salvos y fuimos salvos en esperanza, en otras palabras el cielo es algo que no hemos visto. No hemos visto cómo son las calles de oro, ni nuestra mansión, simplemente tenemos una esperanza de lo que va a ser. Dice que lo que vemos ¿para qué esperarlo? pero el cielo no lo podemos ver y la gente se queja y dice “ay pero ¿quién ha ido y regresado?” pues no hemos ido porque estamos esperando con paciencia y esperanza de lo que un día nos va a dar. Dice el versículo 25 Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos. Tenemos que aguardar con paciencia y mientras estás esperando anhelalo más, imagínatelo más, aguardalo con amor y ternura y dile al Señor “Señor no puedo esperar hasta que tú un día y vengas y yo pueda estar contigo y pueda gozarme en el cielo, y sé que va a ser algo maravilloso.”

Hebreos 6:13-15 dice, “Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo, diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente. Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa.” ¿Qué quiere decir que esperó con paciencia? Quiere decir que hay quienes no esperan con paciencia, hay quienes se meten en problemas, hay quienes no hacen la voluntad de Dios con paciencia. Por ejemplo Saúl dice en 1 Samuel 13 Samuel le dice a Saúl que lo espere en Gilgal. Saúl llegó ahí y esperaron siete días pero como veía que Samuel no llegaba, ofreció sacrificios y no esperó con paciencia, metió la pata, se metió en problemas y Samuel le dijo “Locamente has hecho”. De tal manera que cuando dice que Abraham esperó con paciencia, quiere también decir que pudo haberse metido en problemas. Dios dice que esperemos con paciencia pero le decimos que le vamos a dar dos días y si él no llega vamos a creer en alguien más y vamos a adorar a un ídolo y poner la fe en otro dios. Espera con paciencia. Mientras esperas a Dios sé paciente y la paciencia quiere decir sigue adelante, sigue creyendo, sigue haciendo lo que debes hacer.

El labrador no ve la plantita y le dice,”¿Dónde está tu fruto? y como no me das fruto te voy a patear.” ¡No! porque el labrador es paciente. Entonces él sigue haciendo lo que tiene que hacer. Él tiene la esperanza de que va a haber ese fruto y pone su fe y dice que Dios va a hacer que todo eso funcione y en su tiempo va a salir ese fruto.

Sé paciente, no te desesperes porque cuando nos desesperamos nos metemos en tantos problemas. Jóvenes antes de casarse se desesperan y se comen el pastel antes de la fiesta y se meten en problemas y la desesperación lleva a tantos dolores de cabeza y tantos problemas porque no hemos aprendido a esperar. Nos desesperamos y dejamos el cristianismo, dejamos de leer la Biblia, nos salimos de la iglesia, empezamos a dudar de Dios y de sus promesas. Espera con paciencia y pon tu fe en Cristo y síguelo esperando pero con paciencia.

2. Hay que estar bien plantados

Dice Santiago 5:8 “Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca.” ¿Qué quiere decir afirmar nuestros corazones? La palabra afirmar quiere decir estar determinado ir hacia cierto lugar.

Tenemos que estar determinados, tenemos que estar ya perfilados, estar afirmados. La venida del Señor viene y tenemos que estar bien perfilados, tenemos que creer que él viene y tenemos que afirmar nuestro corazón, tenemos que estar convencidos de que él viene, no andemos dudando, que el conocimiento y nuestra fe en Dios no se anden tambaleando, que si viene alguien con una doctrina diferente no le hagamos caso, que si alguien nos quiere engañar no le hagamos caso y con la Palabra de Dios decirle, ¿Sabes que? esa doctrina que tu traes esta mal. Esa doctrina del calvinismo está mal, la doctrina de la post tribulación  está mal, que el bautismo salva está mal, que si te portas bien vas a ir al cielo está mal porque tenemos que afirmar nuestro corazón.

1 Pedro 5:10 dice , Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. Dios nos quiere afirmar, y que nada nos mueva, Dios nos quiere fortalecer y establecer porque un edificio que está bien construido permanece. Nuestra salvación debe de estar fundada sobre la roca que es Cristo y si la fe está fundada en alguien que no es Cristo esa casa se va a caer.

Dice 1 Tesalonicenses 3:12-13 “Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros, para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.” Dios quiere que continuemos creciendo espiritualmente. No te quedes donde estás, no te quedes como un niño, no te quedes como alguien que no crece, que tu deseo sea seguir creciendo. Que tu corazón esté afirmado y esté totalmente convencido y no ande tambaleando y no ande dudando. ¿Cuántos hoy en día dudan de la Palabra de Dios, dudan de que él viene? Pablo les dice a los de Tesalónica que el Señor Jesús viene y que deben de abundar y crecer en amor y su corazón puede ser afirmado.

Cuando nosotros vivimos para Dios y hacemos su voluntad vemos la bendición de Dios ¿Sabes lo que eso hace? Eso afirma nuestro corazón. Cuando nosotros dejamos de orar y dejamos de leer la Biblia nuestro corazón se comienza tambalear, a titubear, a dudar de Dios y después nos andamos lamentando de que nos salimos de la iglesia y de la voluntad de Dios. ¿Cuántos que regresan después de diez o veinte años les pesa y les duele haberse alejado de Dios? Ellos dejaron que su corazón se enfriara, se comenzara a ir de un lado para  otro, empezaron a escuchar otras doctrinas, a Cash Luna, a Walter Mercado, a Celia Cruz y a Paquita la del Barrio. 

Debemos de comenzar a leer más la Biblia y a afirmarnos más en la Palabra de Dios. Mientras Cristo viene plantate bien y afirma tu corazón.

3. Hay que estar en paz

Dice Santiago 5:8-9 “Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca. Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta.” Y 1 Tesalonicenses 3:12 dice “Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros.. en vez de estar peleando, de estarse echando tierra, en vez de estarse quejando y juzgando a los demás porque dice la Biblia no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta. Porque cuando alguien se queja muchas veces es porque está juzgando a otros. Cuando nos quejamos unos contra otros, le estamos diciendo al Señor ¿por qué a él le das más? ¿Por qué lo bendices más a él? y comienzas a juzgar, a criticar y a quejarte y esta queja a Dios no le gusta. Mateo 7:1-5 dice, No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.  ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. Dios nos llama hipócritas cuando estamos quejándonos, cuando estamos juzgando, cuando nos andamos peleando unos contra otros.

Mientras Cristo viene deja de quejarte, deja de pelearte, deja de juzgar a otros, deja de compararte con otros, porque empiezas a ser envidioso y codicioso y no estás en paz. Dios dice que debemos de estar en paz.

Dice en Juan 14:27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.Dios es un Dios de paz y él quiere que estemos en paz para con los hombres, en vez de estarnos quejándonos, comparándonos, y peleándonos

Hebreos 13:17 diceObedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso. La queja no aprovecha nada, no sirve de nada que nos andemos quejando. ¿De qué nos sirve estar quejándonos unos contra otro cuando sabemos que el Señor Jesús viene y que cuando él venga nuestras quejas no van a importar? 

En vez de estarnos quejando debemos de predicar; en vez de estar criticando deberíamos de estar predicando la paz de Cristo. Si hay algo que debemos de hacer mientras Cristo viene es hablarle a alguien mas de Cristo. Vamos a ir al cielo un día pero más gozoso que ir al cielo solo es ir al cielo con alguien más. Va a ser de mucha alegría y dice la Biblia que los muertos en Cristo resucitarán primero luego los que hayamos quedado seremos arrebatados en las nubes, pero ¿cuando seas arrebatado vas a llevar a alguien más contigo o con el que te estabas quejando y peleando se va a quedar en la tierra? Mientras Cristo viene debemos de estar en paz y eso también quiere decir que debemos de predicar paz, hablarle a alguien de Cristo.

No hay mejor manera de abundar en amor que predicar el amor de Cristo. Dice 1 Corintios 13:1-2 “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.” De nada sirve si tenemos toda la profecía y al final no hablamos de Cristo. De nada sirve que tengamos una fe en el cielo y en Dios pero no tuvimos amor por las almas. De tal manera que mientras Cristo viene hay que ser pacientes, hay que estar bien plantados y firmes, hay que tener paz unos para con otros y predicar la paz de Cristo.

Vista 157 veces. El día de hoy 1 veces.