El Error De Un Padre

El Error De Un Padre

El Error De Un Padre-Pastor Alejandro Córdova

La biblia nos cuenta con lujo de detalle la vida de Jacob, como nosotros sabemos la biblia nos dice que Jacob  fue padre de Isaac; la biblia dice que Jacob y Esaú eran hermanos, Jacob como su mismo nombre lo dice era tramposo, era engañador.

Dice la biblia que le compró la primogenitura y le robo la bendición de su padre a Esaú.

Cuando Esaú se dio cuenta de que alguien le había robado la bendición, prometió, juro matar a su hermano Jacob.
Dice la biblia que Jacob tuvo miedo y se fue lejos, con los familiares de su mamá y le pagaron con la misma moneda a él, cuando le engañaron al no darle a la esposa de la cual él se había enamorado.

Dice la palabra de Dios que Dios estaba bendiciendo a Jacob, todo lo que él hacía, era bendecido por Dios, todo prosperaba; al fin se dio cuenta Jacob, que de sus cuñados, todos los siervos de Labán e inclusive su suegro estaba celoso de él.

Génesis 31:1-3

“1 Y oía Jacob las palabras de los hijos de Labán, que decían: Jacob ha tomado todo lo que era de nuestro padre, y de lo que era de nuestro padre ha adquirido toda esta riqueza.

2  Miraba también Jacob el semblante de Labán, y veía que no era para con él como había sido antes.

3 También Jehová dijo a Jacob: Vuélvete a la tierra de tus padres, y a tu parentela, y yo estaré contigo.”

Génesis 31:13

“13 Yo soy el Dios de Bet-el, donde tú ungiste la piedra, y donde me hiciste un voto. Levántate ahora y sal de esta tierra, y vuélvete a la tierra de tu nacimiento.”

Génesis 33:18-19

“18 Después Jacob llegó sano y salvo a la ciudad de Siquem, que está en la tierra de Canaán, cuando venía de Padan-aram; y acampó delante de la ciudad.

19 Y compró una parte del campo, donde plantó su tienda, de mano de los hijos de Hamor padre de Siquem, por cien monedas.”

Jacob trato de justificar su desobediencia erigiendo un altar a Dios.
Génesis 33:20

“20 Y erigió allí un altar, y lo llamó El-Elohe-Israel.”

Jacob pensó que ya no habría ningún problema.

Génesis 34:1

“1 Salió Dina la hija de Lea, la cual ésta había dado a luz a Jacob, a ver a las hijas del país.”
Esto nos muestra que Jacob no estuvo poco tiempo en Siquem, que no era la voluntad de Dios; Dina quiso imitar a estas mujeres, Jacob no tenía autoridad moral para dar una orden a sus hijos.

Hay tres razones de por qué un varón pierde el liderazgo en su casa.

1.- Indolencia

Sabe que quiere decir eso: pereza.

Y hoy en día se acostumbra mucho eso, en la sociedad materialista que tenemos, se acostumbra que la mujer salga a trabajar, salga adelante, de que prosperé, que tiene derechos de lograr sus metas.

Pero la razón de todos estos pensamientos, es porque hay muchos hombres perezosos; que no quieren trabajar.

La palabra de Dios enseña que el hombre debe ser el proveedor, sustentador de su familia; así como Cristo lo es de la Iglesia. La palabra de Dios no enseña que la mujer debe salir y trabajar.

2.-Infidelidad

Usted no tiene que caer en adulterio para serle infiel a su esposa, con que usted lo piense su esposa lo detecta inmediatamente.

1 Corintios 7:3

“3 El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido.”

Se debe de cumplir con su deber conyugal, sino satanás puede tentarlos.

3.- Indiferencia espiritual

Sabe que en el terreno espiritual es donde más puede sobresalir; solamente leyendo, conociendo y practicando la palabra de Dios lo puede hacer.

Ninguna mujer que tiene a un varón de Dios como esposo tiene porque reclamarle algo.

En 1 Pedro Capítulo 3, la biblia nos cuenta de Sara, dice la biblia que llamaba a su esposo señor, se le cuadraba tan solo al verlo; como consiguió eso Abraham: dice la palabra de Dios que Abraham andaba con Dios, se le llama amigo de Dios a Abraham, todas las cosas que Abraham pedía Dios se las concedía; Sara veía todo lo que Abraham hacia, orando, pidiéndole a Dios y como Dios milagrosamente le contestaba. Por eso ella obedecía en todo a Abraham.

Jacob no tenía autoridad moral sobre sus hijos, Dina adopto las costumbres mundanas y perversas de las hijas  del país.

Dios ordena a las mujeres cristianas que se vistan con pudor, con modestia, con recato; como conviene a mujeres que profesan la piedad, tienen que ser diferentes a las mujeres mundanas; y no nada más cuando se viene a la iglesia sino las 24 horas del día.

Génesis 34:2
“2 Y la vio Siquem hijo de Hamor heveo, príncipe de aquella tierra, y la tomó, y se acostó con ella, y la deshonró.”

Si Dina en primer lugar hubiera estado en su casa sujeta a sus padres hubiera hecho esto Siquem; en segundo lugar si Dina se hubiera vestido como corresponde a una mujer cristiana,

¿Este hombre con esos ojos codiciosos hubiera pensado en la posibilidad de abusar de ella?

Al ser rebelde Dina y no estar sujeta a sus padres y a lo que ordena la palabra de Dios, eso fue lo que le paso. Dina se convirtió en una mujer mundana, a pesar de ser cristiana; una mujer carnal, una mujer casi como si fuera una mujer inconversa y todo empezó desde el error de un padre; Jacob desobedeció la palabra de Dios, casi la obedeció pero no la obedeció como Dios lo había dicho. Dina fue una hija carnal, una hija mundana, una hija que no hizo lo que la palabra de Dios enseña, que no obedeció a su padre precisamente porque su padre no había obedecido a Dios.
Este es el error que muchos padres están cometiendo hoy en día, no están obedeciendo la voluntad de Dios, no están haciendo lo que Dios dice, vamos a la iglesia y escuchamos la predicación; y no tomamos nada de esto en cuenta.

Hablar mal, murmurar de lo que se predico en la iglesia, eso es lo peor que usted puede hacer, porque sus hijos están escuchando; se dan cuenta de lo que la palabra de Dios enseña y de lo que usted está haciendo; ese fue el caso de Jacob, no termino ahí la triste historia.
Génesis 34:25
“25 Pero sucedió que al tercer día, cuando sentían ellos el mayor dolor, dos de los hijos de Jacob, Simeón y Leví, hermanos de Dina, tomaron cada uno su espada, y vinieron contra la ciudad, que estaba desprevenida, y mataron a todo varón.”

26 Y a Hamor y a Siquem su hijo los mataron a filo de espada; y tomaron a Dina de casa de Siquem, y se fueron.

27 Y los hijos de Jacob vinieron a los muertos, y saquearon la ciudad, por cuanto habían amancillado a su hermana.

28 Tomaron sus ovejas y vacas y sus asnos, y lo que había en la ciudad y en el campo,

29 y todos sus bienes; llevaron cautivos a todos sus niños y sus mujeres, y robaron todo lo que había en casa.”

¿Puede imaginarse actúen de esta manera? ¿Hijos de un padre y una madre cristiana?
Dice la biblia que mataron, que abusaron, que robaron; y todo esto empezó con papá desobedeciendo la voluntad de Dios, desobedeciendo la palabra de Dios.

Si Jacob cayó en ese terrible error, en ese terrible pecado; donde usted y yo no podemos caer.
Es hora de que recordemos todas las promesas que le hicimos a Dios, todos nuestros votos, así como Jacob y volvamos a Bet-el y le digamos al señor perdóname porque yo me quede en Siquem; creyendo que ahí iba a poder hacer tu voluntad, pero ya me doy cuenta de que ahí no es tu voluntad. Tengo que decirte que tú vas a ser quien mandes en mi vida.

Solamente la misericordia y la gracia de Dios pueden preservar a nuestros hijos de no meterse en problemas, pero mucho depende de que nosotros seamos obedientes al señor.

¿Es usted obediente? ¿Está haciendo la voluntad de Dios?

Deje que Dios haga su voluntad en su vida, crea en la palabra de Dios, obedezca lo que Dios dice.

Vista 21.832 veces. El día de hoy 3 veces.
2016-10-28T00:20:51+00:00 marzo 21st, 2015|Pastor Alejandro Córdova|1 Comment

One Comment

  1. Tere Guerreño 25 agosto 2015 at 11:28 pm - Reply

    K Dios los bendiga grandemente

Leave A Comment