Masculinidad Bíblica: La Herida Paternal

Efesios 1:1-6

1 “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Efeso:

2 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,

4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,

5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,

6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado,”

Si has notado, los hombres y las mujeres son bien diferentes y eso es bueno. Una de las diferencias es que cuando un hombre tiene una cicatriz es algo bueno, nos jactamos de nuestras heridas. Tengo una por dos golpes de fútbol americano que me dieron en mis tiempos y sí me gustan esas heridas, pero aparte de eso sin lugar a dudas porque cada hombre fuimos engendrados por un padre imperfecto hay otra herida en silencio que se llama ‘’La herida paternal’’ y gracias a Dios por hombres que han leído la Biblia, han tomado en serio el mandamiento de Dios, de instruir al niño en su camino para que cuando fuere viejo no se aparte de él. ¿Cuántos hombres han visto en la tierra que ellos mismos han sido ese Abraham criando a su Isaac en el camino de la fe? Pero por tantos hombres que ahí existen y han sido fieles, presentes y amorosos, también hay padres ausentes, distantes y crueles y ellos han criado a todo ser humano. 

Todos hemos sido afectados por la manera en que hemos sido criados en nuestra niñez y mi idea es alzar los ojos de cada uno de nosotros arriba y que encima del ejemplo imperfecto de nuestros padres terrenales, coloquemos la vista sobre aquel Padre perfecto que ha estado en todo el proceso, moviendo en muchas circunstancias para que fuéramos adoptados hijos suyos. 

Hay hombres que llevan una herida, no solamente llevan la cartera, las llaves, también llevan esa herida paternal en silencio y tenemos que hablar de eso para identificarlo y luego para que el Padre celestial lo sane. Primeramente quiero mencionar a:

Padres de omisión 

Ellos afectaron nuestras vidas no tanto por lo que hicieron, sino por lo que no hicieron y quiero mencionar cuatro tipos de padres de omisión.

  • El padre que nunca estuvo

Hay personas que si su papá entrara al templo, no sabrían quién es porque él les engendró, era suficientemente hombre para engendrar, pero suficientemente cobarde para criar y quizás le han dicho que allá en otro pueblo tiene otros hijos y está envuelto en sus vidas pero en la suya no, pero es el padre que nunca estuvo y su ausencia le ha marcado fuertemente hasta la fecha.

  • El padre que estuvo y se fue

El dejó a tu mamá por otra mujer, tal vez las presiones de la vida eran demasiadas pesadas para él así que se desapareció, simplemente se levantó, agarró sus cosas y se fue y dejó una casa vacía, una silla vacía en la mesa y un vacío en tu corazón y hasta la fecha eres marcado por el papá que estuvo y se fue.

  • Ausente pero presente

Es el papá que visita de vez en cuando. Quizás tuviste esta clase de papá en tu vida. Siempre los visitantes son de bendición. Cuando el plomero viene arreglar la tubería, cuando no hay luz viene el electricista arregla las cosas, es una bendición que otros hombres visitan, pero cuando el papá solamente viene de visita es una maldición y típicamente está clase de hombre por la culpa que trae en la mente por no estar ahí a lo diario trae muchos regalos, viajes a Disneyworld, aretes de oro, siempre llega con un bate de beisbol para su niño y siempre que visita el niño está pensando: “Está vez papá se va quedar’’, pero es el papá ausente pero presente.

  • Presente pero ausente

Es el papá que vive en la casa, viene cada día a la misma hora, es un hombre fiel al trabajo, está muy envuelto con los obreros de su trabajo, pero cuando llega a casa come y se desaparece, no está emocionalmente o espiritualmente envuelto en la familia.

Estos son los hombres de omisión que van dejando heridas profundas en los corazones de sus hijos. Ahora, hay padres también de comisión y ellos marcan nuestras vidas, hieren nuestras vidas por no tanto lo que no hicieron, sino por lo que hicieron. En este mundo perverso tantos padres crueles, borrachos le pegan a sus hijos, abusan de sus hijas, hacen muchos males e introducen mil maldades en sus propios hogares y aunque esos momentos pasan, las memorias se nos han pegado por padres de comisión.

Hay padres de omisión y comisión que dejan en nuestros corazones una herida que tenemos que identificar, una herida que se llama ”La herida paternal’’ y esta es mi pregunta ¿Qué pasa a los hijos de hombres así? A hijos de padres de omisión y comisión, pues los hombres reaccionamos de diferentes maneras porque somos diferentes y la pasividad y la agresividad surgen. De hecho, hace años atrás en el estado de Florida hubo un joven que era sobresaliente en el fútbol americano, ganó el campeonato estatal y en eso vinieron los de la prensa y le querían preguntar su secreto de porqué era tan bueno y sí, él corría rápido por su fuego para ganar, pero también cuando respondió la entrevista de la prensa, habló francamente y dijo: “Mi papá nos dejó cuando era niño y este es el único lugar donde yo puedo sacar toda mi agresividad.’’ ¿Qué estaba haciendo ese joven? Estaba imaginando la cabeza de su papá sobre todos los contrincantes, pero hay muchos jóvenes que no tienen esas salidas para su agresividad y ¿dónde están ahora? en pandillas, son violentos y crueles y van repitiendo la misma historia que vieron en su papá.

La siguiente manera en la que los hombres tratan su herida paternal es la adicción. Papá no está, pero como el resto de la vida tienen que probarle a él que son alguien grande sin necesidad de él, ellos llegan a ser adictos al trabajo y quieren ser los mejores, ganar más que otros, quieren poner su nombre y apellido sobre un negocio o edificio con la esperanza de que un día su papá maneje por ahí y se de cuenta que logró ser alguien sin él. Un peleador de jaulas en EEUU se esforzaba en ser el mejor y un día ganó, le pusieron un cinturón de oro, le pusieron un micrófono delante de él y la primera cosa que dijo fue “¿Ves papá? Te probé que pude sin ti.’’ Hay hombres que tal vez no son peleadores de jaula pero en su mente están trabajando para probar a su papá que llegaron a ser mejores que él.

Hay otros hombres que tristemente llegan a ser muy pasivos. Sus padres les han herido con comentarios, con ausencias y esa crueldad deja una marca dentro de ese hombre que ellos piensan: “No soy un hombre verdadero.” Ellos nunca se casan, nunca se comprometen, nunca se establecen en alguna carrera o trabajo porque ellos tienen la voz de sus papás en su cabeza que les dice: “No eres nada, ni lo serás nunca.”

El papá de David era deportista y él no. David era cristiano y le gustaba más leer la Biblia y venir a la casa de Dios, pero su papá aparte de ser un hombre deportivo era muy agresivo. Entonces, esto era una receta para que David sintiera que no era suficientemente hombre porque no jugaba deportes como su papá. Una noche cuando David era niño vio que sus padres estaban discutiendo en la cocina y por  defender a su mamá, su papá explotó en coraje y le dijo: “Siempre eres y siempre serás niño de mamá.” Ahora él tiene 20 años y ya no es niño, pero esas palabras marcaron su vida, nunca se ha sentido como un verdadero hombre, no tiene confianza con las mujeres, por eso no se ha casado y tampoco se ha establecido en ninguna carrera. La reacción de algunos hombres es agresividad, adicción al trabajo y pasividad en otros casos.

Por último, las adicciones, un escape de fantasías a otra dimensión para olvidar el dolor que sienten en la dimensión donde tienen que vivir, es un escape temporal de una hora, medio día consumiendo piedra, alcohol, marihuana para olvidar las heridas y dolores que fueron causados por otras personas. Si es tu papá la razón de que estás escondiendo esos dolores te tengo noticias, 75% de jóvenes que están en centros de rehabilitación tienen algo en común: ellos no tuvieron un padre y sospecho que los otros 25% tuvieron un padre que no estaba muy envuelto en su vida. Estoy diciendo que hay miles de hombres como adultos que tienen 30, 40 o 50 años y pensaríamos que se han olvidado de esas cosas, pero cargan esa herida el resto de su vida y en muchas maneras, y ¿vamos a quedarnos solamente pensando en eso? No, porque la Biblia es un libro que siempre nos menciona como el hombre lo arruina y como Dios lo arregla.

Vamos a examinar la gloria y la belleza y el trato del Padre celestial para con nosotros porque encima de las fallas de padres terrenales, hay un amor sempiterno de un Padre celestial y vamos a considerar algunas cosas como su gracia, su gloria, su voluntad para que estemos libres, para que en lugar de vivir pensando en lo que nuestro padre terrenal nos hizo, vamos a pensar en lo que nuestro Padre celestial ha hecho por nosotros.

Aun cuando tengo 44 años me gusta que mi mamá me diga ‘hijo’ y aunque eres es un hombre con barba, con canas también hasta la fecha te gusta que tu papá te diga ‘hijo’. Oigamos al Padre celestial decir: “Hija o hijo, tengo algo para decirte.’’
En Efesios 1 nos muestra varias verdades que tenemos que considerar y quiero ayudarte a procesar tu herida paternal, porque todos tenemos alguna en alguna manera porque no fuimos creados por padres perfectos, la primera cosa que quiero decir según los versículos 4 y 5 “según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,” Sé que esto es una serie de masculinidad, pero este sería un bonito momento para que toda dama cristiana también ponga atención, porque hay mujeres que tienen lesiones bien profundas en sus vidas por un padre y es tiempo de que alces la vista. El problema con muchos retiros y conferencias de mujeres es que sus temas son “Cómo llegar y que Jesús te diga que eres bonita’’ lo que tú necesitas es teología profunda, lo que necesitas son verdades que te van a anclar en Cristo, yo sé que recetas son buenas, convivir es bueno para las mujeres, tomar un té y quién sabe qué más hacen las mujeres pues no soy una, esos retiros son de beneficio, pero lo que necesitas hermana en Cristo en un mundo de tanta incertidumbre, es la certeza de la gracia de tu Padre celestial en tu vida, lo que yo leo en los versículos 4 y 5 es que en todos los fracasos de nuestro padre terrenal, el Padre celestial estaba planeando su momento de adopción para con nosotros.

¿Qué es una adopción? Cuando un hijo nace en una familia, pero otra familia mira su condición y lo toma como parte de la suya propia y se responsabiliza de todo lo que necesita para ser criado. Lo que quiero decir, es que todos por naturaleza no nacieron en el equipo correcto, o sea, en la familia correcta, aún Jesús dijo a la gente más religiosa de sus días que eran hijos del diablo; es una mentira que la gente dice que todos somos hijos de Dios. Todos nacemos hijos del diablo, él es mentiroso y nosotros somos mentirosos desde el principio, nadie nos enseñó a mentir, pero nosotros ya éramos expertos en eso, nacimos en la familia del diablo, la Biblia dice: “Su boca está llena de maldición y amargura’’ ¿A cuántos nos queda ese versículo como guante a la mano? Maldición de maldad y amargura. La Biblia dice “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios.” (Rom. 3:23)Cada hombre en nuestros pensamientos y acciones hemos probado por naturaleza que nosotros nacemos en la familia del diablo como pecadores y que necesitamos un cambio de familia y esta iglesia está llena de gente imperfecta, pero sabemos que ahora estamos en la otra familia, el Padre celestial nos ha adoptado. Antes de que nacieras hubo un plan divino para tu momento de adopción, antes de que la primera estrella se pusiera en el espacio, antes que la tierra empezara a dar vueltas, antes que los océanos existieran, antes de la fundación del mundo, antes de tus fracasos, antes de las heridas que tu propio padre te causó, Dios ya estaba planificando tu momento de adopción y Dios quiere decir algo a ti si no eres cristiano, si no has entregado tu vida al Señor Jesucristo, eres un pecador malvado, condenado rumbo al infierno para estar con tu padre (Satanás) un infierno donde la gente muerde su lengua y maldice el día en que ellos nacieron. 

Lo que quiero decir es que tu presencia hoy no es suerte, no es arbitraria, no es casualidad pero encima de todas esas cosas hay un plan glorioso, por el puro afecto de Su voluntad, nada de esto es por accidente. ¿Cuántos en nuestras adicciones, en nuestra vida pasada casi besamos la muerte en varias veces? ¿Por qué estás aquí hoy respirando oxígeno con un corazón que está latiendo miles de veces al día? Lo que quiero decir es esto: la razón de que el intento de suicidarse no funcionó, que el alcohol no clamó tu vida y que esta misma iglesia existe es por el puro afecto de la voluntad del Padre para traerte a un momento de adopción.

Después de que yo fui salvo a los 18 años, pensé cuántos detalles y eran como cien detalles que tenían que quedar en orden perfecto para que yo escuchara el evangelio y gracias a Dios lo que no supe todo el tiempo es que aunque mi padre terrenal nunca me habló de la Biblia, un Padre celestial me estaba trayendo a un momento de adopción. En todos los fracasos de nuestros papás, el Padre celestial estaba planificando nuestro momento de adopción. Nadie tuvo que recordarle a Dios que te amara, salió de él y si somos hijos de Dios no es por lo bonito que somos, somos hijos de Dios por el puro afecto de Su voluntad, el pecado oscureció nuestra vista, nos hizo enamorarnos del pecado e hizo chuecas nuestras decisiones y nuestra voluntad, pero en la bendita voluntad de él, Cristo vino a la tierra, derramó su sangre, resucitó. Nada fue por suerte sino por la voluntad de Dios, nada fue arbitrario, nada fue por suerte, fue por la voluntad de Dios.

Hay hombres que por ser hombres no nos gusta llorar, pero podemos soltar esas lágrimas de gozo sabiendo que nuestros fracasos y de nuestro papá, el Señor estaba poniendo esa mesa para que comieras del pan vivo de Cristo, no se basa en tu comportamiento, sino en amor. Necesito recordarte que en el versículo 5 dice: “En amor habiéndonos predestinado’’ Antes que aparecieras en el vientre de tu mamá, aunque Dios sabía que ibas a ser un violento, un drogadicto, un desastre, Dios en su amor ya estaba planificando el día y tu momento de adopción, necesito decirle algo que quizá no quieres aceptar, algo que no quieres pensar mucho, pero el mismo día que tu padre terrenal salió por la puerta y nunca regresó, tu Padre celestial estaba viendo todo y él tenía el momento ya planificado de tu adopción como hijo. Nada fue un accidente y quiere decir que todo el dolor de la crueldad, ausencias y fracaso de tu padre terrenal que te han causado y hecho buscar el amor, lo puedes encontrar en Cristo crucificado. “Mas Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros’’ (Rom. 5:8). Quiere decir que cuando tu pecado te trajo al lugar más profundo hasta maldiciendo el nombre de Dios por la infancia que tuviste, encima de todo esto en amor el Padre Celestial ejemplificado es un hombre como Michael mi amigo en EEUU, siendo hijo único tuvo un padre muy cruel y fue muy abusivo, nunca lo aceptaba y siempre lo insultaba, se sentía como un animal y no como un hijo. Mike es un hombre que me contó que en sus años de universidad llegando las vísperas de navidad quería comprar algo especial para sus padres. Ellos eran siempre de comer y luego ver la televisión, él sabía que tenían una televisión muy antigua, así que pensó en ahorrar estando aún en el colegio para comprarle a su papá una televisión más nueva, la compró y esperaba como cuenta regresiva en la mente el día en que por fin le presentaría algo a su papá y escucharía: “Gracias hijo, te amo.”.Llegó el día de navidad y este regalo estaba debajo del árbol navideño y su papá lo abrió y su primer comentario que dijo fue “¿Cómo podrías ser tan estúpido de comprar esto? Nunca cabría en nuestra recamara.’’ Pero encima y arriba de la crueldad de su padre terrenal, un hombre llamado David Mayers vino por la voluntad de Dios y plantó una iglesia en la misma calle donde Mike fue criado. Él se acercó interesado a mostrarle el amor que nunca tuvo en su casa y lo que quiero es que si no encontraste amor en tu casa, hay amor en la casa de Dios, y así Mike fue a varias actividades y en 1995 en esa misma recámara donde él se escondía de su papá, conoció a su Padre celestial y recibió a Jesucristo como su salvador, pregunto ¿Esto es suerte o coincidencia? Esto es la voluntad de un Padre celestial que estuvo planificando el momento de adopción desde antes, su vida no es por accidente, hay un Dios en el cielo buscándote hombre.

Dice Efesios 1:6 “para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado.” La segunda cosa que significa como cristianos es que no trabajamos para la aceptación del padre sino desde la aceptación del Padre. He contado esta historia y es de un muchacho que no le importaba a su padre lo que hacía pues nunca lo felicitaba, nunca le dijo ‘“Buen trabajo, estoy orgulloso de ti.” Fue un joven que en sus tiempos fue sobresaliente en el fútbol americano en los EEUU y se le ofreció una beca a este muchacho para jugar en la liga más alta de la universidad, era de los mejores y después de 4 años de éxito en la cancha, disciplinándose y pensando en todas las reglas de su papá, los vaqueros de Dallas lo escogieron en la segunda ronda de la selección y esos son los mejores jugadores. Cuando él llamó a su papá para decirle que iba ser uno de los vaqueros de Dallas en la segunda ronda, su papá respondió: “¿Cómo se siente ser segundo siempre?’’ 

Quizás tuviste el papá militar que nunca supo quitarse la cachucha de comandante y ponerse la cachucha del papá, te trató como soldado en lugar de hijo, nada era lo suficiente para él, nada le provocaba decir: “Buen trabajo, estoy orgulloso de ti hijo, te amo’’ y quiero decir que hay que levantar nuestros ojos encima de ese trato y en lugar de poner la imagen de un padre imperfecto, tenemos que leer la Biblia y ver como es el Padre y saber que somos aceptos pero aceptos en el Hijo amado, lo que Pablo está haciendo, nos está llevando a Mateo 3.16-17 que dice: “Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.” Dios Padre interrumpe la cena para que la gente entendiera quién era su Hijo, no fue un pensamiento ni un sentimiento sino unas palabras que afirmaron diciendo: “Este es mi Hijo amado, en quien yo tengo complacencia.’’

Jesús todavía no había vencido a Satanás en el desierto, esto es en el siguiente capítulo, él todavía no había sanado a los leprosos, todavía no andaba en el agua, no había dado vista a Bartimeo, todavía no había interrumpido el funeral de Lázaro con su gracia de resurrección, todavía no se habían doblado rodillas en el Getsemaní para estar dispuesto a beber la copa de la ira de Dios, todavía no había sido crucificado en obediencia, todavía no se había quedado muerto por tres días y tres noches y todavía no había aparecido vivo, todavía no había ascendido a la diestra del Padre pero ya había sido amado, antes de hacer todas estás cosas, así que Dios estuvo contento con Jesús, así que no trabajó Jesús para una aceptación, sino que trabajó desde una aceptación con el Padre ¿Lo crees? ¿Qué significa eso? No lo sabemos hasta Efesios 1:6 “para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado”

Dios nos hizo aceptos en el Amado, si todavía estás dudando aquí encontramos Efesios 2:4Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,”

El amor humano es muy condicional, es un amor ganado; el amor celestial es lo opuesto. La Biblia dice que Él nos amó primero, somos salvos no porque lo amamos, sino porque él en amor primeramente y en ese amor somos aceptos. No estamos trabajando para recibir una identidad, estamos trabajando porque la recibimos en el Hijo amado.

Hay muchas instrucciones en el libro de Efesios que debemos llevar a cabo como no tomar vino y ¿cuántos han intentado no tomar y no pueden? Están pensando que si no toman, entonces Dios los va aceptar; si salen del cristal Dios los va aceptar y no funciona de esa manera, es que el poder para salir de las adicciones no es por lo que hacemos, es por la identidad que Cristo nos ha dado. ¿Cuántos hombres y mujeres pueden decir: “Soy muy imperfecto, pero he confiado en esa gracia”? Según Efesios 1 recibes el mismo tratamiento que Cristo porque estás ahora en él, no sé que has hecho en tu vida, pero igualmente como el Padre dijo este es mi Hijo amado y ahora eres acepto.

Un mensaje que tengo que predicar a mí mismo es que tengo que regresar siempre a la cruz del calvario, tengo que regresar a esos clavos y a esa sangre y deleitarme en que un pago se hizo por Cristo Jesús a mi favor y que Dios no solamente me perdonó como criminal, me tomó como hijo y lo que hago ahora no es para impresionarle o saciarle, nunca podrían pues mis obras buenas son como trapo de inmundicia, y la gasolina en ese motor que nos va llevar como iglesia muy lejos, es esta gracia. No hagas esto por favor, no humanifiques a Dios. Dios hizo al hombre, pero no podemos comparar el amor de nuestro padre terrenal. Nunca inicias tu identidad con tu padre terrenal, sino que te deleites en la identidad que tu Padre celestial te ha hecho acepto en el Amado.

Significa que el Padre es fiel y nunca va abandonar su obra en nosotros. Efesios 1:4 dice: según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,”

Tengo una pregunta a los cristianos que oímos domingo tras domingo la palabra de Dios, ¿Cuántos de ustedes se atreven pararse y decir ‘’Hermano Kevin yo por fin lo logré, soy santo y sin mancha’’? ¿Hay alguien que no maneja sin malos sentimientos por los otros que no saben manejar? ¿Cuántos de nosotros no coloreamos la verdad diciendo medias mentiras esta semana? Tenemos pensamientos impuros y no creo que ninguno pueda jactarse en la práctica y decir: “Yo soy santo y sin mancha.’’ Pero si estamos en Él vamos a estar en su presencia y quiere decir esto: como alfarero experto, Dios nunca nos ve como el barro sucio que somos, sino que ve la joya de nosotros que el va hacer y lo que quiero decir es que el Padre nunca va abandonar su obra.

Efesios 1:9-10 dice: “dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.” Y el versículo 3 dice: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.”

Esto quiere decir que ahora que pertenecemos a Dios y le hemos confiado como salvador somos embajadores. Un embajador es alguien que vive en una tierra pero su ciudadanía es en otra. Mis pies están en está tierra sucia y si confieso que me ensucio en el proceso, pero mi ciudadanía está en un lugar limpio donde Dios en el cumplimiento de los tiempos y si leo correctamente Mateo 24 con todas las cosas que pasan estamos a menos de un domingo más cercano a su venida que éramos hace una semana y algún día tú que tanto te frustras y recaes en el suelo, pensando que no puedes pero el justo cae siete veces y se levanta porque tiene un Padre que nunca le abandona, es su obra. Si me permite ser honesto les confieso que en mi casa cuando algo se tiene que arreglar es Hannah Taylor la que lo hace porque soy horrible arreglando cosas y eso me hace sentir medio no masculino porque el hombre es el que debe agarrar el martillo, pero si lo hago termino rompiendo todo y mi esposa lo sabe, eso no debe ser. Mi padre es ingeniero en Michigan donde están las tres grandes compañías: Ford, Chrysler y GM. Mi padre trabajó toda la vida como ingeniero diseñando autos, ayudaba a diseñar convoyes, lo que eran los aviones y recuerdo como niño en la casa de mi papá en el sótano estaba lleno de modelos a escala que se tenían que ensamblar y yo los miraba pensando ‘’Quiero saber cómo’’ pero mi papá nunca me enseñó a trabajar así, pero el Padre celestial es diferente pues siempre está trabajando y nunca nos va a desechar ni dejar, ¿Has llegado a la iglesia con vergüenza por algo que pensaste, hiciste o no hiciste? y esa molestia del Espíritu Santo y esto es parte del paquete del evangelio en que el Padre celestial nunca te va dejar así como eres, su obra es perfecta.

Dios con esto quiere decir que estamos en el proceso para ser más como Jesús y esto quiere decir a ti que eres papá, eres hijo de un hombre y ahora papá de otro y no tienes que repetir la misma historia, porque te guste o no, tu cristianismo va a casa eventualmente y gracias a Dios nosotros no dejamos al Espíritu Santo en el templo, vamos a casa y el Espíritu Santo con su fruto que es gozo, amor y paz, pocos vimos eso en nuestros padres, pero nuestros hijos deben ver gozo, amor y paz en nosotros y gracias a Dios tú y yo no tenemos que ser el mismo con la misma naturaleza humana y pecaminosa a través del Espíritu Santo obrando y podemos ser semejantes a Jesús. La Biblia dice que seremos como Él, porque lo vamos a ver tal y como es, veremos esas heridas, sentir el abrazo de él, si piensas que el cristiano muere y hay un misterio estás mal, Lázaro murió y él tuvo un encuentro personal con dos de los ángeles de Dios que le dieron la mejor jornada derecho al Padre Celestial.

Efesios 2:6-7 dice: “y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.” No tienes que ser igual porque tienes acceso, no tienes que ser el mismo pobre en amor y paciencia, el mismo iracundo, el mismo violador, ausente, irresponsable, ¡NO! Tienes ahora acceso a Cristo crucificado y todas las riquezas necesarias para tu vida cristiana y si entiendo correctamente el libro de Efesios; mi cristianismo va a casa conmigo.

Dice Efesios 6:4 “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” ¿Cuántos hombres necesitamos dejar de hacer enojar a nuestros hijos por nuestras reacciones o hasta golpes, por esos favoritismos? La razón de que favoreces a un hijo más que a otro es que estás emanando de tu corazón un humano y condicional porque Jesús dice que hasta los publicanos aman a quienes les hacen favores, pero el hijo que te hiere y ofende es el que más necesita de tu amor y atención. La manera de hacer todo esto es la llenura del Espíritu Santo de Dios, en mi hogar hemos sido amonestados a predicar, cantar y ganar almas llenos del Espíritu Santo, pero también necesitamos ser padres en la casa llenos del Espíritu Santo y tenlo por seguro que Dios nunca va abandonar la obra hasta que un día estés en su presencia.

Muchos años después mi amigo Mike, quien no tuvo papá que le amara, no tuvo su cariño y ahora ha nacido su hijo y no está repitiendo la misma historia, ahora él está con su esposa y con una sonrisa con su familia, te quiero leer lo que él escribió en una publicación el 13 de Septiembre: “Estoy muy impresionado con mi hijo, subió una montaña de 6,000 metros este fin de semana para unas mini vacaciones en tiempo real.’’ Es diferente por la gracia de Dios y por su gracia hombre no eres sentenciado a repetir la misma historia que viste en tu niñez. Ahora para concluir las aplicaciones son:

  • Puedes tener está gran relación con el Padre celestial, hay hombres que son nuevos y están curiosos del cristianismo y Dios, pero aun no le conoce, se pregunta cómo puede desarrollar está relación. 

Efesios 1:14 dice: “que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.” En el capítulo 2 habla de esa gracia como fundamento de nuestra salvación, esto no es por nuestra religión, buenas obras, bautismo o sacramentos, o repartir muchas atalayas, el cimiento de nuestra salvación no es nuestra obra para Él, es su gracia para con nosotros.

Dice Efesios 2:8-9 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” Nos mintieron totalmente en nuestra religión paternal, nos dijeron que teníamos que hacer y hacer, persignarnos y bautizarnos, echarnos agua bendita para agradar a Dios y eso es una mentira total, porque por gracia somos salvos por medio de la fe.

Una casa estaba encendida totalmente en una noche, el humo estaba rompiendo vidrios y llenando la casa, un niño estaba en la segunda planta y su papá se había escapado pero se dio cuenta que su hijo estaba adentro, pero escucha la voz de su niño gritando y le dice: ‘’Brinca, te voy atrapar’’ pero el niño no podía verlo, el padre dijo “Brinca, aunque no me puedes ver yo sí puedo verte a ti’’ y el hijo por fe tuvo que confiar, algunos hombres no quieren confiar en nadie, porque la vida les enseñó que no, pero hay alguien que merece tu confianza y es el que te está prestando oxígeno para que respires, el que a pesar de tus rebeldías permitió que no terminaras muerto, confía en la obra hecha por Cristo a tu favor, has sabido de Él y es tiempo de conocerle, le conocemos por fe. Las fallas de tu padre terrenal te orientan hacía las perfecciones de tu Padre Celestial

¿Cuántos guardamos rencor hasta de un hombre que ya está sepultado? guardamos rencor y si tuviéramos la oportunidad pensamos lo que le diríamos a ese hombre. Los padres terrenales son pecadores, el Padre Celestial es Santo en todo aspecto, padres terrenales son egoístas pero el Padre Celestial es amoroso, eso es lo que quiere para nosotros y si perteneces a Cristo tienes todo el derecho de abrazar todo lo que tienes en Jesús.

  • Sé un instrumento para que tu padre terrenal conozca a tu Padre celestial, es muy probable que eventualmente tu padre terrenal te va buscar aun si te abandonó, es muy posible que por mensajes, por facebook, presencialmente y lo que quiero decir está en Efesios 4:23 “y renovaos en el espíritu de vuestra mente.” Nuestra mente es vengativa, corrupta, es un drenaje de pensamientos de que me hicieron y voy a hacer pero Dios cambia la mente. 

Efesios 4.31-32 dice: “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.”

Eso es lo normal en nosotros, es normal querer decir lo que estamos pensando pero debemos ser benignos unos con otros. La salvación en la gracia de Dios, no solamente fuimos perdonados pero recibimos la capacidad de perdonar.

Mike y yo tenemos conversaciones de vez en cuando y me dijo que su papá hace algunos cuantos años estuvo con problemas de corazón y me rogaba que orara por su padre para que no muriera de ese problema cardíaco y orara por su salvación. 

Hay dolor y muchas memorias malas, pero renuévate en el espíritu de vuestra mente. Si tu papá regresa a tu vida no le recuerdes lo que te hizo a ti, recuerdale lo que el Padre celestial hizo por ti. Yo recibí una llamada de mi papá en junio. Tengo cuatro años sin ver su rostro, aunque he estado en la misma ciudad que él y con muchas oportunidades, las últimas palabras que escuché de mi papá fueron: “Jamás me hables” y colgó, pero mi oración anoche y toda esta semana es “Dame un espacio cuando mi papá esté en sus últimos días para decirle cuanto le amo.’’ Los ojos deben estar puestos en Jesús, mujeres también les aplica, los ojos puestos en Jesús, abrazate del amor del Padre celestial y trata así con tu herida paternal.

Vista 136 veces. El día de hoy 1 veces.