El Nacimiento de Cristo

Mateo 1:1-16

1 “Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.

2 Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, y Jacob a Judá y a sus hermanos.

3 Judá engendró de Tamar a Fares y a Zara, Fares a Esrom, y Esrom a Aram.

4 Aram engendró a Aminadab, Aminadab a Naasón, y Naasón a Salmón.

5 Salmón engendró de Rahab a Booz, Booz engendró de Rut a Obed, y Obed a Isaí.

6 Isaí engendró al rey David, y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías.

7 Salomón engendró a Roboam, Roboam a Abías, y Abías a Asa.

8 Asa engendró a Josafat, Josafat a Joram, y Joram a Uzías.

9 Uzías engendró a Jotam, Jotam a Acaz, y Acaz a Ezequías.

10 Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amón, y Amón a Josías.

11 Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, en el tiempo de la deportación a Babilonia.

12 Después de la deportación a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, y Salatiel a Zorobabel.

13 Zorobabel engendró a Abiud, Abiud a Eliaquim, y Eliaquim a Azor.

14 Azor engendró a Sadoc, Sadoc a Aquim, y Aquim a Eliud.

15 Eliud engendró a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob;

16 y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo.”

Esta noche es navidad y vamos a ver sobre ese gran momento cuando la deidad se hizo humanidad. Nosotros creemos que Jehová Dios se envolvió en un cuerpo no de un gran adulto fuerte, sino de un bebé y no en un palacio sino en un establo y gracias a Dios por aquel que en un mundo de mentiras nació como verdad; no mandó un gran general o comandante; no envío un misil para destruir la humanidad pero envió un bebé vulnerable y las galaxias que Cristo había creado, eran testigos de la gloria de ese niño nacido en Belén pero esa gloria fue escondida de los hombres.

Estoy seguro que en Belén el mismo día que el Dios encarnado estaba dormido en una cama de paja hubo personas que ni lo supieron, no tenían ningún efecto sobre ellos, los dueños de los mesones tenían sus ganancias y todo el mundo marchaba cómo si nada hubiera cambiado, tenían sus conversaciones sobre el gobierno, sobre el clima, sobre la economía, los niños comieron su desayuno, mientras que el Hacedor de las estrellas durmió bajo ellas, pero bendito sea Dios que humildes pastorcitos supieron del gran momento y dejaron todo para observar y gracias a Dios hoy en esta noche no vamos a estar solamente en nuestros quehaceres y costumbres pero vamos a contemplar la gloria de Dios encarnado. Tal vez eres como un Herodes que sabe de Cristo pero no quieres que Él invada tus planes y por eso no tienes mucho tiempo para irlo a buscar y mandas a otros en lugar tuyo. Quizás no es prioridad Jesús en tu vida pero quiero animarte a ser como esos pastores. Qué manera de terminar el año estando cerca, alrededor y apreciando el gran amor que Dios nos trajo en la persona de Cristo.

Y si tú no conoces a Cristo hoy puede ser navidad de navidades, puede ser el día especial en tu vida en que Cristo no solo nació en un pesebre sucio, sino en un corazón sucio y oscuro el tuyo, y hoy puede ser un día inolvidable en que tus pecados se pueden transferir a la cuenta de Cristo. Qué gloriosa persona tenemos en Cristo Jesús.

Él es el único que a veces estaba cansado pero ha dado descanso a millones que han confiando en él, que a veces hambriento pero ha llenado siendo el pan vivo los corazones de la multitud que lo siguen, siendo él verdad lo acusaron cómo engañador, varón de dolores pero nos ha dado un gozo inexplicable, una gloria incontrolable. Gracias a Dios por Jesucristo que murió por darnos vida y gracias por la vida en abundancia. No hay otro como él, el único que nació por un milagro, él nació de una virgen y subió para sentarse a la diestra de Dios. ¡Qué salvador tenemos para celebrar! 

1.Un prodigio del Espíritu.

Mateo 1:18 dice: “El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, e interesante porque vivimos en una sociedad que redefine lo que es boda y matrimonio y cualquiera que no es casado y tiene hijos no le importa, pero en esa sociedad no haberse unido en matrimonio quería decir que la pareja no había expresado ese amor de intimidad y la Biblia dice “antes que se juntasen,”  Entonces si no se habían unido para producir un niño ¿cómo es que Cristo nació? “se halló que había concebido del Espíritu Santo.” El nacimiento de Cristo fue un prodigio del Espíritu Santo.

¿Quién hará limpio de lo impío? Nadie puede sacar de lo inmundo, de lo pecador algo santo y limpio. Pecadores producen otros pecadores. La ley de la procreación desde Génesis que cada quien produce según su género, dos cebras van a producir una cebra, dos elefantes un elefante, dos pecadores otro pecador, pero bendito sea Dios que dos pecadores no se juntaron para traer la esperanza que el mundo tanto necesitaba.

Si has leído Mateo 1, la familia de donde nació el Señor Jesucristo es el ejemplo perfecto de una familia disfuncional, leo del versículo 1 al 16 y me doy cuenta de que esta familia está llena de maldad. Todos tenemos ese tío loco, que siempre llega borracho, tenemos familiares locos, pero Dios no escondió lo malvado, lo triste, lo pecaminoso de la familia disfuncional, de dónde salió el Señor Jesucristo. Dice el versículo 3 “Judá engendró de Tamar a Fares” Qué historia tan fea, de que Dios tuvo que matar a los dos hijos de Judá, es una situación de cosas que ni siquiera queremos mencionar, pero Dios nos enseña de una situación vil que era común y no solamente Judá es un personaje escondido toda la tribu se nombra por él. Su nuera Tamar se viste como prostituta, le seduce y la toma como prostituta, no cuida para nada la situación, llega después y dice “vamos a quemarla” y la convicción entró por la situación y hablando de prostitucion otra prostituta sale en el versículo 5 Salmón engendró de Rahab a Booz y cuando tu piensas que esa familia es muy trágica encontramos no solo prostitucion, sino adulterio y homicidio dice el versículo 6 Isaí engendró al rey David, y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías.” 

Luego menciona al rey Asa que murió por una enfermedad en los pies por su rebeldía e incredulidad y después en el versículo 9 menciona al rey Uzías que tuvo que vivir miserias en sus últimos días a causa del orgullo que entró en su corazón. El versículo 10 dice: Ezequías engendró a Manasés, quien había hecho más maldad en Jerusalén que cualquier otro rey, tan vil era esta familia que Dios tuvo que mandarlos a otra nación en el tiempo de la deportación a Babilonia. Dios no esconde en nada esta vergüenza de la familia de donde salió el Señor Jesucristo porque pudiéramos haber leído Juan 1:1-2 que dice “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios.” Pero Dios nos enseña por esta genealogía tan fea, tanta vergüenza en la familia de donde salió un ser tan Santo porque pone énfasis que su nacimiento tenía que ser un milagro del Espíritu Santo, porque él no pudiera haber sido nuestro salvador si hubiera sido otro miembro caído de la familia de Abraham y David pero Mateo levanta una bandera de santidad,cuando dice en el versículo 18 El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. 

Vemos en el capítulo 4 como es muy lógico que si se concibe por santidad, lo reflejó peleando contra el diablo, siendo tentado pero sin pecado, y gracias a Dios el libro de Mateo termina con Cristo sin pecado en él pero todo pecado sobre él como nuestro Salvador.

Conozco a una muchacha que sus padres son misioneros, sus abuelos son misioneros y en su Facebook hace años atrás ella tenía símbolos satánicos y se declaró lesbiana y le comparto esto para decirle que gente mala sale de buenas familias, gente a veces pagana sale de familias cristianas, personas buenas producen hijos malos es normal y no nos sorprende, pero bendito sea Dios que el Espíritu Santo podía cambiar todo eso en ese establo cuando nacio de la virgen María. No glorificamos a la virgen, la apreciamos pero adoramos a Cristo quien fue concebido milagrosamente por el Santo Espíritu de Dios.

Navidad es un tiempo donde típicamente sentimos que somos más o menos buenos, y repartimos regalos y paz en el mundo, sin embargo la navidad no nos revela ese mensaje porque si fuéramos buenos, la navidad no sería necesaria, pero en Belén el establo es conectado con Jerusalén y la cruz porque nosotros tan pecadores hemos sido y entre todos los regalos que vas a abrir, no se te olvide de la dádiva de Dios que es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

La Biblia nos dice en el versículo 21 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. En esta navidad no somos la gran cosa, no nacimos de una virgen, cuando nacimos los ángeles no bajaron del cielo para cantar pero a Él sí, él era honesto y nosotros somos mentirosos; él tenía denuedo y nosotros somos cobardes;  él pasaba horas orando por sus enemigos y nosotros pasamos horas publicando en facebook cuánto no nos gustan esas personas, Cristo tan diferente, tan Santo, tan amoroso. No eres la gran cosa, si tienes 40 años y saliste de la pobreza, ha escalado tu negocio, yo admiro a aquel que era rico y se hizo pobre para que fuéramos enriquecidos, la celebración de navidad no es de nosotros es de aquel, su nacimiento fue un prodigio del Espíritu Santo.

Jesús nunca escribió ningún libro, nunca se construyó un palacio, dormía como vagabundo, Cristo no tuvo donde recostar su cabeza, pero bendito sea Dios que aunque él nunca armó una milicia para defenderlo, dos mil años después él tiene millones listos para morir para él, todo empezó en ese pesebre y su nacimiento fue un prodigio del Espíritu.

Y si tú eres un pecador condenado, ¿por qué no te humillas para que tú seas su próximo milagro? Cristo ama al pecador. La navidad te dice que eres amado, que eres candidato para su perdón, que él vendría desde tan lejos para humillarse y morir y dar su vida para favor nuestro.

2. Una profecía de las Escrituras 

Dice Mateo 1:22-23 “Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.” Cristo prueba la Biblia y la Biblia prueba a Cristo, en otras palabras, cuando miras a la Biblia miras a Cristo y cuando miras a Cristo, miras la Biblia, y el mismo Espíritu Santo que nos trajo el Verbo escrito, también nos trajo el Verbo vivo en la persona del Señor Jesucristo, el Señor no puede mentir, Cristo nació concebido del Espíritu y dijo: “Yo soy la verdad” y ¿qué dijo el Espíritu Santo 800 años antes del nacimiento de Cristo? Él inspiró a Isaías para poder escribir: “Una virgen concebirá y dará a luz un hijo.”

La misión de Mateo es convencer al mundo de los judíos que ese mesías profetizado en el Antiguo Testamento claramente y sin lugar a dudas es Jesús y por eso da sus comentarios 

La Biblia no es un libro religioso histórico aunque tiene historia, la Biblia es donde encontramos a Cristo, él dijo “Escudriñad las escrituras porque ellas dan testimonio de mí. La Biblia es gloriosa e incómoda, la Biblia no son binoculares para ver las fallas de otros sino es un espejo para ver nuestra vida. Yo puedo encontrar desde Génesis hasta Apocalipsis la gloria de mi Salvador y la profecía nos revela gloriosas cosas de nuestro Señor Jesucristo. 

Hubo un hombre que fue un traidor a los Estados Unidos en la segunda guerra mundial, su nombre era David Greenglass. Él había vendido secretos militares a Rusia y después de la segunda guerra mundial, huyó a México y sus amigos rusos habían arreglado todo para protegerlo, pero él sabiendo la vida que había llevado, su libertad y su vida estaban en amenaza por cualquier persona, pero gente de Rusia quiso verlo pero para asegurarle de que ellos estaban a su favor, ellos habían dado instrucciones específicas sobre su encuentro. Pusieron varios detalles para que cuando se encontraran no hubiera posibilidad de algún error. Número uno era que tenían que encontrarse en la Ciudad de México y él tenía que firmar una nota. La segunda cosa es que después de tres días tenía que ir a la plaza Colón. El tercer detalle era que él tenía que pararse fuera de lo que es la estatua de Colón. Número cuatro tenía que pararse cargando un libro con su dedo en medio. Cuando la gente se acercara con él, él tenía que decir; “Mira esta estatua es muy hermosa” y tenía que decir que era del estado Oklahoma y cuando se cumplieran esas cosas exactas podrían concluir que era él por tantos detalles arreglados.

Bendito sea Dios por el Antiguo Testamento, por todos esos profetas que son como pintores para enseñarnos la belleza de Cristo. Miqueas dice que nacería en Belén; Óseas diría que descendería a Egipto como niño; Moisés nos dijo en Génesis 49 que saldría de la tribu de Judá; Isaías 53 que saldría de la familia de David, siendo desechado y odiado; Salmos 22 nos dijo de su muerte cruel en la cruz e Isaías 54 dice que él sería aceptado por los gentiles. No hay ninguna otra cosa que podamos concluir viendo ese bebé nacer, que Cristo es la verdad y que Cristo prueba la Biblia y la Biblia prueba a Cristo, pero el punto para nosotros hoy, no solamente es su primera venida porque hay una segunda venida. Hay otra manera que él va a revelar. El Antiguo y Nuevo Testamento están llenos de la promesa de nuestro Señor Jesucristo y su gloriosa venida cuando él vuelve a la tierra literalmente. Hay 1,800 referencias en el Antiguo Testamento y en el Nuevo hay 300 referencias de la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo. Entre 27 libros en el Nuevo Testamento 23 mencionan este gran evento. 

Cuando Jesús vino por primera vez muy pocos estaban listos, pero él viene como ladrón en la noche, hay una cita y no estemos simplemente con los brazos cruzados, vamos a aprovechar los tiempos duros porque Cristo viene y que nos encuentre no con excusas sino con promesas divinas para ganar un alma más, para animar a nuestros hermanos en Cristo, para orar unos por otros para ver gente quebrantada recibirle.

3. Un perdón extendido

¿Cuántos hemos sido perdonados? ¿Cuántos podemos decir que no tenemos certeza de la economía, de la salud pero una cosa sabemos y es que cristo vino para salvar a su pueblo del pecado? Sabemos que todo aquel que invocare el nombre del Señor será salvo. 

No adoramos el muñequito de los católicos, porque a ese muñequito le puedes pegar y suena hueco, Cristo vino como un bebé con sangre en sus venas y bendito sea Dios por esa sangre.

Yo soy un ex catolico y no estoy orgulloso de mi pecado, de mi oscuridad y de las mentiras que creía pero dejé esa misa, ese supuesto pan que según es el cuerpo de Cristo, dejé eso en 1996 y puse mi confianza en la sangre derramada de ese precioso salvador porque él no vino para ser observado, él vino para ser crucificado; él no vino para que lo cuidaran como muñeco, él vino con la intención de ir a la cruz y por eso nació en un establo porque era un cordero, el cordero que quita el pecado del mundo, ningún otro puede hacer esto.

Vemos en Mateo 1 la familia disfuncional de donde nació el Señor Jesucristo y a pesar de todos los privilegios espirituales que tenían, así salió la familia disfuncional y por ejemplo la Biblia menciona a Abraham, Isaac y Jacob. Dios habló personalmente con esos patriarcas pero su familia salió muy chueca. El versículo 6 menciona a Salomón a quien le había dado sabiduría sin par, David tenía al profeta Natán, Ezequias tenía a su disposición al gran profeta Isaías; Josias encontró una copia de la ley de Dios, esas personas tenían tanta ventaja espiritual, pero a pesar de todo lo que Dios había hecho, ninguno de ellos era capaz de redimirse a sí mismo de su pecado. Pero esta genealogía no termina con las mentiras de Abraham, con el adulterio de David, termina con el mero Rey termina con el versículo 21Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. 

Un gran salvador vino, no como juguete, no como líder militar o religioso sino como un sacrificio, como un humilde salvador, él no vino como adulto sino como un bebé para experimentar todas esos periodos y épocas difíciles de la vida; él merecía una copa como rey pero tomó otra copa por nosotros, agachado con un charco de sangre en sus pies en el huerto, ¿dónde estaban los leprosos que había curado? ¿dónde estaban los que habían alimentado? ¿Dónde estaban las personas que él había amado? Estaban ausentes y aun sus discípulos, Pedro Juan y Jacobo mostraron su humanidad y se quedaron dormidos mientras Cristo estaba en agonía.

En toda la historia nunca jamás se había visto una separación entre Padre e Hijo, pero la copa que nuestro pecado llenó le esperaba en el calvario y tenía que ir y sufrir y encontrar no aplausos sino clavos y los mismos ángeles que atendieron su nacimiento estaban listos para defenderlo cuando vino Judas pero él tomó la copa. y así se hace un regalo.

Todos conocemos lo que es un regalo y el regalo es gratis, pero es gratis para quien lo reciba, pero es muy costoso para quien lo ofrece, y le costó a Cristo su lugar en la gloria, de nacer entre animales y morir entre criminales, de amarnos hasta lo último, de perdonarnos como a Pedro aunque le hayamos negado mil veces, de tenernos tanta paciencia y lo que yo digo es que en ese pesebre nació la esperanza de perdón.

¿Qué necesitan los borrachos? ¿qué necesitan los que se inyectan heroína? Necesitan este perdón, este perdón que está en Cristo Jesús.

Nació ese gran salvador y este es un canto escuchado este canto “Nació como un bebé pequeño nada más, Como uno entre tantos que a la vida nacen ya, no ocurrió nada más, era un niño. Nació y ninguno preguntó si de mayor Él tendría gran poder para sanar, si andaría por el mar, era un niño. Nació y ninguno preguntó si iba a morir. Si la gente algún día le iba a odiar. Si sería el Redentor, si traería libertad. ¿Quién pensó que aquel niñito moriría en la cruz trayendo a esta vida nueva aurora de luz y una nueva vida y una oportunidad? ¿Quién pensó que al tercer día iba a resucitar batiendo al infierno y a la muerte fatal abriendo nuevos tiempos de felicidad por amor, por amor a ti.”

Qué glorioso salvador tenemos, que noche tenemos para celebrar su venida, para recordar el día que nació en nuestro corazón y por favor no pienses en lo que vas a comer, en los regalos, sino en regalo que Dios te ofrece, que Cristo murió por ti, y en este día puedes recibir este regalo. Cristo quiere salvarte de tus pecados.

Tenemos mucho por celebrar, el nacimiento de Cristo fue un prodigio del Espíritu, una profecía de las Escrituras, un perdón extendido, deleitamonos en este perdón.

Vista 204 veces. El día de hoy 1 veces.