Dos botellas de agua

El enfoque del libro de Proverbios es el corazón. Proverbios 22:15 dice:La necedad está ligada en el corazón del muchacho; Mas la vara de la corrección la alejará de él. El doctor Salomón no era un psicólogo contemporáneo, él no pensaba que somos animales que reaccionan a impulsos de nuestro ambiente, tampoco que somos víctimas de lo que otros han hecho en nuestra vida, sino que nuestra vida mana de un corazón vivo. 

La presión externa revela el contenido interno y ¿para qué estamos enseñando esta lección? Para que puedas ver lo que está en el corazón de tu hijo y que puedas pastorear a su corazón de una manera correcta porque si no vamos a estar tratando con resultados, pero no con razones, vamos a estar tratando con palabras y comportamiento y si nos enfocamos en lo externo vamos a ir buscando remedios externos para poder cambiar a nuestros hijo y eso simplemente será una obra vana e incompleta.

Proverbios 6:14 dice: Perversidades hay en su corazón; anda pensando el mal en todo tiempo; Siembra las discordias.Proverbios 7:10 dice: Cuando he aquí, una mujer le sale al encuentro, Con atavío de ramera y astuta de corazón. Dice Proverbios 12:20Engaño hay en el corazón de los que piensan el mal; Pero alegría en el de los que piensan el bien. y el 23 dice:Mas el corazón de los necios publica la necedad. Yo creo que Salomón estuvo pensando en Facebook cuando dice “publica”. Proverbios 12:25 dice La congoja en el corazón del hombre lo abate; Mas la buena palabra lo alegra.Proverbios 14:10 El corazón conoce la amargura de su alma; Y extraño no se entremeterá en su alegría. El enfoque constante en el libro de Proverbios no es tanto el exterior, sino el interior y no solamente el comportamiento, sino el corazón.

Sabemos que en cualquier momento somos propensos a culpar a factores externos por nuestro comportamiento. No sé si esto ha pasado en  tu vida, que dices: “La razón de que te grité es que no me siento bien.” “Hubo mucho tráfico camino a casa, estuve frustrado, y por eso llegué a casa sacado de onda.” “La fila del supermercado estaba muy larga, había mucha gente y por eso te grité.” Estás diciendo como que el otro tiene la culpa, y el supermercado tiene la culpa, pero tú no. Estos son factores externos y eso es necio porque el enfoque de Proverbios es el corazón y así vamos típicamente culpando, pero Proverbios 23:7 dice: Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. Come y bebe, te dirá; Mas su corazón no está contigo. La vida no se vive de afuera a adentro, sino de adentro hacia afuera. Eventualmente nuestros hijos van a experimentar en sus vidas ciertas presiones que van a revelar lo que hubo en su corazón.

Según la Biblia la presión externa no nos hace quienes somos, sino que revela quienes ya éramos. Por ejemplo si exprimo una botella de agua purificada, va a salir agua purificada no agua sucia; pero si el agua fue mezclada con piedras, aceite o algo feo, la presión externa ¿haría que saldría agua limpia?  La presión no hace que el agua sea limpia, sino que revela lo que estuvo ahí todo el tiempo.

Proverbios 23:7 dice: Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. Come y bebe, te dirá; Mas su corazón no está contigo.

Va a haber diferentes presiones que vemos en el libro de Proverbios que vendrán a la vida de nuestros hijos. Presiones buenas y malas. La presión no es algo malo, de hecho dice la Biblia en Lamentaciones “bueno le es al hombre llevar su yugo desde su juventud.”

1. La Presión del grupo

Si criamos hijos que a todo lo que exigen les decimos que sí y nunca les decimos que no, les damos una vida bien fácil, no los estamos preparando para que vivan en un mundo verdadero fuera de nuestra casa. El mundo está lleno de presiones de diferentes personas, en diferentes momentos, la falta de salud, un bajón en la economía, la muerte de un ser querido, etc. Muchas presiones van a entrar en nuestra vida y no estoy diciendo que lo trates mal, y abuses de él, pero si no lo preparas para una buena salida de tu casa, vas a tener un hijo consentido que traerá vergüenza según el libro de Proverbios. 

Proverbios 1:10 dice: Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas.” 

Es un poco antibíblico pensar “por las malas presiones del grupo, mi hijo va a pasar por una fase mala.” No es cierto, porque hay hijos que no consienten, hay gente que no va con la corriente y van en contra de la corriente. De hecho, esa es la ilustración de vida, Jesús nos dio vida cuando estábamos muertos en delitos y pecados. El pez vivo es capaz de nadar en contra de la corriente; el pez muerto siempre va con la corriente. Si damos el evangelio a nuestros hijos y confiamos que Dios obró en ellos para darles vida, podemos decir que ellos pueden vivir de acuerdo a este versículo.

¿Cuántos consumimos sustancias dañinas cuando eramos jóvenes y lo hicimos por la presión del grupo? Tenía un amigo que era de mi edad, un vecino lo introdujo a la marihuana y me introdujo a mí; y la idea en el momento era que si no lo hacíamos eramos unos perdedores y no experimentaríamos diversión.

La presión del grupo vendrá eventualmente a cada uno de nosotros. La meta como padres no es moralizar al mundo, sino evangelizar a nuestros hijos para que en el momento cuando ellos son uno entre muchos puedan pararse firmes por la verdad. El Señor Jesucristo a los doce años de edad estuvo a solas, su momento de esto vino. Los fariseos con sus malas doctrinas estaban alrededor de él y él estuvo en medio del templo dando contestaciones y razones bíblicas y la gente se maravillaba y debemos estar preparando a nuestros hijos para el momento que no están en nuestra compañía y bajo nuestra supervisión.

Otro joven de la Biblia que estuvo listo para esto fue José quien fue vendido a los madianitas y lo llevaron a Egipto. Allí estuvo donde hubo una cultura llena de idolatría y paganismo, pero José aunque le dieron otro nombre, una esposa de las egipcias, nunca lo encontraremos abandonando la fe que Dios había inculcado en su corazón desde su casa.  Dios estuvo con José cuando estaba en la casa de Potifar, lo metieron a la cárcel y Dios estuvo con José. Él se paró firme. 

La pregunta es ¿se hundirá tu hijo en compañía de hombres malvados o pasará el resto de su vida entre hombres malvados en la cárcel o elegirá mentores piadosos, una iglesia centrada en el evangelio para su comunión y tendría hombres sabios para ser parte de su círculo íntimo?

Si dices como mamá, “fue maldad afuera de la casa.” Hay maldad fuera de nuestra casa, pero no hay pura maldad afuera, hay hermanos en Cristo, personas que aman al Señor. Proverbios 13:20 dice: El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado.Si no puedes elegir los amigos de tu hijo, puedes decirle “este joven no viene a mi casa”; pero eventualmente tu hijo va a elegir en qué clase de grupo se va a meter, qué clase de amigos va a permitir. La idea aquí es que habrá un camino de sabiduría y necedad. Tu trabajo es invertirle con la palabra de Dios y ponerlo bajo la buena presión y buena compañía de la iglesia, de la predicación, de otros cristianos para que pueda tomar una buena decisión.

Cuando andas con personas que aman a Dios ¿es un poco incómodo, hay presión? Claro que sí. Yo no sé de ti, pero como nuevo convertido tenía un hombre mayor que yo y recuerdo que andaban en una tontería tan grande: mi novia inconversa había roto conmigo y tú sabes esos tristes jóvenes que están medio tristes porque la novia lo cortó y todo es una novela y simplemente ese hombre me dijo “Déjala, no es buena para ti, sigue adelante” y eso fue una buena presión. Arrastraba un pasado a la iglesia. La música camino a la iglesia no era música de iglesia, mi pelo era largo, pero con el tiempo fui cambiando por la buena presión de un hombre llamado Samuel. Él me introdujo la palabra de Dios, me sacó de malas amistades y me hizo andar con sabios.

No todo es malo fuera de tu casa. Gracias a Dios hay cristianos, hay iglesia, hay buena influencia. Necesitas preguntarte ¿con quién se está juntando mi hijo?

Algunos de tus hijos son líderes naturales y otros son seguidores naturales y sabes de lo que estoy hablando. Algunos serán líderes, pero ahora son seguidores, son como esas persona simples que dice salomón: “El simple todo lo cree.”  Él está en un punto moldeable, donde va a creer y hacer lo que alguien más le diga qué hacer y qué creer sea bueno o malo.

Si tu hijo es un seguidor natural, necesitas avisarle de esto. Mira lo que dice Proverbios 29:24El cómplice del ladrón aborrece su propia alma; pues oye la imprecación y no dice nada. O sea, este hombre siente que va a haber consecuencias por esta mala acción. Si se están metiendo a una casa y la roban, él no dice nada porque es un seguidor, es el que escucha y toma órdenes. ¿Es el ladrón? No. Él es el cómplice del ladrón, el ladrón es el que va maquinando cómo se hará y cada ladrón necesita un cómplice, porque mientras él se está metiendo a la casa necesita a alguien que esté vigilando alrededor. Este cómplice del ladrón es una persona insensata, simple que el ladrón le promete “nada va a pasar, y cuando yo saque las cosas te voy a dar la mitad. Solo cuidame y saliendo los dos estaremos bien…” y la Biblia dice algo de esto “El cómplice del ladrón aborrece su propia alma…”. Él es un seguidor que no tiene la fuerza moral para decir que no a personas que le inducen al pecado. No ha desarrollado ese músculo adentro que dice que no a la maldad. Él no es un José en Egipto con la mujer de Potifar, es débil de carácter, quiere quedar bien, pero lo que no entiende es que aborrece su propia alma porque cuando vengan a arrestar al ladrón también arrestarán al cómplice. Él fue un seguidor y si tienes un hijo seguidor tienes que pasar mucho tiempo. Quizás tienes otros hijos más independientes, son más líderes y ellos te dan otro tipo de problemas.

En la iglesia donde era pastor tuvimos una hermana en la iglesia que me dijo que oraramos por su hijo para que volviera a ir a la iglesia, acababa de salir de la cárcel y me contó la historia. Y cuando conocí a Luis yo no tenía mucha experiencia con personas adictas, ni que estuvieran involucradas en crímenes y yo esperaba a un tatuado, enojón, que odiaba a todos, pero cuando él entró era muy buena gente, y le vi abrazando a sus tíos y primos y me di cuenta que él no era el joven que a solas hubiera cometido un crimen.

Donde estábamos la droga era muy común y con dos grupos hubo un altercado. La esposa de un hombre lo estaba engañando con un amigo de Luis. Entonces, el grupo llegó a la casa del hombre y lo mataron. En el auto iba Luis. ¿Él lo mató? No. Yo no creo que esto estaba en él, pero no tuvo la resistencia para decir que no cuando llegó la presión del grupo. Entonces arrestaron a todos los que estaban en el auto.

Tienes que notar sobre tus hijos cuando la presión del grupo llegue y prepararlos para el momento, no pienses que todo es color de rosa, prepáralos cuando alguien les va a explicar qué es el cristal, qué es la cocaína, qué es el alcohol, que alguien más le va a inducir a cometer inmoralidad. Muchas presiones del pecado llegarán a la vida de los hijos y un padre sabio le va a preparar para el momento. Hijo mío, (singular) si los pecadores te quisieren engañar, No consientas.

Todo ser humano tiene la necesidad de estar en un grupo. (“No es bueno que el hombre esté solo.”) Piensa en esto porque si tu hijo algún día será tentado hacia lo malo por un grupo, tienes que crear para él otro grupo positivo, otro grupo de sabios y eso se llama la iglesia y tu hogar debe ser un seminario donde la fe, el amor, para Cristo se proyecta. Entonces cuando él sea enfrentado por ese mal grupo, debe estar pensando en todo lo que tiene en su casa que puede perder si dice que sí a eso, pero cuando no hay armonía, comunicación e inversión en el hogar emocional y espiritualmente será muy débil cuando llegue la presión del grupo. Estas cosas son muy importantes.

2. La presión de la inmoralidad

Dice Proverbios 5:20 ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena, Y abrazarás el seno de la extraña? Aquí está Salomón hablando con su hijo Roboam, un futuro rey. Los reyes tienen que dominar la nación, pero muchos saben dominar a negocios, a países, pero no saben dominar sus malos deseos hacia la inmoralidad. Controlan a todos menos a sí mismos.

Sansón es un ejemplo de esto. Él mató a muchos filisteos, era capaz de poner autoridad sobre otros, pero no pudo liderarse a sí mismo. Salomón fue otro. Él está dando consejos personales a su hijo. Tuvo un dominio tremendo, pero él tuvo mil mujeres, domina a otros, pero no dominaba sus malos deseos sexuales . Ahora, no todo deseo sexual es malo. El deseo sexual dentro del matrimonio es algo glorioso y bello que crea unión, armonía e hijos. Honroso sea en todos el matrimonio… dice la palabra de Dios. Fuera del entorno matrimonial el deseo sexual es algo malísismo que abarca e introduce destrucción, hijos sin papás, homosexualidad y montón de porquerias que estan manchando nuestra sociedad por causa de usar mal este deseo.

Y eso es lo que Salomón está diciendo: “¿Por qué vas a salir fuera de tu matrimonio para buscar aguas? Si tienes sed para la convivencia y el romance, busca en tu propio pozo esta agua. Dios te ha dado un pozo que es tu esposa.” ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena,está diciendo: Andas ciego solamente pensando en el placer, pero no en las consecuencias.

La fornicación y el adulterio tienen consecuencias horrendas y de por vida. Hay algo de estos pecados que es tan distinto que hasta Salomón dijo: “la gente cuando ve a un ladrón que roba ni  tanto le toman en cuenta porque tiene hambre, pero el hombre que se mete con la mujer no van a tenerle piedad.” Y así es y la gran pregunta es: ¿Reaccionará tu hijo como José o como Sansón? Los dos tuvieron su momento de presión hacia la inmoralidad. A los 17 años entró en la vida de José y en su momento salió agua limpia. Dijo: ¿Cómo haré este gran mal y pecaría en contra de mi Dios?  En la vida de Sansón salió agua bastante sucia, aunque él tenía una crianza cristiana, sus padres le dedicaron al Señor, tuvo voto de nazareo y aún así llegó a su momento de llegar afuera de su casa y a solas con una mujer prostituta e hizo una decadencia moral y espiritual en su vida hasta que se suicidó.

Quiero decirte a ti hombre que tienes hijas: cuidado con tu princesa. Lo que más cuida a tu hija de una futura caída en esto es tu amor como padre. Cuando desde chica ese papá le ha dicho “que hermosa eres”, “Qué especial eres”, “Eres mi hija, te amo tanto que te doy el evangelio y mi sueño para ti es que algún día, Dios me dé el privilegio de presentarte en tu futura boda vestida de blanco a un hombre que también te va amar como yo.” Pero cuando no hay un padre envuelto, el corazón es débil en esa cuestión de necesitar la aprobación de un hombre en su vida y típicamente cuando se ve una muchacha de 15, 16 y 17 años embarazada y maltratada es una mujer que no tuvo ese cariño de su papá. Tu amor es una armadura para el corazón de tus hijas, el momento va a venir, y vivimos en un mundo vil donde la pornografía está a la punta de los dedos.

Recuerdo que estando en una gasera donde se vendían muchas cosas un hombre compraba una revista pornográfica y decía: “Dame eso”, pero estaba agachado porque eso es una vergüenza en personas cristianas y no cristianas, pero ya no existimos en ese mundo. Un ser humano no tiene que afrentar la vergüenza pública para conseguir pornografía, está literalmente a la punta de los dedos de cualquier persona que tiene acceso a internet.

Ahora, en el mundo tenemos gente que abusa más de niños, más búsqueda de señoritas, vivimos en un mundo que está totalmente cabeza abajo, trastornado en cuestión de la sexualidad y repito la sexualidad es algo glorioso dentro del contorno sagrado llamado matrimonio. 

Tenemos que preparar a nuestros hijos para el día de su tentación. ¿Tu hijo será tentado algún día a la fornicación? Sí, esas pasiones se van a despertar en él y él tendrá su momento de David y Betsabé, pero también puede ser el momento de José y la esposa de Potifar y puede salir bien.

3. La presión del hambre y de la supervivencia

Nacimos con hambre, queriendo comer y hasta la fecha a mí no se ha menguado, sino incrementado. Dios introdujo el hambre para motivarnos a ganar dinero honestamente a través de un trabajo. Dice la Biblia: “El que no trabaja, tampoco coma.” En mi país se ven letreros grandes que dicen: “Uno de cada cinco niños va a ir a cama con hambre.” Y eso es triste si tiene padres irresponsables, pero ponen la idea de que el hambre es algo malo, pero no es malo, el hambre es algo que nos debe motivar al trabajo.

Dice Proverbios 16:26 El alma del que trabaja, trabaja para sí, Porque su boca le estimula.Aunque trabajes en una restaurante, en una oficina o lo que sea no vas al trabajo porque simplemente te gusta arreglar motores, trabajas no tanto para el gerente, sino para tí mismo. Salomón dice que hay una presión que se llama hambre y en personas temerosas de Dios debe motivarnos a no estar pidiendo préstamos de gente, a no robar, a no hacer promesas a tiendas de abarrotes, sino a trabajar y si no tienes suficiente carácter para trabajar, pues empieza con tu carácter, trabaja para que puedas comer.

Todos debemos trabajar de alguna manera y lo que admiro del mexicano es que trabaja aunque hay unos cuantos flojos, pero la mayoría de los mexicanos trabajan. He estado en otros países donde la gente es bien floja y llegan a mi país y tienen papeles y no hacen nada, el gobierno les paga sus tacos, la renta, pero el mexicano cruza el río bravo y entra para trabajar; y no estoy diciendo que dejes México para ir a EEUU, lo que digo es que lo que he notado culturalmente es que el trabajo es exaltado en México y así debes ser uno de ellos, no un flojo entre un mundo que trabaja.

La presión del hambre es muy buena. ¿Se va proveer para sí mismo tu hijo y para su familia de una manera noble a través del trabajo u obtendrá riqueza a través de medios inmorales como crimen, de juegos de azar o dependerá de otros a través de mendigar?

Proverbios 19:7 dice: Todos los hermanos del pobre le aborrecen;” Hay diferentes tipos de pobres. Hay pobres porque tuvieron un accidente y no tienen piernas, y son pobres y debemos darles limosnas. Hay otros pobres por flojos y estos flojos dicen “ayuda al pobre”, “es que yo soy pobre como Jesús.” No, eres pobre, pero no como Jesús. Tú eres pobre porque eres un flojo que no quiere trabajar o lo que lo ganas lo gastas en unos segundos y eres un endeudado, de dos formas tu falta de disciplina está creando el hambre en tu vida y estas creando las deudas y problemas económicos y si solamente te doy dinero sin oportunidad de trabajar estoy contribuyendo a tu futura flojera y dice: Todos los hermanos del pobre le aborrecen; ¡Cuánto más sus amigos se alejarán de él! Buscará la palabra, y no la hallará.¿Sabes de esas personas que cuando llegan y tocan la puerta no es que ellos van a contribuir, sino que van con la mano extendida porque no quieren trabajar y hasta sus mismos hermanos dicen “ay este..,. otra vez” y hasta buscando maneras de bloquearlos en whatsapp?

Eventualmente si no inculcamos en nuestros hijos una ética de trabajo, una responsabilidad de cómo manejar dinero, el momento de su hambre va a llegar, y de su corazón va a salir agua sucia y van a vivir como el dicho famoso “el que no tranza no avanza”. 

Creo que en tu casa, el techo debe ser gratis a tu hijo, es un poco cruel cobrarles renta al niño que tiene cuatro años, debe haber ropa gratis, comida gratis, pero lo que quiero decir es que hay otras cosas que no son necesidades, sino deseos en nuestros hijos, por ejemplo un juguete, y puedes hacer que tus hijos barran, laven trastes, recojan su cuarto y que tengan que ganar para poder comprar porque si solo regalas y regalas estás ayudando al país a crear la próxima generación de flojos que son un peso en lugar de levantar peso.

Presiones van a venir: presiones del grupo, de la inmoralidad, del hambre y la supervivencia.

Vista 131 veces. El día de hoy 3 veces.