Atrévete a Ser un Daniel

Daniel 1:1-6, 19-21

1 “En el año tercero del reinado de Joacim rey de Judá, vino Nabucodonosor rey de Babilonia a Jerusalén, y la sitió.

2 Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá, y parte de los utensilios de la casa de Dios; y los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios, y colocó los utensilios en la casa del tesoro de su dios.

3 Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes,

4 muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos.

5 Y les señaló el rey ración para cada día, de la provisión de la comida del rey, y del vino que él bebía; y que los criase tres años, para que al fin de ellos se presentasen delante del rey.

6 Entre éstos estaban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, de los hijos de Judá.

19 Y el rey habló con ellos, y no fueron hallados entre todos ellos otros como Daniel, Ananías, Misael y Azarías; así, pues, estuvieron delante del rey.

20 En todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino.

21 Y continuó Daniel hasta el año primero del rey Ciro.”

Después de que cayeron las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001 y después de recoger toda la basura, todas las ventanas estaban rotas a excepción de una. Cuando vemos la vida de Daniel ¿estarás tú como varón al final de tantos ataques, de tantos mensajes del mundo que invaden la mente? ¿vas a retener tu identidad en Cristo? ¿vas a retener tu masculinidad de Cristo o serás como muchos que se han roto?

Daniel es un hombre semejante a esa ventana, que su corazón se mantuvo firme en Dios. Lo conocemos como un joven en comunión con Dios y cuando seguimos los capítulos del libro de Daniel, al final lo encontramos como un viejito, pero todavía en contacto con Dios. Y mi pregunta para todos los hombres cristianos es ¿Estarás intacto? ¿durará tu cristianismo a pesar de tantos ataques en contra? ¿Es posible que hombres cristianos a pesar de que viven en un mundo que hace todo lo posible para eliminar su identidad en Cristo y su masculinidad se mantengan firmes hasta el final? ¿Es posible que los jóvenes que asisten a universidades seculares y luego tienen un trabajo secular puedan conservar su cristianismo e impactar la cultura en vez de ser impactados por la cultura? Independientemente de las circunstancias difíciles, ¿pueden los hombres cristianos estar gozosos en Dios en lugar de estar enojados y violentos? 

Es posible y Daniel nos revela sobre esto. Vamos a mirar la vida de Daniel y tomar dos cosas: Inspiración e instrucción para que seamos como esa ventana de la torres gemelas, aunque todas los demás caigan nosotros estemos firmes hasta que Cristo venga.

Daniel 1:1-2 dice: “En el año tercero del reinado de Joacim rey de Judá, vino Nabucodonosor rey de Babilonia a Jerusalén, y la sitió.” Hoy en día Babilonia es Irak y Nabucodonosor no vino de vacaciones, sino para matar. Rodeó toda la ciudad con sus ejércitos con el fin de matar de hambre hasta que se rindieran a él. Hay que entender un poco de Nabucodonosor. Su papá Nabopolasar era un hombre que en su tiempo consiguió la posición de rey de Babilonia. En tiempos antiguos no tenían votos para elegir al rey. Había dos formas de ser rey: Nacer en la familia real, o sea el príncipe del rey cuando el rey moría el hijo quedaba en su lugar; la segunda manera era matar al rey y tomar su posición. Nabopolasar y Nabucodonosor no vinieron del linaje real, sino que a través de una revolución en contra del rey de Asiria, Nabopolasar consiguió y se mantuvo como el rey de Babilonia. Murió en el año 605 a.C. y Nabucodonosor se quedó en su lugar.

Nabucodonosor tenía dos cosas como legado que su papá le había dejado en sus manos. La conquista de otras naciones para levantar a Babilonia y la adoración de su dios falso llamado Marduk. Cuando Nabucodonosor tomó el reinado, su deseo era ir y conquistar otras tierras para que fueran parte de Babilonia. Cuando él llegaba no era un buen vecino. No solamente estaba contento al lado de tu casa, también quería tu casa y cuando llegaba no iba a querer tu casa a través de contratos o firmar papeles sino que él iba a cortar cabezas. Su ejército era famoso por matar a los hombres, violar a las mujeres y agarrar a los niños y estrellarlos en una peña. Era violento y cruel y dedicaba todas sus naciones conquistadas a su dios llamado Marduk.

Vemos que Daniel en ese contexto nació y empezó a vivir los primeros años de su vida que él no creó, sino un choque de país ajeno y su país. Y la Biblia nos dice en el versículo 1 “Nabucodonosor rey de Babilonia a Jerusalén, y la sitió” Ahí es donde se crió Daniel, donde tenía temor de Dios, ahí estaba el templo donde ofrecía sacrificios, donde era enseñado por levitas y en medio de todo eso Daniel nace en un mundo lleno de caos. Caos que él no creó pero que tuvo que vivir con ese caos.

Nabucodonosor viene y tenía un plan de tres fases para conquistar a Jerusalén. La primera era quemar el templo, porque él sabía que la confianza de Israel era en su Dios y si él podía llegar y quemar el templo, sacar los utensilios y llevarlo a su dios iba a desmoralizar a todo el país e iba a decir: “Mi dios es más fuerte que tu Dios, ¿de qué vale como hombre confiar en Dios si tú mismo Dios no te salva de la muerte? Mi dios es mayor que tu Dios”. Entonces quema el templo. La siguiente era llevar cautivos y no a cualquiera, sino del linaje real para luego llevarlos a Babilonia y después educar en Babilonia a esos hombres para que ellos fueran según su deseo. En lugar de servir a Dios como debían, Nabucodonosor quería que fueran siervos de él y de su dios.

2 Reyes 24:13-14 nos dice en cuanto a su método. “Y sacó de allí todos los tesoros de la casa de Jehová, y los tesoros de la casa real, y rompió en pedazos todos los utensilios de oro que había hecho Salomón rey de Israel en la casa de Jehová, como Jehová había dicho. Y llevó en cautiverio a toda Jerusalén, a todos los príncipes, y a todos los hombres valientes, hasta diez mil cautivos, y a todos los artesanos y herreros; no quedó nadie, excepto los pobres del pueblo de la tierra.”

Nabucodonosor estaba poniendo en orden un plan para rehacer a Israel según su imagen. Hay que entender que Dios estuvo en control. La razón de que pasa esto no es que Dios es un Dios débil que no cuida a los suyos, la razón es que Dios es un Dios de verdad y cuando promete cumple, y cuando Dios que es un Dios santo y su gente no refleja su santidad los castiga y Dios dijo: “Cuando ustedes no hacen caso a mis días de reposo, mis leyes y mandamientos voy a permitir que un rey lejano con otra lengua y costumbres venga y les sitie, les quite y remueva de aquí porque esta es mi tierra y si quieren ser paganos sean paganos en otra tierra pero aquí no.” Entonces, Dios no dejaba de existir porque todas esas cosas pasaron, sino que Daniel tuvo que entender algo: Yo no causé esta situación, mis papás y mis abuelos causaron este problema, ahora tengo que vivir con este problema, pero ¿qué voy a hacer en el proceso?

Daniel 1:4 dice: muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos. Él tenía una táctica y era muy a propósito. Nabucodonosor está levantando el reino tiene muchas tierras conquistadas, y tiene recursos limitados, entonces en vez de poner soldados, la manera de cambiar las naciones era cambiar a los jóvenes de esas naciones, disciplinarlos a su forma y regresarlos a Babilonia para que ellos regresaran con una mentalidad babilónica y no con una mentalidad de temor a Dios.

Él usó la táctica de remover y reemplazar. El removió el templo de Jehová y lo reemplazó con el templo de Marduk. Dice el versículo 2 Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá, y parte de los utensilios de la casa de Dios; y los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios, y colocó los utensilios en la casa del tesoro de su dios.En el proceso Daniel es secuestrado y es llevado a una distancia de 800 km de Jerusalén donde estaba la mera presencia de Dios y la idea de Nabucodonosor era remover a hombres de la casa de Dios y ponerlo en una religión pagana. ¿No piensas que Satanás usa la misma táctica para removernos de la casa de Dios? Él ha saqueado a muchos hombres de la casa de Dios. Cuando te ofrecen un trabajo nuevo es que tienes que ir el domingo o el momento cuando debes estar en la casa de Dios. Es una táctica no solo de Nabucodonosor, sino de Satanás mismo que le empodera para quitar a hombres valientes de la casa de su Dios.

Removió el conocimiento de Jehová y lo reemplazó con la ciencia secular de Babilonia. “muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos”. (Daniel 1:4) En el templo de Dios había levitas enseñando quién era Dios, pero los pusieron en otro lugar para llenar sus mente con ideas seculares. Hay que entender algo de Babilonia. Tenía sus libros “sagrados” uno de ellos era el “Epic of Gilgamesh” y en ese libro totalmente contradecía lo que la Biblia dice sobre la creación y el diluvio. ¿ El mundo no quiere hacer lo mismo con los jóvenes, sacarlos de la casa de Dios y meterles ideas seculares? Claro que sí. Ideas humanistas quieren meter en las mentes de todos los hombres y Nabucodonosor les dio una beca de tres años para hacerlos como él quería, no como Dios quería.

Removió su masculinidad y lo reemplazó con neutralidad respecto al género. Daniel 1:3 dice:Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes,” y el 7 dice: A éstos el jefe de los eunucos…¿Por qué dice la palabra eunuco? Es una palabra que no vamos a estar usando todos los días. Nabucodonosor era un rey perverso, tenía su esposa para dar fachada a la nación de que era un hombre casado, pero él tenía un montón de mujeres y en cada palacio de esos reyes perversos, había el harén que era un lugar para que las mujeres más bonitas de todo el palacio, de todo el reino estuvieran ahí para que Nabucodonosr tuviera relaciones sexuales con cada una de ellas, él era un mujeriego y no podía tolerar a hombres normales en su palacio, entonces lo que hicieron es que (perdón por la palabra) castraba a los hombres para que fueran siervos totalmente. De hecho Jesús dijo “algunos se han hecho eunucos por los reyes para poder dominar sobre ellos.”

Si piensas que solamente Daniel y sus tres amigos estaban entre ellos, pero no hicieron esa crueldad con ellos, no es cierto. La Biblia nos dice en Isaías 39:7 dice: De tus hijos que saldrán de ti, y que habrás engendrado, tomarán, y serán eunucos en el palacio del rey de Babilonia. ¿Puedes imaginar la humillación de todo esto? Que naciste como linaje real, tu mismo Dios declara en Deuteronomio 23:7 que si alguien pasara por eso no podía entrar en la congregación de Jehová, todo sueño quitado de ser papá algún día y casarse bien y normal y que todo eso pasara no por algo que hiciste, sino por tus antepasados.

Remover y reemplazar era la idea de Nabucodonosor. También removió su identidad en Jehová y lo reemplazó con su identidad pagana. Ellos tenían una última cosa dentro de ellos. Daniel 1:6-7 dice: “Entre éstos estaban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, de los hijos de Judá. A éstos el jefe de los eunucos puso nombres: puso a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abed-nego.” Los nombres aquí son muy importantes. Daniel 4:8 dice: hasta que entró delante de mí Daniel, cuyo nombre es Beltsasar, como el nombre de mi dios, y en quien mora el espíritu de los dioses santos. Conté delante de él el sueño, diciendo: Quitó su identidad. Daniel quiere decir: “Dios es mi juez” y Belsasar quiere decir “príncipe de Bel”. Ananías quiere decir “Amado por Jehová” y fue cambiado a Sadrac que quiere decir “iluminado por el dios sol”; Misael significa “como Dios” y lo cambio a Mesac que quiere que quien es como Sac, otro dios de Babilonia y Azarías quiere decir “Jehová es mi ayuda” y le pusieron Abed-nego “siervo de Nego”, otro dios falso. 

Les dio otra identidad, y todo esto nos revela que para hacer y ejecutar todo su plan vino un momento de presión iba a hacer la prueba de lealtad que tenía que ver con la comida. Daniel 1:5-7 Y les señaló el rey ración para cada día, de la provisión de la comida del rey, y del vino que él bebía; y que los criase tres años, para que al fin de ellos se presentasen delante del rey. Entre éstos estaban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, de los hijos de Judá. A éstos el jefe de los eunucos puso nombres: puso a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abed-nego.Ellos estaban en una crisis de fe, en creer en el dios de Nabucodonosor o retener su fe en Dios porque Dios desde el huerto de Edén ha probado la lealtad del hombre a través de la comida.

Daniel era del linaje real, se acostumbro a comer buenas comidas, a parte de eso, él era parte de un sitio en que literalmente por el hambre las mujeres en Jerusalén estaban comiendo sus bebés recién nacidos, luego por la transportación pocos sobrevivieron y eso hubiera sido un antojo muy grande para Daniel y para sus tres amigos, después de esa cruel transportación les sientan delante de la mesa del rey con chuletas, cóctel de camarón, tortas de jamón y queso, ensaladas y para tomar vino de cinco estrellas, todo del rey, y hay un problema con eso. El menú de Nabucodonosor era muy diferente al menú de Jehová el Rey y tenía que tomar una decisión: Consumir o contribuir. 

Daniel tenía la misma debilidad que nosotros, su carne decía comamos y bebamos, pero el espíritu decía “cuando te sientas con algún señor considera bien lo que está delante de ti y pon cuchillo a tu garganta y no codicies sus manjares delicados porque es pan engañoso” y gloria a Dios que ganó el espíritu y no la carne. Cuando Daniel puso un curso de victoria de masculinidad por el reto de su vida no fue por suerte o accidente fue a propósito y Daniel propuso en su corazón dice: “Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.”

Daniel era un hombre sabio, supo algo que todos los hombres tenemos que saber. Si el diablo va a entrar en tu vida, va a entrar por una puerta bien chiquita que dejas abierta. Daniel entendía eso y respondió a la tentación con una palabra que todos los cristianos si quieren ser como esa ventana que dura años tienen que decir: No. ¿Daniel olvidó su identidad en Dios? No. ¿Aceptaba pecados chicos porque todos los otros lo hacían?  No. ¿Daniel negó al Señor que le había amado y cuidado? No. 

Hombres en el ministerio de tiempo completo debemos decir la palabra no e impactar la cultura, pero si la iglesia va impactar al mundo entero necesitamos la ayuda mucho más que de pastores y predicadores, sino también de hombres dentro de un mundo que nos quiere manipular y mentir y cambiar a su imagen. Necesitamos decir la palabra no.

¿Y cuál fue el resultado? 

Daniel 1:9-15 dice: 

9 “Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos;

10 y dijo el jefe de los eunucos a Daniel: Temo a mi señor el rey, que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él vea vuestros rostros más pálidos que los de los muchachos que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza.

11 Entonces dijo Daniel a Melsar, que estaba puesto por el jefe de los eunucos sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías:

12 Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber.

13 Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas.

14 Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez días.

15 Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey.”

Por obedecer a Dios, el Señor les dio una gracia para ser hombres probados. ¿Tienes una visión de aquí al futuro de mantenerte firme e impactar a la cultura en vez de ser impactado por la cultura? Te has puesto en un ejército muy singular, muy probado y tengo noticias para ti: No podemos moralizar al mundo, pero podemos evangelizar y discipular a los hombres, para que en medio de un mundo perverso sepamos decir la palabra no. 

¿Ves tu similaridades en el método de Nabucodonosor en lo que Satanás hace? Yo sí y sus tácticas no han cambiado. ¿Cuál es la táctica del diablo para con nosotros? Removernos de la casa de Dios, no venir a la iglesia, exponernos a mensajes humanistas, a tentarnos a ser consumidores en vez de contribuidores y en medio de todo remover nuestra masculinidad lo más que puede hacer. Así como Dios tiene un plan para ti, el diablo tiene un plan para ti.

La sociedad hace todo lo posible para remover nuestra masculinidad, las escuelas públicas en EU tienen a hombres vestidos de mujeres leyendo libros a niños y con eso educarlos que aunque sean hombres pueden ser mujeres después, videos por todo Youtube y Disney tiene siempre la bandera del arcoiris y mandan mensaje a tus hijos y a mis hijos. Pedro Picapiedra y Homero Simpson son los papás tontos que debes poner aparte e ignorarlos y las esposas son las buenas y los hombres malos y eso se mete en la mente de un niño diciendo “si los hombres son malos y las mujeres buenas, se mas como mujer.” No puedes ver a tu alrededor que la figura de un hombre no es lo mismo hace veinte o cien años, ahora el hombre es el muy débil, con aretes, pantalones apretados, calcetines rosas, eso ahora es un “hombre” y el mundo ha oído el mensaje y hasta me atrevo a decir que la iglesia ha oído ese mensaje. Iglesias que parecen como antro y tienen a alguien que se ve medio mariposa y mujeres mal vestidas en frente. David dio los cantos en el Antiguo Testamento y él era un macho que guiaba los cantos.

Pero también hay madres sobreprotectoras, hacen todo lo posible para que su niño no haga nada peligroso “Ay no vayas a salir y subir al árbol porque te vas a caer”; “no te vamos a poner en fútbol porque te vas a lastimar.” Hermana, cállate y deja que el niño sea niño. También los padres ausentes son un gran problema. Las mamás solteras pueden enseñar de masculinidad, pero no pueden impartir porque nadie puede impartir lo que no tiene. Y te animo a casarte bien antes de tener relaciones con una mujer. No estés jugando y dejando a hijos sin papá en la casa.

Otra cosa que está quitando la hombría de todos los hombres es la pornogarfía porque fuimos creados para amor y guerra y el amor es responsable, porque cuando buscas a una mujer debes trabajar en ti mismo primero. Tienes que echarte un poco de perfume, arreglarte y llegar a un momento donde tienes que pedir una cita con ella, pedir la mano a su papá y luego proveer para ella y vivir con ella, eso requiere valentía y en medio de eso va forjando tu hombría, pero la pornografía es todo fácil, una mujer que no puede decir que sí a ti solo haciendo clic. Y por eso menos hombres quieren casarse en estos días porque pueden hacer lo que quieren con una pantalla y no van a proveer y estará ahí cuando tienen vómitos y antojos en el primer trimestre del embarazo y contestaciones feas a veces, no tienes que tener una suegra, pero los hombres quieren tener la ruta fácil y la pornografía es una ruta fácil y eso no te hace mas hombre.

Los videojuegos, los hombres fuimos creados para la guerra, matar o morir para nuestras esposas e hijos. El videojuego es guerra, pero sin peligro porque puedes pelear y yo digo no tienes que tomar este sermón y quitar los videojuegos a tu hijo, pero cuidado con crear un adicto a los videojuegos, porque hay jóvenes totalmente inútiles que desde chicos ha sido su pan diario y no tienen la valentía para enfrentar a los enemigos reales que vienen a sus vidas.

Alguien dijo que Satanás odia a los hombres fuertes, sé un hombre fuerte y cristiano. Acepta y deléitate en tu identidad de Dios. Lo bello del libro de Daniel es que Daniel era su nombre desde antes y significa “Dios es mi juez.” Daniel fue nombrado Belsasar por el rey, le dio otra identidad, pero en el libro de Daniel conté 74 veces que Dios todavía le llama Daniel, él retuvo su identidad. Ananías “amado por el Señor” ¿Tenemos esa identidad? Amén. Misael “el que es como Dios” ¿Cristo ha puesto su Espíritu Santo en nosotros para que fuéramos santo como él es santo? Azarías “Jehová es mi ayuda” ¿Podemos decir hombres que gracias a Dios en momentos de debilidad, Jehová ha sido nuestra ayuda? Podemos decir eso porque esa es nuestra identidad.

En el poder de esa identidad, Nabucodonosor estableció una estatua de oro y puso la música y todo el mundo se arrodillaba menos tres. Ellos dijeron “Rey tenlo por cierto, nuestro Dios nos rescate o no, no nos vamos a arrodillar.” Ellos en el poder de su identidad dijeron que no al pecado cuando todos los demás dijeron que sí al pecado y cuando Nabucodonosor y sus oficiales fueron para mirar dijeron “¿no pusimos tres? Hay un cuarto adentro, parece como si fuera el hijo de Dios” y cuando salieron de ese horno no podías oler humo porque salieron acompañados por el Hijo de Dios y todo eso sirvió como sombra para dirigir nuestra atención a otra obra que el Hijo de Dios haría en Israel, sería crucificado, lo pondrían tres días y tres noches en una tumba ¡y bendito sea Cristo salió vivo! y en eso tú puedes poner tu identidad.

De la misma forma que Nabucodonosor tuvo que soltar a esos cuatro, la tumba ya no pudo aguantar a nuestro Salvador y salió victorioso y con gracia en abundancia para suplir todo corazón de todo hombre. Acepta y deléitate en tu identidad en Dios, y en Cristo tú eres un Daniel, Dios es tu juez. Puedes ser un Ananías, amado por Dios. Tienes la capacidad de decir que no al pecado. Azarías, Jehová es mi ayuda” Cuenta con Dios, lee sus promesas y hazlas tuyas, atrévete a servir a Dios en un mundo que es contradictorio a Dios porque el Señor resucitado te dio esa identidad para ser su siervo.

Ejercita tu músculo del no. Daniel propuso en su corazón no contaminarse, le ofrecieron esas comidas y el dijo no. En el poder de tu identidad en Cristo tienes una fuerza profunda en el poder del Espíritu Santo de decir que no a cosas que antes decías que sí. “Hijo mío si los pecadores te quisieran engañar no consientas.” “Absteneos de toda especie de mal.” Dile que no. Hay diez mandamientos, ocho de ellos tienen esta bendita palabra: No.

¿Vamos a olvidar nuestra identidad en Cristo? ¿Vamos a aceptar pequeños pecados porque muchos los aceptan? ¿Vamos a ser consumidores en vez de contribuidores? ¿Vamos a negar al Señor que nos compró con su sangre? 

Determina ser un contribuyente en vez de ser un consumidor. Daniel no consumía pero contribuía, contribuía ánimo y denuedo cuando sus hermanos en Cristo más lo ocupaban. Oraba tres veces al día para que Jehová fuera honrado en una tierra lejana, contribuyó con visiones y profecías que hasta la fecha nos bendicen. La mitad del libro de Apocalipsis no tiene sentido si no fuera por el no de Daniel y de sus profecías. Jesús mismo habló de este profeta. Él no era un consumidor sino un contribuidor. 

Gracias a Dios a través de las edades ha habido hombres que han sido contribuidores, han contribuido protección y fuerza a sus esposas e hijos, han contribuido la palabra de Dios., traducción de la Biblia han plantado iglesias, fidelidad. Guillermo Carey salió de Inglaterra en donde a lo mejor pudo haber tenido una vida fácil, pero fue a la India para contribuir y él tradujo la Biblia completa en bengalí, oria, manatí, hindi, assamese y sanskrit, seis idiomas, para que los hindúes pudieran recibir palabra de Dios y en 29 lenguajes una porción de la Biblia. Él contribuyó. El problema es que nosotros hemos llegado a ser consumidores de alcohol, de ira con nuestros hijos y epsosas, de horas y horas en redes sociales.

Rodéate de un grupo de guerreros cristianos. Lo que yo veo es que el caminar espiritual de Daniel floreció en presencia de tres otros con el quien tenía una amistad íntima a pesar de que estaba en un lugar pagano. 

Cuando el rey iba a matar a todos los astrólogos, a los sabios porque tuvo un sueño y nadie lo pudo interpretar, Daniel surge porque el espíritu de Dios estuvo en él y le dio la interpretación, y el rey le hizo una promoción grande a Daniel, en lugar de ser un estudiante, ahora es su mano derecha y ¿a quién llevó consigo en ese momento? Dice Daniel 2:49 “Y Daniel solicitó del rey, y obtuvo que pusiera sobre los negocios de la provincia de Babilonia a Sadrac, Mesac y Abed-nego; y Daniel estaba en la corte del rey.” 

Personalmente no puedo decir porque hizo esto, creo que por aprecio, pero también por algo más. Él sabía que con más poder, más posición más dinero viene más tentación y necesitaba en sus momentos de éxitos llenarse de otros guerreros en un grupo pequeño. No necesitas mil hermanos en Cristo para que te pregunten cómo te fue en la semana, cómo está tu relación con Dios y con tu esposa, pero tres sería buena idea. Nuestras iglesias típicamente no desarrollamos esto, la idea es venir a un culto y privadamente tomar una decisión y venir el otro domingo, pero ¿qué hombre te llamó esta semana para preguntar de tu vida espiritual? Yo lo necesito, Daniel lo necesitaba, tú lo necesitas. Yo tengo a uno que cada semana estamos hablando sobre cómo está mi devocional, mi familia, mi vida espiritual y no solo lo quiero, lo necesito. Hierro con hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo.(Proverbios 27:17) Y hay algunos hombre no muy filosos para Dios porque lo que saben hacer es venir a la iglesia y vivir como hipócritas en la casa, y la única que se atreve a preguntarle por su vida espiritual es su esposa y la callan y nadie puede penetrar más allá de su fachada. Todos los hombres necesitan un grupo pequeño de guerreros cristianos.

Lleva tu coraje o ira al verdadero Rey. Arriba y encima de las circunstancias en la vida de Daniel hubo otro plan superior. Daniel pudo haber estado enojado con sus papás porque la regaron trayendo juicio sobre Israel, podía haber odiado a Nabucodonosor por haber causado la muerte de los otros judíos, pero nunca vemos a Daniel renegando o insultando, siempre estuvo con respeto hasta que vio la conversión espiritual de Nabucodonosor.

Cuando yo me haga viejo, si Dios me permite llegar a la vejez, hay dos clases de viejo que no quiero ser: el viejo pervertido, ni el viejo pesimista. Hay muchos viejos pesimistas, odian al gobierno, su chamba, la sociedad, todas las cosas y yo no quiero ser ese viejo pesimista y un hombre nunca olvida cuando alguien le hacen mal y cuando llegue la vejez si has estado guardando esa amargura muchos otros van a ser contaminados, y cosas han pasado en tu vida, situaciones que no creaste y puedes estar enojado con todos los que te han hecho mal pero puedes aceptar algo: en medio de todo esto hay un verdadero Rey que también tiene un plan. 

Y la Biblia hablando de estos imperios, Daniel con toda confianza dice: “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre,” (Daniel 2:44) Nabucodonosor en sus días era un grande, Dios mismo le dijo: “Tú eres este”, pero los reyes grandes de la tierra mueren y se olvidan, pero hay un Rey y un reino que si aprendes a retener tu masculinidad, a rodearte de hombres cristianos, él va a reinar, pero que hoy empiece a reinar sobre ti y de mí. ¿Vas a ser como esa ventana en las torres gemelas? Lo puedes ser.

Vista 244 veces. El día de hoy 1 veces.