El Siervo de Dios

El Siervo de Dios

El Siervo de Dios

1 Timoteo 3:1-7 “Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no  caiga en descrédito y en lazo del diablo

Requiere entrega total a Dios, requiere una condición espiritual, dice la Palabra de Dios que no un neófito,  hay trabajos que no son nada sencillos, pero definitivamente el trabajo de un pastor es algo muy especial,  a pesar de que tiene muchas dificultades es el trabajo que tiene más bendecido, va mas allá de un deseo.

Jóvenes dicen me gusta tal trabajo me gusta tal carrera me gusta esto. Pero, un siervo de Dios es alguien que  no decide, es alguien que Dios llama, es alguien que Dios dio un llamamiento, Dios lo prepara, y es una persona que comenzó siendo un joven, es algún hermano ya grande, que tenia sueños, tenía planes, tenia metas, tenia cosas que hacer en su vida, y la verdad es que muchas veces que uno no se espera ese llamamiento.

Pero Dios se lo puso y esos sueños, esos planes, esas metas cambian definitivamente, para el hombre tiene que dejar todo, tiene que dejar aspectos de su vida, tiene que entregar su vida de tiempo completo, tiene que irse a un instituto, tiene que prepararse, tiene que hacer muchas otras cosas para poder servir a Dios.

1 Samuel 26:1-9Vinieron los zifeos a Saúl en Gabaa, diciendo: ¿No está David escondido en el collado de Haquila, al oriente del desierto?

Saúl entonces se levantó y descendió al desierto de Zif, llevando consigo tres mil hombres escogidos de Israel, para buscar a David en el desierto de Zif.

Y acampó Saúl en el collado de Haquila, que está al oriente del desierto, junto al camino. Y estaba David en el desierto, y entendió que Saúl le seguía en el desierto.

David, por tanto, envió espías, y supo con certeza que Saúl había venido.

Y se levantó David, y vino al sitio donde Saúl había acampado; y miró David el lugar donde dormían Saúl y Abner hijo de Ner, general de su ejército. Y estaba Saúl durmiendo en el campamento, y el pueblo estaba acampado en derredor de él.

Entonces David dijo a Ahimelec heteo y a Abisai hijo de Sarvia, hermano de Joab: ¿Quién descenderá conmigo a Saúl en el campamento? Y dijo Abisai: Yo descenderé contigo.

David, pues, y Abisai fueron de noche al ejército; y he aquí que Saúl estaba tendido durmiendo en el campamento, y su lanza clavada en tierra a su cabecera; y Abner y el ejército estaban tendidos alrededor de él.

Entonces dijo Abisai a David: Hoy ha entregado Dios a tu enemigo en tu mano; ahora, pues, déjame que le hiera con la lanza, y lo enclavaré en la tierra de un golpe, y no le daré segundo golpe.

Y David respondió a Abisai: No le mates; porque ¿quién extenderá su mano contra el ungido de Jehová, y será inocente?

Sabemos que Saúl había hecho cosas malas, Saúl procuraba la muerte de David, y a pesar de eso y pensar en el sentir que tienes David, es algo admirable es algo ejemplar, es algo que podemos imitar hoy en día.

Por que dice: “¿quién extenderá su mano contra el ungido de Jehová, y será inocente?

El pastor es un siervo de Dios, que Él a ungido, es alguien que Dios ha llamado, que tiene fallas sigue siendo hombre, en Romanos 3 dice, hablando Pablo que los judíos y gentiles todos estamos bajo pecado “no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” y eso incluye a toda la gente, a pesar de que nosotros tengamos a alguien muy espiritual, la verdad es que todos pecamos, todos hemos hecho cosas malas, es algo que tenemos que tener en cuenta.

Hay un tiempo en la vida cristiana en el que comenzamos en la iglesia, no conocemos muchas cosas de Dios, no conocemos a los hermanos, pero ponemos la mirada en el pastor, porque vemos que es la persona más espiritual, la persona más ejemplar. Y vemos al pastor como nuestro mejor ejemplo, el que mejor predica, el que más gana almas, el que mejor sabe hacer las cosas para Dios.

Y llega un punto en el que si nos quedamos en esa etapa, si vemos una falla en el pastor, nos desanimamos, creemos que el cristianismo está mal, hacemos las cosas poniendo la mirada en gente.

Un pastor decide hacer lo mejor para Dios, pero también tiene fallas, y en cualquier empresa, en cualquier lugar, la persona más fácil que se puede ver es la que está arriba, en una empresa alguien puede ver a su jefe y decir es un enojón, nos trata mal, nos paga mal, y entre la misma empresa la gente puede estar hablando mal del jefe. Y así en una iglesia, acaba el servicio se van a su casa llegan y alguien puede comentar algo que no le pareció o agrado lo que dijo el pastor, los planes que dijo etc.

Y es fácil decir eso, pero si pudiéramos agarrar el sentir que tubo David para que nosotros no tuviéramos que hacer eso, y decir como en el versículo 9. “¿Quién extenderá su mano contra el ungido de Jehová, y será inocente?

Y no quiere decir exactamente que nuestra mano, puede ser con nuestra boca, en la forma de que nosotros hacemos algo en contra del pastor, dice David que no era contra Saúl lo que iba hacer, iba hacer contra Dios.

Así como el hijo prodigo, lo primero que dijo cuando había reconocido su pecado fue “he pecado contra el cielo y contra ti” en primer lugar puso a Dios.

Y es cierto hablar mal en contra de un pastor, pero también es contra Dios, cuando David había pecado con Betsabé en el Salmo 51 reconoce su pecado y dice “contra ti solo he pecado” y esa es la verdad, deberíamos nosotros imitar eso en primer lugar.

Algunos puntos importantes del siervo de Dios.

Tener temor de Dios Ofenderle a Él a través de una persona, y es fácil incluso en los campamentos, en las conferencias o que vamos a otra iglesia, y es fácil platicar ¿y quien es tu pastor? Mi pastor es tal… y empezar hablar mal de esa persona de ese pastor, de ese misionero, y es fácil ver esa pequeñas fallas. Es algo importante que tengamos que reconocer y que no sea así.

Un pastor no es solamente alguien que nada más se para a predicar, es algo especial que llegue a predicar un pastor, y nos sea de bendición, pero no es solamente ese trabajo, él desde un principio al llegar al lugar en donde Dios lo quería, es llegar tal vez a un lugar donde no conoce a nadie, donde no tiene hay familiares, amigos, no sabe cómo se vive en ese lugar, no sabe dónde va a vivir, no sabe en donde va a comenzar una iglesia, y a pesar de todo eso ese es el siervo de Dios que dice yo voy a ir ahí, porque Dios me ha llamado, es el que se pone a ganar almas todos los días, se pone a orar por que Dios llene una iglesia, porque Dios provea para un terreno, para una iglesia, paraqué valla creciendo.

Es el siervo de Dios, que en su primer año ve como la gente le rompe folletos, como la gente lo rechaza, como alguien va a la iglesia y ya no vuelve. Ese es el siervo de Dios que van pasando los años, la iglesia va creciendo, va aumentando la gente que se congrega, y pasan los años, ora por nosotros cada día, se levanta en la madrugada a orar por nuestros problemas, se pone a ganar almas cuando nosotros no lo vemos.

Alguien que esta entregado es ese pastor que se pone a organizar conferencias, organiza las cosas de la iglesia, los asuntos del dinero, todas las fallas, la limpieza, ese es el pastor. Y a veces uno se pone a pensar que el pastor solo predicaba y nada más, pero ese no es un pastor, el verdadero pastor es el que se pone hacer todas estas cosas cuando nosotros no nos damos cuenta. Y es algo que debemos de tener en mente antes de decir algo, antes de inventar algo en contra de él.

Y muchas veces la gente se va de la iglesia, porque el pastor no le saludo, o no le tomo en cuenta, cuando el pastor tiene tantas cosas que hacer, y nosotros solo nos ponemos a pensar en nosotros mismos, sin detenernos a pensar, que tal vez tiene muchos pendientes.

Y tenemos en la mente que el pastor es el que va a estar siempre bien, pero no nos ponemos a pensar que el pastor va a tener desanimo, que quizás va a tener problemas, que quizás le van a llegar malas noticias, ese es el pastor.

Es necesario que escuchemos esto, quizás hay hermanos con más de diez años o bien unos pocos meses de ir a la iglesia, pero es necesario que entendamos esto. El pastor es alguien muy importante en la iglesia, es el líder espiritual, que sigue enfrente de nosotros orando por nosotros, preocupándose por nuestros problemas.

Efesios 4:11-13 “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,

A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,

Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;”

El pastor es aquel líder espiritual que se preocupa por nuestro crecimiento, porque nosotros sigamos en los caminos de Dios, él no se complace en que alguien comience a faltar a la iglesia, empiece hacer cosas malas, no es aquel que no se da cuenta y nos juzgue por que dejamos de ganar almas, no es alguien así, Dios lo constituye, Dios lo pone en la iglesia, y si hay algo por lo que debemos de estar agradecidos es por el pastor que Dios nos ha dado, por el pastor que ha puesto aquí, es un motivo por el cual dar gracias a Dios porque Dios ha sido bueno con nosotros al darnos un pastor.

Muchas veces pensamos así también En la familia del pastor.

La esposa del pastor.

La esposa del pastor no es una posición, la esposa del pastor no es una pastora mujer, puede llegar hacer una líder en la iglesia, puede que de clases a los niños, a las hermanas, pero no es una posición.

Muchas veces algunas hermanas pueden pensar por que la esposa del pastor no es mi mejor amiga, porque no llega, porque no me habla, porque no hace esto y aquello, y la verdad es que la esposa del pastor no es una posición y generalmente la esposa del pastor su mejor amiga quizás no va hacer alguien de la congregación si no de otra esposa de pastor.

Y es así nosotros podemos empezar a tener una idea de que tiene que ser así el pastor, tiene que ser así la esposa del pastor, de que tienen que ser así los hijos, pero no es así. Funciona distinto de lo que muchas veces nosotros pensamos.

Igual pasa con los hijos del pastor, no son una posición, no son pastores pequeños, no necesariamente van hacer pastores, no necesariamente van hacer misioneros, no necesariamente se van a quedar aquí toda su vida en la iglesia sirviendo dirigiendo, sirviendo en algo, no necesariamente debe de ser así.

El deseo de todo padre como pastor es que le sirvan a Dios, pero tal vez van hacer profesionistas, van a irse a otro lugar, etc. pero no necesariamente tienen que ser pastores, no tenemos que pensar en que los hijos del pastor tienen que ser forzosamente los mejores de la iglesia, y sería bueno que fueran así, pero no es así. Hay veces en las que ellos tienen también sus vidas, ellos también tienen las cosas en las que piensan, muchas veces como hijos de pastor sienten mucha presión porque la gente los mira y dicen él hijo de pastor tiene que ser así y así y de esta forma. Y si un día falla o lo vemos mal, es algo que no se debe de hacer, no se debe de juzgar.

El pastor es una persona, sus hijos son otra persona, su esposa es otra persona, y lo peor que alguien le pudiera decir a un hijo de pastor es “y eso que es hijo de pastor” jamás se debería de juzgar así a un hijo de pastor,

Aspectos del requerimiento que Dios pone al siervo de Dios.

1 Timoteo 3:1-7 “Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea”

Toda aquella persona que dice que le gustaría que sus hijos fueran pastores o que él mismo fuera pastor, es una buena obra.

Ver. 2 “Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar;

Da estas pocas características, mostrando que el verdadero siervo de Dios no es alguien que simplemente dijo yo quiero ser pastor y decidió serlo y ya es pastor, no es así, antes de eso el trabajo de Dios es algo especial, así como en los tiempos antiguos Dios puso a los levitas para que ejercieran el ministerio, era algo Santo, era algo que se tenía que hacer diligentemente, era algo que se tenía que hacer con una perfección bien hecha, y es así como Dios nos quiere dar a entender.

“Tiene que ser irreprensible, que no se le puede encontrar fallas de las que se pueda acusar;

Marido de una sola mujer, eso es necesario; Sobrio; Prudente;

Decoroso está hablando de alguien que se maduro, que no tenga mente de adolescente;

Hospedador,

Apto para enseñar a alguien;

Que ha conocido el amor de Dios, que ha entendido que Dios es amor y que quiere que nosotros conozcamos ese amor. Estando Jesús aquí en la tierra dio dos mandamientos principales, “amar a Dios y amar al prójimo” y era lo más importante que Dios nos había puesto, y en esto se basaba toda la ley;

No dado al vino; El pastor es el que decide alejarse de todas las cosas mundanas, alejarse de todas las cosas que pudieran llenar su propia carne, y ser lleno del Espíritu Santo;

No pendenciero, alguien que no le gusta estar en pleitos, comenzarlos;

No codicioso de ganancias deshonestas, hay personas que dicen que en las iglesias solo roban el dinero y es por eso que no asisten a ninguna iglesia, también dice en Romanos que el Nombre de Dios es blasfemado por gente que es líder, gente que tiene una posesión y hace todo lo malo, y realmente no debe de ser así;

Amable; apacible, no avaro; que gobierne bien su casa; que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad, pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿Cómo cuidara de la iglesia de Dios? El pastor se encarga de poder gobernar su casa, no necesariamente tiene que ser como nosotros queremos. No debemos comparar, cada quien es responsable de su familia, no necesariamente como pastor, si no como padre de familia.

No un neófito, quiere decir de alguien que es nuevo en las cosas de Dios;

 

No sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo.

También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo”

Conociendo los requisitos de un pastor, nosotros es cuando podemos empezar a detectar las fallas. ¿Qué es lo que uno puede hacer?

ORAR POR NUESTROS PASTORES, es lo mejor que podemos hacer, en vez de llegar a nuestras casas y comenzar a juzgar al pastor es mejor llegar a nuestra casa y orar por el pastor, no es alguien perfecto, es alguien que Dios está usando, es alguien que Dios quiere seguir usando, y quiere sernos de bendición a nosotros a través de él, esto es lo mejor que podemos hacer.

Considerando a nuestro pastor como el mejor pastor, orar por él, ayudarle en lo que se necesite, sujetarnos a él porque es necesario, hay muchas cosas que podemos seguir aprendiendo a través de él, en las predicaciones.

Funciones del pastor

En Tito 1 da unas características de los ancianos y de los obispos.

Tito 1:5-16 “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene. Uno de ellos, su propio profeta, dijo: Los cretenses, siempre mentirosos, malas bestias, glotones ociosos Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe, no atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad. Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas. Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra.”

Otra cosa es que no todos los que se dicen son pastores, no todas las que dicen ser pastoras realmente Dios nunca aprobó que las mujeres fueran pastoras, y hay cosas que tenemos que conocer, quizás tenemos conocidos que se dicen cristianos pero son de una denominación carismática, pentecostés, todos estos que tienen pastores que enseñan cosas raras, pastores que enseñan cosas incorrectas, dice la Biblia que no necesariamente son pastores, se dicen ser pastores, pero no lo son.

Pablo nos decía que él los postreros tiempos habrían o vendrían tiempos peligrosos, habrían maestros enseñando de acuerdo a sus propios deseos, y es así no todos los que se dicen ser pastores o siervos de Dios lo son.

Tito 2:1.11 “Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina.                  Que los ancianos sean sobrios, serios, prudentes, sanos en la fe, en el amor, en la paciencia. Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes; presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros. Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos, que agraden en todo, que no sean respondones; no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adorne la doctrina de Dios nuestro Salvador. Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,”

Es algo increíble la responsabilidad que tiene un pastor, de cuidar todas estas cosas y nosotros como la congregación, como la iglesia, quizás no nos demos cuenta de todas estas cosas, tal vez sabemos poco de la Biblia, hemos dejado cosas de nuestra vida, hemos agarrado cosas buenas, pero, el trabajo del pastor es muchísimo más importante, es alguien que se tiene que respetar, es alguien que se tiene que admirar, incluso tomar como ejemplo, así como Pablo decía, “ser imitadores de mi como yo de Cristo” nosotros también vemos al pastor como nuestro máximo ejemplo, vemos al pastor como alguien en quien ponemos la mirada y en cierta manera no está mal.

Hebreos 12:2 “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.”

Orar por el pastor, obedecerle, pero sin tener que olvidar que nuestro mejor ejemplo es el Señor Jesús, mirar a Dios, mirar las cosas de Dios, no quitar la mirada de la Biblia que es lo más importante.

Hay cosas en las que nosotros podemos ayudarle. El pastor no puede hacer todo solo, quizás no hemos visto al pastor barriendo o cualquier cosa así, y no es que no lo allá hecho antes, pero nosotros podemos ayudar en estas cosas.

En Efesios 4 dice que somos el cuerpo de Cristo, perfeccionándonos, y es así como funciona el pastor puede hacer algo, pero nosotros podemos ayudarle en muchas cosas, el Cuerpo de Cristo no todos pueden ser un brazo, una pierna no todos pueden cumplir una función, y una vez que se llegue hacer eso, la iglesia en unión trabaja en una manera bien especial. Como los hermanos de la iglesia de Antioquia.

Cumpliendo también con la palabra misionero, la palabra misionero no existe en la Biblia, pero un misionero es tomado a otras culturas, fuera de su país y va a otro país a un lugar desconocido, un misionero puede ser en el mismo país, que va a lugares donde se habla una lengua.

Un evangelista es aquel que solo se preocupa de llevar el evangelio a todas partes, de un lado a otro, y ayudar a las iglesias. Hay pocos evangelistas en el país. No son muchos.

El trabajo del misionero es casi igual, pero es un poco más difícil. Por el cambio de culturas etc. Y no todos los que se van a un instituto bíblico van hacer pastores, misioneros o evangelistas, no todas van hacer esposa de pastor, o esposa de misionero o de evangelista, quizás van a servir en la iglesia de alguna otra forma, igualmente los hombres.

Vista 14.823 veces. El día de hoy 1 veces.
2018-04-04T10:47:11+00:00 agosto 4th, 2013|Hermano Oscar González Mosso|0 Comments

Leave A Comment