Pastor Kevin Wynne

Ezequiel 37:1-14 “La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos.

2 Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera.

3 Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes.

4 Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová.

5 Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis.

6 Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.

7 Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso.

8 Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu.

9 Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán.

10 Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.

11 Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos.

12 Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel.

13 Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío.

14 Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos.

2 Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera.

3 Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes.

4 Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová.

5 Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis.

6 Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.

7 Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso.

8 Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu.

9 Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán.

10 Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.

11 Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos.

12 Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel.

13 Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío.

14 Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.”

 

Algún día cada uno de nosotros vamos a saber que Dios es Dios, vamos a ver Su poder, veremos que Él es el Rey de reyes y Señor de señores y el Dios todo poderoso; Él algún día abrirá nuestro sepulcro y nos levantará, pero será demasiado tarde cuando usted vea a Dios cara a cara, será demasiado tarde para servirle, va a ser demasiado tarde para ganar almas, va a ser demasiado tarde para entregarle tu vida a tu Dios y dedicar tu vida a lo que realmente es importante, el tiempo de servir a Dios es ahora, para servir a Dios ahora necesitamos fe *el justo por la fe vivirá* *fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios*

 

La importancia de la predicación de la Palabra de Dios es increíble, Dios llevó a Ezequiel en el Espíritu Santo de Dios le llevó a un valle, un valle que estaba lleno de huesos; le llevó a este valle lleno de huesos secos en gran manera, no había vida en ellos y Dios le pregunta a Ezequiel *¿Es posible que vivan estos huesos?* Ezequiel sabe que para Dios nada es imposible y él respondió que si era Su voluntad Él puede hacer que puedan vivir; Dios le dice algo muy interesante a Ezequiel, le dice “Entonces profetiza a esos huesos”. La palabra profetizar quiere decir hablar la Palabra de Dios.

 

Cuando él empezó a predicar, cuando él empezó a profetizar la Palabra de Dios había un movimiento en el aire; en la Biblia, aire, soplando es la palabra en Hebreo que está hablando del Espíritu, es algo que no podemos ver pero podemos ver el resultado. No puedes ver el aire pero puedes ver el resultado del movimiento del aire.

 

Se empieza a mover el espíritu de Dios, los huesos se empiezan a juntar el uno con el otro, luego se empieza a formar sobre ellos carne, músculos y se forma un ejército grande frente a los ojos de Ezequiel, pero estaban muertos, no tenían vida. Entonces Dios le dice otra vez a Ezequiel “Profetiza al espíritu”  Hermanos,  ¿al Espíritu Santo le gusta la predicación?

En el plan de Dios, Dios ha ordenado como dice el apóstol Pablo, salvar a los creyentes por la locura de la predicación, Dios no va a salvar al hombre con sabiduría humana o con filosofía o con nuestro talento o habilidad; Dios escogió salvar a los creyentes por la locura de la predicación, a Dios le gusta la predicación.

 

Jesús dijo que si había dos o tres congregados en Su nombre allí estaría Él en medio de ellos.

Yo empecé la iglesia hace años,  mi esposa y yo en una casa de unas personas que habíamos ganado para Cristo y empezamos, yo sabía que mientras había dos o tres personas allí yo sabía *Dios va a venir al culto* .

 

A Dios le gusta la predicación, quizás a ti no pero a Él sí. Lo único que hacemos es predicar la Palabra de Dios, a Dios le gusta la predicación, al Espíritu Santo le gusta la predicación y los que son de Dios la palabra de Dios oyen. Un joven o señorita que le gusta las actividades, le gusta divertirse pero cuando viene la predicación quieren mandar textos, quieren estar hablando; ellos no solamente no quieren oír, pero gente carnal no quiere que tú escuches tampoco.

 

Alguien que no quiere oír la Biblia o está ignorando la Biblia ellos están mostrando que no conocen a Dios, Él dice “predica el Espíritu”

Ezequiel 37:9-10 “Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán.10 Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.”

Por supuesto esa es la profecía acerca de la restauración de un día a Israel, y Dios profetizó que Él iba a levantar otra vez la nación de Israel.

Eso era un milagro; después de la segunda guerra mundial Israel ya no existía, ya no había nación de Israel pero Dios lo levantó otra vez exactamente como lo había profetizado aquí y en otros textos.

 

Vinieron naciones a destruir a Israel, con ejércitos mucho más grandes y poderosos, Árabes, Egipcios y diferentes naciones vinieron y dijeron que iban a destruir a Israel; pero Israel en seis días ellos conquistaron todos esos ejércitos; hermanos no hay límite al poder de Dios. Yo creo que va un día haber un avivamiento en el pueblo de Israel y van a regresar a Jehová Dios y a Jesús su Mesías y serán salvos. Pero esta profecía tiene más significado para nosotros que solamente eso.

Juan 6:63 “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.”

Efesios 2:5-6 “aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),

6 y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,”  Ante los ojos de Dios tú ya estás en el cielo, Él es el Alfa y Omega; Él ve todo por delante, Él es eterno y dice *ya te veo sentado conmigo en el cielo*. Estabas muerto, pero ahora cuando pusiste tu fe en la Biblia y en Cristo pasó de muerte a la vida.

 

Efesios 2:7-9 “para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.

8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.”

Salvación no es un sacrificio que puedas ganar por tus obras, es un regalo que puedes obtener.

Sin Cristo estás muerto en delito y pecado, sin Cristo ya has sido condenado, tú destino es seguro y vas a ir al infierno, pero cuando pongas tu confianza en Jesús Él dice “no por obras, para que nadie se gloríe.”  Para que pongas tu confianza en Jesús y recibas la vida.

 

Efesios 7:10 “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”

Tu vida no es un accidente, no importa qué te dijeron mamá y papá, tu vida tiene propósito; Dios tiene un plan para tu vida y Dios le ha salvado, Dios le ha dado una nueva vida en Cristo ahora y Él dice *ahora yo tengo algo bueno para ti, tengo un plan para tu vida* y cuando tú lo buscas y tú lo haces, tú serás parte del ejército de Dios y tú podrás traer salvación a otros.

Juan 7:38 “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.”

 

Dios quiere joven, señorita, que tú seas un río de agua viva para otros, que tú le des vida a otros; como Dios te la dio a ti, así tú con otros; nosotros tenemos por eso que predicar la palabra de Dios.

Romanos 10:8 “Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos:”

Si tú eres salvo, el Espíritu Santo debe de estar en ti, y deberías tener Su palabra en tu boca y en tu corazón. Romanos 10:9-11 “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.”

 

Si tú estás avergonzado de tu fe, a lo mejor no tienes fe; la razón que tú no quieres hablar de Cristo es porque tú no lo tienes en tu corazón.

Romanos 10:12-14 “Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;

13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. 14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?”

Joven, señorita, México está en problemas, si algo no sucede México va a ser destruído y la única esperanza que México tiene, la única esperanza de vida que México tiene es la palabra de Dios pero alguien tiene que predicar a los  huesos secos; hay poder en la Biblia, la palabra de Dios no regresa vacía. Cristo dijo que la Biblia es como la lluvia que desciende del cielo y da vida a la tierra; la palabra de Dios es viva y es poderosa, pero tenemos que predicarla.

 

Yo recuerdo cuando era joven mi Pastor predicaba lo mismo, unos amigos y yo dijimos *vamos a probar si eso es cierto*, fuimos a predicar a Oceanside en California, en ese tiempo era la ciudad número uno en todos los Estados Unidos, no había otra ciudad en todos los Estados Unidos que tuviera más gente asesinada cad año. Fuimos a las calles y comenzamos a predicar; yo me recuerdo predicando enfrente de una cantina, el cantinero salió y dijo *mira la gente aquí en la cantina están escuchando lo que ustedes están predicando y está dando pena a las señoritas* Yo pensé ¿cuáles señoritas?; entonces nosotros predicamos más fuerte.

Gente empezó a salir de la cantina, algunos soldados de la marina comenzaron a salir de la cantina y algunos, yo me acuerdo poniéndose allí de rodillas en la calle llorando, recibiendo a Cristo. Un joven salió, se subió a su moto y empezó a arrancar la moto, no quiso arrancar y yo empecé a predicar “Dios no quiere que arranque esa moto, quiere que escuches la palabra de Dios” y no se escapó.

 

Una vez fuimos a California y había una casa de pornografía que habían abierto, allí donde no era permitido predicar en la calle, entonces fuimos en el coche de un amigo y abrimos la cajuela y el cofre, nos subimos sobre el cofre y comenzamos a predicar sobre el coche, cuando llegó la policía nos dijo que no podíamos predicar en la calle y le dijimos *no estamos en la calle, estamos sobre el coche* y él revisó su libreta y dijo *bueno no hay ley acerca de esto* y se fue. Yo aprendí eso cuando era joven, cuando llegué aquí a México me dijeron que eso no iba a funcionar, ganar almas, predicar en la calle, predicar la Biblia, eso no va a funcionar; pero hermanos nosotros creímos a Dios y no al hombre; hemos predicado y hermano escúchame, ¡sí funciona!

 

La palabra de Dios da vida, tú necesitas creerlo, tú necesitas amarlo, apreiarlo.

Salmos 119:11-14 “ En mi corazón he guardado tus dichos,

Para no pecar contra ti.

12 Bendito tú, oh Jehová;

Enséñame tus estatutos.

13 Con mis labios he contado

Todos los juicios de tu boca.

14 Me he gozado en el camino de tus testimonios

Más que de toda riqueza.”

Joven, señorita, ama la Biblia, Él es la palabra de Dios hecho carne; tu amor para la Biblia muestra tu amor para Jesús, lo que haces con la Biblia determinará lo que Dios hará contigo; si tú haces la Biblia a un lado y no te importa la predicación o la enseñanza de la Biblia Dios va hacer a un lado tu vida y eso afectará tu futuro.

 

Pero si tu amas la Biblia, Dios te va a bendecir, Dios te va a usar.

Salmos 1:1-3 “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,

Ni estuvo en camino de pecadores,

Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;

2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia,

Y en su ley medita de día y de noche.

3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,

Que da su fruto en su tiempo,

Y su hoja no cae;

Y todo lo que hace, prosperará.”

 

Mi Pastor me enseñó a leer 25 capítulos de la Biblia cada día, estudiarla, meditarla, cualquier cosa que Dios ha hecho en esta iglesia, en mi vida, en mi familia, en mi ministerio y cualquier cosa es porque yo amo este libro, entre más amas la Biblia, más Dios te va a bendecir joven.

Aprecia la Biblia, habla de la Biblia; deja que este libro esté no solamente en tu corazón, pero en tu boca también.

 

Josué siguiendo el ministerio de Moisés, sin duda él tenía miedo pero ahora él tenía que entrar y conquistar la tierra prometida. Josué 1:8 “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” Día y noche medita la Biblia. Alguien que no ama la Biblia es porque no ama a Jesús.

 

Hace años había una señorita en Francia que estaba leyendo un libro de poemas, ella dijo *que poemas tan aburridos* y ella tiró el libro de poemas en un bote de basura allí en su recámara, después ella se preparó, tenía que ir a una fiesta de cumpleaños de una amiga; allí en la fiesta de cumpleaños ella conoció un joven alto y guapo, amable respetuoso, comenzaron a hablar, 15 minutos, 20 minutos, 30 minutos y casi una hora estuvieron hablando; el corazón de la señorita empezó a palpar más rápido y empezó a enamorarse de este joven hasta que ella dijo *joven tenemos casi una hora hablando y ni siquiera conozco tu nombre* y el joven dijo *Oh señorita perdóname, que mal educado, mi nombre es, =fulano de tal= * Y ella dijo que coincidencia, hoy en la mañana estaba leyendo un libro de poemas y el autor del libro tenía ese mismo nombre, y él dijo *¿Cómo se llamaba el libro?*  ella dijo el nombre del libro, él dijo *ése es mi libro, yo lo escribí, ¿qué pensaste de el libro que yo escribí?* y ella, como son todas las señoritas… empezó a decir *ah, es que no he terminado de leerlo todavía*

Ella llegó a su casa, sacó del bote de basura el libro de poemas, el mismo libro y empezó a leerlo, suspiró y decía qué hermoso.

 

La razón que tú no amas a la Biblia es porque no amas a Jesucristo; tu amas el fútbol, juegos de computadora, tu amas tus telenovelas, amas todo pero no amas la Biblia porque no amas a Jesús; cuando la Biblia es tu delicia, la  Biblia está en tu boca, en tu corazón, empiezas a hablar y a predicar la palabra de Dios a otros. Vamos a ver el espíritu de Dios moverse en México, necesitamos mil iglesias así, hay muchos que dicen que no hay esperanza para México, pero necesitamos jóvenes y señoritas que estén predicando; yo no estoy hablando solamente a los que están llamados a servir a Dios, estoy hablando a todos. Hay médicos, ingenieros, hay albañiles, hay taxistas, hay gente que trae visitantes y no son predicadores pero Dios los está usando en gran manera y por supuesto necesitamos a otros que Dios está llamando, gente que Dios está usando de tiempo completo para predicar la palabra de Dios, si Dios te está llamando escúchalo. Si Dios te llama a servirle es un privilegio, es una bendición, es algo que debe ser agradecido, Pablo dijo que estaba agradecido con Dios por tenerle por fiel y ponerle en el ministerio, México necesita gente que predique el evangelio, que lea la Biblia y vamos a ver el espíritu de Dios moverse y vamos a ver los que están muertos vivir, vamos a ver un gran ejército levantarse soldados de Cristo, y vamos a ver avivamiento.

 

  • Dios da vida de los huesos secos
  • Dios quiere que corran ríos de agua viva en nosotros y por nosotros
  • Ama la Biblia
  • Predica Su palabra, a Dios le gusta la predicación
Vista 1.050 veces. El día de hoy 1 veces.