Play

Para Que No Pequeis
Pastor Victor Rouse
Celaya 2015

1 Juan 2:1-2
“Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.
2 Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.”

1 Tesalonicenses 5:22-23
“Absteneos de toda especie de mal.
23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.”

Aquí nos dice que somos alma, cuerpo y espíritu, somos tres en uno, algo interesante es que antes de la salvación nacemos en este mundo tenemos cuerpo, tenemos alma, el cuerpo y alma están vivos pero nacemos en este mundo inconversos y nacemos con un espíritu muerto, porque estamos en pecado, nacemos con una naturaleza pecaminosa.
El espíritu está muerto pero cuando cuando uno recibe a Jesucristo como su salvador Dios lo salva y algo sucede.
El cuerpo es parte nuestra que se relaciona con el mundo físico en que andamos, el alma es nuestra parte que se relaciona con los seres vivientes, y el espíritu es la parte que se relaciona con Dios,

Efesios 1:13
“En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,”
Dios dice que en el momento que escuchamos el evangelio y ponemos nuestra fe en Cristo y le pedimos que nos salve, en ese momento de arrepentimiento y fe, el Espíritu Santo entra en nosotros, y somos sellados con el Espíritu Santo.
Y el vivifica nuestro espíritu nuestro, esta revivido

Efesios 2:1
“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,”

El momento que creemos en Él el Espíritu Santo vivifica el espíritu, y ahora porque el espíritu está vivo podemos tener una relación con Dios, podemos tener comunicación con Él.

Colosenses 2:11
“En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo;”

Dios está diciendo que en el momento que recibimos Cristo como nuestro salvador el Espíritu Santo entra en nosotros vivifica en nosotros el espíritu para que tengamos una relación con Él.

Pero también el espíritu hace una circuncisión, quiere decir que Él hace una circuncisión no hecha a mano en separar el espíritu y alma del cuerpo, no completamente fuera del cuerpo.

No tenemos que pecar, no estamos obligados a pecar, no estamos comprometidos a seguir el cuerpo y todos sus deseos.

Encuentro en mi carne una ley de pecado, entonces tenemos tres enemigos.
1. El diablo
2. El mundo
3. Y nuestra propia carne

Y todos ellos quieren que pequemos, quieren decepcionarnos, quieren engañarnos, y quieren que nosotros nos comprometamos a pecar para desobedecerle a Dios.
Todos batallamos con el pecado, aun que Cristo nos salvó, salvo mi alma vivifico mi espíritu pero Dios nos salvó de carne y mi carne sigue siendo pecaminosa.
Juan nos dice que nos escribe estas cosas para que no pequéis,
Dios no quiere que pequemos.

Isaías 59:1-2
“He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír;
2 pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.”

Nos dice que el pecado hace una división entre nosotros,
a) el pecado causa problemas,
b) trae muerte

Y muchas veces escuchamos predicación contra el pecado, pero aprendemos como no pecar, como tratar la tentación.
Cosas que te pueden ayudar de cómo vivir en tu vida diaria y no pecar.

Job 1:1
“Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.”


Tenemos al diablo que nos dice que tenemos que pecar. En cada tentación hay una mentira, podemos ver claramente el ejemplo de Jesús cuando fue tentado, le tentó tres veces y en cada ocasión le presento mentiras solo Dios no puede ser engañado, pero nosotros di, tristemente.

El escritor nos está dando una descripción de Job, y explica como es este hombre, un hombre recto temeroso de Dios,

• apartado del mal.
Job 1:8
“8 Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?”

Jehová está hablando con satanás, Dios dijo de Job dos veces la frase “y apartado del mal” que quiere decir eso apartado del mal, dice que fue un hombre bueno, apartado del mal.
Apartado del mal quiere decir: evitado, aun lado, pasar por un lado, Job fue un hombre apartado del mal, quiere decir ahí está el mal, ahí está la tentación, el pecado, entonces el no agarro camino hacia el pecado, la sabia donde estaba el malo, sabia dónde estaba la tentación, el agarro otro camino.

1 Pedro 3:11
“Apártese del mal, y haga el bien;
Busque la paz, y sígala.”

Es interesante, está hablando de como tener la bendición y heredar la bendición, apartarse del mal, pasar de un lado, es buscar un camino tomar una senda que no le lleve hacia el pecado.

Porque ponerse donde hay tentación si es un problema que usted tiene, si es una debilidad que ha sufrido, apartarse del mal es evitarse el mal
Proverbios 4:15
“No entres por la vereda de los impíos,
Ni vayas por el camino de los malos.
15 Déjala, no pases por ella;
Apártate de ella, pasa.”

Apartarnos del mal

Proverbios 14:15,16
“El simple todo lo cree;
Mas el avisado mira bien sus pasos.”
El avisado no pone su vida en auto piloto, el piensa, examina, analiza, busca la voluntad de Dios
“El sabio teme y se aparta del mal;
Mas el insensato se muestra insolente y confiado.”

La mejor manera de no pecar es apartarnos del mal, pasar a un lado de las oportunidades, de los lugares, de las personas que nos llevan hacia el pecado, y la manera en apartarnos de esto es:

I. Ocuparnos en algo bueno y hacer algo correcto todo el tiempo

Tantas veces la gente dice que el cristiano no puede hacer ciertas cosas, es un no para todo, y no es así porque la vida cristiana es una vida de SI, si puedo caminar con Dios, si puedo andar con Dios, si puedo buscar su voluntad para mi vida, si puedo disfrutar mi vida, haciendo bien.

No es una vida llena de no, es una vida llena de si, y es aprender llenar mi vida con si, con lo que sí es bueno, con lo que sí es correcto. Si nos ocupamos en hacer lo sí, no tendremos tiempo para hacer lo no.

1. El sabio mira bien sus pasos


No somos entrenados en pensar adelante, en la voluntad de Dios, como puedo ayudar a otros y planear el tiempo, evitar el pecado.

1 Corintios 10:12-13
“Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.
13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.”

Él dice que ninguna tentación que no sea humana que no nos ha sobrevenido pero fiel es Dios que no nos dejara ser tentados más de lo que podréis resistir, si no que dará juntamente con la tentación la salida.
La salida quiere decir a pie, escape, nos está diciendo que somos apartados del mal.

1 Corintios 6:18
“Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.”

1 de Timoteo 6:11
“Más tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.”


2. Huye de estas cosas


2 Timoteo 2:22
“Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.”

3. Huye de los deseos juveniles


Ves tras ves Dios dice huye, no tenemos que quedarnos hay debemos de agarrar camino.
1 Tesalonicenses 5:22
“Absteneos de toda especie de mal.”

Dios dice que en cada tentación Dios tiene poder, y nos provee la salida y podemos salir, debemos correr y salir de ahí, pero a veces el diablo el mundo y nuestra carne, si es mi carne que presenta la tentación, ¿Cómo puedo huir de mi carne? Mi carne está conmigo, puedo correr de este lugar pero mi carne está conmigo, ¿Qué puedo hacer?
O a veces puedo encontrarme en una situación donde me encuentro rodeado de tentación y precio por el diablo, por el mundo, pro mi propia carne, como que estamos entre la espada y la pared.

II. Absteneos de toda especie de mal, el diablo, el mundo vienen a ti y te incitan a pecar.

Te sientes rodeado, el código es absteneos de toda especie de mal es decir no.
1 Corintios 9:25
“Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.”

1 Pedro 2:11
“Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,”


Que os abstengáis, aunque yo me siento que lo quiero aunque otros me dicen que puedo y debo, un que el diablo dice: hazlo

Y Dios dice que debe de abstenerme y decir no yo puedo escoger los caminos, las personas, que no me llevaran al pecado.

El problema es el corazón ¿a quién amamos? ¿Se ha enamorado?, cuando uno está enamorado quiere estar siempre con esa persona, quiere hablar con esa persona, sacrificas tiempo en el trabajo para verla
Cantares 8:6
“Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo;
Porque fuerte es como la muerte el amor…”

III. El amor nos hace hacer cosas que no haríamos normalmente

¿Estamos enamorados con Dios o no? El está enamorado de nosotros, necesitamos checar nuestro corazón, yo no debo de amar el pecado, deseos placeres, actividades, personas, cosas, que nos pueden traer el pecado, que me van a alejar de Dios, Él e ama a mí y el hizo sacrificio para que yo este con Él, y para que yo tenga una relación con Él.

El amor fuerte como la muerte, aun hasta la muerte, debemos estar dispuestos, cueste lo que cueste, escoger caminos que no me acercan al pecado porque lo amamos.

Cuando te encuentres con la tentación debes de huir de ahí, alejarte lo más que puedas, no me importa cuánto me cueste, cuanto pierda, debo de alejarme porque le amo a Él
El problema es que no le amamos a Él como debemos, que estemos dispuestos a pagar el precio, a pagar el sacrificio

1 Pedro 4:1-2
“Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado, 2 para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.”


IV. La victoria en contra del pecado se encuentra en Cristo.

Yo no tengo la fuerza, no tengo el poder para hacerlo, se encuentran en Él. Cristo vivió la vida humana en la tierra sin pecar. Y si Él me ha salvado yo estoy en Él, y la victoria sobre pecado y la tentación en mi vida es por medio de Él. Él ya tiene la victoria, ya conquisto el pecado, ya conquisto toda tentación.
Cuando nos encontremos con tentación, debemos de decirle a Dios que no podemos, dame la fuerza, todo pecado toda tentación, yo estoy en ti, dame la victoria

Vista 8.965 veces. El día de hoy 21 veces.