1 Samuel 3:1-10

 1 El joven Samuel ministraba a Jehová en presencia de Elí; y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días; no había visión con frecuencia.

    2 Y aconteció un día, que estando Elí acostado en su aposento, cuando sus ojos comenzaban a oscurecerse de modo que no podía ver,

    3 Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehová, donde estaba el arca de Dios; y antes que la lámpara de Dios fuese apagada,

    4 Jehová llamó a Samuel; y él respondió: Heme aquí.

    5 Y corriendo luego a Elí, dijo: Heme aquí; ¿para qué me llamaste? Y Elí le dijo: Yo no he llamado; vuelve y acuéstate. Y él se volvió y se acostó.

    6 Y Jehová volvió a llamar otra vez a Samuel. Y levantándose Samuel, vino a Elí y dijo: Heme aquí; ¿para qué me has llamado? Y él dijo: Hijo mío, yo no he llamado; vuelve y acuéstate.

    7 Y Samuel no había conocido aún a Jehová, ni la palabra de Jehová le había sido revelada.

    8 Jehová, pues, llamó la tercera vez a Samuel. Y él se levantó y vino a Elí, y dijo: Heme aquí; ¿para qué me has llamado? Entonces entendió Elí que Jehová llamaba al joven.

    9 Y dijo Elí a Samuel: Ve y acuéstate; y si te llamare, dirás: Habla, Jehová, porque tu siervo oye. Así se fue Samuel, y se acostó en su lugar.

    10 Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: !!Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.

 1.     La Fidelidad de Samuel

1 Samuel 3:1

El joven Samuel ministraba a Jehová en presencia de Elí; y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días; no había visión con frecuencia.

Aquí nos dice que Samuel ministraba a Jehová. Ministrar significa servir. No importa nuestra edad para servir al señor. No importa si tienes 15 años, no importa si tienes 70 años. La edad no importa para servir al Señor. Cuando estamos dispuestos para servir al Señor, recibimos mas bendiciones por parte de el.

Muchas veces solo nos acordamos del Dios cuando estamos en problemas, cuando tenemos que pagar la renta, cuando nos machucamos un dedo. Muchas veces solo nos acordamos de el en situaciones difíciles.

1 Tesalonicenses 2:9

Porque os acordáis, hermanos, de nuestro trabajo y fatiga; cómo trabajando de noche y de día, para no ser gravosos a ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios.

No podemos ministrar si no somos fieles al Señor. Nosotros debemos de buscar en ser fieles al Señor.

Hebreos 3:5

Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir;

Alguien que es contratado en una empresa, y si falta el día lunes para trabajar eso quiere decir que no es apto para el trabajo. El ministrar al Señor quiere decir que vamos a ser fieles por agradecimiento, porque el nos salvo, porque somos bendecidos al ser escogidos para su ministerio.

2 Crónicas 31:20 – 21

De esta manera hizo Ezequías en todo Judá; y ejecutó lo bueno, recto y verdadero delante de Jehová su Dios. En todo cuanto emprendió en el servicio de la casa de Dios, de acuerdo con la ley y los mandamientos, buscó a su Dios, lo hizo de todo corazón, y fue prosperado.

2.     La Disposición de Samuel.

2 Samuel 3:10

Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: !!Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.

Ahora aquí podemos ver la disposición de Samuel, y las tres veces que Jehová le habla, Samuel no se hizo el sordo, no se hizo el disimulado. Samuel las tres veces va delante de Eli. Ahora este tipo de educación no lo aprendió de Eli. Eli no podía controlar a sus propios hijos así que esto lo aprendió de su mama. Fue educado por su mama.

No podemos ponerle excusas al Señor, no podemos rehusarnos a lo que El nos manda.

Jueces 6:12-13 Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente.
Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó Jehová de Egipto? Y ahora Jehová nos ha desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas
.

En este versículo podemos ver que Gedeón no dijo: habla que tu siervo oye. Gedeón se empezó a quejar. El estaba recriminándole a Dios. Ahora Dios es bien paciente y Gloria a Dios por eso.

Debemos de estar disponible para el Señor, debemos de estar disponibles a leer la biblia, debemos de estar disponible para orar, debemos de estar disponibles para venir a la Iglesia, debemos de estar disponibles para servir al Señor.

Estamos disponibles para otras cosas, estamos diponibles para el mundo.

3.     La Practica de Samuel.

2 Samuel 3:19

Y Samuel creció, y Jehová estaba con él, y no dejó caer a tierra ninguna de sus palabras.
Y todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, conoció que Samuel era fiel profeta de Jehová.

Samuel cada cosa que Dios le mandaba, el lo practicaba.

Dios le había dado un encargo a Samuel, y Dios le dijo a Samuel aquí están mis mandamientos, aquí están unas profecías, aquí están algunos de mis estatutos. Y Samuel cada cosas que Dios le mandaba el lo ponía en practica. Por eso Dios no dejo caer ninguna de sus palabras.

Génesis 18:19

Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.

Abraham no solo era un oidor, el era un hacedor.

Santiago 4:17

y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.

Dios quiere que todos no solo seamos oidores, sino también hacedores. Dios quiere que practiquemos lo que el nos manda.

1 Samuel 3:20

Y todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, conoció que Samuel era fiel profeta de Jehová.

Todo el pueblo de Israel conoció que Samuel era fiel a Jehová. Seria una bendición que todos conocieran que somos fieles al Señor, que en nuestro trabajo todos conozcan que somos cristianos. Que en nuestra ciudad conozcan que somos hijos de Dios.

Debemos de ser fieles a Dios, debemos de estar disponibles y debemos de ser hacedores de la palabra de Dios.

Vista 8.658 veces. El día de hoy 18 veces.